Portada :: Chile
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 16-02-2013

Caso Clarn: un engao al pas

Felipe Portales
El Mostrador


Se imagina que un Estado que pierde un juicio internacional pueda ser capaz de presentarlo a su pas como un triunfo; y que ste lo crea as, dado que la generalidad de los medios de comunicacin difunde dicha distorsin como la verdad? Y que todo ello se desarrolle en una sociedad que en teora tenga una irrestricta libertad de expresin e informacin? Usted dir que ello es prcticamente imposible. Sin embargo, todo eso acaba de pasar en Chile.

En efecto, en diciembre pasado el tribunal del Banco Mundial (Ciadi) confirm el fallo de 2008 que le dio la razn a Vctor Pey respecto a que l era el propietario del diario Clarn (confiscado por la dictadura luego del golpe de 1973) y que el Estado chileno tiene que indemnizarlo por ello. Sin embargo, el Gobierno present aquel hecho como una derrota de Pey!, porque tambin el tribunal acept las demandas de Pey y del Estado de anular el monto especfico fijado por el fallo de 2008, equivalente a unos 10 millones de dlares; por lo que sera necesario fijar un nuevo monto, en beneficio de Pey, el que muy probablemente ser bastante superior a dicha cifra. Evidentemente, esto ltimo lo silenci el gobierno chileno, as como la generalidad de los medios chilenos y especialmente todos los diarios y canales de televisin.

Pero adems, el Gobierno y la generalidad de los medios, han silenciado otro elemento fundamental de la decisin del Ciadi de diciembre pasado. Esta es, de que confirmando el fallo de 2008, el Estado chileno debe pagarle a Pey las costas del proceso desarrollado entre 1997 y 2008; lo que equivale a una cifra aproximada a los 3,8 millones de dlares (Ver Punto Final; 25-1-2013). Menos se ha informado de la renuencia de cumplir aquello demostrada hasta la fecha por el gobierno de Piera; pese a las seguridades dadas por l al Parlamento europeo a fines del ao pasado de que cumplira escrupulosamente con las decisiones del tribunal internacional. No estar dems decir que esto ltimo tampoco fue informado por los medios nacionales?

Es claro que todas las desinformaciones anteriores han sido ms efectivas porque las omisiones en las entregas de noticias sobre el caso Clarn son ya de larga data. De hecho, la generalidad de la poblacin chilena no tiene idea respecto de este antiguo diferendo, pese a que su resolucin en uno u otro sentido tendr el efecto concreto de mantener o terminar con el duopolio de diarios que en los hechos tienen las empresas El Mercurio y Copesa!

Pero la responsabilidad en la desinformacin generalizada sobre el caso no ha sido solo de los medios de comunicacin chilenos. Ella es compartida tambin por las asociaciones de la prensa de nuestro pas y del extranjero; por el Colegio de Periodistas; por todos los partidos polticos chilenos con representacin parlamentaria; y por el conjunto de las organizaciones nacionales e internacionales de derechos humanos.

Hay que tener en cuenta que respecto del caso Clarn estn en juego no solo la vigencia de los derechos a la libre informacin y expresin; sino tambin el derecho de propiedad y la credibilidad del Estado chileno respecto al cumplimiento de sentencias de tribunales internacionales. Adems, que en dicho caso el gobierno de Lagos a travs de su ministro de Bienes Nacionales, Claudio Orrego le entreg en 2000 el equivalente a 9 millones de dlares a otras personas que alegaban ser dueos del Clarn, pero que ya el Consejo de Defensa del Estado en 1975 haba desechado como tales, estipulando que el nico propietario era Vctor Pey. Y todo esto en circunstancias de que ya estaba pendiente la sentencia del caso en el Ciadi!

Y, por si lo anterior fuera poco, que una parte significativa de esa suma termin en las manos del yerno del abogado que hizo el estudio en derecho encargado por el Gobierno, que pretendi justificar la entrega de tales sumas! Esto signific que el Colegio de Abogados sancionara ticamente a dicho abogado Enrique Testa en 2003, pero no implic la apertura de ninguna investigacin por eventual corrupcin, ni del Poder Ejecutivo, Legislativo o Judicial.

Lo anterior est pormenorizado en diversos artculos periodsticos que nunca han sido desmentidos y que tampoco fueron resaltados por los grandes diarios ni los canales de televisin. Entre ellos, los de Patricia Verdugo: Clarn y el sagrado derecho de propiedad (Rocinante; septiembre, 2002); Carmen Gardeweg: Caso Clarn: Colegio de Abogados suspendi por cuatro meses a Enrique Testa (La Segunda; 21-4-2003); y Francisco Marn: La batalla de Pey (El Ciudadano; agosto, 2007).

http://www.elmostrador.cl/opinion/2013/02/14/caso-clarin-un-engano-al-pais/#print-normal


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter