Portada :: Amrica Latina y Caribe
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 16-02-2013

Entrevista a Jorge Zabalza
Uruguay, el lado B de la revolucin

Gerardo Tagliaferro
Montevideo Portal


El senador, ex consejero nacional de gobierno y cuatro veces intendente de Lavalleja, Pedro Zabalza, debe haber sentido una pualada en el pecho cuando se enter, en la tarde del 8 de octubre de 1969, que uno de los muertos en lo que despus se conocera como "la toma de Pando" era su hijo menor Ricardo, de 21 aos.

Ms de cuatro dcadas despus, mientras ceba mate en el patio de su casa en Santa Catalina, a Jorge Zabalza, el mayor de los hijos de Pedro, se le enrojecen los ojos y la garganta se le anuda cuando dice que "en esta entrevista tendra que estar Ricardo" y confiesa que "siente vergenza" al pie del recuerdo de quienes quedaron por el camino. Eso, agrega, le ha hecho reafirmarse en sus convicciones y convertirse en un apasionado -y sufriente, me atrevo a decir- crtico de sus ex compaeros hoy en el gobierno. Ellos, acusa, los han olvidado.

Durante aos el "Tambero" Zabalza quiso constituirse, como l mismo lo defini, en una "estaca" que anclara a la izquierda a los viejos postulados revolucionarios. No lo consigui y un da, cuando ya esa izquierda era gobierno, junt lo que le quedaba de municiones y se fue para su casa porque entrevi, adems, que en la soledad de su prdica haba llegado a convertirse "en una especie de vedette", tributaria de la necesidad de tener siempre algo para decir en los medios. Sucedi tambin que, con ms de 60 aos, accedi por primera vez, segn asume, al verdadero amor y eso introdujo nuevos desafos en su vida.

Hace unos cuantos aos ya que Zabalza abandon la militancia poltica sectorial y sus aislados disparos de hoy, cuando pisa los 70, hacen blanco en "la impunidad" de sus viejos enemigos de hace cuatro dcadas y alcanzan tambin a alguno de sus ms encumbrados ex compaeros.

Es, de alguna manera, su particular reposo del guerrero. Y en l encuentra espacio para la reflexin sobre su propia vida y obra. Al decir de Ortega y Gasset, sobre s mismo y su circunstancia.

Nacido en el seno de una familia patricia, hijo del caudillo del pueblo, rodeado de todas las comodidades y las franquicias de esa condicin, la ruptura dramtica que l y sus hermanos hicieron apenas traspuesta la adolescencia y que llev a los tres a convertirse en guerrilleros, son parte del objeto de esa reflexin que hoy lo ocupa y a la que piensa darle forma de libro. Tambin, subraya, "el machismo, el patriarcalismo, el consumismo", algunos de los vicios que identifica en su propia formacin. De estas cosas -aunque tambin de las de siempre- se nutri esta entrevista. Parafraseando al psiclogo Gabriel Roln, podramos hablar del "Lado B" de la revolucin de Jorge Zabalza.

1) Qu ests haciendo hoy?
Escribiendo. Cada tanto escribo algn artculo, tratando de pensar ms. Cuando escribs como yo lo haca en Mate Amargo, todas las semanas un editorial, te enreds en lo momentneo. Y estoy escribiendo un libro autobiogrfico, que es una especie de reflexin sobre las cuestiones que determinan la vida de uno. Las cuestiones ideolgicas, el machismo, el consumismo, el patriarcalismo, cmo se van integrando determinadas ideas al comportamiento. Y lo otro que estoy escribiendo, te paso el ttulo: "La guerrilla urbana, un mtodo poltico". Un anlisis de la experiencia concreta del Movimiento de Liberacin Nacional y una generalizacin.

2) En cuanto al otro libro que mencions, ya hay una biografa de Jorge Zabalza escrita por Federico Leicht. Faltaron muchas cosas ah?
S, yo creo que faltaron. Ah no haba reflexionado tanto sobre mi vida... en realidad sobre las cuestiones generales, porque uno no es un individuo aislado. Vos sos un nio criado en una familia como tantas, y despus sos un adolescente que pass por un liceo... criado en una sociedad pueblerina como la de Minas, despus viene la generacin del Che Guevara, cmo impacta en uno. Reflexiono sobre esas cosas. No son cosas nuevas... no puedo reflexionar mucho sobre cosas nuevas porque tengo 70 aos (se re).

3) Te formaste en un entorno familiar y social con el que no slo hacs una ruptura, sino que dira que pass a luchar contra l.
Rompo con algunas cosas, no con todas. La generacin de los 60 rompi polticamente con la democracia formal, buscamos otro mtodo de hacer la revolucin... en particular yo con una familia integrada a la sociedad batllista. La revolucin cubana fue determinante en esa generacin. Pero no rompimos con las tradiciones patriarcales por ejemplo, para nada. Es evidente que no se rompi con esa diferenciacin entre lo masculino y lo femenino tan metido en la sociedad. Seguimos siendo patriarcalistas y machistas.

4) En el discurso se intent romper con eso.
En el discurso s, pero si vamos a creer en todos los discursos... (se re). Particularmente en los ltimos aos se ha intentado ms, hay ms reflexin. En los 60 yo creo que no haba ninguna reflexin sobre eso.

5) El MLN que vos integraste era una organizacin machista?
S, s, absolutamente.

6) Sin embargo, en una organizacin clandestina, que practicaba la lucha armada, hubo mujeres que llegaron a posiciones de relevancia.
S, hubo mujeres que fueron protagonistas. Jessie Machi, Mara Elia Topolansky -no Luca, Mara Elia- Adriana Casteras, Mnica Montero, gente poco conocida. Mercedes Rey, que despus pas lo que pas con ella. Mujeres que fueron muy importantes, que fueron las que se adaptaron mejor a esa organizacin machista, compitieron con el hombre en ocupar esos lugares. Nosotros decimos que sin democracia econmica no puede haber democracia poltica, puede haber democracia poltica mientras el gnero femenino tenga un papel subordinado al masculino? No hablo de una cuota para la mujer, lo cual me parece ridculo, sino de una sociedad integrada en la cual, en el ncleo familiar, en las relaciones de pareja o con los hijos tengamos una concepcin de igualdad.

7) Cmo se reflej en vos ese machismo con el que te formaste?
Y bueno, se refleja porque el hombre en esa sociedad patriarcal, pueblerina, donde yo tuve la gnesis y cumpl todo mi rito de iniciacin como patriarca, yo adoptaba el papel de un hombre de muchas mujeres, un mujeriego. Y adoptar ese papel significa ser aplaudido por la sociedad, no solo por los hombres sino tambin por las mujeres. Adems ese papel est muy vinculado al rol de protagonista poltico: si yo soy un revolucionario, que me juego el pellejo, tengo derecho a ser muy mujeriego. Y eso es ideologa, est muy profundamente arraigado en todos nosotros. En eso es en lo que estoy escarbando, y lo hago mirndome a m mismo, pero estoy tocando problemas muy generales, porque no soy una excepcin.

8) Hace unos aos te entrevist y te pregunt si tenas mucho xito con las mujeres. En aquel momento me dijiste que no era tema para una entrevista y lo obviamos. Pero ahora cabe la pregunta.
No s si era yo o era esa imagen entre el Che Guevara, el guerrillero, el rehn... es una especie de mezcolanza que crea un personaje. Y el que atrapa es ese personaje, no la persona. Tambin es el personaje que atrapa en poltica, lo vemos todos los das, y pods llegar a presidente de la Repblica.

9) Y el mecanismo de seduccin de ese personaje, en esencia, se me ocurre que no es diferente al de Tinelli, por ejemplo. No es diferente. Es muy meditico. Una de las cosas que me han hecho repensar mi forma de actuar en poltica es que me haba convertido en una especie de vedette. Los cuatro canales, entrevistas... te empiezan a generar una vida virtual que slo tiene sustento en que tens que mantenerte en los medios. Tens que decir cosas interesantes en los medios, aunque te contradigas, aunque un da digas una cosa y al otro da otra. No importa, ests en los medios. Un da decs que el problema es la inflacin y a los dos aos decs que con la inflacin no pasa nada. Y no lo digo por Mujica, yo lo hice. La diferencia es que yo trat de quemar la bandera de Estados Unidos, y no abrazarme con Obama. Hay una diferencia sustancial.

10) Tu ex compaero Eduardo Bonomi ha dicho muchas veces algo as como que ser coherente no es hacer siempre lo mismo, sino hacer en cada etapa lo adecuado en funcin de los mismos objetivos.
Yo le dira a Bonomi: ser coherente es mantener la misma ptica. No hacer las mismas cosas, pero mantener la misma ptica para analizar la realidad. Yo no puedo en una poca mirar la sociedad y decir que a travs de la represin no se arreglan los problemas sociales, que la delincuencia es una expresin de esos problemas, y despus salir a reprimir. Y tener un discurso en el que la principal solucin es tener un aparato policial bien aceitado, con mejores armas y sueldos. No, no es as.

11) Qu papel juega Veronika, tu compaera, en esta etapa que ests viviendo y en toda esta reflexin de la que habls?
Bueno, es muy importante. Hace casi cinco aos sent que me enamoraba por primera vez. En la crcel le tanto romanticismo que tena una idea muy idealista del amor. Sent entonces que esa idea y la prctica se juntaban y fue una especie de shock. Pero la profundidad de ese sentimiento se contrapuso con la prctica. Yo he escrito algo as como que fue una segunda revolucin personal. La primera fue cuanto sent que para hacer la revolucin tena que ir atrs del Che Guevara, que no alcanzaba con tener un discurso revolucionario. Tena que demostrarlo en la prctica. Y esto es igual. Cuando asum la presidencia de la Junta (Departamental) hice un discurso en el que plante que luchamos por un mundo mujer. El efecto Vernika, por decirlo de alguna manera, es que ese discurso debe tocarse con la realidad, con la prctica.

12) El mujeriego nunca se haba enamorado?
Nunca. El amor era un discurso que formaba parte del personaje seductor. Un adorno, un revestimiento a ese personaje que seduca, pero no un sentimiento que estuviera transformado en tu individualidad y tu personalidad. Esa transformacin implica no solo pensar en el machismo y la discriminacin, sino asumir la responsabilidad de una prctica distinta.

13) Hasta qu punto influy en tus opciones de vida poltica el lugar de donde vens?
Por supuesto que influye. Fijate que nosotros ramos tres hermanos, y los tres hicimos la misma opcin. O sea que influy muchsimo. Nos criamos en un hogar muy piramidal, donde en el vrtice estaba el seor, pero tambin muy politizado. Yo le Marcha a los diez aos y cuando la revolucin cubana tena quince aos y leamos Bohemia. Y adems tenamos al hijo de Aparicio Saravia ah, vivamos prcticamente con los nietos de Aparicio. Haba una sala en la casa de Nepomuceno Saravia donde estaban los sables, las lanzas, las banderas, las insignias... eso tiene mucho que ver. Y el Che Guevara cay en el lugar de Aparicio Saravia. Mi padre era un hombre poltico, yo a los catorce aos le manejaba el auto en la campaa electoral. Lgicamente que todo eso jug en toda la familia. Mi hermana tambin hizo su opcin y mi hermano la suya. En realidad fueron opciones independientes, porque cuando yo volv de Cuba voy a un contacto para ingresar al MLN y el que viene es mi hermano que ya estaba integrado, a pesar de ser cinco aos menor que yo.

14) Habls con tu hijo de doce aos sobre tu vida? Le interesa saber?
A veces para dejarme contento se interesa. En realidad, creo que as como nosotros veamos la revolucin espaola como una cosa tan lejana, la revolucin tupamara hoy es una cosa muy del pasado. De los libros. Un gur de 21 o 22 aos una vez me dijo: "qu emocin estar con una parte de la historia". Me hizo sentir como una momia (se re).

15) Cmo te ve la gente del barrio, de Santa Catalina?
Para los gurises soy una especie de cosa rara, folclrica, piensan que estoy vinculado a alguna cuestin medio mtica, porque tampoco estn muy informados. Hay un respeto, pero no es solo por el mito, sino que es ganado en veinte aos de solidaridad concreta con la gente de ac. Y lo ms importante es la relacin establecida desde el trabajo, porque fueron muchos aos de tener la carnicera. No fui un tipo que vino ac a hacer poltica, sino un laburante que tiene los mismos problemas que ellos y que agarr la crisis del 2002 igual que ellos, y tuvimos que salir juntos. Y ahora me ven como un viejo, lgicamente. Como un viejo que ha integrado una familia.

16) Vivs de la reparacin que te paga el Estado por ex preso poltico?
S, es tipo una pensin. Y Veronika tiene dos trabajos.

17) Sigue existiendo la fortuna familiar de los Zabalza?
Est la casa de Punta del Este, el apartamento de mi madre, estaba el Opel aquel en el que yo andaba que desapareci. La casa de Minas se vendi y ahora hay un terreno en Minas. Eso es todo. Nosotros tenemos esta casa.

18) Qu uso hacs vos de esa plata familiar?
Por el momento no la tengo. Andamos con la idea de crear una fundacin para la investigacin contra la impunidad, para investigar los crmenes de la dictadura.

19) Segus yendo a veranear a Punta del Este?
ltimamente no he ido porque adems no puedo tomar sol. Me extirparon un melanoma. Pero no he ido por eso, porque despus que me sacaron la foto aquella segu yendo (N. de R.: se refiere a una foto que public El Observador en la playa en Punta del Este). No tengo un prejuicio porque yo iba los fines de ao porque mi familia estaba all. Cuando viva mi padre estaban los dos y yo iba a pasar las fiestas con ellos. Nunca encontr contradiccin, yo no iba a Punta del Este a hacer la vida puntaestea. Voy desde los once aos, y tengo setenta. Desde los once hasta los 22 o 23, que fue cuando me integr al MLN fui a Punta del Este, lo que incluso me sirvi muchsimo para conocer el terreno cuando hicimos la expropiacin al Casino San Rafael. No le vi nunca contradiccin, creo que hacer centro en eso es como hacerlo en el traje del presidente: el problema es lo que est en la cabeza, no la ropa que uses.

20) Te quedaron conversaciones pendientes con tu padre?
Con mi padre en realidad no hablamos mucho nunca. A la salida de la dictadura nos sentimos ms vinculados. Ya lo habamos estado cuando mataron a mi hermano (octubre de 1969), estbamos muy distanciados y ah nos revinculamos. Despus hubo cosas que yo no entend, l promovi el voto amarillo a favor de la ley de Caducidad... no lo hablamos nunca, no se hablaba en esa poca. Sustituamos la poltica con el ftbol. Por eso digo que estoy tratando de escarbar en la experiencia personal para llegar a los problemas generales de toda esa poca que siguen actualmente.

21) Crees que tu padre, senador blanco, integrante del Consejo de Gobierno, cuatro veces intendente, en algn momento sinti vergenza de sus hijos?
Pero noooo... l senta un gran orgullo, porque era saravista, un gran admirador de Saravia. Uno de sus mejores amigos era el doctor Nepomuceno Saravia Garca, nieto de Aparicio. Como nosotros nos sentimos guevarianos, ellos se sentan saravistas. Entonces haba un gran respeto por lo que nosotros hicimos. Admiracin y respeto. Nunca reneg de sus hijos, l me fue a visitar a todos los cuarteles, salvo al de Minas. Yo no quera que fuera porque l se expuso a mucha tentativa de humillarlo en distintos cuarteles, y en el de Minas hubiera sido peor, porque era su pueblo.

22) Fuiste considerado uno de los "rehenes" de la dictadura a pesar de no haber integrado el Ejecutivo, la mxima direccin del MLN, como los otros rehenes. No crees que ese ensaamiento contigo fue de alguna forma un castigo a tu padre e, indirectamente, a Wilson Ferreira de quien tu padre estaba muy cerca?
Con mi hermana s pas eso, a ella la tuvieron siempre en "goyolandia", no fue nunca a Punta de Rieles, estuvo entre Rocha, Treinta y Tres y Lavalleja. En mi caso puede haber algo de eso pero tambin hubo mucho mrito propio (se re). No integraba el Ejecutivo pero hubo otro que fue rehn y tampoco lo integr: Jos Mujica Cordano. Tambin la seleccin de los rehenes tuvo que ver con cierta incidencia sobre el resto de los compaeros. Y el Pepe hizo mucho mrito tambin, eso siempre lo rescato: conozco muy bien el comportamiento del Pepe tanto en las salas de tortura como luego en la crcel. S que hizo mrito para que se ensaaran con l. Aunque a veces exagera un poco, como con eso de los nueve balazos que le pegaron, que a veces son catorce (se re). Son dos. Eso forma parte de la imagen esa que yo te digo, esa imagen que se vende. Los balazos fueron dos, la virtualidad se va despegando de la realidad.

23) Considers que Mujica y Fernndez Huidobro han traicionado lo que fueron?
Yo he discutido mucho eso, diciendo que no. Yo nunca los he llamado traidores. Nosotros somos sobrevivientes del terrorismo de Estado, tendramos que estar muertos. A veces cuando estoy con mi madre lo siento as... (se emociona) ac, en esta entrevista, tendra que haber estado mi hermano. Muchas veces lo siento as pero la realidad es que nosotros sobrevivimos. Y sobrevivimos a la muerte, adems de mi hermano, de compaeros muy queridos: Carlos Rodrguez Ducs, Hctor Clavijo, Marcos Surez Priz, el "Goyo" Prez Lutz, ngel Yoldi... Entonces a veces tengo un sentimiento de vergenza tambin y creo que eso me ha servido para reafirmarme y decir: no lograron derrotarme y no lo van a lograr, porque no me hicieron cambiar. Soy un sobreviviente de la tortura, que es un mtodo destinado a destruir tu personalidad y tu identidad, a que empieces a cambiar el orgullo por la vergenza, a que pienses que hiciste algo que est mal. La tortura est destinada a hacerte cambiar de personalidad, a renegar de tus valores. Es historia que Amodio Prez levant la mano y le dijo a (el coronel Ramn) Trabal: "no, no, no es necesario, vamos a arreglar". Antes de... un efecto anterior. Y puede tener la tortura un efecto a largo plazo, por el cual empezs a tener un sentimiento vergonzante de lo que hiciste.

24) Crees que existe hoy ese sentimiento en algunos de tus viejos compaeros? Yo creo que existe s un sentimiento vergonzante. Se reivindica al combatiente: "yo fui un combatiente, puedo hablar de igual a igual con los generales porque fui como ellos". No se dice "fui un revolucionario que quera transformar la sociedad". Eso no se dice, se dice "yo fui un combatiente". Y por qu? Porque ese es un valor aceptado por el torturador. El torturado le dice al torturador que fue un combatiente igual que l, y el tipo lo acepta. Acepta que vos seas un soldado igual que l, y vos no sos un soldado, no sos igual que l, sos un revolucionario, peles por otra causa. Y no pods renegar de esa causa. La trada de rehenes que conformamos Ral Sendic, Julio Marenales y yo no renegamos de esos valores.

25) Ests seguro de que si Sendic viviera no formara hoy parte del gobierno?
S, claro que estoy seguro. Por supuesto. Vos cres que Ral Sendic iba a soportar que las corporaciones transnacionales hubieran comprado casi cinco millones de hectreas en lo que va del gobierno progresista, mientras el Instituto de Colonizacin compr 45.000, y reparti 8 o 10.000? Que Ral Sendic iba a permitir que a Ney Thedy se lo expulsara de la tierra? Que iba a tolerar los abrazos con Bush y con Obama? No, no.

26) Si Mujica hubiera muerto cuando le pegaron esos dos balazos de los que hablabas antes. Vos no estaras diciendo lo mismo de l hoy?
S claro. Pero en el gobierno hay involucrados 70 u 80 compaeros, y fuimos 3.000. Yo estoy seguro de lo que hubiera hecho Ral Sendic, porque adems lo viv durante once aos en los calabozos de los cuarteles, en donde se peleaba a brazo partido con los oficiales, no negoci nunca con ellos. A pesar de que entr al Batalln Florida (durante la llamada "tregua" entre tupamaros y FF.AA. en 1972) nunca se baj del carro. Y no hay una sola declaracin de l en la que respondiera a las preguntas que le hacan con otra cosa que no fuera "s" o "no". El da que desarchiven todas nuestras declaraciones en la tortura se ver que las de Ral Sendic slo son: "s" y "no". Y son muchos ms los "no" que los "s".

27) Tens algn sueo o pesadilla recurrente?
S, me persigue. Hace tiempo que haba desaparecido pero volvi: perseguido o preso. Uno es un torturado, y los efectos de la tortura abarcan tu personalidad, tu comportamiento, tus actitudes, tus relaciones con la familia y con las dems personas, todo. La tortura te hace perder tu identidad como ser humano primero que nada, sos un "pichi", ests baado en orina y en mierda, te sents que no sos un ser humano, ests muerto.

28) Cmo juzgs tu comportamiento en la tortura?
Yo creo que salv con buena nota. Me mantuve, mantuve mi identidad, no pudieron derrotarme y de eso me siento muy orgulloso. Tengo mi expediente, lo fui a buscar. No pudieron derrotarme en la tortura, en los once aos de rehn y tampoco ahora. Por eso me siento orgulloso, mantengo mi identidad, lo que no quiere decir no saber que el mundo de los 60 es muy distinto al del 2013.

29) Necesitaste ayuda psicolgica en estos aos?
S, me ayud un compaero psiclogo. Pero siempre digo que (los rehenes) en el ao 1978 estbamos todos locos. El hoy presidente de la Repblica tena una paranoia de que lo estaban escuchando permanentemente. Y eso no s si no tiene nada que ver con el video que le mandaron (se refiere al video en el que aparecan tres uniformados encapuchados haciendo advertencias al gobierno). No se lo mandaron a Tabar Vzquez, se lo mandaron a Jos Mujica. No s si nos conocen tanto y tan a fondo que son capaces de seguirnos persiguiendo treinta aos despus.

30) Has dicho que no mataste a nadie. Eso es as?
No, yo lo que he dicho siempre es que a m nunca me comprobaron que haya matado a nadie. Por eso sal (de la crcel) el 10 de marzo (de 1985) y no el 14 de marzo. Eso significa que yo siempre sostuve, frente a la tortura, que nunca mat a nadie, y que nadie me mand en cana.

31) Cuando estabas preso se la juraste a alguien?
Ah, s, claro. Al coronel Alfredo Rivero, que fue el que dio la orden de matar a Ricardo (Zabalza). Se la jur el 8 de octubre de 1969. El otro da estaba viendo "Django" y cuando el esclavo negro golpeaba a su verdugo con un ltigo me sent identificado con l, hubiera querido matarlo a Alfredo Rivero. Ahora est muerto, muri de muerte natural. Lo mandaron enseguida de Pando para Estados Unidos y estuvo casi hasta el final de la dictadura. Y despus, si le hubiramos dado el gusto a lo que tenemos en las tripas, seguramente Gavazzo, Cordero, Jorge Silveira, no estaran vivos. No le dimos el gusto a lo que tenemos en las entraas porque somos seres racionales y adems porque la gente no hubiera entendido que saliramos de la crcel a vengarnos.

32) Y con Amodio Prez?
Tambin. Sobre todo porque compart celda con l, muchas noches, mucha tomada de mate.

33) Nunca supieron dnde est Amodio?
(Piensa) Se nos escap por un par de horas.

34) Cmo fue eso?
Vino a visitar al padre y llegamos nosotros un par de horas despus que se haba ido. Eso fue hace ya bastante tiempo, antes del Filtro (se refiere a los sucesos del Hospital Filtro de agosto de 1994). Cuando llegamos ya se haba ido.

35) Tens secretos que te vas a llevar a la tumba?
S.

36) Penss en la muerte?
Y s, a los setenta aos se piensa en la muerte y uno se prepara para eso. Lo que estoy escribiendo forma parte de esa preparacin, es algo que uno quisiera dejar. Y forma parte tambin de una accin poltica: dejar algo que pueda servir. La intencin de uno es perdurar en la memoria de la gente, todo tiene un cierto sentido en eso. Perdurar en la memoria de los hijos, de los amigos, y algunos como nos dedicamos a la poltica en serio...

37) Incluso cuando tenas 25 aos y andabas armado y con la posibilidad de que la muerte estuviera a la vuelta de la esquina, imagino que esa muerte posible tena ese sentido: el de la trascendencia.
Claro, por eso es ms criminal todava olvidar eso. Lo que yo he combatido en m mismo es el olvido de los compaeros. En eso, Ernesto Cardenal tiene total razn: record a tus muertos en todo momento. Veo sobrevivientes que actan como si nadie hubiera muerto, se olvidaron. Ral Sendic est olvidado: por qu no tiene un lugar fsico que testimonie que existi y que quiso hacer una revolucin? Una plaza, una calle, por qu no tiene? Porque l no estaba de acuerdo con esto que se est haciendo. Si se hubiera integrado a la democracia burguesa en este momento tendra un monumento en la Plaza Libertad, que sera el monumento al guerrillero reconvertido. Y vendra Hillary Clinton y le dejara un ramo de flores. Pero no tiene porque no hay forma de convertirlo en ese payaso. Ral Sendic fue un revolucionario.

38) Qu hay despus de la muerte?
Nada. Estoy dudando si pedir que me tiren ac (en Santa Catalina) o arriba del Cerro o que pongan las cenizas con las de mi hermano. Quiero que me cremen porque no quiero que me coman los gusanos.

39) Nunca creste en Dios?
No, nunca. Paradjicamente, mi padre que era blanco, nunca nos bautiz. l era ateo y mi madre viene de una familia juda.

40) De qu te arrepents?
De haberme dejado involucrar en una puja interna que hubo en el MLN entre Eleuterio Fernndez Huidobro por un lado y Ral Sendic por el otro. Me arrepiento porque me equivoqu muy profundamente en ese momento. Haba una puja interna, no la percib, sobre la direccin que iba a tomar el MLN, cre en el discurso de mi compaero de celda Fernndez Huidobro y hoy me siento como un gil.
http://www.montevideo.com.uy



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter