Portada :: Mundo :: Relevo en el Vaticano
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 16-02-2013

Una renuncia que impulsa la lucha poltica en el Vaticano

Emilio Marn
La Arena


El Papa alemn dijo "hasta aqu he llegado", un gesto no revolucionario pero s realista. Debe el balance de sus casi ocho aos en el Vaticano. Ahora habr ms lucha interna por el poder en Roma.

Benedicto XVI sorprendi a propios y extraos con su renuncia. Quiere decir que, aunque abunden ejemplos en sentido contrario, en Roma todava se conservan ciertos secretos, adems de lo relativo a las cuentas reservadas en el IOR o Banco del Vaticano.

De all la sorpresa del Colegio de Cardenales cuando el pontfice les ley su renuncia. "He llegado a la certeza de que, por la edad avanzada, ya no tengo fuerzas para ejercer adecuadamente el ministerio petrino. Soy muy consciente de que este ministerio, por su naturaleza espiritual, debe ser llevado a cabo no nicamente con obras y palabras, sino tambin y en no menor grado sufriendo y rezando.

Sin embargo, en el mundo de hoy, sujeto a rpidas transformaciones y sacudido por cuestiones de gran relieve para la vida de la fe, para gobernar la barca de San Pedro y anunciar el Evangelio, es necesario tambin el vigor tanto del cuerpo como del espritu, vigor que, en los ltimos meses, ha disminuido en m de tal forma que he de reconocer mi incapacidad para ejercer bien el ministerio que me fue encomendado", puntualiz.

Conservador en extremo, hasta para anunciar su retiro apel al latn. Un dato ms sobre la bifurcacin entre la cpula catlica y la mayora de los 1.200 millones de fieles que se adjudica en el mundo. No deben ser muchos esos creyentes que hablen, escriban o se comuniquen en latn...

Sin lugares comunes


Pasadas las primeras 24 horas de la conmocin, el dimitente larg un primer tuit, como para demostrar que con los cardenales usa el latn y con el resto de los mortales tiene otras herramientas. Para una Iglesia ms acorde a estos tiempos no sera mejor superar el latn, el "orbi et urbi" y otras antigedades? No aggiornarse no es un asunto trivial. Es un clculo poltico: por algo el Vaticano reincorpor a la corriente ultra-tradicionalista del cismtico Marcel Lefebvre, antes expulsada por Juan Pablo II. La renuncia de Benedicto XVI al trono de Pedro, tiene lgica. Es un hombre de casi 86 aos, cansado, con problemas cardacos y que siente que su fuerza ha disminuido.

Un Papa que se retira? Suena inslito. Pulveriza el lugar comn de que "quien fue Papa no puede ser obispo", un lema de dirigentes de la poltica burguesa argentina cuando les ofrecen un cargo de menor jerarqua al que alguna vez tuvieron. Despus del retiro de este pontfice se podr decir que s, que luego de ocupar tan alta funcin se puede ser obispo. En su caso se sabe que -tras la efectivizacin del retiro el 28 de febrero prximo- vivir donde antes habitaban unas monjas de clausura. All podr rezar, leer y escribir, que son sus pasiones, segn Federico Lombardi, el vocero vaticano.

Los conocedores del pao tuvieron que remontarse hasta 1515 para encontrar el antecedente ms cercano de renuncia de un Pontfice. Una demostracin de que la racionalidad atrasa casi 600 aos en la institucin. Es que resulta de sentido comn que una persona de 85 aos no debe conducir los destinos de un Estado, sobre todo si tiene una salud frgil o directamente enferma. Benedicto XVI ayud a Roma a reencontrarse con esa verdad de perogrullo.

Otras influencias

El tema salud y cansancio fsico y moral puede ser la razn fundamental del retiro, pero debe haber otros. Esa debilidad, segn los allegados al personaje y contado tambin en el diario oficial del Vaticano, apareci ms crudamente luego de los viajes a Mxico y Cuba, en 2012.

Es factible que esa fatiga lo llevara a tomar la decisin de dar un paso hacia el retiro, en vspera de la Semana Santa, en la ltima semana de marzo de 2013, cuando las actividades del Vaticano son mucho mayores. Quiso irse antes de ese desgaste extra.

A propsito del viaje a La Habana, detonante del retiro, una pregunta de este cronista. Luego de recibir y dialogar un buen rato con Fidel Castro, feliz y pleno a sus 86 aos, retirado de la conduccin de los asuntos del Estado, no habr pensado Ratzinger que deba imitar al comandante en jefe? Es una mera hiptesis, pero algo de eso podra haberle pasado por la mente al visitante. Si as fuera querra decir que el socialismo dio lugar a dos transformaciones en la vida de la Iglesia: la revolucin sovitica en 1917 llev a la elaboracin de la "doctrina social de la Iglesia" para no perder el favor popular, y un Fidel todava lozano habra influido al Papa a imitarlo, recuperando entonces el caso de Gregorio XII que se retir en 1515. Dejando el terreno de las especulaciones, lo que s puede afirmarse es que -adems del calendario, que marca que Benedicto XVI cumplir 86 aos el 16 de abril- deben haber pesado causas polticas, de esas que levantan su nimo o lo tiran por el balcn por donde se asom tantos domingos a la plaza de San Pedro.

Acusados

Una institucin acusada formalmente de 4.000 casos de pedofilia en los ltimos aos, con una cadena de complicidades en la jerarqua eclesistica -como se revel en Estados Unidos, en rigor en todas partes, tambin en Argentina- donde los curas y hasta obispos pedfilos eran trasladados de dicesis. De ese modo volvan a las andadas con la ventaja de la sorpresa y sin ningn prontuario.

Benedicto XVI supo de estas denuncias porque algunas llegaron a su despacho cuando presida la Congregacin para la Doctrina de la Fe y luego a su oficina de Pontfice. Y su conducta fue oscilante, entre la complicidad de varios aos y algunas condenas morales a algunos de los responsables. Fueron delitos horribles, que por un lado marcaban hasta la muerte a sus vctimas y por el otro significaban a la Iglesia un descrdito que an perdura.

Se dice que en el mundo hay 1.200 millones de catlicos. Parece una medicin generosa, de gente que dice creer en Dios y tiene fe catlica; si preguntaran cuntas veces va a misa y si tiene confianza en los curas, cardenales y Papa, el nmero se achicara notablemente. Y ese deterioro tiene que ver en buena medida con fenmenos negativos como la pederastia. En el ltimo tiempo hubo correcciones y crticas, algunas provenientes del Papa alemn, pero no tuvieron mucha profundidad. No resulta creble la Iglesia en este punto. Y los fieles vienen votando con los pies, yndose de misa.

Hablando de comuniones, un dato claro sobre lo retrgrado de esta Iglesia es que niega los sacramentos a los divorciados. Cmo puede hablar de compasin cristiana?

Tarde como con Galileo

Se puede conjeturar que la lucha intestina en Roma, por el poder, tiene que haber desgastado y desmoralizado al octogenario Papa. Descubrir que su asistente personal y mayordomo, Paolo Gabriele, entregaba a la prensa cartas y documentos personalsimos, para que se ventilaran y fueran empleados en esa pugna poltica, como sucedi en mayo del ao pasado, debe haber sido devastador para su estado de nimo.

Inmediatamente a ese escndalo, estall otro de mayor envergadura poltica, si se quiere, pues echaron al presidente del IOR, Banco Vaticano, Ettore Gotti Tedeschi, acusado de conduccin deficiente. Pero el depuesto fue arrestado justo cuando haba culminado un informe personal al Papa detallando las maniobras del alto clero para impedir que la entidad se pusiera a tono con las normas de la banca europea, informara de las cuentas secretas y adoptara reglas para impedir el lavado de dinero.

Uno de los que ms obstruy esa normalizacin del IOR fue el secretario de Estado y nmero 2 del Vaticano, cardenal Tarcisio Bertone. Ser consciente de que alrededor de uno se tejen semejantes tramas y maniobras, con tantas vidas afectadas y tanto dinero en danza, contradiciendo todo lo que la Iglesia proclama de boca para afuera, por supuesto debi afectar al Papa. Y no se dice esto ubicndolo como una "vctima" de la situacin sino como un partcipe de esos problemas, porque tanto a Gotti Tedeschi como a Bertone los design l.

Ahora, con Benedicto reconvertido a su original, Joseph Ratzinger, orando por los pasillos del convento de monjas de clausura, los cardenales librarn otras batallas sordas pero no mudas. La primera ser la eleccin del sucesor, que pondr a unos de los 118 cardenales contra otros, como en una organizacin poltica cualquiera. En rigor, las organizaciones polticas suelen ser ms democrticas que el elitista Vaticano.

Y luego seguirn otras peleas polticas, sin que los asuntos que los propios catlicos han marcado en la agenda, tales como el matrimonio igualitario, la homosexualidad, el aborto legal, el derecho de la mujer a ser sacerdote, la educacin sexual y uso de preservativos, la democratizacin de la iglesia, etc, sean considerados. Quizs dentro de mucho tiempo haya noticias positivas sobre esas temticas. Ahora es demasiado pronto para los cardenales, que se toman dcadas para asuntos que deban resolver ayer.

Est en su naturaleza, como en la fbula del escorpin. A Galileo Galilei le pidieron perdn por haberlo condenado, 376 aos despus del juicio. Y la Tierra era redonda y giraba alrededor del Sol.

Fuente: http://www.laarena.com.ar/opinion-una_renuncia_que_impulsa_la_lucha_politica_en_el_vaticano-89273-111.html


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter