Portada :: Opinin :: LA IZQUIERDA A DEBATE
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 17-02-2013

Meritocracia no es democracia

Edgar Isch L.
Sin Permiso


En los ltimos meses se ha puesto en cuestionamiento la "meritocracia" impulsada por el gobierno como bandera de eficiencia y adecuada seleccin de los funcionarios pblicos. El discurso se ha venido abajo tras hacerse pblica la existencia de funcionarios del ms alto nivel con titulaciones falsas, denuncias de concursos amaados y otras. Pero esa es la punta de un ovillo de una filosofa antidemocrtica que esconde intereses clasistas que deben ser identificados.

Desde el gobierno de la autollamada "revolucin ciudadana", la meritocracia ha sido promovida tanto a travs de una nueva oficina pblica (el Instituto Nacional de la Meritocracia), cuanto por concursos dudosos y evaluaciones homogenizadas, las que por su naturaleza, desconocen los fenmenos sociales vinculados con esos resultados haciendo que, por lo general, la supuesta bsqueda de los que tienen "meritos" se convierta en un mecanismo de segregacin contraria a la democracia. Desde lo general y desde particularidades como la educativa, el discurso de la meritocracia aparece comnmente positivo porque ofrece un gobierno de los que tienen mritos para ello, pero la prctica en una sociedad injusta y de clases solo profundiza las diferencias sociales.

La melancola de los "aristcratas"

El origen etimolgico de la palabra meritocracia (del latn "mereo": merecer, obtener), permite un acercamiento al trmino, que habla del "gobierno de quienes lo merecen", algo muy distinto al sentido mnimo, aunque imposible en el capitalismo, de democracia que se entiende como "gobierno del pueblo". Pero la diferencia no es solo lingstica, como veremos ms adelante, sino que presenta una serie ms alta de oposiciones que demuestran que la meritocracia no es democracia.

Ya en la antigua Grecia se present algo similar: la "aristocracia", que se supona el "gobierno de los mejores". Tanto en el esclavismo, como en las colonias invadidas por ejrcitos ms fuertes o en las monarquas, siempre desde el poder se autocalificaron como "los mejores" para gobernar y ello se pretendi que era indiscutible porque provena de un designio divino, la superioridad racial, la superioridad de gnero, ttulos nobiliarios o cualquier otra artimaa ideolgica. Ms adelante, se dir que es una cuestin de diplomas obtenidos en universidades a las que llegan pocos, o cualquier otro argumento para separar a los gobernantes del "vulgo" o pueblo que, segn ellos, no est preparado para gobernar. La verdad es que los "preparados para gobernar" han causado desastres nacionales (recurdese el gobierno de Mahuad, como ejemplo) e internacionales desde los organismos que gestionan la economa mundial como el FMI, repletas de PhD y doctores, y ya sabemos el resultado de su poltica. Con ello no se quiere decir que cualquiera debe ocupar cualquier cargo y que la preparacin acadmica no sea importante, sino que no es suficiente e incluso secundaria ante la posicin poltica y la concepcin que impulsa a esos funcionarios o expertos.

Ese argumento de "los mejores" sirvi a la oligarqua ecuatoriana para impedir al inicio de la Repblica la participacin poltica de la inmensa mayora, pues se otorgaba la ciudadana solo a los varones, catlicos, que saban leer y escribir y que tenan importantes posesiones (lo que se refera en los hechos casi exclusivamente a los criollos o descendientes de espaoles), porque se asuma que eran los nicos con capacidad para gobernar. Distintas luchas verdaderamente democrticas dieron paso al reconocimiento de la ciudadana de las mujeres a inicios del siglo XX, de los analfabetos en 1978 y de nios y nias en 1998. En esas luchas por la democracia, esta se buscaba rompiendo mecanismos que justificaban el gobierno de pocos, pero ahora los que tienen melancola de "aristcratas" estn dando pasos atrs hacia el "gobierno de los meritorios" y no del pueblo.

La creacin de un crculo de aristcratas al que nadie puede entrar sin aceptacin de quienes estn ya en ese crculo, recuerda a aquellos que para ser parte de la nobleza tenan que comprar costosos ttulos de Conde o afines a ms de renunciar a su pasado social y tnico, para asumir todos los modos de ser de expresarse de los aristcratas. Algunos lectores ya estarn pensando que ahora se trata de ttulos de costosas universidades, pero ello solo es lo ms visible. Recurdese que entre tener el ttulo y tener la aceptacin hay una distancia que no se resolva para los "nuevos nobles" y los "nuevos ricos" sino tras muchos aos, servicios prestados y pruebas de actuar como los "nobles de alcurnia".

Meritocracia para el gobierno y no para el poder

Una sociedad de clases, como lo es la capitalista, implica que el poder econmico, social, poltico, militar e ideolgico est en las manos de la clase dominante. Los poderes fcticos, como el econmico y el ideolgico (que incluye los medios de comunicacin), no requieren de procesos democrticos de eleccin sino haber acumulado grandes riquezas, generalmente sin importar la manera en las que se las obtuvo. En el caso ecuatoriano, muy pocos se atreveran a decir que los ms grandes millonarios tienen el mrito de ser los ms inteligentes, los ms trabajadores o los ms estudiados. Tal vez, se dira que son los ms ambiciosos o los ms audaces, ubicando los "meritos" compartidos lejos de los ttulos universitarios y ligndolos con la pertenencia de clase que crea un entorno en el que todo se les facilita.

El poder real, entonces, est lejos de la meritocracia que si se plantea para sectores de los funcionarios que administrarn el Estado. En el siglo II antes de Cristo, durante la Dinasta Han de China se habran tomado los primeros exmenes para ser miembro de la burocracia[1]. Tambin Genghis Khan, el emperador mongol seleccionara a sus generales con base a pruebas y el sistema sera usado por Inglaterra en su colonizacin de la India. Ejemplos, entre tantos, que trataba de seleccionar a los mejores para conquistar y aplastar a los pueblos, los mejores perros guardianes de los intereses del amo, los administradores eficaces y eficientes, pero que fortalezcan el poder y no lo pongan en duda.

La meritocracia en una sociedad de clases, por tanto, est en funcin de sostener y fortalecer ese poder, no de cuestionarlo. Su promesa es la posibilidad de ascender socialmente por mritos y no por condiciones como la herencia, etnia o el gnero, lo que significa que no se busca eliminar las diferentes jerarquas sociales, sino plantear una nueva forma de acceder a ellas. "El mrito no es un valor comprometido con la igualdad, sino con la eficiencia o con la diferenciacin, de modo que confiar la construccin de una sociedad ms igual al principio del mrito puede debilitar, en vez de fortalecer, esa construccin. Si queremos fomentar una sociedad ms justa e igualitaria, deberamos subordinar el principio del mrito a la igualdad, y no al revs. Es la nica forma de que el mrito no agudice la brecha cada da ms abierta de la desigualdad."[2]

El uso moderno del trmino

Se suele identificar como primera referencia moderna al trmino meritocracia al libro "Rise of the Meritocracy (1870-2033): An Essay on Education and Equality" de Michael Young (1958), novela que pretenda alertar sobre ese nuevo poder. Cuarenta aos ms tarde, escribe un corto texto "Abajo con la meritocracia" del cual vale extraer una larga resea, recomendando su lectura completa [3]:

" Tiene todo el sentido nombrar a personas concretas para realizar trabajos en funcin de sus mritos. No podemos decir lo mismo cuando quienes son juzgados por sus mritos del tipo que sea ascienden a una Nueva Clase social sin dejar sitio para otros.

Las habilidades de tipo convencional, que solan estar distribuidas entre clases de forma ms o menos aleatoria, se han venido concentrado en una sola clase gracias a la maquinaria educativa.

Con una increble batera de certificados y titulaciones a su disposicin, el sistema educativo ha dictado aprobacin para una minora, y un suspenso para una mayora que no consigue brillar desde el momento en que son relegados al fondo del sistema de graduacin a la edad de siete aos o antes. Esta Nueva Clase tiene todo los medios a su alcance, y en gran parte bajo su control, por la que se reproduce a s misma.

Mis predicciones ms controvertidas y la subsiguiente advertencia se fundaban en un anlisis histrico. Pens que las clases ms pobres y los ms desaventajados seran doblemente marginalizados, lo que de hecho ha ocurrido. Al ser marcados desde la escuela son ms vulnerables para ms tarde formar parte del "ejrcito de reserva" que es el desempleo.

Mediante la seleccin que opera el sistema educativo las clases bajas han perdido a muchos de los que debieran haber sido sus lderes naturales, de portavoces de la clase trabajadora que se continuaran identificando con la clase de la que procedan."

Sin duda son muchos los que sin leer el libro de Young usan la palabra meritocracia. Pero como se ve, el autor rechaza a esta nueva "clase" (que en realidad no es ms que un tipo de administradores de los intereses de las clases dominantes propias del capitalismo) porque son lo opuesto a la democracia y separa ms a las personas destinadas a ser "ganadoras" y a las destinadas a ser "perdedoras" en la supervivencia social.

Quin selecciona los requisitos que se elevan a la consideracin de mritos

Pasar a una seleccin de funcionarios por el nivel de sus mritos, es sin duda mucho mejor a que ello sea un asunto de herencia, etnia, gnero o simplemente el poder econmico. Pero cabe preguntarse: Quin decide cules son los mritos y para que objetivos?, porque eso ser determinante. Por ejemplo, para crear un nuevo cuerpo de policas, los mritos sern muy distintos si se los quiere para reprimir al pueblo que si se los quiere como fuerza civil que lo defienda.

Lo que sucede, entonces, es que bajo el nombre de meritocracia se termina seleccionando a los que cumplen determinados requisitos considerados como mrito, aunque la distancia entre requisito y mrito puede ser muy grande.

Un ejemplo dramtico lo hemos vivido en el Ecuador de estos aos cuando se impuso que el ingreso a colegios de tradicional prestigio se realizara en funcin de las calificaciones de los aspirantes, dando prioridad a los de 20 puntos, luego a los de 19 y as sucesivamente. Este requisito se propuso como mrito pero lo que se hizo es segregar y menospreciar a estudiantes que tuviesen 16 o 15 puntos, sin considerar que muchos alcanzaban esas calificaciones a pesar de que a su corta edad tambin trabajaban, cuidaban a sus hermanos menores o cumplan responsabilidades de adultos. Este sobre esfuerzo no es un mrito para los tecncratas del Ministerio de Educacin que se enfocan solo en la calificacin, apenas uno de los resultados finales del proceso educativo.

Cuando los estudiantes nombran a sus representantes y presidentes de curso, no lo hacen considerando en primer lugar las calificaciones como ahora exige la Ley de Educacin Superior; igual sucede al nombrar a los dirigentes barriales, sindicales o de las comunas. La historia personal de lucha y consecuencia pesan ms y, dado que todo cambia, las dirigencias tampoco pueden ser eternas. As, podramos decir que lo que prima son sentidos de lealtad y necesidad, de cuales circunstancias llevan a que alguien sea el ms indicado para la direccin en ese momento, sin que eso signifique que sea el mejor frente a los dems.

Entonces, el mrito o ms precisamente el requisito a considerar, es seleccionado por quien tiene el poder para hacerlo. Y lgicamente lo hace desde su propia experiencia vital y perspectiva ideolgica.

Son los intereses de las clases dominantes los que dominan el ejercicio de seleccin humana que se plantea como meritocracia, por encima del discurso que supone una inexistente igualdad. Con el requisito de las titulaciones acadmicas, siempre positivas pero si se las mira al margen de la realidad concreta, se puede fcilmente olvidar otros mritos y consideraciones, entre los cuales est la experiencia y el conocimiento de la realidad. Cuando se despidi masivamente a funcionarios del Ministerio del Ambiente bajo la frmula de "renuncias obligatorias", una funcionaria me lo dijo en estas palabras: "Han expulsado a los que saben y nos llenaron de jvenes con un montn de ttulos". As como se escoge unos requisitos, hay otros que voluntariamente se dejan de lado y, por ejemplo, la experiencia como proceso continuo de aprendizaje, deja de ser un mrito.

Esta seleccin de qu requisitos se piden y cules se excluyen, generalmente es ya una trampa intencional. No faltan contrataciones en las que esto sirve para nombrar a quien fue seleccionado antes de cualquier concurso, redactando el perfil del puesto de acuerdo a su hoja de vida.

Finalmente, hay que considerar que lo que es mrito para una actividad, deja de serlo para otra. Por ejemplo, una actitud humanitaria es deseable para los trabajadores de la salud, pero en un Estado autoritario esa actitud ser indeseable en los cuerpos represivos, caracterstica que en el autoritarismo es fundamental para los organismos de seguridad del Estado.

Meritocracia y el darwinismo social

El darwinismo social pretendi trasladar principios de la evolucin natural al campo de la sociedad, error de todo tipo de mecanicismo que ha sido denunciado por las ciencias sociales. Sin embargo, se contina difundindolo como un justificativo de la injusticia social y poniendo en los hombres de los oprimidos la responsabilidad de su situacin. Como lo explica ngel Puyol": "No hay ms igualdad social en la meritocracia que la que haba en cualquier otra concepcin jerrquica de la sociedad. Lo que ha cambiado es el modo de justificar las diferencias sociales: ahora es el mrito individual, una combinacin de talento y esfuerzo, lo que dota de legitimidad al acceso a la desigualdad".[4]

Los darwinistas sociales, dirn que "el ms apto sobrevive" y asumirn que "cada uno tiene lo que se merece" en una competencia entre "ganadores" y "perdedores". Pero los ganadores son los que ocupaban ya estratos altos de la sociedad y que no necesariamente demuestran "merecer" su holgura econmica y su posicin de poder. Los integrados y los que estn a gusto con el estado de cosas, creen que reciben lo justo, lo que corresponde a sus mritos, como una justa gratificacin. En consecuencia, los desposedos reciben tambin lo que se merecen.[5]

Desde la India, donde la divisin de castas est prohibida pero se mantienen en los hechos, la experiencia de la meritocracia en el marco de las diferencias sociales, ha sido tambin denunciada por sus resultados:

"El lenguaje de la meritocracia se ha extendido en todo el mundo junto con el
capitalismo competitivo que lo dio a luz. Por otra parte, en las conclusiones de este trabajo volvemos a la pregunta de cmo es el mrito producido en el primer lugar. La distribucin de las credenciales, especialmente en la forma de educacin, no es solo una funcin del talento individual. Refleja tambin el diferencial de la inversin en las escuelas pblicas, salud, nutricin, etc. La discriminacin institucional de este tipo crea millones de indios de castas bajas para una vida de pobreza y desventajas. Siempre y cuando el campo de juego est inclinado, no puede haber verdadero sentido de meritocracia concebida como una justa".[6]

La relacin entre meritocracia y competitividad est presente continuamente. Cuando se piensa en educacin, aqu se presenta una contradiccin irresoluble entre educar para la solidaridad, que en el ejemplo de los andinistas prefiere esperar al compaero para llegar juntos a la cumbre, o educar para la competitividad que supone, bajo el ejemplo del mercado, que el pez grande se come al ms chico. Una meritocracia que olvida los aspectos sociales, miente pretendiendo que hay una competencia en igualdad de condiciones, solo impulsa la competitividad individual, dejando la solidaridad de lado como una actitud que impide ocupar un puesto entre los "ganadores".

Es democrtica una sociedad de "perdedores" y "ganadores"? Absolutamente no y menos lo es cuando esta clasificacin se presenta como condicin vital y permanente. Tampoco cuando justifica las disparidades sociales y, bajo la presuncin de que "cada quin tiene lo que se merece", ocultando las races de la desigualdad y justificando la injusticia social. Por ello, los mecanismos instaurados por el gobierno son opuestos a la democracia y forman parte de un cuerpo doctrinario que nada tiene que ver con revolucin alguna, sino con la pretensin de perpetuar el capitalismo, modernizndolo.

Notas:

 [1] Casey, Wilson (2009). Firsts: Origins of Everyday Things That Changed the World. Penguin USA.

[2] Puyol Gonzlez, ngel (2007). "Filosofa del Mrito", en: Contrastes, Revista Internacional de Filosofa, Volumen XII (2007) ISSN: 1136-4076. Universidad de Mlaga.

[3] http://www.libro-online.eu/doc/23734/young-abajo-la-meritocracia

 [4] Puyol Gonzlez, ngel (2007). "Filosofa del Mrito", en: Contrastes, Revista Internacional de Filosofa, Volumen XII (2007) ISSN: 1136-4076. Universidad de Mlaga.

[5] BARBOSA, L Igualdade e meritocracia: A etica do desempenho nas sociedades modernas, Ro de

Janeiro. Ed. Fundacao Getulio Vargas, 1999.

[6] Surinder S. Jodhka and Katherine S. Newman (2009). In the Name of Globalization: Meritocracy, Productivity and the Hidden Language of Caste. Indian Institute of Dalit Studies. Working Paper Series Vol. III No. 3, New Delhi.

Edgar Isch L., antroplogo y pedagogo ecuatoriano, fue Ministro de Ambiente de Ecuador

Fuente: http://www.sinpermiso.info/textos/index.php?id=5668



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter