Portada :: Ecuador
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 17-02-2013

Jornada electoral
Correa recargado

Atilio A. Boron
Rebelin


No habr sorpresas: el resultado de las elecciones de hoy, domingo 17 de Febrero, est puesto hace rato. Rafael Correa llega al comicio con un nivel de aceptacin popular del 84 por ciento, equivalente al que saba tener Lula y que provocaba un sinfn de elogios que, en cambio, le son negados al presidente ecuatoriano. Las ms diversas encuestadoras, en su mayora no precisamente afines al gobierno, pronostican un triunfo aplastante de Correa aunque, como es sabido, la aprobacin popular no necesariamente se traslada linealmente al voto. No slo no habr segunda vuelta sino que se presume que la diferencia entre aqul y su previsible segundo, el banquero Guillermo Alberto Lasso (del Banco de Guayaquil, uno de los ms importantes sino el ms importante del pas) ser de unos 30 puntos, para ni hablar de las dems candidaturas que se hundirn en la irrelevancia. Un ndice elocuente de lo que se viene lo proporcionan las estentreas declaraciones de los candidatos de la oposicin, que desde varios das antes del comicio aseguran a voz de cuello que habr fraude. Sntomas de una impotencia y de la inequvoca percepcin de su inexorable derrota, que nace de la eficacia y profunda significacin de las reformas sociales encaradas por el gobierno de la Alianza PAIS en materias tan diversas como el combate a la pobreza, la redistribucin progresiva del ingreso, la educacin, la salud, la vivienda, las obras de infraestructura, apuntaladas todas ellas por una renovada capacidad del estado para desarrollar polticas pblicas gracias a una serie de reformas en la legislacin tributaria (diez, desde que Correa asumiera la presidencia) que permitieron elevar la recaudacin fiscal en un 143 por ciento y dotar al estado de una indita capacidad de gestin. Ante los logros del gobierno la oposicin demostr su incapacidad para proponer un debate serio sobre algunas asignaturas pendientes de la Revolucin Ciudadana como acelerar el proceso de la reforma agraria y regular ms estrictamente las actividades de la megaminera, por ejemplo- pese a que los medios hegemnicos se desviven por recoger minuciosamente y amplificar con fervor cuanta crtica pueda hacrsele al presidente. Pocos ejemplos podran ser ms contundentes de esta ineptitud opositora que la del banquero Lasso, vociferando en su comparecencia ante los observadores internacionales convocados por el Consejo Nacional Electoral -un poder independiente del estado, con representacin multipartidaria- que las elecciones seran una farsa; o la del hombre ms rico del Ecuador, el empresario lvaro Noboa, haciendo campaa por quinta vez consecutiva repartiendo a diestra y siniestra pequeos electrodomsticos y colchones entre los sectores ms carenciados del pas, pero sin poder formular la ms mnima, elemental o rudimentaria propuesta poltica. La distancia intelectual que hay entre ellos y Correa es simplemente astronmica. Hay que recordar que en la primera vuelta de las elecciones del 2006 Noboa haba derrotado a un casi desconocido Correa; pero con el ballotage, cuando ste no pudo ser ninguneado por la prensa, dio vuelta el resultado y derrot ampliamente al millonario. Volvera a hacerlo en las elecciones realizadas bajo la nueva constitucin en el 2009 y volver a vapulearlo en la que se llevan a cabo el da de hoy.

La nica incgnita de la jornada tiene que ver con el resultado de las elecciones para la Asamblea Nacional, integrada por 137 miembros. La AN se renueva en su totalidad cada cuatro aos. Segn muchos analistas varios proyectos de Correa naufragaron al no disponer Alianza PAIS de mayora propia en la AN: por ejemplo, la Ley Orgnica de Comunicacin, herramienta fundamental para avanzar en el proceso de democratizacin toda vez que un espacio pblico dominado por oligarquas mediticas no puede ser el terreno sobre el que se asiente un estado democrtico. Otro ejemplo: la aprobacin del Cdigo Ambiental, atascado en los laberintos de la AN as como diversas iniciativas tendientes a avanzar en la reforma agraria. La expectativa del oficialismo es obtener esa mayora, lo cual parece bastante probable dado el formidable arrastre de su candidato a la presidencia. Los sondeos previos coinciden en que esta vez Alianza PAIS se asegurar esa mayora, y hay quienes no excluyen inclusive la posibilidad de que llegue a elegir a 91 asamblestas, con lo cual obtendra una mayora calificada de dos tercios, indispensable para cualquier eventual reforma constitucional. La inusual complejidad del proceso electoral de los asamblestas -en virtud del cual los electores pueden votar por candidatos de diferentes listas- impide formular pronsticos muy precisos acerca de la prxima composicin de la AN, pero se descarta que sta ser muy diferente a la actual y con una presencia decisiva del oficialismo.

A las 17 horas se cerrar el comicio, pero como es habitual an quedar mucha gente esperando su turno para votar. Pese a ello, la oligarqua meditica ya viene anunciando desde hace varios das que exactamente a partir de esa hora dar a conocer los resultados presidenciales que arrojen las encuestas a boca de urna de una muestra de 18.000 votantes tomada en las 23 provincias del pas. El Comercio, El Universo y Ecuavisa se encargarn de dar a conocer esos guarismos en sus sitios web -prctica que no es permitida en otros pases, por ejemplo en la Argentina- cuando an hay gente votando y para evitar incidentes provocados por manifestaciones callejeras convocadas por los diferentes partidos para celebrar la victoria de sus candidatos a partir de las proyecciones derivadas de las encuestas. No sera de extraar que tal como aconteci en Venezuela el pasado 7 de Octubre esas encuestas en realidad, trampas para la desinformacin ciudadana- arrojen inverosmiles resultados como aquel que deca que Capriles aventajaba por varios puntos a Chvez. Todo esto tiene su lgica: lo que la prensa hegemnica quiere hacer es arrojar sospechas sobre la legitimidad del comicio y denunciar un supuesto fraude electoral, conciente de que la victoria de Correa ser abrumadora. Persiste en esa actitud pese a que la misin de Observadores de la UNASUR, presidida por la colombiana Mara Emma Meja, declar el da de ayer sbado que todo est normal y que nada permite anticipar irregularidad alguna. No obstante, la ofensiva destituyente del imperialismo y sus aliados locales es incansable y sin tregua alguna, y los ms importantes peones mediticos del imperio desde la CNN hasta el Miami Herald, entre otros- se han dado cita en Ecuador, como el 7 de Octubre del ao pasado lo hicieran en Venezuela, para desmerecer una victoria que se espera ser histrica, dar aliento a sus alicados operadores y preparar un clima de opinin que justifique las protestas de los consuetudinarios adalides de nuestras democracias. Un presidente que precipit un formidable proceso de cambios sociales y econmicos dentro del Ecuador, que protagoniza la integracin latinoamericana, que incorpor su pas al ALBA, que puso fin a la presencia estadounidense en la base de Manta, que realiz una ejemplar auditora de la deuda externa reduciendo significativamente su monto, que le otorga asilo a Julian Assange y que retira al Ecuador del CIADI es absolutamente intolerable para el imperio, un psimo ejemplo que no cesar de combatirlo sin cuartel. Y en las elecciones de hoy se juega precisamente eso. De ah su extraordinaria importancia no slo para Ecuador sino tambin para Amrica Latina y el Caribe.

Atilio A. Boron. Director del PLED, Programa Latinoamericano de Educacin a Distancia en Ciencias Sociales, Centro Cultural de la Cooperacin. 

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter