Portada :: Venezuela
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 17-02-2013

El da que Carlos Andrs Prez puso al pueblo contra la pared

Nathali Gmez
AVN


Luego de la noche del 16 de febrero de 1989, cuando el presidente recin electo, Carlos Andrs Prez, anunci su prometido paquetazo, la reaccin popular ante estas medidas econmicas neoliberales qued tan silenciada en la prensa nacional que los principales afectados por los ajustes tuvieron que conformarse con las declaraciones de Eva Lisa Ljung, Miss Venezuela 1989, quien luego de ser coronada, esa misma noche, dijo: "Somos la fantasa del pueblo".

Mientras el barco se hunda para los pobres, luego de la cadena donde CAP hizo sus anuncios, entre los que se encontraban privatizaciones de empresas del Estado, liberacin de precios, incremento de las tarifas de los servicios pblicos y de la gasolina, el Miss Venezuela, que comenz inmediatamente despus, deca que el show deba continuar.

Esa noche, la pantalla de los venezolanos, que ahora tenan un bolvar equivalente a 0,13 cntimos, segn los expertos, se divida entre tecnicismos macroeconmicos, la promesa de ver "toda la magia, glamour y espectacularidad," de "la mas costosa y millonaria superproduccin jams antes de realizada" en el Miss Venezuela y el desenlace "emocionante e impredecible" de la telenovela Seora.

La "locomotora", como defini un visitante estadounidense a CAP, sin detener su marcha y con la promesa de "corregir el rumbo para impulsar el proceso de modernizacin econmica y social", le anunci al pas que vena "el gran viraje", frase que utiliz El Universal del 16 de febrero de 1989 para abrir su edicin.

El Nacional y El Universal publicaron ntegramente el discurso que dio el mandatario en cadena nacional. Con esas medidas, que previamente haban sido catalogadas por el intelectual Arturo Uslar Pietri, en El Nacional del 16 de febrero, como "necesarias, coherentes y realistas", CAP les deca a los venezolanos que "los errores, las omisiones y las improvisaciones" nos comprometan a todos.

El espaldarazo de EEUU estaba dado. El 17 de febrero, El Nacional public declaraciones de David Rockefeller, quien presidia el Consejo de las Amricas, organizacin de la elite empresarial de la regin, donde afirmaba que la funcin del Estado era "proteger y expandir el espacio para la expresin y el desarrollo de la actividad privada". Rockefeller, quien se encontraba en Venezuela, no se atreva a hablar an de una zona de libre comercio, pero s de una zona "ms libre".

CAP justificaba la liberacin de precios "para hacerlos ms competitivos en el mercado" y de las tasas de inters para "promover el ahorro". Adems de una "expansin acelerada de la inversin privada (...) que suplantara el rgimen actual de subsidios indiscriminados". Esta libertad conduca directamente a la crcel de neoliberalismo.

Mientras tanto, el sector industrial deca tranquilamente a travs de los medios de comunicacin que "en un mes desaparecern la pasta y la mayonesa", que se incrementara el precio de la carne por lo menos en 40% y que los productos de la cesta bsica costaran 65% ms.

Ante estos anuncios, el cardenal Jos Al Lebrn manifest su opinin "favorable" sobre el paquete y agreg que "Venezuela tiene posibilidad para hacerle frente a esta situacin"; la entonces diputada Rhona Ottolina expres que "el dinero se mueve con dinero y el lenguaje tiene que ser del Fondo Monetario Internacional"; mientras que el escritor Mario Vargas Llosa, de visita en el pas, haca sus propias recomendaciones para que el Estado se redujera "a lo estrictamente fundamental".

Reinaldo Figueredo, ministro de la Secretara, se defenda de algunos sealamientos diciendo que: "la medidas fueron tomadas bajo recetas del Fondo Monetario Internacional (...) en virtud de que es la mejor fuente de recursos que podemos tener", titulaba El Nacional el 17 de febrero.

Mientras tanto, quien diriga la Oficina Central de Coordinacin y Planificacin, Miguel Rodrguez, y los titulares de los ministerios de Hacienda, Egle Iturbe, y de Fomento, Moiss Naim, en compaa del presidente del Banco Central de Venezuela, Pedro Tinoco, se reunieron todo el da con la delegacin del FMI y el Banco Mundial, que segn El Nacional del 19 de febrero, tenan ms una semana en el pas, con la finalidad de "revisar" las medidas econmicas anunciadas por CAP.

Estos organismos internacionales solicitaban la aplicacin de "una reforma arancelaria que disminuyera a lo largo de un ao todas la trabas y protecciones de la industria nacional" para tener esa "libertad" de la que hablaba Rockefeller.

Se esperaba que en los prximos siete aos la deuda con el FMI y el Banco Mundial ascendiera hasta la cifra de 12.100 millones de dlares. El cambio "flexible" de la divisa, para febrero de 1989, haba pasado de 14,50 a ms de 30 bolvares.

Nos han puesto contra la pared

La voz del pueblo se dilua entre grficos de barras, cifras macroeconmicas, precios del dlar y trminos como cartas de crdito, tasas de inters, crditos hipotecarios, amortizacin de deuda externa y reduccin de reservas internaciones, entre otros trminos. La economa, vista con la ptica de las grandes corporaciones, haba sustituido la poltica.

La prensa reflejaba tmidamente la opinin de los venezolanos pobres, que para 1989 conformaban 66, 9% de la poblacin, de la cual, 33% se encontraba en pobreza absoluta. El sueldo mnimo, que se haba incrementado 30%, se establecera en 4.000 bolvares en la ciudad y 1.500 en las zonas rurales. La prensa daba cuenta de que un kilo de caraotas, alimento bsico para el venezolano, costaba 40 bolvares el kilo y uno de sal poda llegar a 100.

Carmen Mario expresaba en El Nacional que los 6.000 bolvares mensuales que ganaba no iban a alcanzarle porque era "padre y madre", Sergio Gambi deca que a pesar de tener dos trabajos deba buscar un tercero para mantener a su familia y Alirica Rodrguez simplemente deca: "Nos han puesto contra la pared".

El pueblo en las calles se encontraba con anaqueles vacos: no haba paales, papel higinico, azcar, pan ni caf. La educacin y la salud inevitablemente iban a ser privatizadas y el Fondo de Pensiones iba a ser destinado para la construccin de viviendas. Mientras tanto, Rockefeller y el ex embajador de Estados Unidos en Venezuela, reciban de CAP la orden Andrs Bello y la Francisco de Miranda, respectivamente.

El sector privado gozaba de total libertad an antes del anuncio de las medidas, pues el vicerector administrativo de la UCV, Trino Alcides Daz, denunci en El Nacional del 19 de febrero que "la mayora de las instituciones financieras del pas no haban pagado impuestos en 1988" (...) a pesar de "sus fabulosas ganancias".

El rector de la UCV, Luis Fuenmayor Toro, expresaba en El Universal del 17 de febrero, que esa concertacin de la que hablaba el gobierno solo haba sido con el "FMI y la clase dominante". Adems, adelantaba que el impacto del paquete "no solo ser difcil en la parte econmica sino agitado en el orden poltico y social".

El gobernador del Distrito Federal, Virgilio vila Vivas haba desempolvado la "necesidad" de aplicar la Ley de Vagos y Maleantes, nacida en 1956, para privar de su libertad a personas con "cara de sospechosas", indigentes, desempleados, mendigos, transentes, brujos, merodeadores y curanderos, entre otros, segn el trabajo Venezuela La Ley sobre Vagos y Maleantes: Supresin de la disidencia y castigo de los indigentes.

En el artculo titulado "Pepas, vagos y maleantes", publicado en El Nacional del 16 de febrero, el periodista Earle Herrera se refiere a lo oportuno que resultaba desempolvar la Ley de vagos y maleantes "para adelantarse al futuro inmediato, a lo que vendr, a lo que est all como caimn en boca de cao (...) las consecuencias de las medidas econmicas con que se nos amenaza y martiriza cada da y cada hora".

El tambin docente de la escuela de Periodismo de la UCV recordaba que "las recetas del FMI (...) en todos los pases donde se han aplicado, han generado un crecimiento alarmante de 'vagos y maleantes'", adems de plomo y represin.

En su opinin su aplicacin serva de advertencia para esos 3.000 barrios que vivan en miseria, 700.000 familias que no tenan para la alimentacin bsica y ese 15% de la poblacin que estaba desempleada.

Menos de dos semanas despus, entre el 27 y 28 de febrero, la explosin de ese pueblo pobre que no tuvo voz en los medios de comunicacin, y al que pulverizaba el paquete neoliberal, fue fuertemente reprimida por los organismos de seguridad del Estado, quienes subieron a los cerros a silenciarlos una vez ms.

Fuente: http://www.avn.info.ve/contenido/d%C3%ADa-que-cap-puso-al-pueblo-contra-pared



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter