Portada :: Europa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 17-02-2013

Kosovo cumple cinco aos de independencia

Pablo Gonzlez
Gara

El 17 de febrero de 2008 la Repblica de Kosovo proclam su independencia unilateral de Serbia. El primer lustro de vida de la nacin balcnica ha estado marcado por una delicada situacin econmica y, sobre todo, por sus relaciones con Belgrado.


Al anochecer del 17 de febrero de 2008 en medio de un gran jbilo se inaugur en el centro de Pristina, capital de Kosovo, un monumento con la palabra Newborn (recin nacido en ingls). Ese mismo da el primer ministro, entonces y ahora, Hashim Thai proclamaba en Pristina la independencia unilateral de la Repblica de Kosovo de Serbia. Naca una nueva nacin en el espacio europeo. En cuestin de horas, Kosovo recibi el reconocimiento de varios pases importantes entre ellos el de EEUU, y pesos pesados europeos como Gran Bretaa, Estado francs y Alemania.

Los reconocimientos internacionales se han ido sumando desde entonces. Un total de 99 estados, aproximadamente la mitad de los existentes oficialmente, reconocen Kosovo como Estado. Entre ellos est la mayora de los pases de la UE, a excepcin de Chipre, Eslovaquia, Estado espaol, Grecia y Rumana. Estos tienen problemas territoriales internos y, por esa razn, supeditan su reconocimiento a la normalizacin de relaciones entre Pristina y Belgrado. Precisamente el avance del dilogo con Serbia es uno de los mayores obstculos en el desarrollo de la joven nacin balcnica.

Relaciones con Serbia

Serbia ha visto en el proceso negociador y en la minora serbia que vive en Kosovo el arma perfecta para ir frenando el desarrollo de su vecino como nacin independiente. En Kosovo viven algo menos de dos millones de personas, de los cuales solo 65.000 son serbios, pero son la excusa que utiliza Belgrado para seguir reclamando todo el territorio de la repblica como suyo, as como para poner todas las trabas posibles a su desarrollo econmico.

En los ltimos meses se han reunido representantes polticos de ambas partes, incluidos sus presidentes y primeros ministros, en un intento de acercar posturas. Ello ha trado consigo ligeros avances en las relaciones mutuas; sin embargo, el escepticismo prevalece en ambas naciones y en la comunidad internacional. Parece poco probable que ninguna de las dos partes vaya a ofrecer concesiones en las cuestiones claves. Para Belgrado, sera la obtencin de una amplia autonoma para los serbios residentes en Kosovo, lo que significara la creacin de un pas serbio casi independiente dentro de Kosovo. Pristina est interesada en el dilogo para seguir acercndose a la UE, pero no est dispuesta de ninguna de las manera a crear un ente similar a la Repblica Srpska (regin serbia en Bosnia) que paralice todas las cuestiones claves que se traten en el pas, como de hecho ya pasa en Bosnia.

Problemas internos

Aparte de la minora serbia, Kosovo no est exento de otros problemas. El principal de ellos es la mala situacin econmica. En la nacin existe cerca de un 50% de paro, el nivel de vida de la poblacin ha empeorado en los ltimos aos, la educacin y el sistema de salud tambin se ven afectados por la mala financiacin. Todo ello tiene como principales responsables a los dirigentes del pas. El primer ministro, Hashim Thai, y sus colaboradores han sido acusados en numerosas ocasiones de corrupcin de alto nivel, pero ninguno de los casos ha sido llevado hasta la fecha a los tribunales.

Algunas voces dentro de Kosovo acusan a las misiones internacionales presentes en la repblica, especialmente a la misin europea EULEX de permitir esta corrupcin en vez de combatirla activamente. La explicacin a esto se puede obtener de las numerosas relaciones entre empresas occidentales y los dirigentes kosovares en varios casos de adjudicacin de obras pblicas o los procesos de privatizacin de empresas estatales, como las empresas de energa elctrica, la de telefona o el aeropuerto de Pristina.

Y, sin embargo, optimismo

Los kosovares son optimistas a pesar de todas las penurias por las que atraviesa el pas. La independencia fue el colofn de una dura lucha por la libertad. Y a pesar de que reconocen que todava les queda un largo camino por recorrer, no dudan de que la separacin de Serbia fue la decisin correcta. La conviccin de que la comunidad internacional, sobre todo los artfices de su independencia, EEUU y la UE, no les van a abandonar a su suerte, sigue alimentando las esperanzas de los kosovares.

La postura espaola ante Kosovo

El Estado espaol no reconoce a Kosovo. Sin embargo, todo podra haber sido diferente hace cinco aos. Fuentes cercanas a Hashim Thai filtraron hace tiempo que ante la inminente declaracin de independencia, el entonces presidente del Ejecutivo espaol, Jos Luis Rodrguez Zapatero, escribi una carta al primer ministro pidindole que aplazara la declaracin. Kosovo deba esperar a que se celebrasen las elecciones generales en el Estado espaol (9 de marzo de 2008). Zapatero aseguraba que una vez pasadas las elecciones no tendra problemas en reconocer a Kosovo como Estado independiente.

Por qu no esper Kosovo? Los estadounidenses insistieron en que no se deba esperar a nadie. La Administracin de George W. Bush tena unas relaciones bastantes tirantes con el Ejecutivo de Zapatero a raz de la retirada de tropas de Irak, por ello aprovechaba cualquier momento para menospreciarlo.

El Ejecutivo de Obama ha cambiado su postura, y prueba de ello es que para intentar acercar posturas entre Pristina y Madrid, sentaron juntos al rey espaol y al primer ministro kosovar durante unas conferencias celebradas en Nueva York en setiembre de 2012. Nada ha trascendido de ese encuentro.

Fuente: http://gara.naiz.info/paperezkoa/20130217/388347/es/Kosovo-cumple-cinco-anos--independencia



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter