Portada :: Palestina y Oriente Prximo :: Arabia Saud
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 17-02-2013

Quizs haya que acabar con ellas

Baddryah al-Bashir
Aish


Se ha hablado mucho de los ataques lanzados por los censores de la moral pblica contra la participacin de la mujer en el Consejo Consultivo saud(1) o contra la opcin de que las mujeres vendan ropa interior femenina. Estos censores se oponen tambin a que la mujer trabaje como cajera en centros comerciales o en farmacias y adems han prohibido a una nia que cante en una feria comercial por considerarla una tentacin. La corriente religiosa de la ignorancia, responsable de educar a la gente en el miedo, nos explica tales decisiones mediante charlas. Hace poco apareca en un programa didctico un predicador de la fe islmica que invitaba a los padres a cubrir la cara de sus hijas aunque todava no hayan alcanzado la madurez. En su opinin: Puede que el cuerpo de la nia posea rasgos de la belleza propia de una mujer, como ocurre si la nia es de complexin gruesa o corpulenta. Seguidamente aada: Estos atributos en el cuerpo de una nia son la causa de los episodios de abuso sexual infantil protagonizados por los familiares cercanos en los hogares.

Cul es la solucin? Podra ser la implantacin de una ley severa en contra del abuso sexual, adems de concienciar en las escuelas y medios de comunicacin sobre el problema y poner a disposicin un telfono directo para denunciar los casos de abuso; igualmente se podran abrir centros especializados encargados de tratar a las vctimas de abusos y se urgira a los juzgados para que no ampararan a los acosadores y garantizaran a los nios un entorno seguro? No. La solucin para ellos es cubrir la cara de la nia. No comprendo cmo puede afirmar el jeque que una nia vctima de los abusos sexuales de un familiar en su propio hogar no se cubra la cara ante l y, en cambio, pida a la joven que se tape si sale afuera. Quizs estos consejos nos recuerden a cmo el jeque exhortaba a una chica, vctima de los abusos de su padre, a que no se desnudara ni utilizara un vestido con transparencias en su presencia, ya que al fin y al cabo, su padre era un hombre. Es probable que con estos consejos cortemos el paso a cualquier degenerado, quitando de en medio todo aquello que pueda incitarle, pero sin curar su enfermedad. Al final, habremos diseado una sociedad a la medida del pensamiento depravado en lugar de construirla segn los parmetros de una vida normal y segura que garantice la dignidad, los derechos, el desarrollo y el bienestar de todas las personas.

Estas amonestaciones, que ayudan a orientar la opinin pblica, son hechas por predicadores jvenes que presumen de ser quienes mejor comprenden la personalidad de los padres que cometen abusos. Con el paso del tiempo, dichos consejos y advertencias hacen mella en la opinin pblica, que sita la mujer como responsable de conflictos y problemas. Entonces, qu se debe hacer con la mujer? Debemos esconderla? Esconderla no es suficiente. Se pretende anular su existencia al igual que se combate la molesta aparicin de caspa en la cabeza: le prohibimos que se muestre en lugares pblicos, le vetamos el trabajo en centros comerciales, tiendas y juzgados; la apartamos del Consejo Consultivo, le denegamos practicar deporte y listo!

Pero qu ocurre con los nombres propios femeninos? Y si los nombres trajeran consigo indicios de provocacin? Qu ocurrira si un nuevo predicador descubriera que los nombres propios que evocan una emocin originaran esa misma emocin? Que el nombre Faten(2) suscita fascinacin, que el nombre Yamila(3) provoca deseo, que el nombre Latifa(4) no entraa modestia y que el nombre Basma(5) es insolente. Siempre debemos ser prevenidos pero concretamente con estas cuestiones la prevencin es imprescindible. A lo mejor tenemos que eliminar los nombres propios femeninos y quedarnos solo con nmeros, igual que designamos a las escuelas como primera, segunda y tercera, llamemos as a las nias para librarlas de la posibilidad de suscitar cualquier sospecha o incitar al deseo; as, primera, segunda, tercera, cuarta o quinta son nombres que no poseen un segundo significado y no estimulan la imaginacin. Pero qu ocurrira si alguna de estas adolescentes actuara de forma frvola y, de acuerdo con los patrones transgresores de la juventud, decidiera dibujar su nombre en forma de nmero en lugar de usar letras? Qu provocara el dibujo del nmero tres con sus curvas tortuosas o el del nmero cinco redondo y corpulento o el nueve guiando un ojo? Personalmente, no les garantizo qu puede ocurrir, pero por decirlo de algn modo: Que Dios nos libre de la inconsciencia de la mujer!.

Notas

1. rgano de consulta del rey saud. Est formado por 150 miembros elegidos por el rey. Su cometido es dar recomendaciones sobre leyes, tratados o planes al consejo de ministros que pueden ser tenidas en cuenta o no [N. de la T.]

2. Nombre propio femenino cuyo significado es encantador, fascinante, tentador [N. de la T.]

3. Nombre propio femenino cuyo significado es bella, guapa, bonita [N. de la T.]

4. Nombre propio femenino cuyo significado es exquisitez [N. de la T.]

5. Nombre propio femenino cuyo significado es sonrisa [N. de la T.]

Fuente original: http://www.aish.es/index.php/es/otrasvoces/colaboraciones/4111-quizas-haya-que-acabar-con-ellas



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter