Portada :: frica :: Mal, caos y guerra en la puerta de "Sahelstn"
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 18-02-2013

La guerra de Francia en Mali, un movimiento ms en el gran tablero de ajedrez

Joan Carrero Sarlegui
Peridico Diagonal


La primera clave que debemos tener en cuanta al analizar el conflicto de Mali es que actualmente Francia forma parte de un sistema imperial occidental, liderado por los anglosajones, en el que se da ciertamente un reparto de papeles pero en el que ningn miembro puede ir a su aire sin el visto bueno del ncleo duro de ese Imperio: las grandes familias de financieros que crearon y controlan la Reserva Federal estadounidense, la Unin Europea, el Banco Central europeo, el euro

Franois Hollande es, desde hace muchos aos, miembro de la French American Foundation, constituida en 1976 por estas poderosas familias, a la que Pierre Hillard califica como El Caballo de Troya estadounidense en Francia. Tanto Nicolas Sarkozy como Franois Holland son 'criaturas' de los poderosos clubes fundados hace muchas dcadas por esas familias que se ren de nuestras categoras: izquierdas-derechas (de hecho financian a ambas), de la visin de un mundo dividido en Estados soberanos y de toda la ignorancia de 'la gente ordinaria'.

Su poder es tal que la Administracin estadounidense y su impresionante Ejrcito (con un presupuesto militar que iguala al del resto del mundo) son slo instrumentos para ejecutar sus proyectos. Se acabaron los tiempos en los que la Francia de Mitterrand no se plegaba a los designios imperiales y haba que doblegarla en Ruanda y el Zaire (hoy RD de Congo), aunque fuese a costa de carniceras con millones de muertos.

Conflictos en otros pases

La segunda clave que no podemos olvidar es que los recientes conflictos en Costa de Marfil, Libia, Siria, Mali no son accidentes aislados que llegan uno tras otro en una secuencia casual. Ya en 1997 Zbigniew Brzezinski, seguramente el ms importante estrategas de estas grandes familias, expona en su libro El gran tablero de ajedrez que el dominio de Eurasia (Europa y Asia) es la garanta de la supervivencia y la prosperidad del Imperio.

Y que, por tanto, el mayor y ms urgente inters de Estados Unidos, como primera potencia verdaderamente global, es asegurar que ninguna potencia rival llegue a controlar Eurasia. Este dominio conlleva tambin el del Continente Africano, que segn Zbigniew Brzezinski est ligado y subordinado al Euroasitico. Quien los domine controlar el mundo.

frica es para estas gentes una de las "regiones" consideradas como "perifricas y poco evolucionadas, pero poseedoras de enormes recursos naturales, energticos y de todo tipo. Para todo ello se cre recientemente el AfriCom, el mando unificado estadounidense para frica. La influencia de la doctrina Brzezinski es grande, tanto entre demcratas como entre republicanos. El mismo David Rockefeller, el 'gran hombre' de los poderos y discretos clubes en los que se aglutinan 'las familias', qued tan deslumbrado por l que le encarg la creacin de la Comisin Trilateral.

Intereses en Mali

Slo cuando hayamos encuadrado el actual conflicto de Mali en este amplio marco, podremos entenderlo en su especificidad. El hecho es que, una vez ms, la vida parece empearse en premiar la desinteresada generosidad imperial haciendo que en los pases liberados surjan posteriormente, como por arte de magia, todo tipo de recursos excepcionales que quedan en manos occidentales. En el caso de Mali, oro, uranio, coltn, litio, gas, petrleo y todos los otros recursos que iremos conociendo en los prximos aos (como ha sucedido en las otras generosas intervenciones anteriores) pero cuya existencia ya conocan desde hace aos nuestros 'heroicos' lderes.

Y adems, est la cuestin geoestratgica: Mali est en el centro de una regin de altsimo inters. Tiene fronteras con siete pases, todos ellos estratgicos por uno u otro motivo. Mauritania, Senegal, Guinea y Costa de Marfil, se abren, con sus recursos, al Atlntico; Nger, al que Francia tambin ha enviado fuerzas especiales, es uno de los mayores exportadores de uranio, que est controlado por la transnacional francesa Areva; Argelia, potencia mundial en la produccin de gas, merece un lugar especial en el anlisis de este conflicto. Algunos analistas tan bien informados como el francs Thierry Meyssan creen que todo esto abre la va a la desestabilizacin de Argelia en la llamada guerra del gas y analiza tambin en tal contexto el extrao y casual ataque a la planta de gas de Amenas. Ataque realizado por la brigada Khaled Abu Al-Abbas, rama de los yihadistas de AQMI que fue coordinada por un canadiense apodado Chedad, segn revel el The Jerusalem Post.

Con la excusa del terrorismo

Por lo dems, en este dossier encontramos los reiterados y consabidos elementos criminales y propagandsticos de siempre: la toma del poder por un hombre fuerte y sus compaeros golpistas formados militarmente en Estados Unidos (en este caso, el capitn Amadou Sanogo y los oficiales del CNRDRE, cuyo golpe de Estado fue legalizado por la Comunidad Econmica de Estados de frica Occidental, presidida por Alassane Ouattara, puesto por Occidente en el poder un ao antes en Costa de Marfil) y la financiacin y el apoyo militar a los diferentes grupos que pueden ser considerados heroicos luchadores por la libertad o terroristas segn convenga (en este caso, las tribus tuaregs y las diversas unidades militares del pas a cuya formacin se han dedicado cerca de 600 millones de dlares en los ltimos cuatro aos segn el New York Times); la utilizacin de tales grupos para crear conflictos y la posterior intervencin bajo el pretexto de resolverlos, de la lucha contra el terrorismo, de las motivaciones humanitarias o de la defensa de los derechos humanos; la rapidez en el despliegue de las fuerzas imperiales (rapidez tras la que es muy difcil el no ver una planificacin) en el mismo momento en el que suena el disparo de salida, que suele ser siempre un 'evento que justifica tan generosa intervencin (rapidez que contrasta fuertemente con el abandono desde hace diecisiete aos de la sociedad congolea en manos de los agresores ruandeses)...

As que, como muy bien afirma Manlio Dinucci: Lo que ha comenzado en Mali, con las tropas franceses como punta de lanza, es por lo tanto una operacin de gran envergadura que, desde el Sahel, se extiende hacia el frica occidental y oriental. Esta operacin se conjuga con la que comenz, en el norte de frica, con la destruccin del Estado libio y las maniobras para ahogar, en Egipto y otros pases, las revueltas populares. Una operacin a largo plazo que forma parte del plan estratgico tendiente a poner todo el continente africano bajo el control militar de las grandes democracias, que hoy vuelven a frica con casco colonial pintado con los colores de la paz.

Joan Carrero Saralegui es promotor del Forum Internacional para la Verdad y la Justicia en el frica de los Grandes Lagos y autor de los libros: frica, la madre ultrajada y La hora de los grandes filntropos.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter