Portada :: Mundo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 18-02-2013

Sobre el cristal
El retorno de las lineas rectas

Martn Len
Rebelin


el eje Pekin-Delhi-Cairo () es una amenaza para occidente y para la raza blanca.


En un sinttico pero interesante ejercicio1 de exploracin sobre el proceso de descolonizacin contemporneo, Ana Pastor Sanmillan, atribuye las lneas que sirven de epgrafe a este escrito a un general francs que no identifica, quien las pronunciara en mayo de 1955 como respuesta a la Conferencia Afro-Asitica celebrada en abril de aquel ao, en la ciudad de Bandung capital de la provincia Indonesia de Java occidental, lo cual vale de marco a lo desarrollado mas adelante.

Casi sesenta aos despus usted puede sustituir el nombre de las capitales aludidas y colocar por ejemplo: Caracas, La Paz, La Habana, Quito, Tehern, Pionyang o Damasco y construir perfectamente un eje terriblemente amenazante y maligno para occidente y para la raza blanca.

No le suena actual la frase, amigo lector?, si es su gusto o desea revisar el devenir del espacio y el tiempo e ir ms atrs o ms adelante podr constatar como el occidente blanco, cristiano y civilizado siempre se ha sentido amenazado por todos aquellos pueblos, a sus ojos in-civilizados, infieles e ignorantes, pecadores por naturaleza simplemente por pensar y mantener modos de vida y creencias originarias distintas a los pareceres de occidente. La respuesta a tal situacin no puede ser otra, estos brbaros deben mantenerse a raya, ergo, la solucin final, meterlos en cintura, de all las LINEAS RECTAS que observamos en los atlas geogrficos como imposiciones fronterizas a naciones enteras, provocando divisiones forzadas en comunidades identificadas por lazos milenarios de hermandad, todo desde luego, siguiendo la conseja del prncipe aquel.

Las lneas rectas las vemos a lo largo y ancho de eso conocido como mapamundis, cuya visin cartogrfica, por cierto, tambin nos fue impuesta por la amenazada raza blanca occidental, son el producto de acuerdos perversos maquinados entre mentes igual de siniestras vertidos en ejes como los conclaves de Berln 2 ; Versalles 3 ; Bretton Woods 4 ; Yalta 5 ; Potsdam 6 o San Francisco 7 , por citar algunos de los mltiples encuentros en donde de manera arbitraria se ha decidido y decide en el caso de este ultimo, sobre el destino de inmensas mayoras de seres humanos cuyo nico yerro ha sido poseer en el subsuelo que habitan preciados recursos naturales indispensables para saciar la sed de sangre del aparataje militar industrial de la intimidada civilizacin blanca occidental.

As, las lneas rectas se han manifestado de variopintas formas como una manera expedita de ocultar el fondo del asunto expresado en dominacin y sometimiento de pueblos enteros por parte de la amedrentada raza blanca occidental de este modo se han vivido y sufrido: invasiones y guerras cuya consecuencia inmediata se formulan a travs de: colonias de explotacin, territorios no autnomos, posesiones, establecimientos, protectorados, vasallajes, alianzas, asociaciones desiguales, cuasi-protectorados, arriendos y cesiones de base, mandatos y fideicomisos, condominios y denominaciones tan solemnes como co-imperios, Estados, departamentos y provincias de ultramar y la ultima de las modas, mxima expresin del capitalismo financiero especulativo, la tantas veces glorificada globalizacin, expresin sublime de la mano invisible del mercado, mgica ecuacin de opresin para la mayora y opulencia para pocos.

Bajo este conjunto de circunstancias, revisemos ahora algunas de las peligrosas amenazas para occidente y para la raza blanca, expresadas por esa gente incapacitada para gobernarse y autodeterminar su destino inmediato y futuro.

Helas aqu;

La Liga Revolucionaria, organizacin que emprendi la lucha en 1905 por la liberacin de China, se plante los siguientes objetivos como forma de atemorizar a la raza blanca occidental. a) Derrocar al gobierno corrupto y entreguista de la dinasta Manchu b) Establecer una Repblica c) Salvaguardar la paz mundial d) Favorecer la nacionalizacin de la tierra y la cooperacin entre los pueblos chinos y japoneses.

Por su parte, el Pacto de la Liga de los Estados rabes, suscrito en El Cairo, el 22 de marzo de 1945, estableci entre otras, las amenazas transcritas a continuacin:

  1. Tiene como fundamento esencial, fortalecer las relaciones entre los Estados miembros, coordinar sus polticas para realizar la cooperacin entre ellos y salvaguardar su independencia y soberana, y, en general, cuanto afecta a los asuntos e intereses de los pases rabes.

b) Se propone estrechar la cooperacin de los Estados miembros con la debida consideracin a la organizacin y circunstancias de cada uno, en las siguientes materias: Asuntos Econmicos y Financieros, incluidas las relaciones comerciales, aduanas, moneda, agricultura e industria; Comunicaciones, incluso ferrocarriles, caminos, aviacin, navegacin, correos y telgrafos; Asuntos culturales; Nacionalidad, pasaportes y visados, ejecucin de juicios y extradicin de criminales; Asuntos Sociales y Problemas de Salud.

c) Determinar los medios de cooperacin de la Liga con los organismos internacionales que se creen en el futuro para garantizar la paz y seguridad y regular las relaciones econmicas y sociales.

d) Se prohbe el uso de la fuerza para resolver las controversias entre dos o ms miembros de la Liga. Si surgiere una diferencia que no afecte a la independencia, soberana o integridad territorial de un Estado y las partes en disputa recurrieran al Consejo para el arreglo, la decisin del Consejo ser ejecutable y obligatoria.

e) Arbitraje y mediacin en toda diferencia que amenace conducir a la guerra entre dos Estados miembros o entre un Estado miembro y un tercer Estado con miras a procurar su reconciliacin.

En este mismo orden de ideas, la referida Conferencia Afroasitica de Bandung emiti una serie preceptos, que desde la misma fecha de su promulgacin no han dejado de constituirse en una temible y activa amenaza para occidente y para la raza blanca.

Sigmoslos:

1. Respeto por los derechos fundamentales del hombre y para los fines y principios de la Carta de las Naciones Unidas.

2. Respeto para la soberana y la integridad territorial de todas las naciones.

3. Reconocimiento de la igualdad de todas las razas y de todas las naciones, grandes y pequeas.

4. Abstencin de intervenciones o interferencia en los asuntos internos de otros pases.

5. Respeto al derecho de toda nacin a defenderse por s sola o en colaboracin con otros Estados, en conformidad con la Carta de las Naciones Unidas.

6. Abstencin de participar en acuerdos de defensa colectiva con vistas a favorecer los intereses particulares de una de las grandes potencias.

7. Abstencin por parte de todo pas a ejercitar presin sobre otros pases.

8. Abstencin de actos o de amenaza de agresin y del uso de la fuerza en los cotejos de la integridad territorial o de independencia poltica de cualquier pas.

9. Composicin de todas las vertientes internacionales con medios pacficos, como tratados, conciliaciones, arbitraje o composicin judicial, as como tambin con otros medios pacficos, segn la libre seleccin de las partes en conformidad con la Carta de las Naciones Unidas.

10. Promocin del inters y de la cooperacin recproca.

11. Respeto por la justicia y las obligaciones internacionales.

12. Hacer valer las creencias de las distintas culturas internacionales del Movimiento.

En este contexto, como hemos advertido, no puede caber ninguna duda que todo este conglomerado de manifiestos representan un riesgo enorme para occidente y la para la raza blanca oportuno es cuidarse a tiempo con el nico lenguaje entendido y aplicado por ellos: GUERRA TOTAL al eje, denominado ahora del mal, el cual puede estar como ya se dijo en cualquier lado. Nada se escapa, todo deriva finalmente en ese excremento de bufonadas supuestamente orientadas a proteger los derechos humanos de los ciudadanos de pases que no entran en su orbita, sea en America Latina, frica, Medio Oriente, Asia, mas all o mas ac; destruccin total es su lema, incluso las lneas rectas, las cuales modifican o reestructuran a su entera y cabal conveniencia.

Sin embargo, cuando los acontecimientos lo determinan la hipocresa occidental oportunamente declara contra natura, que: la subyugacin de cualquier pueblo constituye una denegacin de los derechos humanos fundamentales; todos los pueblos tienen derecho a la autodeterminacin;8 y mil dos cosas ms con enunciados tan elegantes como: recordandobla bla bla; profundamente preocupados bla bla bla; deplorando profundamente bla bla bla; reafirmando bla bla bla; teniendo presente bla bla bla toma nota con satisfaccin bla bla bla aprueba bla bla bla insta bla bla bla; condena bla bla bla; pide bla bla bla; exhorta bla bla bla, y as pare usted de contar, al fin y al cabo son solo eso, palabras bellas y selectas, estancadas por el poder del veto cuando occidente y la raza blanca se sienten amenazadas.

Resulta una perogrullada elemental confirmar de donde emanan los conflictos pasados, actuales y futuros en cualquier regin del orbe, surgen del producto directo del coloniaje y neo-coloniaje, disfrazados o vendidos como globalizacin inevitable, impulsados en todo momento por las leyes inexorables del mercado, dios supremo de la amenazada occidente y la raza blanca, fundamento bsico para el retorno de las lneas rectas.

No obstante, hoy como ayer saldrn al frente hombres con la suficiente fuerza tica y moral otorgada por la historia y los pueblos de la talla y valenta de Bolvar, San Martn, Artigas, Holgun, Hidalgo, Maderos, Morazn, Mart, Sun Yat-Sen, Zapata, Pancho Villas, Sandino, Farabundo, Lenin, Mao, Ho Chi Minh, Ghandi, Nheru, Fidel, Guevara de La Serna, Sedar Senghor, Kemal, Sukarno, Nasser, Nkrumah, Nyerere, Lumumba, en fin, tantos otros annimos de las luchas que han dispuesto su nombre en funcin de los intereses mas sentidos de las mayoras invisibles de la humanidad y como colofn de sto, sin temor a equivocarnos, la fibra inspirante da a da de la desaparicin definitiva de las sombras de toda manifestacin de atropello de cualquier ser viviente. No estamos hablando de otra cosa sino de ese enunciado vociferado y tocado por muchos distinguido como: PROCESO BOLIVARIANO.

En ltimo lugar, necesario es reconocer que hemos intitulado erradamente estas notas, las lneas rectas no estn de regreso, siempre han estado all, trazadas por los cdigos secretos y omnipresentes del mercado. Por ello la pertinencia del mensaje del extinto Aaron Swartz: No hay justicia, siguiendo leyes injustas. Y con esto cerramos estos juicios por dems amenazantes.

NOTA UNICA DE AMENAZA: Para el desmontaje del discurso de la superioridad de la raza blanca occidental y verificar los efectos presentes del sistema colonial sobre las economas africanas se recomienda la consulta y lectura de dos textos de extraordinaria agudeza intelectual y rigurosidad cientfica. a) EL ENGAO DE LAS RAZAS de Fernando Ortiz y b) COMO EUROPA SUBDESARROLLO A FRICA de Walter Rodney, o si por alguna razn usted comulga con la idea de la supremaca de una cultura sobre otra, no examine ni averige sobre el contenido del PLAN NACIONAL SOCIALISTA SIMON BOLIVAR 2013-2019, desarrollndose actualmente en Venezuela, dado que all constatar un idioma dentro de un eje cargado de conceptos efectivamente amenazantes para occidente y para la raza blanca, cosa esencial para proceder a la desaparicin de las lneas rectas.

Notas:

1 Pastor, Ana (1989) La Descolonizacin: el Tercer Mundo. Madrid. Ediciones Akal.

2 Reparto de frica, eje Bismarck-Europa. 1885

3 Reparto del mundo, eje Sociedad de Naciones-Wilson-Drummond-Avenol-Lester. 1919

4 Reparto financiero del mundo, eje BM-FMI-Dlar. 1944

5 Comienzo de la Guerra Fra, por desavenencias en el control de los pases del este de Europa liberados por la URSS durante la llamada Segunda Guerra Mundial, eje Churchil-Roselvet-Stalin. Febrero de 1945.

6 Reparto de Alemania, eje Churchill-Attlee-Truman-Stalin. Agosto de 1945.

7 Nuevo reparto del mundo, eje ONU-Consejo de Seguridad. Octubre de 1945.

8 Vase para ampliar, la resolucin de la ONU 1514 del 14 de diciembre de 1960

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter