Portada :: Palestina y Oriente Prximo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 20-02-2013

Los "Zuabis" de Israel

Uri Avnery
gush-shalom

Traducido para Rebelin por J. M. y revisado por Caty R.


Hasta ahora la nica contribucin de Yair Lapid al folklore israel es su discurso asegurando que no se unira a una maniobra para bloquear a Binyamin Netanyahu, ya que esto significara unir sus fuerzas a las de"los zuabis".

Esto requiere una explicacin para el pblico extranjero. La familia Zuabi es una gran Hamula (familia extendida en rabe) de Nazaret y sus alrededores. Varios miembros de esta familia prestaron servicios en la Knesset en los primeros das de Israel, todos como miembros de partidos o facciones sionistas rabes vinculados a partidos sionistas.

El actual miembro de la Knesset que lleva ese distinguido nombre es la diputada Hanin Zuabi, de 44 aos, representante del partido nacionalista rabe Balad. El fundador del partido, Azmi Bishara, abandon Israel tras ser acusado de delitos contra la seguridad. Dijo que debido a su diabetes severa no poda permitirse el lujo de ir a la crcel.

Hanin, sin embargo, es ampliamente odiada por propia cuenta. Tiene el don de meterse debajo de la piel de los judos israeles. Es intencionadamente provocativa, rspida y exasperante. Una vez fue atacada fsicamente por una de las soldados de asalto de Avigdor Lieberman mientras pronunciaba un discurso en la tribuna de la Knesset. Ni se inmut.

Pero su principal acto de gloria (o de odio) fue la audaz decisin de ir a bordo del barco turco Mavi Marmara que intentaba romper el bloqueo y llevar suministros a Gaza. El incidente, en el que nueve activistas turcos fueron asesinados por comandos israeles, levant un terremoto de emociones en Israel. Hanin Zuabi fue calificada de traidora. Muchos ciudadanos rabes admiraron su coraje, pero eso no impidi que su partido perdiera un escao en las ltimas elecciones. Sin embargo, Zuabi mantuvo su escao en la Knesset.

Ahoraes objeto de odio. En un artculo reciente, un destacado periodista puso su foto junto a la de Sarah Netanyahu y dijo que eran las dos mujeres ms odiadas en Israel, una de la izquierda yotra de la derecha.

As que si Lapid solo se hubiera negado a cooperar con Hanin, pocos judos israeles lo habran criticado. Lo que despert una tormenta de protestas fue una sola letra. Lapid no se neg a cooperar con Hanin Zuabi sino con "los zuabis" en plural. Esto se entiende que incluye a todos los miembros de las tres facciones rabes de la Knesset.

"Racista!" se escuch el grito desde muchos lados. "Inexcusable!", "intolerable!", "detestable!"

Los gritos podran haber sonado convincentes salvo por un hecho: en todos los esfuerzos actuales para construir una nueva coalicin de gobierno, ni siquiera se sugiere la incorporacin de las facciones "rabes".

Hay tres facciones "rabes". ("rabe" entre comillas, porque uno de ellos, el comunista "Hadash", tiene un diputado judo, el popular Dov Hanin. Sin embargo, los votantes del partido son casi todos rabes. El nmero de sus votantes judos disminuy en este tiempo).

Los miembros de esas facciones viven prcticamente en un gueto parlamentario. Funcionan igual que otros miembros, tienen derechos completos, uno ellos es un vicepresidente y preside las sesiones, en teora, puede incluso hacer sus discursos en rabe, aunque todos prefieren hablar en hebreo.

Sin embargo, hay una pared de cristal entre ellos y sus colegas. Hay un acuerdo tcito entre los miembros judos de que nodeben incluirlos enlas coaliciones. Lo ms cerca que estuvieron fue en 1993, cuando Yitzhak Rabin dependa de su apoyo, sin incluirlos en su coalicin. Sin ellos el acuerdo de Oslo nunca habra existido ni Rabin habra muerto asesinado. La ms feroz denuncia de su poltica era que no tena "mayora juda", que estaba regalando nuestra tierra entregada por Dios con la ayuda de las facciones rabes. Uno de los ms encarnizados acusadores era Binyamin Netanyahu.

Uno puede preguntarse cmo entraron los rabes en la Knesset desde el principio.

Esta no era en absoluto una conclusin conocida de antemano. Despus de todo, en la Declaracin de Independencia de Israel, el nuevo Estado se defini como "judo". Por qu se iba a permitir que los rabes participaran en la promulgacin de las leyes del Estado judo? Por habra que reconocerlos como ciudadas, despus de todos?

Hubo un enrgico debate sobre este tema en las deliberaciones secretas de la fundacin del Estado en 1948. Fue David Ben-Gurion quien tom la decisin final. Estaba preocupado por la opinin pblica mundial, especialmente en un momento en el que Israel luchaba para que lo admitieran en la ONU. Dado que Ben-Gurion era un poltico, era muy bueno en la combinacin de los intereses nacionales con los suyos propios.

La primera Knesset fue elegida en enero de 1949 mientras todava estaba en curso la guerra (me recuerdo votando cerca del campamento de convalecencia del ejrcito donde me recuperaba de mis heridas). En ese momento, los rabes que permanecieron en Israel despus de la huida masiva y la expulsin fueron objeto de "rgimen militar", lo que hizo que la vida de cada individuo rabe, hasta el ms mnimo detalle, dependiera totalmente del gobernador militar.

Ben-Gurion se encarg de que los ciudadanos rabes, mientras disfrutaban de una votacin libre, votaran a favor de su partido, el Mapai. A los jefes de las familias extendidas les dijeron que les haran la vida imposible si no se emitan el nmero prescrito de votos para el partido. A cada uno de ellos le dijeron cmo tena que votar su gente, por el propio Mapai o por alguna de las facciones rabes establecidas por Mapai precisamente para este fin. As que fue fcil comprobar que todas las familias haban votado.

Sin esos votos cautivos habra sido difcil para Ben-Gurion establecer sus coaliciones durante sus 15 aos en el cargo.

Despus de la Naqba de la guerra de 1948, los 200.000, ms o menos,"rabes israeles" que permanecieron, se encontraban en un estado de shock. No tenan los medios ni se atrevan a oponerse al gobierno de cualquier manera.

Las nicas excepciones fueron los comunistas. Durante la guerra de 1948, los dirigentes sionistas estaban estrechamente aliados con Stalin, quien nos proporcionaba casi todas nuestras armas. Esta alianza continu durante algunos aos, hasta que Israel estrech lazos con Occidente y el montaje de la paranoia antisemita de Stalin le puso fin.

En ese tiempo, el partido comunista israel haba construido una slida posicin dentro de la comunidad rabe en Israel. Fue en la prctica un partido rabe, aunque Mosc determin, por razones propias, que el Secretario General fuera judo. Las relaciones entre la dirigencia del partido y el gobierno estaban llenas de contradicciones, mientrasel partido fue tolerado por Israel por las alianzascon Mosc, de vez en cuando era perseguido por el Shin Bet como una quinta columna.

Dado que ningn otro partido rabe (excepto los mencionados traidores rabes de Mapai) fue tolerado en absoluto, el partido comunista disfrut de lo que prcticamente equivala a un monopolio en el sector rabe. Su dominio sobre las ciudades y aldeas rabes en Israel se acerc al dominio que Mapai tena hasta 1977 en la poblacin juda. Ay de los rabes que se atrevan a oponerse a l!

Despus de que Ben-Gurion fuera expulsadopor su propio partido en 1963, la actitud oficial hacia los ciudadanos rabes poco a poco se hizo ms liberal. El gobierno militar se aboli oficialmente en 1966 (fue uno de mis primeros votos en la Knesset). Con el tiempo permitierona los nuevos partidos rabes establecerse y entrar en la Knesset. Las relaciones entre los rabes y el Estado entraron en una nueva etapa muy difcil de definir.

Israel se define oficialmente como un "Estado judo y democrtico". Algunos consideran esto un oxmoron: si es judo, no puede ser democrtico, si es democrtico no puede ser judo. La doctrina oficial dice que el carcter del Estado es judo pero que todos los ciudadanos disfrutan (o deberan disfrutar) de igualdad de derechos.

En la realidad, Israel nunca ha llegado realmente a dominar esta contradiccin fundamental: cul es el estatus de una minora nacional en unEestado que se identifica totalmente con la mayora nacional? Es decir, cmo pueden los ciudadanos rabes realmente ser iguales en un Estado que dice ser "el Estado-nacin del pueblo judo"?

A partir de la Ley del Retorno, que se aplica slo a los judos y sus descendientes, pasando por la Ley de Ciudadana, que hace una clara distincin entre judos y no judos, a decenas de leyes de menor importancia que conceden privilegios a las personas que se definen como "personas a las que podra aplicarse la Ley del Retorno", no existe una igualdad real. En la prctica la discriminacin, manifiesta o encubierta, impregna la sociedad.

Muchos israeles afirman que aborrecen la discriminacin, pero afirman que otros pases democrticos no tratan mejor a sus propias minoras nacionales.

Una tercera generacin de "rabes israeles" est creciendo. Ya no se siente intimidada por el gobierno, pero vive en un limbo mental. Con orgullo se definen como palestinos y apoyan la lucha del pueblo palestino en los territorios ocupados, pero tambin se estn volviendo ms y ms israeles. Otro Zuabi, Abd-al-Aziz, miembro de la Knesset hace muchos aos, acu la frase: "Mi Estado est en guerra con mi gente". El diputado rabe ms prominente de la Knesset en la actualidad, Ahmad Tibi, en un tiempo asesor cercano de Yasser Arafat, es en mi opinin el ms israel de todos los miembros de la Knesset, tanto en carcter como en comportamiento.

En realidad, los rabes estn mucho ms integrados en la sociedad israel de lo que muchos creen. Pacientes judos en los hospitales pblicos no son conscientes del hecho de que el mdico y el enfermero que los tratan son rabes. En los partidos de ftbol entre los equipos de judos y rabes loshooligansjudos gritan "Muerte a los rabes" y sus pares rabes igualmente gritan, con el mismo entusiasmo: "Al es grande!"

Hace unos aos, Lieberman propuso que las ciudades y aldeas rabes ubicadas en Israel cerca de la frontera de Cisjordania deberan estar unidas al futuro Estado palestino a cambio de los asentamientos judos en la Ribera Occidental en el otro lado de la frontera. Hubo una tormenta de protestas de la poblacin rabe. Ni un solo portavoz rabe apoy la idea.

Sin embargo, la amargura creciente de los ciudadanos rabes est impulsando a los diputados rabes a posiciones cada vez ms extremas y expresiones estridentes, mientras los polticos judos de derecha se vuelven cada vez ms extremistas en su racismo anti-rabe. As, la brecha entre los dos campos de la Knesset es cada vez ms amplia.

As que Lapid cortej astutamente a la corriente principal cuando expres su desprecio por los "zuabis". Hanin Zuabi, por supuesto, se sinti halagada.

Uri Avnery es escritor israel y activista por la paz con Gush Shalom. Colabor en el libro de CounterPunch The Politics of Anti-Semitism .

Fuente: http://zope.gush-shalom.org/home/en/channels/avnery/1360940477/



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter