Portada :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 21-02-2013

La conciencia social despeja el horizonte

Ramn Pedregal Casanova
Rebelin


10 de Noviembre de 1837.

 

Muy estimado padre:

 

Hay momentos en la vida que son como jalones colocados a lo largo del camino que lleva del pasado al futuro. En esos momentos de transicin, uno siente la necesidad de mirar el pasado y el presente con la mirada de guila del pensamiento para darse cuenta de dnde est.

Karl Marx, carta a su padre. (Antologa. Marx el arma de la crtica. Edit. Catarata).


Durante tanto tiempo nos han manoseado la conciencia que cuando los dueos del capitalismo destrozan las condiciones de vida de las clases trabajadoras una buena parte de stas resulta conforme. Y es que han hecho que durante largos aos perdamos la comunicacin entre nosotros, con lo que hemos perdido nuestra identidad. Han conseguido nuestra sumisin porque nos han despojado de nuestra cultura, y nos desconocen, nos desprecian, porque no nos reconocen, nos roban y nos empujan a suicidarnos.

Primero han terminado con la conciencia propia, con la conciencia de lo que somos, si no tenemos conciencia no podemos comunicar nada propio, no tenemos identidad, no sabemos nuestra fuerza social, somos marginados.

Durante tanto tiempo hemos comido y dormido admirando a los ladrones, que como quien duerme bajo el fro, hoy resulta que mucha gente se hace un ovillo para aguantar.

Durante tanto tiempo hemos servido a sus propsitos

Estn en la forja los tiempos venideros, que no son los mismos de antes, ni de hoy, no los vemos llegar, pero se oyen algunas voces de repudio, son nuestras, son de nosotros los comunes, piden que se arranque de raz a los ladrones, los arrancaremos de raz, no lo os los que an no gritis?, lo gritamos en la calle y en su parlamento (s, con minscula), en los centros de trabajo y en los centros de enseanza, en los transportes, en los centros sanitarios, en los barrios y en los pueblos, El modelo que los banqueros implantan a marchas forzadas augura das feroces; en estos momentos hay tirones, hay desgarros, hay gritos insultantes, no es bastante, el robo de la burguesa se acelera.

Sus gobiernos, partidos y sindicatos cmplices qu pretenden ante el conflicto que amenaza sino hacer otra transicin, dicen tambin regenerar, reformar, ley hipotecaria, ley bancaria, ley electoral, leyes laborales, cambiar la imagen para que nada en el fondo cambie, borrn y cuenta nueva, lo pasado pasado est. Mientras hablan siguen haciendo, no decae el sabotaje de la burguesa a los bienes sociales y a los derechos de la clase obrera; todos los das la patronal y su gobierno, con el silencio, el juego de la discusin sobre superficialidades, la verborrea que es apoyo de sus segundos o terceros, nos sobrevuelan arrojando bombas desde sus emisoras para desanimarnos, desorientarnos, siembran el aire de amenazas, y aplican su violencia que llaman ley para cometer atropellos que son crmenes en los centros de trabajo y en las casas.

En estos momentos manosean nuestra conciencia para meternos en otra horma que nos deforme la mente por generaciones; pero despertamos nuestro lenguaje tanto tiempo dormido, respondemos con indignacin, en las puertas, en las ventanas y escaparates de los bancos ya se lee ladrones, criminales, asesinos, y parte de las clases trabajadoras, an es una parte, dice eso mismo sin miedo en la calle, en el trabajo, en sus casas; hagamos nuestro trabajo para que crezca el nmero de conciencias que se sacuden a los manoseadores y su mentira; la conciencia social crece, las condiciones subjetivas despiertan, y se despeja el horizonte, si miramos con la mirada de guila del pensamiento vemos que hay futuro para los derechos sociales, para el verdadero cambio social.


Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter