Portada :: Colombia :: Derechos Humanos en Colombia
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 21-02-2013

Audiencia por la Operacin "Gnesis" de Ejrcito y paramilitares contra la poblacin de Cacarica
Vergonzoso destape de Santos ante la Corte Interamericana

Camilo de las Casas
Comisin Intereclesial de Justicia y Paz


El verdadero tratamiento del gobierno de Santos a las vctimas quedo reflejado el pasado 11 y 12 de febrero en la audiencia ante la Corte Interamericana por los hechos ocurridos entre el 24 y 27 de febrero de 1997 en Cacarica, Choc. Luego de observar la audiencia la nica conclusin posible es que existe una profundizacin de la esquizofrenia del Estado. Ya haba sucedido con la peticin de perdn de Santos a los militares, no a las vctimas, en respuesta de la decisin de un Tribunal de Cundinamarca que orden a los castrenses pedir perdn por la desaparicin forzada de 11 personas en los hechos de la contra toma del Palacio de Justicia en noviembre1985.

As que no podra ser otra la actitud de Rafael Nieto, abogado en representacin del intereses del Estado, no del colombiano si no del gobierno y de, creo yo, amplios sectores de militares y los de ACORE. Una de las pretensiones del gobierno en el caso fue demostrar que la ley de vctimas es el mecanismo ms idneo que satisface los derechos de estas. El Vice Ministro Samper, hijo del presidente de la poca de la operacin militar, aunque diferenci la ayuda humanitaria, de la reparacin, fue usado en los alegatos de Navia, este no apareci como un ViceMinistro si no como alguien subordinado a Navia; este Navia concluy que ningn pas en el mundo haba hecho lo que Colombia por las vctimas, reduciendo el problema de la reparacin a unas cuantas. Insisti permanentemente que las vctimas del caso podran acudir a la ley de vctimas, donde no se requiere prueba judicial y pueden recibir respuesta a sus exigencias, pues el sistema interamericano es subsidiario, de algo, segn l, que ya funciona en Colombia. Habr que demostrar el sentido lastimero y caritativo con que el gobierno est tratando a millares de colombianos que acuden para recibir un apoyo econmico como vctimas, otra degeneracin ms, de la autntica responsabilidad del Estado.

Para el mandato de Santos encarnado en su agente, el doctor Navia, en el fondo solo importan dos cosas: evitar una indemnizacin en conformidad con estndares internacionales y en especfico de grupos colectivos, por que la ley 1448 ya todo lo contempla; y dos, evitar al mximo que un tribunal internacional pueda volver a referirse a la estrategia militares paramilitares protegiendo entre otros al general Rito Alejo del Ro Rojas y una cadena de militares debajo de este, pero tambin encima de l, en ese entonces miembros del Estado Mayor. Habra que ver si entre esos militares ms arriba se encuentra Jorge E Mora Rangel, quin en documentos desclasificados del Departamento de Estado aparece como uno de los protectores del que ha sido llamado El pacificador de Urab.

En fin, para Santos, el que quiere pasar a la historia como quin logr la paz, la verdad histrica y el esclarecimiento penal no son importantes. Navia dej claro que da lo mismo quin haya sido el responsable y cul haya sido la responsabilidad en una violacin, ah hay una platica para las vctimas. Obvio, ni para l ni los militares es importante la verdad histrica ni el esclarecimiento penal para el Estado, se colige, la reparacin y no repeticin se reduce a una indemnizacin monetaria.

El abogado Rafael Nieto, de ingrata recordacin en el rol que debera jugar segn la operacin internacional dentro de la estrategia ofensiva ilegal del DAS, mostr sus dientes contra las vctimas. La manera inquisitiva, agresiva, manipuladora en defensa del Estado, me record aquel, en defensa de las instituciones. Dicen por ah que por este caso, a Nieto se le pagarn 500 millones de pesos, una buena suma, que las vctimas nunca lograrn con toda su vida de trabajo..

Volviendo a Nieto, su tratamiento a dos testigos de las comunidades negras asociadas en CAVIDA evidenci su despreci por ellas y por la verdad histrica. Su defensa es la mentalidad del guerrero que usa de la justicia, del contra derecho democrtico. Afincado en la visin doctrinaria de la seguridad nacional concibi a las vctimas como enemigos internos, las pretendi asociar a una operacin concertada con las FARC, de ah que les acos, les atac despiadadamente. Pero la defensa del Estado desconoci, error absolutamente grave, si quera defender a las sacro santa institucionalidad militar y sus auxiliares paramilitares, y a los inconfesables sectores empresariales beneficiados de esta violencia, como Multifruits Ltda y la multinacional Del Monte, que se trataba de afros; habitantes rurales caracterizados en sus expresiones lingsticas, en la narracin, por su referencia a un modo de tiempo y de espacio que no corresponde al positivismo leguleyo; desconoci la condicin de sujetos de una tradicin oral capaz de referirse con profundidad a los detalles que impactan su existencia y que sostienen la verdad real de lo que sucedi en esos das.

Aparente conocedor de la regin, Nieto, qued como el abogado que desconoce los contextos y las cosas simples de la vida. Cuando se dice lmites territoriales, se dice de tierras vecinas, no a 30 kilmetros. Cuando l mismo dice que la operacin de la brigada 17 es en Salaqu olvida que su lmite es Cacarica, no una distancia limtrofe de 30 kilmetros en los que no hay nada ni nadie. Dos lgicas evidentemente contrarias, la de la defensa del Estado arrogante con la del humilde poblador.

Pero la cuestin no par all, sostuvo que la guerrilla conociendo del desarrollo de la operacin Gnesis organiz un desplazamiento para sostener que no hubo responsabilidad estatal, infortunadamente no aport ninguna prueba. Cundo le manifestaron los abogados de las vctimas, que los exguerrilleros, Samir y Karina, nunca se han referido a Cacarica, no pudo sostener ms que lo mismo que todo fue un contubernio, tal vez, proyectando en sus alegatos, lo que l sabe que realmente sucedi el contubernio criminal institucional.

Nieto no ahorr esfuerzo alguno para disimular su animadversin a las vctimas y a sus representantes tratando de modificar circunstancias de modo, de tiempo y de lugar respecto a lo que las vctimas afirmaron. En su obsesivo objetivo atac a los testigos, a la vez vctimas, cambio las noches por las madrugadas, excluy en la presentacin de sus peritos, que parecan testigos de excepcin de los que haba ocurrido en febrero de 1997, ambos militares, uno de los puntos de ubicacin de la operacin Gnesis en Cacarica y despus que se le nombr varias veces el lugar conocido como Teguerr, dijo al estilo de Godofredo es que hay tres Teguerr.

Las infamias del Estado colombiano contra las vctimas no pudieron quedar mejor reflejadas. La sntesis del acervo probatorio que mostraron los representantes de las vctimas es contundente. Testimonios de militares que hablan de las reuniones frecuentes de Rito y los paramilitares en la propia brigada 17, Ever Veloza, Fredy Rendn, Ral Hasbn y una de ellas la realizada en diciembre para la toma del municipio de Ro Sucio y la continuidad con la operacin Gnesis, en la que particip el prfugo coronel Jorge Elicer Plazas, vale recordar que particip en el asesinato de Jaime Garzn, y a quien habra que peguntarle por Mora Rangel, el que est en los dilogos de la Habana y La Terraza; los testimonios de William Soto, declarado paramilitar, afirm la coordinacin en la Operacin Gnesis, con la participacin de 15 hombres del ejrcito y 45 de los paramilitares y al acuerdo de no enfrentamiento con las tropas al mando de Rito Alejo del Ro y los paramilitares de las Auc; ah y finalmente, ll os testimonios de testigos de la defensa del general Rito Alejo del Ro, que se refieren a las operaciones conjuntas entre militares y paramilitares en febrero de 97. Nada de esto Nieto lo refut. Solo atac a las vctimas por haberse referido a la reunin en Bocachica, Cacarica, centro de operaciones de militares y de paramilitares; por sostener que el desplazamiento lo causaron las operaciones conjuntas, porque la brigada 17 expres en medio de la gente que le pidi proteccin, que no podan hacer nada, porque los que se quedaban eran los paramilitares y deban ir a Turbo, donde la polica los reunira para llevarlos al coliseo de Turbo.

Una verdad histrica, una verdad real. La brigada 17 us de medios ilegales, encubiertos generando el desplazamiento forzado de los habitantes de Cacarica. Reconocer eso, es gallardo, es respetar a las vctimas, es respetar la historia colectiva, es honor de un verdadero guerrero y de alguien que busca la paz. Lo contrario es proteger la lgica en que Rito Alejo del Ro y centenares militares de alto rango han actuado en Colombia, en los ltimos 25 aos, y quienes les han emulado, celebrado y apoyado como lvaro Uribe Vlez. No solo se trata del homenaje en el Hotel Tequendama. En audiencia interna el abogado del general Del Ro, expres que este como gobernador de Antioquia estuvo al tanto de la operacin Gnesis. No aceptar la realidad es temer al poder del derecho, negar la posibilidad de no repeticin de los derechos a las vctimas y mantener la construccin de un Estado esquizofrnico incapaz de reconocerse as mismo, para curarse.

Gnesis, doctor Navia, no es aplicacin del derecho internacional humanitario, es una expresin de una criminalidad que permea las operaciones contra los civiles, usar de medios ilegales como los paramilitares para lograr propsitos inconfesables a nombre de las democracia. La operacin Gnesis fue clarsimamente una operacin encubierta de la brigada 17 con los paramilitares. Y en el derecho internacional, yo que soy ignorante en la materia, me qued claro, que una cosa es la asistencia humanitaria y otra la reparacin. As que no nos confunda o como dijo alguna vez su mandatario; no nos crea tan pendejos.


En Tumarad, hace unas horas, segn aparece en pginas de internet, los paramilitares volvieron a atacar a los integrantes de CAVIDA, en ese lugar, ese que Nieto neg que existiera en dnde hoy existe. As no se defiende un Estado democrtico!. Un Estado se defiende con la verdad y con el respeto a los derechos de las vctimas, no desprecindolas.


Fuente: http://justiciaypazcolombia.com/Vergonzoso-destape-de-Santos-ante



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter