Portada :: Bolivia
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 25-02-2013

Sobre la nacionalizacin de SABSA
Conflicto de intereses

Sergio Martn-Carrillo
Cambio


El Gobierno del presidente Evo Morales sigue cumpliendo con el mandato constitucional que prev la recuperacin del control y la gestin por parte del Estado de los recursos naturales, los servicios bsicos y los servicios estratgicos para el disfrute de todas y todos los ciudadanos bolivianos.

Esto, contrasta fuertemente con la actitud que en los ltimos aos han mantenido los sucesivos Gobiernos espaoles para con sus ciudadanos y ciudadanas. Tanto el Gobierno de Jos Luis Rodrguez Zapatero, del PSOE, como el de Mariano Rajoy, del PP, han priorizado los intereses de los mercados internacionales y de los grandes capitales por encima de los intereses de las personas. Sobre estos supuestos, se entiende claramente la visin enfrentada que ambos Gobiernos, el boliviano y el espaol, tienen sobre los procesos de recuperacin de la soberana de los recursos. Es decir, las acciones de ambos gobiernos obedecen a intereses sumamente contrapuestos, inters del Pueblo frente a intereses de los mercados internacionales de capitales.

Sobre esta dicotmica interpretacin de los intereses que deben guiar las acciones de Gobierno, es necesario hacer referencia al caso concreto que ha llevado a la nacionalizacin de la empresa de Servicio Aeroportuarios de Bolivia, SABSA por parte del Gobierno del Estado Plurinacional de Bolivia.

SABSA, propiedad de las espaolas Abertis y AENA, consigui la concesin para gestionar los tres aeropuertos ms importantes de Bolivia (el de El Alto, el de Cochabamba y el de Viru-Viru en Santa Cruz) en el ao 1997. El desembolso realizado por SABSA fue tan slo de 26.000 bolivianos (poco ms de 3.700$) lo que le dio acceso a administrar 430 millones de $. Desde ese ao, SABSA, ha obtenido unas utilidades que asciende a 20,6 millones de dlares, lo que supone un 2.164% sobre el capital inicial desembolsado. En definitiva, un negocio redondo. Claro, un negocio redondo para SABSA, mientras que el Pueblo boliviano sufra su descapitalizacin.

Otro de los datos a destacar de la gestin de SABSA, es el sueldo de su Gerente General, que residiendo en Bolivia tena unos honorarios mensuales de 127.000 bolivianos (18.247 $ mensuales). Una ofensa para el Pueblo Boliviano. Pero ms all, no debemos olvidar, que AENA, una de las empresas que controla parte de SABSA, es de titularidad pblica espaola, por lo que mantener un salario de tal calibre (ms del doble al del propio presidente espaol Mariano Rajoy) en plena devaluacin de las condiciones sociolaborales en Espaa resulta una ofensa tambin para el mismo Pueblo espaol.

El pasado lunes, da en el que el Presidente Evo Morales anunciaba el Decreto de nacionalizacin, ste, en su discurso ante los medios de comunicacin daba a conocer como SABSA haba incumplido los planes de inversin comprometidos. El Ministro de Obras Pblicas boliviano, record a su vez desde La Paz, que en el ao 2005 se firm un convenio con SABSA por el que esta se comprometa a invertir hasta el ao 2022 un monto de 53,4 millones de $, debiendo alcanzar la cifra de 26 millones de $ en el ao 2011. Sin embargo, lo invertido por SABSA en este periodo apenas alcanz los 5 millones de $. Esto a pesar de las altas utilidades obtenidas y el elevado sueldo de su Gerente General.

Por otro lado, los propios trabajadores de SABSA llevaban meses denunciando la falta de inversiones en los aeropuertos, por lo que venan reclamando la nacionalizacin para revertir esta situacin. El propio Gobierno ha reconocido que llevaba tiempo estudiando esta medida, pero que sin embargo, haban estado implorando el poder llegar a un acuerdo con los propios gerentes de SABSA para que sta, previa mejora de la inversin y las condiciones de los aeropuertos, pudiera seguir gestionando los mismos. Ante la imposibilidad del acuerdo, la nica salida posible para mantener un servicio adecuado y de calidad fue la nacionalizacin. Ahora, tal y como coment el presidente Evo Morales, restara la valoracin del patrimonio de SABSA en los prximos 180 das para que el Gobierno realice una compensacin justa por la empresa nacionalizada.

En conclusin, esta accin no debe ser interpretada como una ofensa al Pueblo espaol, ya que en ningn caso es esto lo que representa. Por su parte, el Gobierno espaol en vez de amenazar sobre el deterioro de las relaciones bilaterales de ambos pases, debera comenzar a regirse tambin por los intereses de sus ciudadanos y ciudadanas, y no por los intereses impuestos por los grandes capitales y los mercados internacionales. La nacionalizacin de SABSA, bajo ningn trmino, debe ser interpretada como una ofensa al Pueblo espaol, sino como una defensa de los intereses del Pueblo Boliviano ante una situacin injusta. Quizs, si en Espaa somos capaces de reproducir esta correlacin de fuerzas ante intereses enfrentados, tengamos una salida ms prxima a la delicada y triste situacin que actualmente estamos atravesando.

 

 

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter