Portada :: EE.UU.
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 25-02-2013

El carbn enturbia el futuro del pueblo navajo

Adazahira Chvez
Desinformmonos

El pueblo indgena ms numeroso en los Estados Unidos enfrenta a una de las industrias ms contaminantes en su propia tierra y sus aguas: las minas de carbn.


Las comunidades indgenas navajo resisten la devastacin ambiental causada por la minera de carbn a cielo abierto, y los desplazamientos forzados, que pretenden limpiar su territorio ancestral de gente, para facilitar la generacin de electricidad.

Aunque una protesta reciente de indgenas hopi y navajos en las oficinas centrales de la empresa minera Peabody, en Missouri, atrajo los reflectores hacia la zona de Black Mesa, Arizona, la explotacin del carbn lleva ms de cuatro dcadas en la zona y ya muestra sus huellas, mientras los indgenas voltean al sol para demostrar que hay alternativas a la sucia industria carbonfera.

El yacimiento ms grande de reservas de carbn en el oeste de los Estados Unidos -con 20 mil millones de toneladas- est en Black Mesa y cruza las reservas de los pueblos hopi y navajo, en el noroeste de Arizona.

Debido a esta riqueza, la compaa Peabody hace minera a cielo abierto en la zona desde 1966, cuando los consejos tribales hopi y navajos no la poblacin, precisa Wahleah Johns, indgena especialista en el tema de agua- firmaron contratos de arrendamiento con un consorcio de 20 empresas de servicios pblicos que dise una red de energa para el suroeste urbano.

Como el agua y el carbn

La prdida del Acufero Navajo es el tema ms grave para las comunidades navajo, tanto por las afectaciones al ambiente como a la salud, seala Wahleah, integrante de Black Mesa Water Coalition, en entrevista con Desinformmonos.

Peabody estableci dos minas en la regin, la Black Mesa y la Kayenta. sta ltima est cerrada, pero sus efectos persisten. Adems de los millones de toneladas de dixido de carbono que lanz a la atmsfera, la mina us ms del 70 por ciento de las aguas vrgenes del Acufero Navajo, del que los indgenas extraan agua para beber y para usos sagrados. Esta agua fsil tiene decenas de miles de aos en el subsuelo navajo.

Por ms de 35 aos, la compaa Peabody us nuestras aguas del subsuelo para transportar el carbn por una tubera que mide 300 millas, seala Wahleah Johns en entrevista con Desinformmonos. En 2006, debido a que la comunidad inst a Peabody a que no usara sus aguas para transportar el carbn, dejaron de hacerlo pero siguieron usndola para otras cosas, como el control del polvo que produce la mina.

Wahleah, especialista en agua y energa, precisa que el lquido del acufero antes se poda beber sin necesidad de tratamiento, pero por la actividad minera ahora el depsito presenta daos. Muchos manantiales de Black Mesa se han secado y el agua se contamin. La gente se cuestiona el uso que hace Peabody del agua, apunta Johns, y agrega que la compaa usa dos veces ms agua que la comunidad.

Adems del agua, a los navajos les preocupan los daos a la salud generados por la explotacin minera. En Black Mesa la explotacin minera es a cielo abierto, por lo que los polvos que se producen provocan asma y otros males respiratorios.

La estacin generadora de electricidad llamada Navajo produce 2200 megawats, mientras que otras plantas a base de carbn normalmente producen entre 500 y 1500 megawats. Utiliza ocho millones de toneladas de carbn cada ao, y la Agencia Estadunidense de Proteccin Ambiental le pidi que tenga un mayor control de la contaminacin que genera al quemar el carbn.

El agua es central para lo que somos, no slo para el pueblo navajo sino para el hopi tambin, seala Wahleah. Pero es complicado, apunta, porque hemos tenido en nuestro patio a esta industria por decenas de aos; adems, estn todos los contratos entre la compaa y el gobierno tribal, y con los dueos de la estacin generadora; ahora vemos los impactos que nos traen y queremos manifestar nuestra preocupacin sobre la manera en que marchan las cosas en la minera del carbn, no solamente ante los responsables de Peabody o el gobierno, sino ante las agencias federales responsables de la proteccin de su salud, su futuro y su modo de vida.

Los desplazamientos y el arraigo al territorio

En 1974, el Congreso aprob la Ley 93-531, conocida como la ley de la reubicacin, responsable del desplazamiento forzoso de alrededor de 10 mil familias navajo, adems de centenares de hopi, del rea de Black Mesa para hacer posible la minera. Es el desplazamiento ms grande de indgenas desde el Camino de las Lgrimas, que tuvo lugar entre 1831 y 1836, cuando ms de 45 mil indgenas fueron despojados de sus tierras para abrirlas a los asentamientos de los colonizadores.

La mayora de los desplazados actuales son navajos. Algunos se han ido fuera de la reservacin y otros buscan otras tierras dentro, pero -pese a que la presin para irse persiste y a las peligrosas condiciones de vida que crean las minas de carbn en los lugares donde se asientan- varias familias tradicionales navajos se han negado a abandonar sus tierras y persisten en su forma de vida y tradiciones.

El testimonio de un habitante de Black Mesa, Gerold Blackrock, relata que: la mina est destruyendo los lugares que tienen nombres; donde quiera que vayas aqu, cada lugar tiene un nombre, los que aprend de mis abuelos, los que han existido durante cientos de aos. Muchos de esos lugares, el conocimiento sobre ellos y los valores culturales estn siendo destruidos por la mina.

La paradoja, seala la activista Johns, es que en las comunidades mucha gente no tiene electricidad ni agua corriente. La gente se sorprendera si viniera a Black Mesa y viera; para m, es la forma tradicional de vida, criando ganado y plantando los alimentos propios. Es una hermosa forma en que hemos vivido por muchas generaciones, y cuando tu nica fuente de agua es puesta en peligro, verdaderamente tenemos que defender lo que somos, agrega Johns.

Volver al sol

Un factor que complica la solucin al uso del carbn es que ste se volvi parte de la economa navajo. Nuestro gobierno tribal se beneficia de la minera del carbn, adems de que mucha gente nuestra trabaja en la mina o en la planta de combustin, precisa Wahleah.

Por otra parte, la gente que no trabaja en el carbn busca que haya una transicin a la energa solar. Ese es el futuro para todos, especialmente en el suroeste, donde tenemos un gran potencial solar, apunta Wahleah. Las comunidades se pueden beneficiar directamente, las plantas no tienen que pertenecer a otros, menciona.

Como hechos concretos para demostrar que pueden generar electricidad de una manera diferente, la especialista seala que tenemos lneas de transmisin y la estructura para demostrar cmo podemos dejar el carbn y mudarnos hacia el sol.

El otro asunto por el que han trabajo por diez aos es que los dueos de Peabody y las agencias federales se vean obligados a proteger sus tierras, aguas y salud.

Para lograr sus objetivos, diversas asociaciones planean un ao lleno de acciones que resalten la problemtica en Black Mesa. Cabalgatas, reuniones y manifestaciones se alternarn con educacin en las comunidades para llamar la atencin sobre el tema, indica Wahleah.

Veo esperanza. Aunque hay muchos retos, veo tambin soluciones. Es importante que los indgenas encabecen esas soluciones, que de formas innovadoras podamos salir de la situacin en que estamos metidos hoy, finaliza la indgena.

Fuente: http://desinformemonos.org/2013/02/el-carbon-enturbia-el-futuro-del-pueblo-navajo/



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter