Portada :: Amrica Latina y Caribe
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 25-02-2013

Se expanden los tugurios en los mrgenes de las ciudades
Desplazamientos forzosos de pobladores

Juan Luis Berterretche
Rebelin


Los emigrantes, ahora

Desde siempre, las mariposas y las golondrinas y los flamencos vuelan huyendo del

fro, ao tras ao, y nadan las ballenas en busca de otra mar y los salmones y las

truchas en busca de sus ros. Ellos viajan miles de leguas, por los libres caminos del

aire y del agua.

No son libres, en cambio, los caminos del xodo humano.

En inmensas caravanas, marchan los fugitivos de la vida imposible.

Viajan desde el sur hacia el norte y desde el sol naciente hacia el poniente.

Les han robado su lugar en el mundo. Han sido despojados de sus trabajos y sus

tierras. Muchos huyen de las guerras, pero muchos ms huyen de los salarios

exterminados y de los suelos arrasados.

Eduardo Galeano, Las bocas del tiempo *


La asuncin de los gobiernos progresistas, con la excepcin de Venezuela, Bolivia y Ecuador, no signific cambios substanciales en la desigualdad social en el continente. Y esto es as porque no se removieron los principales condicionamientos econmicos que provienen de los planes de ajustes estructurales (PAEs) del FMI y el Banco Mundial, de la etapa de golpes militares del siglo pasado. En la mayora de los pases subsisten los mandatos del Consenso de Washington.

La principal causa de desigualdad se centra en la propiedad de la tierra. En algunos de estos pases an perdura la injusticia de la propiedad oligrquica del territorio y en otros, desde las ltimas dcadas, arrecia la ofensiva de las transnacionales que desalojan a la poblacin, desmatan y contaminan la tierra, el agua y el aire, con la implantacin de proyectos hidroelctricos, mineros, de mono-cultivos intensivos y ganadera, sobre tierras campesinas y de poblaciones indgenas.

Podemos constatar que no se ha avanzado gran cosa en disminuir de manera substancial la desigualdad social en el continente. Para Naciones Unidas, Amrica Latina sigue siendo la regin ms desigual del mundo/1. Las instituciones internacionales de dominacin hacen todo tipo de diagnsticos sobre la psima situacin social continental y proponen soluciones que no van ms all del asistencialismo o las buenas intenciones. Sobre todo porque dan como inmodificable la dinmica econmica de la globalizacin capitalista en medio de su crisis estructural crnica.

Urbanizacin mundial?, tugurizacin regional

La ONU asume la aceleracin de la urbanizacin del mundo y nuestro continente como algo inevitable, porque para ellos, esa dinmica proviene de un sistema econmico indiscutible e inmodificable. Nos dicen que el mundo se urbaniza a ritmos sin precedentes. En 1900, la poblacin urbana era el 13% (220 millones). Para 1950, el 29,1% (732 millones). En el 2005, el 49% de la poblacin viva en asentamientos urbanos (3.171 millones)/2. En 2010 con una poblacin mundial cercana a los 7000 millones de habitantes la poblacin urbana ya alcanzaba los 3500 millones pasando el 51,3%/3 del total.

Mientras tanto la poblacin de barrios marginales en el mundo sobrepasaba los mil millones y en Latinoamrica y el Caribe en 2006-07 era de ms de 134 millones significando el 30,8 como porcentaje de la poblacin regional total /4. Es decir poco menos de un tercio de la poblacin urbana en la regin, vive en barrios marginales (favelas, villas miseria, poblaciones jvenes, cantegriles, etc. como se los llama en distintos pases). Debera hablarse no de urbanizacin sino de tugurizacin en los mrgenes de las ciudades.

Los tecncratas internacionales de la ONU destacan un proceso de urbanizacin explosivo, cuando en realidad lo explosivo es el aumento de la poblacin en suburbios y arrabales sin ninguno de los beneficios de la vida ciudadana y con todas las posibles lacras del amontonamiento y promiscuidad en barracones precarios, en terrenos peligrosos y contaminados sin ninguna clase de servicios pblicos.

Qu significa barrios marginales? Para ONU estos barrios estn caracterizados por exceso de poblacin, habitaciones pobres o informales, acceso inadecuado a agua potable y condiciones sanitarias e inseguridad en la propiedad de la morada /5.

Estas condiciones deplorables de vida no tienen perspectiva de mejorar o disminuir. Por el contrario los investigadores del proyecto Observatorio Urbano de la ONU advierten que en 2020 la pobreza urbana del mundo que hoy en promedio es el 31,2% llegar al 45% o 50% del total de los moradores de las ciudades /6.

Mxico Ciudad Nezahualcoyotl: 17.537 mexicanos por km2

Cmo se inscribe nuestro panorama continental en esa situacin general? En una tabla elaborada por Mike Davis para su libro Planet of Slums /7 de los 30 mayores barrios marginales del mundo, por su poblacin, los cinco primeros son sudamericanos:

  1. Neza/Chalco/Izta (Ciudad de Mxico)/8, con 4 millones de habitantes.

  2. Libertador (Caracas) con 2,2 millones de habitantes.

  3. El Sur/Ciudad Bolvar (Bogot) con 2 millones de habitantes.

  4. San Juan de Lurigancho (Lima) con 1,5 millones de habitantes.

  5. Cono Sur (Lima) con 1,5 millones de habitantes.

En esta lista puede llamar la atencin que no estn las populosas favelas brasileas. No se incluyen porque tanto en Rio de Janeiro como en So Paulo las favelas no estn concentradas en un nico y continuo territorio. So Paulo tiene 2.087 favelas, el equivalente a 33% de las favelas nacionales, y Rio tiene 1.332 (21% del total), pero las caractersticas de esos barrios marginales son muy distintas en los dos Estados.

En el municipio de Rio, predominan las comunidades mayores, con ms de mil domicilios (57,8%) y los complejos de favelas en medio de la ciudad; en So Paulo, esas comunidades quedan principalmente en la periferia de la ciudad y son menores, en la mayora (69,5%) con menos de mil habitantes /9. En total Brasil tiene ms de 11 millones de personas viviendo en 6.319 favelas distribuidas por todo el pas.

El coeficiente de Gini /10 es un indicador de la desigualdad de los ingresos. En 2010 en la regin, cuatro pases reportaron coeficientes cercanos a 0,6. Cuando ms prximo a la unidad mayor desigualdad. Es el caso de Brasil y Guatemala con 0,59 y Colombia y Honduras, con 0,58. En 2011 Brasil y Colombia bajaron dos puntos porcentuales ubicndose en 0,57 (a 18 puntos por encima de Venezuela que tiene 0,39 - 2012). Pero es en los centros urbanos de Latinoamrica y el Caribe, donde se registran en promedio los mayores ingresos por cpita y al mismo tiempo las mayores desigualdades. Mientras Brasil tena en 2005 0,566 de coeficiente de Gini, en sus grandes ciudades esta cifra alcanzaba ms de 0,6: en Brasilia -la ms desigual 0,64-; en Belo Horizonte y So Paulo 0,61 y en Rio de Janeiro 0,6 /11. El mismo fenmeno se expresa en las dems grandes ciudades de los otros pases de la regin.

ONU: hacia las ciudades para mejorar la calidad de vida

Frente a este panorama resultan cnicas las apreciaciones sobre urbanizacin latinoamericana de los tecncratas de ONU que nos avisan primero que a causa de la crisis global, muchas de las esperanzas que la humanidad se haba forjado para superar los viejos problemas, debern postergarse hasta que el dbil motor de la economa mundial sea reparado /12. Como si las manipulaciones actuales del capital financiero y sus organismos internacionales, -impulsores del desastre econmico mundial-, estuvieran pretendiendo mejorar las condiciones econmicas humanas, cuando su objetivo global es aumentar la explotacin y la exclusin. Lejos de postergar las esperanzas los sectores sociales enfrentan con sus demandas y aspiraciones al motor capitalista de la economa mundial.

En medio de la crisis, los tecncratas del Capital en su estudio El estado de las ciudades de Amrica Latina y el Caribe nos ofrecen un discurso apologtico de las bondades de las ciudades tercermundistas como espacios para mejorar la calidad de vida y el bienestar humano En la misma introduccin afirman que: Las tendencias poblacionales en curso, nos indican claramente, cmo lo ms especfico de la sociedad contempornea ocurre al interior de nuestras ciudades. De tiempo atrs es sabido cmo las urbes atraen por su gran capacidad concentradora de potencialidades para mejorar la calidad de vida y el bienestar humano, fruto de la aglomeracin /13. Este discurso tiene el objetivo de justificar el xodo rural hacia las ciudades, los desplazamientos forzosos y las expulsiones y expropiaciones de sus tierras a los campesinos e indgenas, presentndolos como una aspiracin deseable de la poblacin rural. Y no como un proceso de rapacera y exclusin forzada para abrir espacio a la especulacin territorial, a la ganadera intensiva y extensiva, a los monocultivos de la agroindustria centrada en los commodities, a las empresas mineras, a las petroleras, a las pasteras de celulosa, etc.

Mike Davis sintetiza el real proceso que aceler el xodo rural hacia las ciudades: Entre 1974 y 1975 el Fondo Monetario Internacional, seguido por el Banco Mundial, mud su enfoque de los pases industriales desarrollados para el Tercer Mundo, que tambaleaba bajo el impacto de los precios cada vez ms alto del petrleo. Al aumentar paso a paso sus emprstitos, el FMI ampli sucesivamente las condicionalidades coercitivas y los ajustes estructurales que impona a sus pases clientes. En agosto de 1982, cuando Mxico amenaz de dejar de pagar las parcelas de la deuda, tanto el FMI como el Banco Mundial, en sincrona con los mayores bancos comerciales, se tornaron instrumentos explcitos de la revolucin capitalista internacional promovida por los gobiernos Reagan, Thatcher y Kohl. El Plan Baker de 1985 (bautizado con el nombre del entonces secretario del Tesoro James Baker, pero dirigido por su vicesecretario Richard Darman) exigi sin rodeos que los quince mayores deudores del Tercer Mundo abandonaran las estrategias de desarrollo conducidas por el Estado a cambio de nuevas facilidades para los prstamos y de continuar participando de la economa mundial. El Plan tambin empuj hacia el estrellato al Banco Mundial, como gerente a largo plazo de docenas de planes de ajuste estructural que daban forma al admirable mundo nuevo del llamado Consenso de Washington. Por todas partes el FMI y el Banco Mundial, actuando como delegados de los grandes bancos y apoyados por los gobiernos Reagan y George H.W. Bush, ofrecieron a los pases pobres el mismo cliz envenenado, de desvalorizacin, privatizacin, remocin de los controles de importacin y de los subsidios alimentarios, obligacin de reducir los gastos con salud y educacin y reduccin inhumana del sector pblico.Al mismo tiempo los PAEs devastaron los pequeos propietarios rurales al eliminar subsidios y obligarlos a competir con el mercado global de commodities dominado por el excesivamente subsidiado agro-negocio del Primer Mundo/14.

Esa es la verdadera historia de la aceleracin del xodo rural en los pases de Amrica Latina y el Caribe en las dos ltimas dcadas del siglo pasado, y no la azucarada fbula de los burcratas internacionales que nos lo pretenden vender como una decisin voluntaria de los campesinos y pequeos propietarios en busca de un mejoramiento de su calidad de vida.

Violencia contra las poblaciones

Ese proceso de despojo de la poblacin rural de nuestros pases fue realizado en base a la violencia y los crmenes en las naciones cuyos movimientos polticos o sociales resistieron el pillaje. Nuestro pases pasaron por verdaderos genocidios perpetrados por militares entrenados en la Escuela de las Amricas /15 y asesorados por mercenarios de la CIA, la DEA y el Departamento de Estado.

Colombia y Mxico merecieron una atencin especial del Imperio en este proceso, pues en ambos pases las agencias estadounidenses crearon una alianza modelo entre las policas, las fuerzas armadas nativas y los crteles de la droga para vender armas y montar ejrcitos para-militares.

Desde 1975 la CIA, la DEA y el Pentgono iniciaron una operacin para transformar a Mxico en un corredor de pasaje del trfico de cocana entre los crteles colombianos y los consumidores estadounidenses. Este es el punto de partida de la actual extrema violencia que azota a Mxico y tambin de la corrupcin del conjunto del aparato estatal mexicano.

Mxico no slo es un corredor de la droga, tambin se transform en un regulador de la migracin de trabajadores desde el pas y el tringulo norte de Centroamrica hacia EEUU. Policas, militares mexicanos junto a agentes de la Patrulla Fronteriza de EEUU se encargan de regular persiguiendo el trnsito de migrantes y mantener, en base a la represin, un mercado de trabajo de bajos salarios y sin derechos laborales, que abastezca a las patronales estadounidenses.

En seis aos, a pesar de no existir censos oficiales fiables, fuentes de los movimientos de resistencia a la impunidad de esta guerra que sufre la poblacin, calculan en 80.000 los muertos y en 6.000 los desaparecidos/16. As como no hay datos oficiales de decesos producto de la violencia en Mxico tampoco el Estado ha tomado medidas ni ha hecho ningn esfuerzo por medir las cifras de los desplazamientos forzados por la violencia. Ni hablar de aprobar leyes que contemplen esa situacin.

De acuerdo con el Conflict Barometer 2011 del Heidelberg Institute for International Conflict Research, la confrontacin entre el gobierno mexicano y los crteles de las drogas han llevado a Mxico a destacar por alcanzar el nmero cinco el grado ms alto en la escala de intensidad del conflicto, siendo considerada, por segundo ao consecutivo, la nica guerra en el continente americano /17. Y esta informacin es anterior al agravamiento de la violencia en 2011 y 2012.

En Mxico, sobre desplazamientos forzosos existen slo algunas estimaciones privadas. Parametra S.A. y el Centro de Estudios Sociales y de Opinin Pblica sealan que en la segunda mitad de 2010 y la primera de 2011, alrededor de 700 mil personas tuvieron que dejar sus hogares como consecuencia de la violencia generalizada que se vive en el pas. Adems, dentro de esta misma encuesta, Parametra estim que alrededor de un 2% de la poblacin ha sido desplazada por la violencia, lo que segn la misma encuestadora equivaldra a un milln y seiscientos cincuenta mil ciudadanos vctimas de desplazamiento interno entre 2005 y mediados de 2011 /18. A la fecha, y teniendo en cuenta la violencia del segundo semestre del 2011 y todo el 2012, esa cifra fue ampliamente superada.

Similar operacin se realiz en Colombia. Es un hecho notorio que los narco-traficantes colombianos impulsados por la DEA financiaron a los distintos cuerpos de para-militares para exterminar a lderes campesinos y a militantes sociales agrarios, mientras realizaban un reclutamiento forzoso de campesinos pobres. Es lo que en Colombia se conoce como narco-paramilitarismo. Una de las consecuencias de estas operaciones es que Colombia tiene el mayor nmero de desplazados forzados del mundo. La cifra real de desplazados por el conflicto armado interno desde mediados de los aos 80 supera los 5 millones de personas que abandonaron o fueron despojados de entre 5 y 6 millones de hectreas /19. Las comunidades afro-descendientes e indgenas, fueron las ms afectadas /20. Estos desplazados forzados colaboraron para transformar a Sur/Ciudad Bolvar de Bogot, en el tercer barrio marginal ms grande del mundo y ensancharon los tugurios de otras ciudades. Y all los desplazados no fueron alegremente a mejorar la vida sino a preservarla, aunque fuera en condiciones miserables. La otra alternativa era pasar a ser parte de una fosa comn donde comnmente se enterraban los cuerpos de los reacios a desplazarse /21.

Luego del proceso de desmovilizacin exitosa de los 40 grupos narco-paramilitares integrantes de la coalicin Autodefensas Unidas de Colombia, en el gobierno de lvaro Uribe (uno de los principales narcotraficantes del pas) la realidad actual es que varios volvieron a la actividad y otros han sido remplazados. Organismos no-gubernamentales estiman hoy que poseen unos 10.000 miembros activos.

En el tringulo norte de Centroamrica la situacin de violencia es similar a Mxico y Colombia. En estos pases el elevado nivel de violencia se extiende tanto en el campo como en las ciudades. La pobreza, la desigualdad y la migracin se agravan con la intervencin de las maras (pandillas urbanas de jvenes) que ejercen la delincuencia, el trfico de drogas, la prostitucin y explotan el trnsito de migrantes. Para organismos internacionales son parte del crimen organizado pero siempre se olvida mencionar la estrecha relacin de estas pandillas con la corrupcin estatal, tanto civil como policial y militar.

En Guatemala el trgico balance de la dictadura militar -apoyada por EEUU- entre 1987 y 1996, es de ms de 150.000 muertos y 45.000 desaparecidos. En marzo de 2011 fueron desalojadas 800 familias de 14 comunidades qeqchies del Valle del Polochic, por la empresa plantadora de caa de azcar Chabil Utzaj. A pesar de las falsas promesas del presidente Prez Molina, a la fecha estas centenas de familias, an siguen acampadas con precariedad y abandonadas a su suerte al borde de los caminos /23. En octubre de 2012, seis indgenas fueron ejecutados por un pelotn militar que fue a disolver protestas de los pobladores de Totonicapn. Es un hecho gravsimo ya que reinicia el control territorial sobre la poblacin similar a los tiempos de la lucha contrainsurgente de la poca del gobierno del dictador general Efran Ros Montt, actualmente procesado por su responsabilidad en el genocidio. Contina tambin la lucha contra la Minera Marln, en San Marcos.

En El Salvador la poblacin enfrenta a la minera transnacional Pacific Rim para impedir que contamine la cuenca del ro Lempa que es el que abastece de agua a la mitad de la poblacin. Luego de una resolucin estatal contraria a su explotacin, el Centro de Resolucin de Conflictos de Inversiones (CIADI un sello del Banco Mundial para defender multinacionales) apoy la demanda de la minera aprobando una indemnizacin de 120 millones de U$S. Algunos pases como Ecuador ya se han desvinculado del CIADI, que no garantiza ninguna clase de imparcialidad en ese tipo de conflictos.

Segn Va Campesina, representantes de diversas organizaciones que demandan el acceso a la tierra y el fin de la violencia en la regin de Bajo Agun, en Honduras afirmaron que el campesinado hondureo est sometido a una crisis agraria y alimentar sin precedentes. Denunciaron tambin los diversos casos de represin, persecucin, asesinatos y criminalizacin de la lucha por la tierra. Se estima que de 4 millones de campesinos y campesinas, ms de 2 millones estn en situacin de indigencia total en la regin y ms de 300 mil familias no tienen acceso a la tierra. En el correr de este ao (2013), ya fueron asesinados cuatro campesinos en Bajo Agun. Recuerdan tambin que durante 2012 se realizaron centenas de desalojos a grupos campesinos del pas /22. A partir de la aprobacin de la mal llamada Ley de modernizacin para el desarrollo del sector agrcola, aprobada en 1992 en el gobierno de Rafael Leonardo Callejas, se desarticul el proceso de Reforma Agraria y se dividi al movimiento campesino. Con dicha ley las grandes empresas entre ellas caeras, palmeras, bananeras, orientadas a la agro-exportacin, se apoderaron de las mejores tierras del pas. Luego del golpe del 28 de junio del 2009, se agrav la poltica estatal de reconcentracin de la tierra en manos del gran capital nacional y trasnacional, sobre la base del despojo al campesinado. Va Campesina revel tambin la contaminacin del agua por la empresa Entremares de la minera canadiense Goldcorp.

En Costa Rica, la poblacin sufre por las desocupaciones forzadas y la destruccin de bosques para dar espacio al monocultivo del anan. Los campesinos que resisten al desalojo de las tierras de inters para las empresas productoras, son presionados a firmar un contrato en el que se comprometen a continuar plantando y vendiendo el anan a las empresas. El uso de abonos qumicos y pesticidas en este monocultivo contamina los acuferos produciendo graves perjuicios a la salud de los habitantes.

En Panam, una de las luchas campesinas ms importantes es la llevada a cabo contra la minera Petaquilla Gold. En el distrito de Denoso, esta minera destruy extensos manglares eliminando varias especies. Los pueblos ngobe bugl reiteraron su rechazo a los planes mineros y de la construccin de hidroelctricas en su comarca. Se oponen que contine la construccin de la hidroelctrica de Barro Blanco. Los ngobe bugl estn trabajando para consolidar un Frente con los trabajadores de Changuinola y las organizaciones populares de Coln. La poblacin de ambas ciudades fueron reprimidas por el gobierno con saldos fatales en 2011 y 2012, respectivamente/24.

En Bagua, departamento de Amazonas, Per, en 2009, el entonces presidente Alan Garca justific la expulsin de decenas de miles indgenas para favorecer empresas mineras por las necesidades del desarrollo que favorecera al conjunto de la poblacin. El viejo cuento pro-imperialista. El 5 de junio de ese ao se produjo la masacre de Bagua, como parte del desalojo de aproximadamente 5.000 nativos aguarunas, huambishas y otros grupos tnicos amaznicos. No hay datos fiables sobre muertos, heridos y detenidos. En el departamento de Cajamarca, en la sierra norte del Per, el proyecto minero Conga, a cielo abierto para la extraccin de oro y cobre de la multinacional Newmont (EEUU) y la peruana Yanacocha enfrenta a una poblacin de 40.000 personas. El proyecto amenaza el sistema hdrico que abastece la economa agrcola y ganadera comunitaria de la regin, por la utilizacin de cianuro para la extraccin y lavado del oro. En julio del 2012 el ejrcito peruano -que en toda su historia solo le ha ganado guerras a la poblacin desarmada- dispar contra los manifestantes de Cajamarca, causando 5 muertes. En Camisea, en la Amazona meridional, la empresa Pluspetrol, de la transnacional espaola Repsol, construy un complejo petroqumico para la extraccin de gas natural, contaminando las aguas fluviales que abastecan una poblacin indgena.

En el extremo sur del continente cinco pases acaparan la produccin de soja con el desinteresado auspicio de las corporaciones que producen semillas transgnicas y agro-qumicos (Monsanto, Bayer, Dupont, Basf, Syngenta, Takii, etc.) funcionales a los monocultivos. Entre cinco pases (Brasil, Argentina, Paraguay, Bolivia y Uruguay) el 44% de la tierra cultivada tiene un slo cultivo: soja. En 2010, los cinco pases sembraron 47 millones de hectreas con soja. De este total, Brasil represent el 50%, Argentina el 40%, Paraguay el 6%, Bolivia y Uruguay el 2%, respectivamente.

Los brasiguayos /25 dueos de Vetro S.A., del grupo Favero /26, en el Departamento San Pedro, Paraguay, invadieron la tierra de la comunidad guaran Yrybucu para plantar soja, le arrasaron los bosques arrancando las palmeras, los frutales y las arboledas que les daban sombra, dejndolos sin frutas y sin lea. Les envenenaron el ro Sadio con glifosato privndolos de los peces que los alimentaban y del agua potable para ellos y sus animales. Estos empresarios brasiguayos apoyados por la bancada ruralista del Congreso brasileo apuntalaron el golpe del senado paraguayo contra Fernando Lugo, instalando en la presidencia al vicepresidente Federico Franco. l es representante de los terratenientes que hoy detentan el 2,6% de los predios rurales abarcando el 85,5% del total de la superficie agrcola del pas, o sea 8 millones de hectreas ms que en 1991 /27. Franco dio inicio a un gobierno abiertamente pro-estadounidense. En Paraguay la cuarta parte de las tierras est en manos forneas. Si bien los brasiguayos son la punta de lanza de la ofensiva, los uruguayos no se quedan atrs. Han invadido el chaco paraguayo para la cra de ganado: 2 millones de hectreas pertenecen a inversores uruguayos. Eso implica el desmonte del 50% de dicha extensin, que es lo que permiten la leyes ambientales del pas. Es decir desmatar 1 milln de hectreas de un territorio de donde la etnia guaran retira su sustento.

El desalojo de comunidades indgenas est prohibido en la actualidad por la legislacin argentina. Las leyes 26.160 y 26.554 han establecido una prohibicin general de los desalojos de comunidades indgenas desde el 23 de noviembre de 2006 hasta el 23 de noviembre de 2013, mientras se lleva a cabo un estudio nacional ("relevamiento de tierras") para definir los territorios indgenas. Sin embargo en Tucumn, Santiago del Estero, Salta, Formosa continan los enfrentamientos de los pueblos originarios con las agro-industrias. La tasa de desmontes en Santiago del Estero quintuplica la media mundial, son muchas las organizaciones que estn preocupadas por este desastre ambiental y social ya que por los desmontes se desarrollan desalojos forzosos de las familias campesinas. El Chaco Semirido es una zona que se encuentra bajo una enorme presin por la extensin de la frontera agrcola, que transforma grandes superficies de suelo en monocultivos de soja. En Tucumn el responsable de los desalojos de pueblos indgenas es el propio gobierno provincial, con el apoyo de los jueces y las policas. En mayo de 2011, el gobierno lleg a un acuerdo con la comunidad indgena toba qom para garantizar su seguridad. No obstante, pese a estas medidas, Amnista Internacional ha documentado nuevas amenazas y actos de acoso contra la comunidad toba qom.

Tal como seal en 2011 el relator especial de la ONU sobre los derechos de los pueblos indgenas, en Argentina se han emprendido proyectos de desarrollo y de industrias extractivas que afectan a los pueblos originarios, sin respetar su derecho a ser consultados y sin obtener su consentimiento libre, previo e informado. La investigacin llevada a cabo por Amnista Internacional demuestra que no se obtuvo el consentimiento libre, previo e informado de la comunidad indgena pilag de El Descanso, provincia de Formosa, antes de emprender importantes obras de infraestructura en 1997. Los miembros de esta comunidad afirman que, desde que se excavaron los canales de riego, entre un tercio y la mitad de sus tierras sufren inundaciones con mayor facilidad, y que actualmente ha disminuido la cantidad de peces y otros recursos naturales de los que dependan su subsistencia y su desarrollo /28.

Brasil exige un texto exclusivo dedicado a sus mltiples conflictos urbanos y rurales, que no enumeraremos. Pero intentaremos hacer una sntesis los ms sucinta posible sobre su poltica neo-desarrollista, con sus consecuencias.

A pesar de los elogios de las instituciones internacionales a los gobiernos del PT por las mejoras a sectores populares, la ms clara lectura de la situacin social de Brasil se puede sintetizar en pocas cifras: mientras que por su PIB el pas alcanz el 6 lugar en la economa mundial, ocupa la 84 posicin entre 189 pases en el ndice de Desarrollo Humano mundial. El IDH, con limitaciones, mide el grado de desigualdad del pas. En la atencin de salud ocupa el lugar la 72 y en atendimiento mdico infantil ocupa el 35 lugar entre 161 pases.

Un informe de la ONU (Pnud), divulgado en julio de 2010, seala a Brasil como el tercer peor ndice de desigualdad en el mundo. En cuanto a la distancia entre pobres y ricos, Brasil queda detrs de Bolivia, Hait, Madagascar, Tailandia y Sudfrica. Tiene una de las peores distribuciones de la riqueza del planeta. La mitad de la riqueza total del Brasil est en manos del 10% de los ms ricos del pas. Y el 50% de los ms pobres se reparten apenas el 10% de la riqueza nacional.

En el gobierno del PT, la enorme desigualdad social en Brasil fue encarada con la aplicacin de las polticas compensatorias hacia los sectores ms pobres dictadas por el Banco Mundial para sortear el descontento y las protestas, mientras se contina con las medidas neoliberales. El programa bolsa familia acciona como un verdadero sostn de un clientelismo electoral del PT.

Bolsa familia fome cero y otros programas asistenciales, junto a algunas mejoras salariales a los trabajadores, cierto apoyo material al Movimiento de los sin tierra (MST) y la aceptacin de algunas tomas de tierra, la demarcacin de algunas reservas indgenas en la primera presidencia de Lula y otras concesiones menores crearon ciertas expectativas en los sectores populares. Pero ya en 2005 una reforma jubilatoria regresiva, un escndalo de corrupcin legislativa protagonizado por el PT y los cambios en la poltica agraria y ambiental, abrieron cierta zozobra en el propio partido y condujeron a la ruptura de varios dirigentes histricos.

Una cifra nos completa la imagen de la democracia brasilea actual: en sus prisiones se hacinan 515.000 detenidos, lo que ubica al pas en el 4 lugar en el mundo por su poblacin carcelaria, despus de las democracias de EEUU, China y Rusia. Tambin en Brasil la poltica estadounidense de penalidad punitiva contra los pobres encubierta en las ficciones de tolerancia cero y guerra contra la droga ha hecho desastres.

En trminos de economa poltica los dos ejercicios bajo la presidencia de Lula y lo que va de la presidencia de Dilma Rousseff indican con claridad que el PT gobierna, aprovechando la coyuntura internacional por la crisis econmica global, para fortalecer los capitales brasileos impulsndolos a transformarse en transnacionales, sin crear grandes roces con el imperialismo. El gobierno presiona a favor de un proceso acelerado de fusiones empresariales y de adaptacin productiva para globalizarlas. A la vez que adopt una agresiva poltica de injerencia econmica internacional, en primer lugar en todo el continente sudamericano y parte de Centroamrica y el Caribe, expandindose tambin hacia los pases africanos de habla portuguesa y desde 2010 a toda frica e interviniendo tambin en Asia.

La alianza con los bancos, se expresa en el apoyo financiero a las fusiones y al sostn diplomtico de su penetracin internacional.

Otras grandes privilegiadas fueron las corporaciones de la construccin, impulsando su expansin internacional y en el plano interno, favorecidas por los Programas de Aceleracin del Crecimiento -PAC I y II- y de vivienda, etc. En el mismo sentido se lanz en 2012 el Plano Nacional de Logstica (PNL) para la construccin de autopistas y ferrovas por la forma privatizante de la concesin. Todo el sistema de transporte pblico en los municipios, estados y la Unin est estructurado en base a empresas concesionarias o permisionarias, as como los contratos del Estado con las empresas de energa elctrica, de telefona y telecomunicaciones. De igual forma se privatizaron (y extranjerizaron) la explotacin del subsuelo por las mineras (privilegiando a Vale), la explotacin petrolera o el sistema privado de radio y TV.

En Brasil, la libre movilidad de capitales, de remesas a las casas matrices y la libertad de especular con moneda y tasas de inters -en funcin del fetichismo del libre mercado-; los planes de crecimiento econmico y desarrollo infraestructural con ayuda estatal y el impulso mundializante a las empresas y bancos, es un excelente ambiente de desenvolvimiento del capital imperialista. Ya existe una alarmante extranjerizacin de las empresas. Entre el ao 2003 de inicio del gobierno del PT y 2011, se concretaron ms de 4500 fusiones y adquisiciones de empresas en el pas. Con una tendencia permanente a aumentar estas transacciones ao a ao y con una aceleracin durante 2012. Casi el 50% de estas operaciones implicaron capitales extranjeros (la mayora de USA, Francia, Inglaterra y Alemania) comprando empresas brasileas. En 2012, el mayor nmero de extranjerizaciones de dio en el rubro de informtica e Internet, seguido por compaas de salud y educacin privada. Una situacin preocupante que apunta a la prdida de soberana.

Pero quiz la peor opcin econmica del PT en la economa interna, haya sido priorizar una estrecha alianza con la minera depredadora y las agro-industrias exportadoras -frenando la reforma agraria y la demarcacin de tierras indgenas- Ms de la mitad de la poblacin del Brasil posee menos del 3% de las propiedades rurales. Y slo 46 mil propietarios son dueos de la mitad de las tierras. Y quien da empleo en el campo no es el latifundio, ni el agro-negocio, ni la minera a cielo abierto, sino la agricultura familiar, que ocupa apenas el 24% de las tierras pero emplea al 75% de los trabajadores rurales/29. Las agro-industrias producen granos transgnicos para el mercado de commodities y materia prima para bio-combustibles. La agricultura familiar es la que alimenta a la poblacin, crea fuentes de trabajo y garantiza la soberana alimentaria del pas. Por eso la demanda de reforma agraria es la poltica central para atacar la desigualdad.

Al haber adoptado esa orientacin en la economa interna, los gobiernos del PT privilegian la continuidad de la desigualdad social y favorecen tanto la violencia urbana como rural. La gran mayora de los enfrentamientos violentos en el pas son resultado de las opciones econmicas del gobierno. La violencia contra campesinos, contra los sin tierra, contra los indgenas, as como el trabajo esclavo, se origina en las apropiaciones indebidas de hacendados, corporaciones -tanto del mono-cultivo, como mineras-, de constructoras de hidroelctricas o de especuladores inmobiliarios. La violencia urbana en las favelas se alimenta de la migracin interna desde las zonas rurales a ciudades donde prima una brutal desigualdad. La propia corrupcin poltica endmica del estado brasileo es causa y consecuencia de esa desigualdad.

ONU: En las ciudades: mejor nivel de ingresos, salud y educacin.

Los tecncratas de la ONU, en su estudio mencionado, entre los elogios a la urbanizacin marginal y pauprrima reconocen las lacras de las ciudades que representan slo el 2% de la superficie del suelo en el mundo, pero son responsables de ms del 80% de la emisin global de gases con efecto invernadero.y vuelven a insistir que: Frente a las anteriores tendencias, la urbanizacin sostenible es la clave para luchar contra la pobreza y la inequidad. Dadas las economas de escala, aglomeracin y alcance, las ciudades son la clave para llegar a las poblaciones ms pobres, con bienes y servicios que eleven su calidad de vida, aumenten sus activos individuales de capital humano, fsico y colectivo de capital social y simblico, as como las posibilidades de acceder a empleos e ingresos. /30 Por tras de este descarado elogio a la tugurizacin urbana, los burcratas de Naciones Unidas estn defendiendo el proceso creciente de privatizacin territorial rural que beneficia a sus patrones del Capital!

Contra todas las pruebas en contrario, los tecncratas de la ONU insisten que en la Amrica Latina capitalista la poblacin alcanza en la ciudad mejores niveles de ingresos, salud, educacin reconociendo de inmediato que tambin registra una mayor flexibilidad e inseguridad laboral y un incremento de las desigualdades intra-urbanas en el acceso a los servicios de infraestructura/31. Con lenguaje de tecncrata, este discurso tiene como objetivo central mantener disponible para el saqueo capitalista el 98% del territorio del planeta mientras en el 2% restante se hacina ms de la mitad de los habitantes del mundo.

El panorama inconfundible de cualquier barrio marginal se compone de viviendas inseguras entrelazadas, construidas en forma catica, (muchas veces sobre basureros -aterros sanitarios- que con las lluvias se desmoronan y sepultan a sus habitantes) /32 maraas de peligrosos cables provisorios que llevan electricidad o TV cable a los pobladores, improvisadas conexiones clandestinas de caos que abastecen de agua dudosa, basuras amontonadas en las callejuelas y ros de aguas contaminadas sin canalizacin, que favorecen la proliferacin de enfermedades como hepatitis, tuberculosis y dengue, junto a la ausencia de puestos de salud.

La enumeracin de los problemas de todo tipo que tienen los barrios marginales de las ciudades de la regin, es interminable. Problemas de seguridad de las personas, en especial por la prepotencia policial y la llamada guerra contra la droga/33, ausencia de servicios pblicos esenciales como la recoleccin de residuos. Usando a Mxico como ejemplo, la recoleccin de los desechos slidos se realiza en 75 de los 152 municipios, sin que haya una cobertura total, ya que alrededor del 35% de los sectores pobres de la poblacin no cuentan con este servicio, en parte debido a las condiciones topogrficas de los lugares en los que se ubican y la falta de acceso. Se estima que en las dems ciudades la cobertura no alcanza el 50 por ciento./34. Ausencia de tratamiento de aguas sanitarias, falta de pavimento y veredas, de transporte, de comercios, etc. Contaminacin ambiental mltiple. Falta de reconocimiento e integracin de estos asentamientos en la planificacin sistmica de la ciudad. Inseguridad de los pobladores en la posesin de los barracones que ofician de viviendas. Inestabilidad laboral, subempleo y desempleo abierto. A todo esto lo definen con eufemismo como desigualdades intra-urbanas en el acceso a los servicios de infraestructura. Es hacia esos parasos que los tecncratas internacionales pretenden que la gente emigre a mejorar la calidad de vida.

El desarrollo del mal llamado urbanismo de fines del siglo XX y principios del siglo XXI es el surgimiento exponencial de tugurios suburbanos y como contrapartida condominios o barrios cerrados. Los que viven en barrios cerrados o aislados de los suburbios- generan en s mismo una agresividad defensiva. Se sienten amenazados por los pobladores marginales pobres y exigen seguridad, seguridad y ms seguridad. Mientras los de afuera, que habitan en barriadas perifricas, generan odio respecto a aquellos que viven bien all, aislados y protegidos. El urbanismo de nuestros das no promueve la calidad de vida, sino la desigualdad, la represin, el enfrentamiento entre pobladores, la discriminacin y el odio.

Acumulacin en base territorial

Es importante tratar de identificar la causa econmica que genera este rgimen de acumulacin de capital de base territorial que impulsa las mineras a cielo abierto y las agro-industrias de monocultivo. Dos tipos de emprendimientos del Capital que tienen predominio como motor de la acumulacin capitalista actual en el continente. David Harvey que quiz sea el principal crtico de la geografa del proceso capitalista desarroll una categora para la comprensin de estos procesos de acumulacin territorial: el de arreglo espacial (spatial fix)/35. El principio del arreglo espacial (o arreglo espacio temporal) consiste en la afirmacin de que los ciclos de acumulacin capitalistas construyen geografas a su medida. El capital requiere una constante revolucin de los sistemas de transportes y comunicaciones y una integracin geogrfica creciente de los mercados. El origen de esta necesidad se debe buscar en la tendencia recurrente del proceso de acumulacin a caer en crisis de sobre-acumulacin, directamente relacionadas con el modo de valorizacin del capital fijo. El arreglo espacial supone un relanzamiento del proceso de acumulacin mediante un nuevo conjunto de relaciones geogrficas que generan nuevas escalas espaciales/36.

La teora general de la acumulacin de capital de Marx est construida a partir de ciertas premisas iniciales que en gran medida son las de la poltica econmica clsica y que excluyen el proceso de acumulacin primitivo./37 Pero Harvey nos recuerda con Rosa Luxemburgo que tanto el modelo de libre competencia, con garantas institucionales de propiedad privada, libertad de contratacin, trabajadores libres y estructuras apropiadas de ley y gobierno burgus, como la acumulacin primitiva estn vinculados en forma orgnica y conviven histricamente. Y en la acumulacin primitiva los mtodos predominantes son la poltica colonial, un sistema de prstamo internacional, y la guerra. A la vez que la fuerza, el fraude, la opresin y el saqueo se despliegan abiertamente sin ningn intento de ocultarlo/38. Hay entonces, un papel continuo y persistente de las prcticas depredadoras de la acumulacin primitiva u originaria a lo largo de la geografa histrica del capitalismo.

Por surgimiento de una sobre-acumulacin incontrolable el proceso del capitalismo vigente, iniciado con la dcada del 70 ha privilegiado la metodologa de la acumulacin primitiva que segn Marx incluy: la mercantilizacin y privatizacin de la tierra, la expulsin por la fuerza de poblaciones campesinas, la conversin de varias formas de derechos de la propiedad (comn, colectivo, estatal) en propiedad privada exclusivamente, la supresin del derecho a usar bienes comunes (agua, madera, minerales, tierra, peces, etc.) la mercantilizacin de la fuerza del trabajo (en especial, trabajo esclavo) y la eliminacin de formas alternativas -indgenas- de produccin y consumo. El estado, con su monopolio sobre la violencia y las definiciones de legalidad juega un papel crucial al apoyar, promover e imponer este proceso. Como no podemos hablar de acumulacin originaria en esta etapa capitalista Harvey lo ha denominado como acumulacin mediante desposesin.

Cmo podemos constatar esta enumeracin marxista de la acumulacin primitiva es una pintura exhaustiva de nuestra situacin continental. A la que debera agregarse -como resalta David Harvey- un papel ms destacado del sistema crediticio y el capital financiero como importantes herramientas de depredacin, fraude y robo.

El enorme acaparamiento territorial en las reas rurales continentales por parte de los plantos de las transnacionales de monocultivos de commodities, se trata de evidentes procesos de acumulacin en base territorial mediante desposesin.

Estos plantos exigen una gran inversin inicial en maquinaria agrcola, semillas, agroqumicos, herbicidas y en la compra o arriendo de tierras. En el caso de las mega-mineras, la obtencin de extensas concesiones territoriales obtenidas de los estados neo-desarrollistas de Latino Amrica y el Caribe, si bien ahorran la compra de tierras, la inversin bsica tambin requiere de enormes capitales, por las grandes infraestructuras de las instalaciones, la maquinaria de excavacin exclusiva, los vehculos de transportes especiales y el volumen de productos qumicos necesarios para la separacin de minerales.

Tanto en uno como en otro caso juega un rol fundamental la conquista geopoltica de fuentes de recursos naturales claves para la expansin capitalista. Y se configuran, en la actualidad, como los dos vectores principales de la ofensiva imperialista sobre nuestros pases. Esta acumulacin mediante desposesin que exige enormes inversiones bsicas, pretende postergar la aparicin de problemas de exceso de acumulacin de capital, que coloque fuera de control la competencia y rivalidad entre los capitales. A su vez, es un sntoma ms de la crisis estructural crnica actual del Capital.

Las formas de lucha de clases que de aqu se desprenden, son de una naturaleza muy distinta a las luchas proletarias de la reproduccin clsica expandida sobre las que descansara el futuro del socialismo para el imaginario izquierdista del siglo XX. Pero los nuevos sujetos social-polticos que hacen irrupcin continental estn definiendo nuevas formas organizativas, nuevos mecanismos de unificacin de las resistencias, y nuevas prcticas democrticas de funcionamiento poltico, lo que implica estar viviendo en una poca llena de inesperado potencial revolucionario.

* Eduardo Galeano, Bocas del tiempo, edicin digital www.sigloxxieditores.com en PDF www.patriagrande.net

Notas

1/ ONU-Habitat, El estado de las ciudades de Amrica Latina y El Caribe p. 21 2011.

2/ Ibd. p. 22

3 / Ibd. P. 23

4/ UN-HABITAT SATATE OF THE WORLD S CITIES 2006/07 P. 16.

5 / Esta definicin operacional adoptada oficialmente en una reunin de ONU en Nairobi en octubre del 2002, se restringe a caractersticas fsicas y legales del asentamiento y evita las dimensiones sociales ms difciles de medir, aunque se igualan en la mayora de las circunstancias la marginalidad econmica y social. The Challenge of Slums UN Habitat - Coordinado por la Unidad de Planeamiento de Desarrollo de la University College London, octubre de 2003.

6 / Eduardo Lpez Moreno , Slums of the World: The Face of Urban Poverty in the New Millenium? (Nairobi, Global Urban Observatory, 2003, p. 12

7 / Mike Davis Planet of slums, Londres, Verso, 2006 p.38

8/ Incluye Nezahualcoyolt (1,5 mill.) Chalco (300 mil) Iztapalapa (1,5 mill.) Chimalhuacan (250 mil) y catorce otros municipios contiguos del cuadrante sudeste de la metrpoli.

9 / Instituto Brasileo de Geografa y Estadstica (IBGE) Censo Demogrfico 2010.

10/ El Coeficiente de Gini es una medida de la desigualdad ideada por el estadstico italiano Corrado Gini. Normalmente se utiliza para medir la desigualdad de los ingresos dentro de un pas, pero puede utilizarse para medir cualquier forma de distribucin desigual. El coeficiente de Gini es un nmero entre 0 y 1, en donde cero se corresponde con la perfecta igualdad (todos tienen los mismos ingresos y donde el valor 1 se corresponde con la perfecta desigualdad (una persona tiene todos los ingresos y los dems ninguno. El ndice de Gini es el coeficiente de Gini expresado en porcentaje y es igual al coeficiente de Gini multiplicado por 100.

11/ UN-HABITAT GLOBAL Urban Observatory, 2008.

12/ ONU-Habitat El estado de las ciudades de Amrica Latina y El Caribe, Introduccin p. 21, 2011.

13/ ONU-Habitat Ibd. Introduccin p. 23, 2011

14 / Mike Davis Planet of slums, Londres, Verso, 2006 p.156/157.

15/ La Escuela de las Amricas, ahora llamada Instituto de Cooperacin para la Seguridad Hemisfrica (SOA/ WHINSEC por sus siglas en ingls) fue establecida en Panam en 1946, y luego trasladada a Fort Benning, Georgia, EEUU en 1984. En sus cincuenta y nueve aos, la SOA ha entrenado a ms de 61.000 soldados latinoamericanos en tcnicas de tortura, tcnicas de combate, tcticas de comando e inteligencia militar.

16/Pere Ortega y Moara Crivelente Las otras violencias en Amrica Latina Centre dEstudis per la Pau J.M. Dels Justcia i Pau Barcelona, enero 2013.

17/Luis Benavides y Sandra Patargo, Mxico ante la crisis humanitaria de los desplazados internos Foreign Affairs Latinoamrica 2012.

http://www.revistafal.com/portada/1378-mexico-ante-la-crisis-humanitaria-de-los-desplazados-internos.html

18/En 5 aos ms de 1 milln 600 mil desplazados por inseguridad Parametra 14 de junio 2011 http://www.parametria.com.mx/DetalleParMedios.php?PM=94

19/ Consultora para los Derechos Humanos y el Desplazamiento (CODHES)

20/ El Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados - ACNUR Operacin Colombia Las Tierras de la Poblacin Desplazada 2012.

http://www.acnuwer.org/t3/fileadmin/scripts/doc.php?file=t3/fileadmin/Documentos/RefugiadosAmericas/Colombia/2012/Situacion_Colombia_Tierras_-_2012

21/ En diciembre de 2009, en Colombia, se descubri la mayor fosa comn de la historia contempornea del continente americano, horrendo descubrimiento que ha sido casi totalmente ocultado por los medios de comunicacin en Colombia y en el mundo. La fosa que contiene los restos de al menos 2.000 personas, est en La Macarena, departamento del Meta.

22/ Tatiana Felix, Honduras, Bajo Agun: Mais de 2 milhes de camponeses/as esto em situao de indigncia total na regio. Desacato.info, 14 02 2013. 

23 / Guatemala, familias desalojadas en el Valle del Polochic siguen abandonadas por el gobierno  Va Campesina, 16 01 2013.

24/ Marco A. Gandsegui, h. Panam, la globalizacin de las luchas sociales. Alainet, Enero 2013

25/ En el discurso de los campesinos paraguayos, los brasiguayos son los brasileos ricos e inversionistas de multinacionales que estn invadiendo el Pas. La mayora detentando ttulos de posesin invlidos o fraudulentos.

26/ Tranquilo Favero, conocido como el rey de la soja, es brasileo naturalizado paraguayo y posee el slo un milln de hectreas de soja que le permiten facturar U$S 1.500 millones por ao. No paga un cntimo de impuestos y el gobierno colorado anterior a la presidencia de Lugo, le regal centenas de millones de dlares a travs de un gasoil subsidiado, que hoy se transform en deuda de la estatal PETROPAR.

27/ Luis Ortiz Sandoval (socilogo) Causas y efectos de un golpe institucional OXFAM Latin America and Caribbean blog. Oxfam es una confederacin internacional de 17 organizaciones que trabajan conjuntamente en 92 pases como parte de un movimiento global por el cambio con el objetivo de construir un futuro libre de la injusticia de la pobreza.

28/ Argentina: Informacin de Amnista Internacional para el Examen Peridico Universal de la ONU. Octubre-noviembre 2012.

29/ Frei Betto. Desigualdad social en el Brasil Blogs Periodistas Cubanos 17 08 2010 Centro de Informacin para la Prensa CIPRE. Cuba

30/ ONU - Habitat Ibd. Introduccin p. 23, 2011

31/ONU - Habitat Ibd. 

32 / Ver el desmoronamiento del Morro do Bumba en Niteroi en abril de 2010, iniciado con una explosin de gas metano -producida por la descomposicin de la basura- que ayud a causar el deslizamiento de tierra. La favela estaba construida sobre un aterro sanitario eufemismo usado para nombrar grandes depsitos de basura.

http://terratv.terra.com.br/Noticias/Brasil/RJ-Morro-do-Bumba-explodiu-antes-de-desmoronar_4194-286842.htm

33/ J.L. Berterretche, El Embuste de La Guerra contra La Droga, Desacato.info 2010.

34/Irazbal, Clara, (2009) Revisiting Urban Planning in Latin America and the Caribean Regional Report on Human Settjements (GRHS 2009)

35/Harvey, D. (2007) La solucin espacial: Hegel, Von Thnen y Marx. En Espacios del Capital. Madrid: Akal. Cuestiones de Antagonismo y El Nuevo imperialismo: acumulacin por desposesin, Socialist Register, 2004.

36/Emmanuel Rodrguez e Isidro Lpez. Crisis urbana y derecho a la ciudad Circuitos secundarios de acumulacin y competitividad territorial . Viento Sur. N 116, Mayo 2011, p. 51.

http://www.vientosur.info/articulosabiertos/VS116_Rodriguez_Lopez_Circuitos.pdf373737

37/David Harvey, El nuevo imperialismo. Sobre reajustes espacio-temporales y acumulacin mediante desposesin. Traduccin de Enrique Rodriguez, Revista Viento Sur www.vientosur.info/

38/Rosa Luxemburgo La Acumulacin de Capital Edicin de Lucien Laurat. 2007.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter