Portada :: EE.UU. :: Fronteras y migraciones
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 06-03-2013

Que la migracin deje de ser un crimen

David Bacon
desInformmonos

Traducido por Brisa Araujo


Necesitamos una poltica migratoria basada en los derechos humanos, civiles y laborales, que ponga atencin a los motivos por los cuales la gente viene a Estados Unidos, y en cmo podemos acabar con la criminalizacin de sus estatus y trabajo. Mientras las propuestas del Congreso y de la administracin pblica empezaron el debate sobre la necesidad de cambios en nuestras polticas migratorias, stas no slo son demasiado limitadas e ignoran la naturaleza global de la migracin, sino que tambin harn el problema de la criminalizacin mucho peor. Necesitamos una mejor alternativa.

La alternativa debera empezar por buscar cules son las races de la migracin las razones por las cuales las personas vienen a Estados Unidos, en primer lugar. El movimiento y la migracin son un derecho humano, pero vivimos en un mundo en el que gran parte de esta migracin no es voluntaria, sino forzada por la pobreza y las as llamadas reformas econmicas.

Las polticas de intercambio y las medidas econmicas que imponemos a pases como Mxico, El Salvador y Filipinas empeoran la pobreza. Cuando las personas empobrecen y sus salarios disminuyen, se generan oportunidades para las inversiones corporativas de Estados Unidos. Eso es lo que mueve nuestra poltica de intercambio. Pero el costo humano es muy alto.

Actualmente en El Salvador, la embajada de Estados Unidos presiona al gobierno para que venda su agua, hospitales, escuelas y carreteras, de modo que los inversionistas estadounidenses puedan hacer dinero. Esta poltica se hace posible por el Tratado de Libre Comercio Centroamericano (CAFTA), cuyo propsito fue incrementar las oportunidades en El Salvador para los inversionistas norteamericanos. Esto fue impuesto a la poblacin de ese pas, que se opuso enrgicamente al tratado.

Alex Gmez, lder de los sindicatos salvadoreos del sector pblico, fue a San Francisco en febrero para explicar cules sern las consecuencias de esta reciente iniciativa de libre comercio. l dice que si los recursos pblicos son privatizados, miles de trabajadores perdern sus trabajos, sus sindicatos sern destruidos y tendrn que dejar el pas para sobrevivir.

De acuerdo con Gmez, cuatro millones de personas ya han dejado El Salvador. Dos millones vinieron a Estados Unidos, no porque amen a este pas, sino porque ya no pueden sobrevivir en su pas de origen. Estos migrantes llegan sin documentos porque no hay visas para dos millones de personas de este pequeo pas.

El Tratado de Libre Comercio de Amrica del Norte (TLCAN) caus todava ms dao que el CAFTA. Permiti que corporaciones estadounidenses hicieran dumping al maz en Mxico y que tomaran el mercado local con importaciones. Hoy una sola compaa, Smithfield Foods, vende casi la tercera parte de toda la carne de cerdo consumida por los mexicanos. Por esto, los precios bajaron tanto que millones de campesinos mexicanos no pudieron sobrevivir. Ellos tambin tuvieron que dejar sus casas.

Mxico era autosuficiente en la produccin de maz y de carne. El cultivo de maz empez all, en Oaxaca, hace muchos siglos. Ahora Mxico es un pas dependiente de la importacin de carne y maz de los Estados Unidos.

Desde que el TLC est en vigencia, el nmero de mexicanos en Estados Unidos subi de 4.5 millones hasta 12.67 millones. Hoy, ms o menos el 11 por ciento de todos los mexicanos viven en Estados Unidos. De esos, ms o menos 5.7 millones pudieron conseguir algn tipo de visa, pero ms de 7 millones no lo consiguieron: no hay tantas visas. Pero ellos de todos modos llegaron, porque no tenan mucha eleccin si queran sobrevivir o que sus familias prosperaran.

Nuestras leyes de migracin transforman a estas personas en criminales. Ellas dicen que si los inmigrantes indocumentados trabajan aqu, es un crimen. Pero cmo puede la gente sobrevivir si no trabajan? Necesitamos una poltica distinta para la migracin una que deje de presionar tanto a las personas para que se vayan, y que no los trate como criminales si se quedan.

Cmo sera esta poltica?

En primer lugar, deberamos decir la verdad, como la Trade Act -introducida en el Congreso por Mike Michaud (D-Maine)-, nos hara hacer. Deberamos tener audiencias, como dice esta ley, sobre los efectos del TLCAN y el CAFTA, y recabar evidencias sobre la manera en que estos acuerdos han desplazado a la gente en los Estados Unidos y tambin en otros pases.

Entonces, necesitamos renegociar los acuerdos existentes para eliminar las causas del desalojo. Si les compensamos a las comunidades que sufrieron los efectos del libre comercio y de las reformas econmicas corporativas que fueron diseadas para beneficiar a los inversionistas estadounidenses, esto sera ms que justicia. Podra dar a estas personas ms recursos y ms futuro en sus hogares.

No tiene sentido negociar nuevos tratados que desalojan todava a ms personas o que bajan los niveles de vida. Esta administracin ya negoci tres hasta el momento con Per, Panam y Corea del Sur. Est ahora negociando un cuarto la Asociacin Trans Pacfico. Todos estos son acuerdos pro-corporaciones y desalojadores de personas. Deberamos prohibirlos, y a cualesquiera otros como ellos. Necesitamos, en lugar de ellos, estar seguros que todos los futuros acuerdos contemplen precios e ingresos adecuados para comunidades campesinas, promueven sindicatos y sueldos ms altos y no requieren la privatizacin de servicios pblicos.

Cada vez ms estos acuerdos internacionales, como Mode 4 de la Organizacin Internacional del Trabajo, tratan a los migrantes desplazados como fuerza de trabajo barata y vulnerable. Nuestros negociadores comerciales piden que se regule su entrada con programas de trabajadores huspedes. Esta direccin es claramente la mala. Deberamos, en vez de esto, suspender la inclusin de trabajadores huspedes en cualquier tratado comercial futuro.

Cuando la diplomacia no funciona, la intervencin militar estadounidense y los programas de ayuda existen para proteger a los acuerdos, polticas estructurales de ajuste o reformas econmicas en el mercado. Esta ha sido la poltica de Estados Unidos en Honduras y Hait, por ejemplo. Esto tambin tiene que parar. Si la embajada de Estados Unidos presiona a pases como El Salvador para adoptar medidas que beneficien los inversionistas corporativos al costo de trabajadores y campesinos, el embajador debera ser reprendido y la injerencia, impedida.

Finalmente, deberamos ratificar la Convencin de la Organizacin de las Naciones Unidas (ONU) sobre los derechos de los trabajadores migrantes y sus familias. Este acuerdo internacional nos dara un marco alternativo para el reconocimiento de los derechos de los migrantes desplazados, y para la responsabilidad de ambos pases el que enva y el que recibe esos trabajadores en su proteccin.

La falla de sucesivos administradores estadounidenses en tan slo presentar este acuerdo al Congreso para su ratificacin pone en evidencia la desagradable verdad sobre los efectos reales de nuestra poltica migratoria. Cuando millones de migrantes llegan aqu, son criminalizados porque no tienen estatus migratorio, especialmente cuando van al trabajo.

Los activistas de derechos civiles y de los migrantes se acuerdan muy bien de la reforma Migratoria de 1986 y de la Ley de Control porque inclua una amnista, firmada por el presidente Ronald Reagan, que dio estatus legal relativamente rpido a casi cuatro millones de personas. Pero la ley tambin contena sanciones a los empleadores por primera vez, cosa que casi siempre se nos olvida. Esta disposicin dice que las empresas sern multadas y penalizadas si contratan trabajadores indocumentados.

Esta disposicin fue promovida por aquellos que decan que si el trabajo se volviera ilegal, entonces la migracin indocumentada llegara al fin. Esto claramente fall, ya que el nmero de migrantes creci considerablemente en los aos que siguieron. Comparado con la presin para dejar su casa, criminalizar el trabajo no fue un impedimento para aquellos que necesitaban trabajar en Estados Unidos para que sus familias pudieran sobrevivir.

La disposicin son como una ley contra los empleadores, pero no lo fue. Se transform en una ley anti-empleados. Ningn jefe nunca fue arrestado por violarla. Las multas no eran elevadas. Cuando el gobierno busca reforzarla, los empleadores que cooperan con l son perdonados. Pero solamente en los ltimos cuatro aos, decenas de miles de trabajadores fueron despedidos por no tener papeles. Los verdaderos objetos de penalizacin bajo esta ley siempre han sido los trabajadores, no los empleadores.

Ahora el Congreso est hablando sobre una nueva reforma, y nosotros tenemos que usar esta oportunidad para presionar para acabar con la ley vigente. Algunos piensan que ya que una nueva legalizacin probablemente dar a muchos trabajadores indocumentados estatus de legalidad, las sanciones ya no afectarn a casi nadie.

Pero igual, las predicciones ms positivas sobre una nueva legalizacin todava asumen que millones de personas no calificarn por causa de requisitos muy rigurosos, altas tasas y perodos muy largos de espera. Esas personas todava estarn sujetas a las sanciones de la ley. Y despus que pase una nueva reforma, millones ms de personas vendrn a los Estados Unidos por causa de las mismas presiones que causaron las pasadas olas de migracin. Esto es especialmente verdad si una nueva reforma inmigratoria ignora la necesidad de renegociar los trminos de intercambio y eliminar el grande desalojo de personas.

Estos inmigrantes futuros no son extraos. Son los maridos y esposas, padres y primos de las personas que ya estn aqu personas que ya son parte de nuestras comunidades. Ellos vienen de los mismos pueblos y estn ligados a barrios aqu en los Estados Unidos por los lazos que fueron creados por la migracin, el trabajo y la familia. Necesitamos impedir que las sanciones de la legislacin que hacen un crimen que ellos trabajen- les sean aplicadas. Desafortunadamente, mientras tanto, los miembros del Congreso no estn hablando sobre eliminar las sanciones. De hecho, ellos y la administracin pblica quieren hacer su aplicacin todava ms estricta.

Entonces hagamos una revisin de la realidad. Vamos a decir la verdad sobre cmo se ha usado esta ley.

Un mtodo de aplicar sanciones es que los empleadores usen una base de datos del gobierno llamada E-verify para buscar a las personas que quieren contratar. El Congreso y la administracin pblica piden que sea obligatorio que todos los empleadores usen esta base de datos, y que rechacen a cualquiera que aparezca en ella como indocumentado.

Para las personas que ya estn trabajando y no tienen papeles, esto significa que si pierden sus trabajos, sera mucho ms difcil encontrar uno nuevo. Esto har que las personas teman hacer cualquier cosa que pueda desagradar a su jefe, como ingresar a un sindicato o quejarse de condiciones ilegales. Eso es bueno para el jefe, pero malo para los trabajadores.

Las empresas hoy no slo usan esta base de datos para buscar nuevas contrataciones tambin la usan para verificar el estatus migratorio de las personas que ya trabajan para ellos. Esto es una violacin de la ley. Una vez que empleadores acepten el formulario llenado por una persona que busca trabajo (llamado I-9), junto con su identificacin oficial, ellos no pueden volver a verificar el nombre en la base de datos. Pero lo hacen. A veces es conveniente librarse de trabajadores que tienen beneficios acumulados y aumentos de sueldo con el paso de los aos, y sustituirlos por nuevos empleados con sueldos ms bajos.

La re-verificacin acaba de suceder, de hecho, a tres trabajadores que filiados al Sindicato Internacional de Almacenes y Estibadoras de Waste Management Inc. en San Leandro, California. El sindicato fue al Consejo de Oakland City para protestar en contra de estos despidos ilegales, dado que WMI opera bajo un contrato municipal de basura.

Los empleadores a veces anuncian que quieren empezar a usar la base de datos de E-Verify cuando sus trabajadores se empiezan a organizar. Esto fue lo que los gerentes anunciaron en los supermercados Mi Pueblo, en el norte de California. E-Verify se usa para aterrorizar a los trabajadores e impedirles apoyar al Local 5-Sindicato de Trabajadores Comerciales y de United Food.

Hay un mtodo para forzar sanciones contra trabajadores todava ms comn. Agentes de migracin que trabajan para inmigracin estadounidense y el Control de Aduanas (ICE)-, ingresan a los registros personales de un empleador. Comparan la informacin obtenida por los trabajadores en el formulario I-o a la base de datos de E-Verify, buscando a trabajadores que tengan status migratorio ilegal. Entonces, el ICE hace una lista de estos trabajadores y se la enva a la compaa, dicindole que los despida.

Eso fue lo que pas en Pacific Steel Castings en Berkeley, California, el ao pasado; 214 trabajadores fueron despedidos como resultado de esto. Algunos tenan ms de 20 aos de antigedad. Muchos perdieron sus casas, y los sueos de sus hijos de ir a la universidad fueron destruidos.

Centenas de miles de trabajadores perdieron sus trabajos como resultado de estas acciones, llamadas auditoras de I-9, los ltimos cuatro aos, inclusos casi 500 conserjes en San Francisco y ms de mil en Minneapolis. Miles de trabajadores haciendo uno de los trabajos ms duros imaginables en industrias empacadoras de carne por todo el pas. Campesinos. Trabajadores de la construccin. Pero los empleadores todos reciben multas de bajo monto, y muchos recibieron inmunidad de la penalizacin si cooperan en despedir a sus propios empleados.

Si sindicatos y comunidades llaman a una batalla que exponga el terrible costo humano de estos despidos, es posible que dejen de pasar. Los jvenes Dreamers mostraron que es posible. Estos valientes jvenes convencieron la administracin a dejar de deportar estudiantes trados a Estados Unidos sin papeles cuando eran nios. Forzaron a la administracin a cambiar la manera en que aplica la ley de inmigracin. Eso tambin puede ser hecho para los trabajadores, si se lucha.

Pero tambin debemos cambiar las sanciones de la ley. Si no lo hacemos, nuestra experiencia de ms de 25 aos desde su aprobacin muestra que las autoridades inmigratorias van a simplemente a encontrar otro mtodo de hacer que el trabajo sea un crimen para las personas que no tienen papeles.

La otra desagradable verdad sobre sanciones es que estn conectadas al crecimiento de los programas de trabajadores huspedes. Uno de los principales propsitos de hacer con que sea un crimen trabajar sin papeles es forzar a la gente a venir a Estados Unidos con visas que los vinculan a sus empleadores y reclutadores. Estos trabajadores son muchas veces ms vulnerables que los indocumentados, ya que son deportados si pierden sus trabajos o son despedidos. Los programas de trabajadores huspedes han sido caracterizados como cercanos a la esclavitud por el Centro Legislativo de la Pobreza en el Sureste y otros, que han documentado su extrema explotacin. La ley de sanciones funciona como una manera de presionar a la gente a escoger este camino para llegar a los Estados Unidos y trabajar.

Cuando las sanciones a empleadores son usadas para hacer los trabajadores vulnerables a la presin, romper sindicatos o forzar a las personas a ingresar en programas de trabajadores huspedes, su efecto real es forzar a la gente a aceptar trabajos con sueldos bajos y sin derechos. Esto es un subsidio a los empleadores, y ayuda a bajar los sueldos para todos. La ley de sanciones hace ms difcil que los trabajadores se organicen para mejorar sus condiciones. Esto no afecta solamente a los trabajadores que no tienen papeles. Cuando es ms difcil que un grupo se organice, tambin lo es para otros trabajadores.

Algunas personas con conexiones en Washington aceptan que la ley de sanciones va a seguir existiendo como algo ya hecho o, todava peor, que el E-Verify se volver un programa nacional obligatorio para todos los empleadores. Pero para los sindicatos y trabajadores que ya tuvieron que lidiar con sus efectos, sera mucho mejor acabar inmediatamente con esto, y cerrar la base de datos de E-Verify. Esto, de hecho, fue una decisin tomada por la AFL-CIO en su convencin en Los Angeles en 1999. Delegados en la convencin crean que tenemos que dejar de aplicar la ley de inmigracin en los ambientes laborales, porque sus efectos reales hacen ms vulnerables a los trabajadores, y dificultan su organizacin para mejorar sus condiciones de trabajo.

Adems de revocar la ley nacional de sanciones, tambin deberamos prohibir a los estados promulgar medidas que lo imiten. Estas leyes pasaron no solamente en Arizona, Alabama o Mississippi. California pas una ley de sanciones a empleadores antes que la ley federal existiera, en 1986.

Algo que realmente ayudara a los trabajadores a mejorar sus sueldos y condiciones de trabajo es la aplicacin mucho ms estricta de la proteccin a los trabajadores y de las leyes anti-discriminacin para todos. Los fondos usados para la aplicacin de sanciones de inmigracin en espacios laborales deberan ser destinados al Departamento de Trabajo, el de Seguridad Ocupacional y de Administracin de Salud, la Comisin Nacional de Relaciones Laborales y otras agencias de aplicacin de la legislacin laboral. Ser un buen da para todos los trabajadores cuando agentes del Servicio de Inmigracin y Control de Aduanas de Estados Unidos (ICE) se vuelvan inspectores de sueldo y de horas trabajadas.

Deberan ser un crimen las amenazas de empleadores que usan el estatus inmigratorio para impedir a los trabajadores organizar sindicatos o protestar contra condiciones de trabajo ilegales. Eso hace necesario anular dos decisiones de la Suprema Corte, Hoffman y Sure-Tan. En estos casos la Corte dijo que si los trabajadores son despedidos por actividad sindical y no tienen papeles, el patrn no tiene que readmitirlos o pagarles sueldos perdidos porque la ley de sanciones dice que es ilegal emplearlos desde un principio. Pero cuando no hay sancin por violar los derechos laborales, los trabajadores no tienen ningn derecho. Esto tambin afecta a otros trabajadores en el mismo espacio que quieren organizar un sindicato, ya que hace con que los indocumentados estn vulnerables. En vez de esto, deberamos incrementar los derechos del espacio laboral, prohibiendo la aplicacin de leyes inmigratorias en disputas laborales o en contra de trabajadores que demandan por condiciones ilegales de trabajo.

Para garantizar que todos tengamos los mismos derechos en el espacio laboral, tambin tenemos que eliminar la manera en que los indocumentados son estafados por fondos como la seguridad social y desempleo. Todos los trabajadores contribuyen para el fondo de la seguridad social, pero como los indocumentados estn trabajando bajo malas circunstancias, lo pagan pero nunca reciben los beneficios. Esto se nos voltear cuando estos trabajadores necesiten pagos por discapacidad o cuando sean demasiado viejos para trabajar cosas que nos pasan a todos. Esta es la razn por la cual existe el sistema de seguridad social porque no queremos que los adultos mayores se alimenten de comida para perros, no importa donde hayan nacido.

En vez de esto, hoy el nmero de seguridad social se volvi mucho ms un medio de conferir estatus migratorio, perjudicando a los trabajadores en vez de proveerles los beneficios, que era su propsito inicial y verdadero. Hay una solucin sencilla para este problema tambin. Debera haber nmeros de seguridad social disponibles para todos, independientemente de su status inmigratorio. Todos deberan pagar al sistema y todos deberan tener el derecho a los beneficios generados por este pago. Con el mismo bono, todos los trabajadores deberan tener la posibilidad de recibir beneficios de desempleo independientemente de su status, ya que el trabajador y sus empleadores pagan a los fondos.

Al final, necesitamos una poltica migratoria que junte a las personas, en vez de poner a los trabajadores unos contra otros, como lo hace nuestro actual sistema. Durante el tiempo de crisis econmica, especialmente, necesitamos reducir la competencia por trabajo en vez de provocar miedo. En 2005, la congresista Sheila Jackson Lee, de Houston, hizo una propuesta innovadora que promovera la creacin de empleos y programas de entrenamiento para trabajadores desempleados, al mismo tiempo que dara estatus legal a trabajadores sin papeles. Esta propuesta pona a trabajadores desempleados e inmigrantes, en el mismo lado, dndoles a todos algo por que luchar, sea cuando estuvieran sin trabajo, sea cuando trabajaran sin un estatus migratorio. Esta propuesta, y las otras que fueron hechas, son parte de la Campaa Dignidad, un plan para una reforma migratoria basada en los derechos humanos, civiles y laborales.

Una poltica migratoria que beneficie a los migrantes, a sus comunidades de origen y a los trabajadores aqu en los Estados Unidos tiene que tener una perspectiva de largo plazo. En vez de solamente intentar cumplir con los intereses de grupos bien representados en el Congreso, necesitamos preguntar qu estamos haciendo? Qu va realmente a solucionar los problemas que experimentamos con las actuales leyes y polticas?

Necesitamos un sistema que produzca seguridad, no inseguridad. Necesitamos el compromiso con la igualdad y la igualdad de estatus librndonos de lneas de color o nacionalidad-, en vez de profundizar las diferencias. Necesitamos facilitar la organizacin de los trabajadores, librndonos de lo que hace con que la gente sea vulnerable para acabar con la competencia por trabajo, necesitamos el empleo total, y para ganar derechos de organizacin, necesitamos la aplicacin de las leyes laborales junto con la eliminacin de sanciones y despidos. No es probable que muchas corporaciones apoyen un programa como ste; entonces, los polticos que nos representan tienen que elegir de qu lado estn.

Trabajadores en Mxico, El Salvador, Filipinas, los Estados Unidos y otros pases necesitan lo mismo. Trabajos seguros con un sueldo digno. Derechos en nuestros espacios laborales y comunidades. La libertad de viajar y buscar un futuro para nuestras familias, y la posibilidad de quedarse en la casa y tener un futuro decente ah tambin. Las fronteras entre nuestros pases, por lo tanto, deberan ser terrenos comunes que nos conecten, no lneas que nos dividan.

Fuente: http://desinformemonos.org/2013/03/que-la-migracion-deje-de-ser-un-crimen/print/



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter