Portada :: Ecuador
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 05-03-2013

Revolucin ciudadana

Ignacio Ramonet
Le Monde diplomatique


Un pas endeudado y sometido a los dictados de organismos financieros internacionales; con una clase poltica mediocre, corroda por la corrupcin y detestada por la opinin pblica; una desconfianza general hacia las instituciones; un Estado desprovisto de soberana monetaria; con un sistema bancario estafador y ladrn; un paro masivo; una infame ley de hipotecas y miles de desahucios... Hablamos de la Espaa de hoy? No, del Ecuador de antes de 2006, de antes de la revolucin ciudadana impulsada por Rafael Correa, brillantemente reelegido presidente el pasado 17 de febrero [i].

Cuando Correa triunf por primera vez, en noviembre de 2006, el Ecuador estaba saliendo de una dcada de crisis, protestas e inestabilidad. Con tres presidentes (Abdal Bucaram, Jamil Mahuad y Lucio Gutirrez) derrocados por insurrecciones populares, una quiebra masiva del sistema financiero, una banca corrupta, un endeudamiento colosal, huelgas generales, insurrecciones indgenas y revueltas sociales de todo tipo. El pas pareca ingobernable. Hasta que lleg este economista poco convencional, forjado en el trabajo social y solidario cerca de los pueblos originarios, impregnado de las tesis de justicia de la Teologa de la liberacin, formado en universidades de Blgica y Estados Unidos, simpatizante y asiduo del Foro Social Mundial y adversario declarado de la poltica de ajustes estructurales impulsada, en los aos 1990, por el Fondo Monetario Internacional (FMI) en toda Amrica Latina.

Para su primera campaa electoral, Rafael Correa fund el movimiento Alianza PAIS (Patria Altiva i Soberana) y propuso un referendum para una Asamblea constituyente que redactase una nueva Constitucin. Gan. Y en su discurso de toma de posesin anunci con claridad cual sera su proyecto para Ecuador: "La lucha por una Revolucin Ciudadana, consistente en el cambio radical, profundo y rpido del sistema poltico, econmico y social vigente."

Y cumpli su promesa. Lo cual le vali, el 30 de septiembre de 2010, una tentativa de golpe de Estado que a punto estuvo de costarle la vida [ii]. Pero tambin le depar el apoyo arrasador de la mayora de los Ecuatorianos. Entre elecciones y referendos, la del 17 de febrero es la novena victoria en las urnas de Rafael Correa. De tal modo que este joven presidente, que an no cumpli los cincuenta aos (naci en abril de 1963), se ha convertido en uno de los lderes indiscutibles de la nueva Amrica Latina. En sus seis aos de gobierno, "refund -como dice l- la patria" con la nueva Constitucin (aprobada por referendo en 2008), inici la era del Buen Vivir [iii] , renegoci con xito la deuda externa de su pas y fren los estragos del neoliberalismo confirindole al Estado un rol decisivo en lo econmico y lo poltico. Ahora, su mandato ir hasta 2017, y entonces cumplir una dcada en el poder.

Nos encontramos con l, en Quito, unos das antes del escrutinio. En una reunin con los observadores independientes internacionales invitados por el Consejo Nacional Electoral (CNE) para testimoniar de la pulcritud democrtica de la eleccin [iv].

Con el objetivo de consagrarse plenamente a la campaa y no ser acusado de usar bienes pblicos, Rafael Correa decidi descargarse de la funcin ejecutiva de la Presidencia y solicitar a la Asamblea nacional una licencia de 30 das durante los cuales esa funcin sera ejercida por el vicepresidente Lnin Moreno. Un rasgo de honradez poltica que, a escala internacional, resulta inslito y ejemplar. Ninguna ley lo conminaba a ello. Excepto su propia exigencia tica.

Empieza su conversacin citando a Eloy Alfaro [v]: No buscamos nada para nosotros, todo para el pueblo. Aqu aade Correa- ya no manda el FMI, ni la oligarqua; aqu ahora manda el pueblo. Y si ste nos apoya es que hemos hecho lo que prometimos: escuelas, hospitales, carreteras, puentes, aeropuertos... A pesar de las campaas mediticas de deslegitimizacin contra nosotros y de los ataques de una prensa sin escrpulos, vamos a ganar estas elecciones -las ms democrticas y transparentes de la historia del Ecuador- de manera arrolladora. Pero no las vamos a ganar para recrearnos en el xito; las vamos a ganar para gobernar mejor y para ahondar los cambios que venimos impulsando.

En sus seis aos de gobierno, Rafael Correa ha transformado efectivamente su pas. Como ningn otro gobernante ecuatoriano antes de l. Cuatro indicadores econmicos resumen, mejor que mil palabras, el triunfo de su poltica: en toda la historia de Ecuador, la tasa de inflacin nunca fue ms baja; el crecimiento nunca tan elevado; el desempleo tan reducido y el salario real tan alto. Los emigrantes que, huyendo del derrumbe espaol, regresan a Ecuador sienten mejor que nadie el nuevo bienestar econmico. Constatan que se acab el caos, el desmadre y la fragmentacin poltica; que hay estabilidad y equidad social con dignidad; un gobierno de verdad que ha disciplinado a las clases poseedoras; un gobierno de izquierda pero desprovisto de los excesos ilusorios del izquierdismo palabrero; en suma, un gobierno de izquierdas que est tranformando para siempre el Ecuador.

Bastaba pasearse por las calles de Quito o de otros lugares del pas, asistir a algn mtin del presidente Correa para sentir el excepcional efecto de su carisma, el fervor de la gente, la bulliciosa adhesin popular a su persona, a su programa y a los principios de la revolucin ciudadana.

Aqu dice Correa- todo se haba convertido en mercancia. Mandaban los bancos y los inversionistas extranjeros. Se haba privatizado la sanidad, la enseanza, los transportes,... todo ! Eso se termin. Volvi el Estado y ahora garantiza los servicios pblicos. Estamos invirtiendo el triple en presupuestos sociales, salud, escuela, hospitales gratuitos.... Hemos acabado con el neoliberalismo. Una izquierda moderna no puede odiar el mercado, pero el mercado no puede ser totalitario. Por eso hemos cambiado radicalmente la economa, ahora es la sociedad la que dirige el mercado y no lo inverso. El ser humano es lo primero, antes que el capital. Cambiamos la ley de hipotecas, que era igual que la espaola, y pusimos fin a los desahucios. Dijimos : No pagamos la deuda!, y conseguimos rescatarla por el 30% de lo que nos pedan. Hoy Ecuador es la economa que ms reduce la desigualdad. Queremos vencer la pobreza. Hemos consolidado los derechos laborales de los asalariados y acabado con la tercerizacin, esa forma de esclavismo contemporaneo. Estamos haciendo una revolucin tica, combatiendo la corrupcin con mayor ahinco que nunca y con una consigna fundamental a todos los niveles: Manos limpias!. Ya no se permite la evasin fiscal. Nuestra revolucin es tambin integracionista y latinoamericana porque estamos decididos a construir la Patria Grande soada por Bolvar. Es asimismo una revolucin ambiental. Nuestra Constitucin es una de las pocas en el mundo quizs la nica- que reconoce los derechos de la naturaleza. Como lo digo a menudo: no estamos viviendo una poca de cambio, sino un cambio de poca. No se trata de superar el neoliberalismo, se trata, sencillamente, de cambiar de sistema. Y ese cambio exige la modificacin de la relacin de poder. Ir hacia un poder popular.

Los resultados electorales obtenidos el 17 de febrero (ms de 33 puntos de ventaja con respecto a su inmediato adversario) demuestran, primero, que las campaas de los opositores fueron mediocres, dbiles, inexistentes [vi]. Y, sobre todo, que el apoyo al presidente Correa fue trans-clase. No se limit a una sola categora social, subi en todos los sectores. Porque esto -explica Rafael Correa con su voz extenuada y rota despus de centenares de discursos- es un proyecto de unidad nacional. Estamos construyendo patria. Hemos hecho mucho -y nos hemos equivocado tambin, y mucho- pero lo principal se ha logrado. Aqu ya no manda la bancocracia, ya no manda la partidocracia, ya no manda el poder meditico, ya no manda ningn poder fctico en funcin de intereses grupales, ya no manda el Fondo Monetario, ni las burocracias internacionales; aqu ya no mandan pases hegemnicos. Hemos ganado con una presencia fsica en las calles, no slo ma sino de todo el Movimiento Alianza Pas, recorriendo barrios y pueblos, valles y montaas, sierras y junglas. Hemos manejado la campaa con claridad. Lo he repetido y suplicado :No me dejen solo!, porque un presidente sin una mayora neta en la Asamblea, es un presidente disminuido.

En eso tambin, los electores le han respondido con un sostn arrasador. El presidente, que no tena mayora en la Cmara, dispondr ahora del soporte de ms de los dos tercios de los diputados... Con lo cual podr por fin hacer votar proyectos fundamentales como la ley de tierras, la ley de agua, la ley de cultura, la ley de medios... En una palabra: gobernar para, como lo prometi en su campaa, profundizar el cambio.

Notas

[i]
Los resultados de la eleccin presidencial, an no definitivos a la hora del cierre de esta edicin, son los siguientes: Rafael Correa (Alianza Pas) 57%; Guillermo Lasso (CREO, Creando Oportunidades) 23%; Lucio Gutirrez (PSP, Partido Sociedad Patritica) 6%; Mauricio Rodas (Movimiento SUMA, Sociedad Unida Ms Accin) 4% ; Alvaro Noboa (PRIAN, Partido Renovador Institucional Accin Nacional) 3,7%; Alberto Acosta (Unidad Plurinacional de las Izquierdas) 3,2%; Norman Wray (Movimiento Ruptura) 1,3%; Nelson Zavala (PRE, Partido Roldosista Ecuatoriano) 1,2%.

[ii] Lase Ignacio Ramonet, Entrevista con Rafael Correa, Le Monde diplomatique en espaol, enero de 2011.

[iii] El canciller ecuatoriano, Ricardo Patio, defini este concepto de la siguiente manera: La Revolucin Ciudadana que vive el Ecuador est marcada por una premisa fundamental: la concepcin y ejecucin del Buen Vivir, una filosofa heredada de nuestras races indgenas y que encierra una enseanza muy valiosa para estos tiempos convulsionados y agresivos con el entorno: el Buen Vivir se funda en una relacin armnica entre el hombre y la naturaleza.

[iv] El Consejo Nacional Electoral (http://www.cne.gob.ec) es un organismo pblico, independiente del gobierno, que, junto con el Tribunal Contencioso Electoral (http://www.tce.gob.ec/jml/), tiene la misin de organizar las elecciones en Ecuador y garantizar su caracter democrtico respetando la Ley orgnica electoral (http://aceproject.org/ero-en/regions/americas/EC/ecuador-ley-organica-electoral-codigo-de-la/view).

[v] Eloy Alfaro (1842-1912), militar, guerrilero y presidente de Ecuador en dos ocasiones (1895-1901 y 1906-1911), principal dirigente de la revolucin liberal ecuatoriana.

[vi] La del izquierdista Alberto Acosta (uno de los redactores del proyecto de revolucin ciudadana, ex-presidente de la Asamblea Nacional y antes muy cercano a Rafael Correa) fue particularmente decepcionante por sus gratuitas e insistentes acusaciones de fraude electoral y de falta de democracia.

Fuente original: Le Monde Diplomatique


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter