Portada :: Economa :: Textos y documentos
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 15-06-2005

Modelos alternativos de integracin? (2)

Edgardo Lander
ADITAL


La Comunidad Sudamericana de Naciones

 

Los gobiernos de Sudamrica celebran lo que denominan un nuevo momento histrico en el continente, la realizacin del sueo de Bolvar: la creacin de la Comunidad Sudamericana de Naciones. Podr este acuerdo convertirse efectivamente en un punto de partida para nuevos proyectos econmicos y geopolticos alternativos a los modelos hegemnicos?

 

La retrica de la Declaracin del Cusco, firmada por los presidentes o cancilleres de 12 pases sudamericanos5, parecera efectivamente apuntar en una nueva direccin. Predomina en esta un lenguaje diferente a la prioritaria del libre comercio que ha sido hegemnica durante los ltimos lustros. Partiendo de la "historia compartida y solidaria de nuestras naciones", se reivindica "una identidad sudamericana compartida y valores comunes, tales como: la democracia, la solidaridad, los derechos humanos, la libertad, la justicia social, el respeto a la integridad territorial, a la diversidad, la no discriminacin y la afirmacin de su autonoma, la igualdad soberana de los Estados y la solucin pacfica de controversias". Se reconoce que no es suficiente con el desarrollo econmico, y que se requieren estrategias que junto a "una conciencia ambiental responsable y el reconocimiento de asimetras en el desarrollo de sus pases, aseguren una ms justa y equitativa distribucin del ingreso, el acceso a la educacin, la cohesin y la inclusin social, as como la preservacin del medio ambiente y la promocin del desarrollo sostenible".

 

Se enfatiza un "compromiso esencial con la lucha contra la pobreza, la eliminacin del hambre, la generacin de empleo decente y el acceso de todos a la salud y a la educacin como herramientas fundamentales para el desarrollo de los pueblos". En el terreno internacional se apela a "los valores de la paz y la seguridad internacionales, a partir de la afirmacin de la vigencia del derecho internacional y de un multilateralismo renovado y democrtico que integre decididamente y de manera eficaz el desarrollo econmico y social en la agenda mundial".

 

Desde el punto de vista institucional, se afirma a la Comunidad Sudamericana de Naciones como proyecto que trasciende un rea de libre comercio, acordndose que se va a "desarrollar un espacio sudamericano integrado en lo poltico, social, econmico, ambiental y de infraestructura, que fortalezca la identidad propia de Amrica del Sur y que contribuya, a partir de una perspectiva subregional y, en articulacin con otras experiencias de integracin regional, al fortalecimiento de Amrica Latina y el Caribe y le otorgue una mayor gravitacin y representacin en los foros internacionales".

 

De acuerdo al texto, se trata de un proyecto de integracin de los pueblos. Se afirma: "Nuestra conviccin en el sentido que la realizacin de los valores e intereses compartidos que nos unen, adems de comprometer a los Gobiernos, slo encontrar viabilidad en la medida que los pueblos asuman el rol protagnico que les corresponde en este proceso. La integracin sudamericana es y debe ser una integracin de los pueblos".

 

Ms all de temas cruciales que estn ausentes en el texto, como el de la deuda externa, y el de las relaciones de este proyecto con los acuerdos de libre comercio firmados o en proceso de negociacin con Estados Unidos y la Unin Europea, puede esperarse que los actuales gobiernos sudamericanos (los firmantes de la Declaracin del Cusco) sean consecuentes con estas declaraciones de intencin? Se trata de un lenguaje destinado al pblico de galera, o es la expresin de una nueva voluntad poltica de los gobiernos sudamericanos?

 

Ms que descartar de antemano la Declaracin del Cusco como pura retrica y a la decisin de crear la Comunidad Sudamericana de Naciones como una mera formalidad, es conveniente analizar este proceso en la potencialidad que podra ofrecer para convertirse en un nuevo terreno de pugnas y tensiones entre diferentes visiones y diferentes fuerzas sociales en torno al futuro de Amrica Latina. Pretenden los gobiernos firmantes de la declaracin (o algunos de ellos) adecuar las orientaciones de sus polticas pblicas a los objetivos declarados de la Comunidad Sudamericana de Naciones?

 

Lo que resulta evidente es que hay flagrantes contradicciones entre los objetivos y metas formulados en esta declaracin y el rumbo principal que hoy asumen las polticas pblicas en la mayora de los pases sudamericanos. Los objetivos formulados en la Declaracin del Cusco no son, de modo alguno, compatibles con las polticas pblicas y orientaciones econmicas que, gracias a la deuda externa, los organismos financieros internacionales continan imponiendo en todo el continente. Pueden los movimientos sociales y polticos populares del continente aprovechar estas tensiones para formular e impulsar propuestas contrahegemnicas?

 

Qu sentido tiene que los gobiernos andinos que hoy negocian un TLC con Estados Unidos, proyecto que constituye una severa amenaza a la salud, educacin, alimentacin y el ambiente de dichos pases, se comprometan a garantizar la salud, la educacin, la alimentacin de sus pueblos, as como la preservacin del ambiente? Qu sentido tiene la reivindicacin del derecho a un empleo decente cuando las polticas de apertura, privatizacin y desregulacin, la desindustrializacin, la flexibilidad laboral y las reformas de la legislacin laboral impulsadas por estos mismos gobiernos continan deteriorando y precarizando sistemticamente las condiciones del empleo? Para qu proclamar la autonoma e igualdad soberana de los Estados mientras se estn negociando acuerdos comerciales que limitan cada vez ms el ejercicio de la soberana? Por qu hablar de la equitativa distribucin del ingreso, y de la cohesin y la inclusin social, si la experiencia confirma que las actuales polticas de predominio dogmtico del libre comercio no conducen sino a la desintegracin social y al incremento de las desigualdades sociales? Qu sentido tiene destacar la importancia de la preservacin del medio ambiente y la promocin del desarrollo sostenible si -como es evidente por ejemplo en el caso de Brasil- las actuales polticas de prioridad de las exportaciones primarias orientadas a generar un excedente en la balanza comercial para pagar la deuda externa requieren una sobreexplotacin depredadora y no sostenible de los recursos naturales? Qu tipo de infraestructura va a acompaar este proceso de integracin? Continuar la prioridad en la inversin en infraestructura orientada a facilitar las exportaciones y consolidar el modelo de crecimiento hacia afuera, la economa de puertos? Pondr esta infraestructura a la Amazona y sus recursos a la disposicin de las empresas transnacionales?6. Podr por el contrario drsele prioridad a las exigencias de un desarrollo endgeno, de ampliacin de los mercados internos continentales y de la efectiva integracin de los pueblos? Ser posible avanzar en la direccin de un modelo alternativo de integracin cuando se est incorporando a la Comunidad Sudamericana de Naciones, en forma acrtica, la base jurdica y normativa que el MERCOSUR y la Comunidad Andina de Naciones fueron armando durante los lustros recientes de hegemona neoliberal?

 

La retrica latinoamericanista, la reivindicacin de la soberana y la democracia, as como de los derechos de los pueblos, podra bajar la guardia de los movimientos sociales y polticos populares en torno a las negociaciones entre los gobiernos del continente mientras mantienen una actitud vigilante ante los acuerdos negociados con potencias extracontinentales (ALCA, TLCs, MERCOSUR-UE). No hay, sin embargo, nada en la idea de integracin sudamericana que en s misma, por su propia condicin de ser latina o sudamericana, sea necesariamente ms favorable a los intereses de los pueblos. Todo depende, como se seal al comienzo de este texto, de los modelos de integracin en juego. Se abre con la Comunidad Sudamericana de Naciones un nuevo terreno de lucha continental. El destino de este proyecto de integracin y la respuesta a la cuestin bsica de si puede o no llegar a ser favorable a los intereses populares, ms que del contenido de sus textos fundantes, depender del resultado de las luchas sociales y polticas, de la capacidad de las fuerzas populares para revertir las tendencias polticas y econmicas hoy hegemnicas en la mayor parte del continente.

 

Ser posible convertir a la Comunidad Sudamericana de Naciones en un nuevo terreno capaz de articular en forma efectiva las luchas de los pueblos del continente por la soberana, la democracia, la igualdad, la pluralidad cultural? Podr este nuevo proyecto integrador jugar un papel en la resistencia a la hegemona imperial de Estados Unidos?

 

Son estos nuevos retos y nuevas interrogantes que confronta hoy la lucha popular latinoamericana.

 

 

Notas

 

5 Declaracin del Cusco sobre la Comunidad Sudamericana de Naciones, Cumbre Presidencial Sudamericana, Cusco, 8 de diciembre de 2004. Los pases firmantes de esta declaracin son: Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Ecuador, Guyana, Paraguay, Per, Surinam, Uruguay y Venezuela <http://www.comunidadandina.org/>

 

6 Decisiones fundamentales para el futuro de Sudamrica, con consecuencias a largo plazo para los modelos productivos y de integracin continental (energa, transporte, telecomunicaciones), estn siendo tomadas, en lo fundamental, al margen del debate pblico, en el contexto del IIRSA, Iniciativa para la Integracin de la Infraestructura Regional Sudamericana, que tiene su origen en la Primera Cumbre de Presidentes de Amrica del Sur celebrada Brasilia en el ao 2000, y que agrupa a los mismos 12 pases que han acordado la creacin de la Comunidad Sudamericana de Naciones. Est previsto que sus proyectos sean financiados por los gobiernos, el sector privado e instituciones financieras multilaterales como el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), la Corporacin Andina de Fomento (CAF), el Fondo Financiero para el Desarrollo de la Cuenca del Plata (FONPLATA) y el Banco Mundial. El discurso de Enrique Iglesias en dicha cumbre presidencial debe servir de llamado de alerta respecto al tipo de proyecto de infraestructura al cual estos organismos financieros le otorgarn prioridad. La concepcin de la integracin que defiende el BID aparece sintetizada en los siguientes trminos: "La integracin regional es siempre una tarea desafiante, y los primeros esfuerzos de Amrica Latina y el Caribe en los aos de posguerra encontraron obstculos muy importantes. Afortunadamente, algunos de estos obstculos tradicionales han sido sustancialmente superados en aos ms recientes. El proceso de reforma de las estructuras econmicas en los pases de Amrica Latina y el Caribe, que el Banco viene apoyando activamente, ha hecho que nuestras economas sean ms receptivas a la integracin regional, a partir de condiciones macroeconmicas ms estables, la apertura unilateral de nuestras economas, la reduccin de la intervencin directa estatal en los mercados y un ambiente ms favorable a la iniciativa privada" http://www.caf.com/view/index.asp?ms=8&pageMs=10180

[1] El presente artculo fue publicado en el N 15 de la revista OSAL (Observatorio Social de Amrica Latina), CLACSO, Buenos Aires.



* Profesor de la Escuela de Sociologa de la Universidad Central de Venezuela


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter