Portada :: Mxico
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 07-03-2013

Un intento de legitimacin de Enrique Pea Nieto
La detencin de la lder magisterial, Elba Esther Gordillo, no es una acto de justicia

Jos Luis Hernndez Ayala
Rebelin


La detencin de la Presidenta del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educacin (SNTE), Elba Esther Gordillo Morales, no es un acto de justicia, es un intento de Enrique Pea Nieto para legitimarse en el poder y mostrar mano dura para imponer la Reforma Educativa, un nuevo liderazgo tan servil como el anterior, distraer la atencin ante los escandalosos casos de corrupcin de los gobiernos estatales salientes, de la cuenta pblica del 2012 y la inminente promocin de las reformas energtica y hacendaria; finalmente es tambin un mensaje para disciplinar a todos los liderazgos de los movimientos sindicales y sociales.

Elba Esther Gordillo acumul una gran riqueza y poder al amparo y proteccin de los gobiernos del PRI (Partido Revolucionario Institucional) y del PAN (Partido Accin Nacional), durante los ltimos cuatro sexenios neoliberales. Aport su control sindical a los procesos de descentralizacin educativa y la contencin represiva del movimiento magisterial democrtico de la Coordinadora Nacional Trabajadores de la Educacin (CNTE). A cambio obtuvo importantes cuotas de poder en la Secretaria de Educacin Pblica, la Lotera Nacional, el Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE) y diversas gubernaturas, el registro de su partido PANAL (Partido Nueva Alianza) y sobre todo impunidad para actuar al margen de la ley. En la plenitud de su cacicazgo jug un papel central en la imposicin de Felipe Caldern, con el que mantuvo una abierta complicidad hasta el fin de su gobierno espurio. La desgracia de Elba Esther Gordillo es haber quedado en medio de arenas movedizas. Por un lado el gobierno la presionaba para que acatara sin chistar una reforma educativa que privatiza la enseanza pblica, facilita el despido de los maestros, elimina la bilateralidad para el ingreso, promocin y permanencia en el servicio magisterial, destruyendo as las bases de existencia de la organizacin sindical; por el otro tambin enfrentaba el descontento de toda la base magisterial, tanto la propia como la que est aglutinada en la CNTE. Ante la amenaza de ser desbordada por sus bases, Elba Esther intento en vano ofrecer una tmida resistencia a la ofensiva del gobierno, pero careca de toda credibilidad para dirigir una lucha tan importante, adems de tener una cola demasiado larga que finalmente le pisaron. Como el dios Cronos que se coma a sus hijos, Elba Esther fue devorada por el sistema al cual sirvi fielmente durante toda su vida poltica. La mejor manera de evitar la criminalizacin de la protesta social, es que el sindicalismo democrtico cuente con liderazgos honestos y combativos para poder enfrentar la ofensiva neoliberal. La principal razn que explica la permanencia de la resistencia del Sindicato Mexicano de Electricistas (SME) durante ms de tres aos, es que cuenta con un liderazgo con estas caractersticas. Sin ellas no existira una base dispuesta a afrontar los mayores sacrificios ni la incapacidad del gobierno de perseguir criminalmente a su dirigencia. El hecho de que Elba Esther Gordillo Morales sea una de las personas ms odiadas de la clase poltica, no debe hacernos olvidar que el golpe que la derrumbo significa una inadmisible intromisin del gobierno en los asuntos internos de una organizacin sindical. Es una descarada violacin a la autonoma sindical que el da de maana puede dirigirse en contra de las organizaciones sindicales democrticas. Durante muchos aos la CNTE, diversos medios e informadores, demandaron que se le investigara por el asesinato del profesor Misael Nez Acosta ocurrido en su feudo del Estado de Mxico en 1981, por la corrupcin descarada de todo su squito y la de los funcionarios pblicos que ella aup en la administracin pblica y para que respetara la autonoma de las secciones del SNTE para elegir libre y democrticamente a sus representantes. Ninguna de estas demandas ha sido atendida por los gobiernos priistas, panistas, ni por el nuevo PRI. Ante la imposicin de Juan Daz de la Torre como nuevo lder del SNTE, el principal reto para el gremio magisterial es el de impedir la consolidacin de un nuevo liderazgo controlado por el estado. Hacemos votos para que nuestros hermanos y hermanas del magisterio nacional, agraviados por dcadas de charrismo sindical, tomen en sus manos el timn del Sindicato ms grande y numeroso de Amrica Latina. Es el momento de luchar sin vacilacin --escuela por escuela, sector por sector, zona por zona--, para alcanzar la democracia y la autonoma sindical que todos los trabajadores anhelamos.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter