Portada :: Venezuela :: La muerte de Hugo Chvez
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 09-03-2013

El legado revolucionario bolivariano sobrevivir a Chvez
Un hroe bajo la lluvia

Andrs Martnez Lorca
Rebelin


Como los viejos hroes griegos, Hugo Chvez luch en pie hasta el final, sin rendirse nunca. Renacan sus energas tras los repetidos embates de la enfermedad, contagiaba su entusiasmo a sus colaboradores mientras los mdicos afinaban la terapia, exprima su organismo en la campaa presidencial con las escasas fuerzas que le quedaban. En el ltimo mitin, rodeado de su pueblo, este soldado de la estirpe de Bolvar qued solo bajo la lluvia, en pie, las manos cruzadas sobre el pecho y el rostro sereno como quien hace frente al destino. As se ha ido en silencio el presidente que hizo nacer una nueva Venezuela y que inspir esa Patria Grande de Amrica Latina que ahora crece entre la admiracin de un mundo cada da ms expoliado por la rapacidad del capitalismo.

Su legado revolucionario le sobrevivir

Tras una indecente campaa de mentiras por parte de los medios internacionales, entre los que han destacado el diario global El Pas y el diario monrquico ABC, la noticia del fallecimiento del presidente Chvez ha dado paso a una cadena de insidias con que se pretende torcer la revolucin bolivariana. Coincidentes con el Departamento de Estado estadounidense, la mayora de la prensa espaola y los dirigentes del PSOE Alfredo Prez Rubalcaba y Javier Solana, entre otros polticos del rgimen, agitan la palabra transicin para referirse al futuro inmediato de Venezuela. No se atreven a hablar con claridad del apoyo que planean a la reaccionaria y dividida oposicin poltica derrotada dos veces en las recientes elecciones. Tampoco manifiestan abiertamente, por ahora, su intencin oculta de liquidar la revolucin bolivariana y restaurar el neoliberalismo volviendo a poner as al gran pas hermano bajo la bota del imperialismo. Pero ese es su comn propsito y cuando comience la nueva campaa electoral veremos los ataques ms furibundos contra el vicepresidente Maduro y los ms serviles elogios al candidato antibolivariano de turno. Tiempo al tiempo.

Pero, aunque les pese, la revolucin socialista impulsada por Chvez le sobrevivir. La primera prueba la est dando en las calles el pueblo venezolano que masivamente le llora y al mismo tiempo reafirma su firme voluntad de mantener el profundo proceso de cambio emprendido hace aos. La ltima prueba la dar en las urnas confirmando con Nicols Maduro la victoria electoral que ya obtuvo un Chvez enfermo.

A qu se debe esa decidida actitud del pueblo venezolano a defender su revolucin? Muchas y poderosas razones la explican. La primera, que la revolucin bolivariana representa la verdadera independencia del pas al recuperar ste el dominio de su riqueza nacional y al incorporar por primera vez a las clases populares y a las etnias nativas a la dignidad de protagonistas de su propia historia como ciudadanos de pleno derecho en una repblica democrtica. Otra, la eliminacin de la pobreza en que estaban sumidos millones de venezolanos, tratados peor que perros por la oligarqua dominante. Tambin, las importantes inversiones pblicas en sanidad, educacin y vivienda, la reforma agraria y la potenciacin de la ganadera y la agricultura para la mejora de la alimentacin popular (los de arriba haban estado desde siempre muy bien alimentados). De no menor importancia ha sido la transformacin del ejrcito en unas nuevas fuerzas armadas orientadas a defender al pueblo y no a reprimirlo como garantes ltimos de la independencia nacional frente al imperialismo siempre amenazante.

Por otra parte, la contribucin del presidente Chvez a la integracin latinoamericana ha sido enorme y as lo reconocen todos al otro lado del Atlntico. La creacin del ALBA, la puesta en marcha de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeos (CELAC), la consolidacin de UNASUR, la colaboracin en el proceso de paz en Colombia, la estrecha cooperacin econmica regional, incluida Cuba, la ayuda a los pases ms necesitados por catstrofes naturales, como Hait, son ejemplos de su incansable actividad en este aspecto. Que Venezuela est en primera fila en el proceso de integracin del subcontinente se debe en buena parte a la visin de futuro del comandante bolivariano y a su lucha consecuente en tal sentido.

A diferencia de la socialdemocracia europea siempre sumisa al imperialismo y cmplice en las guerras de agresin (Iraq, Afganistn, Libia, Mali) y en contra de los intereses de las transnacionales que saquean las riquezas de los pases menos desarrollados, Chvez siempre denunci el expolio y las agresiones que sufren esos pueblos. Firme defensor de los derechos del pueblo palestino, critic los crmenes del sionismo, mantuvo una posicin digna en el seno de la OPEP y estableci lazos de cooperacin con Irn, gran pas islmico que sufre el cerco del imperialismo por no plegarse a su dominio. Como dira Bertolt Brecht, el comandante Chvez fue perseguido y calumniado por buenas razones: puso al desnudo la explotacin del capitalismo y las guerras de rapia del imperialismo en el mundo de hoy.

Tardar mucho en nacer, si es que nace, un venezolano tan amante de su pueblo, tan revolucionario, tan esclarecido, tan digno, tan lleno de coraje y con tanta visin de futuro como Hugo Chvez Fras.

Desde la Pennsula Ibrica ─ desde la Espaa de Picasso, Garca Lorca, Miguel Hernndez, Dolores Ibrruri, Federica Montseny, Enrique Tierno Galvn, Ignacio Ellacura, Alfonso Comn, Marcelino Camacho, Manuel Sacristn, Jos Mara Dez-Alegra, Adolfo Snchez Vzquez y Francisco Fernndez Buey ─, tambin muchos lo lloramos y aprendemos de su lucha por el socialismo y por la paz. No olvidaremos nunca la entereza del hroe americano bajo la lluvia.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter