Portada :: Palestina y Oriente Prximo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 11-03-2013

Las huellas violentas de Netanyahu

Gideon Levy
Haaretz

Traducido para Rbelin por J. M. y revisado por Caty R.


Las polticas de Netanyahu se pueden ver ahora desfilar en la alfombra roja. La reciente ola de ataques a la poblacin rabe est directamente relacionada con el impacto devastador de su ocupacin.

Los chicos de Netanyahu atacaron a un hombre de la limpieza rabe en el paseo martimo de Tel Aviv y le causaron lesiones graves. Atacaron a un camarero rabe en un restaurante de Tel Aviv con sillas y puos. Atacaron a un rabe de Alto Nazaret en la orilla del lago Kinneret porque le oyeron hablar en rabe. La poltica de agitacin del odio de Netanyahu lleg a los espectadores del equipo de ftbolBeitar Jerusalem que levantaron pancartas con inscripciones violentas contra los jugadores rabes de ese equipo y prendieron fuego a la sede de ese club. Los chicos de Netanyahu atacaron a una mujer rabe en un tren ligero de Jerusaln slo porque era rabe.

Todos estos hechos ocurrieron en Israel en pocos das. Los atacantes no eran, por supuesto,hijos biolgicos del primer ministro, pero todos ellos fueron la creacin de su espritu, estudiantes de sus puntos de vista y alumnos de las polticas de su gobierno. Estos skinheads israeles son los frutos de la atmsfera nacionalista y racista que ha crecido enormemente en los ltimos aos, los aos de Netanyahu.

Por supuesto, semejante racha de violencia antirabe no es slo una coincidencia. Tantos hechos violentos de este tipo en tan poco tiempo nunca haban ocurrido antes aqu. Su origen est plantado en lo profundo de la experiencia israel de los gobiernos del Likud, cuyos lderes se han ocupado de criarlos. Un nio judo crece en Israel con la sensacin de que es miembro del pueblo elegido, y con esa impronta le est permitido hacer casi cualquier cosa. Se entera de que slo su pueblo tiene derecho a esta tierra. Este nio sabe que su pas debe ser judo y solo judo.

Durante los aos de Netanyahu el nio creci con una sensacin de peligro constante, por lo general exagerada y hueca. Oy hablar todo el da de los peligros que le acechan y que todos esos peligros estn en las manos de los rabes y los musulmanes. Se entera de que es el miembro de un pueblo que siempre es la principal vctima, no hay otras vctimas. Estn los encargados de repetirle que los rabes no son personas como l, est en duda que sean seres humanos, slo son objetos sospechosos, terroristas. Todos quieren tirarlo al mar, apualarlo, plantarle una bomba, dispararle un cohete Qassam o suicidarse a su lado. El nio aprende que los ciudadanos rabes de Israel son un cncer, una pualada por la espalda a la nacin y una quinta columna, y que es necesario despojarlos de todos los derechos que an les quedan. Se entera de que Israel "concede" demasiado a los rabes.

El nio ve al lado de la carretera una casa de lujo en un pueblo rabe y se dice a s mismo: Mira esto. Escucha a miembros rabes del Parlamento y se dice a s mismo: Mranos, qu democracia. Ve a una mujer con velo o escucha a alguien hablando en rabe y sabe que significa peligro. Ni siquiera piensa en comparar el tratamiento de los judos en Europa en la dcada de 1930 con el tratamiento de los rabes en Israel. Nunca ha conocido a un rabe israel en una conversacin real y no hay absolutamente ninguna posibilidad de algo semejante con un palestino de los territorios.

Este nio no sabe nada acerca de la Nakba, excepto que es un invento de quienes odian a Israel y la sola mencin de esa palabra es traicin. De los cientos de pueblos que fueron destruidos y el destino de cientos de miles de residentes, algunos de los cuales an viven en Israel, arrancados de sus familias, expulsados de sus tierras y pueblos, no sabe nada en absoluto, y tampoco quiere saber nada. No tiene idea de lo que significa ser un nio rabe de su edad en Israel que oye al primer ministro de ambos describindolo como una amenaza demogrfica. El nio judo nunca ha escuchado una sola palabra buena del primer ministro sobre la quinta parte de los ciudadanos de su pas, slo condenas, amenazas, exclusin y peligro. Todo esto lo aprendi en trminos an ms contundentes en los ltimos aos, los ltimos aos del Likud.

Estos nios ahora han crecido y se han convertido en "jvenes". Son claramente discpulos de lo que les ensearon y ahora piensan que hay que actuar. Atacar a un rabe que se les cruza, dar una paliza a un limpiador que barre las calles de su ciudad o atacar a una pasajera que llevaba un pauelo en la cabeza. Saben que les est permitido, ya que nadie va a hacer que se cumpla la ley contra ellos. Incluso piensan que estn obligados a hacerlo. Y tienen razn: Eso es lo que les ensearon en los malditos aos de Netanyahu.

Fuente: http://www.haaretz.com/opinion/netanyahu-s-violent-fingerprint.premium-1.507830

rCR



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter