Portada :: Mentiras y medios
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 14-03-2013

Adelanto de la Introduccin e ndice
"La comunicacin jibarizada. Cmo la tecnologa ha cambiado nuestras mentes", de Pascual Serrano

Pascual Serrano
Rebelin


El periodista Pascual Serrano habla en su ltimo libro de la revolucin tecnolgica, el predominio audiovisual, Internet, las redes sociales, la saturacin informativa y la obsesin por la inmediatez. Considera que los contenidos son sensacionalistas y huecos y que todo lo que no cumple con estas premisas es apartado de la agenda. Publicamos aqu la introduccin de 'La comunicacin jibarizada' (Ediciones Pennsula).

Introduccin

Desde siempre hemos asumido que para transmitir informaciones complejas, situaciones controvertidas o pensamientos elaborados el emisor necesitaba tiempo para la exposicin y espacio para el desarrollo. El receptor, por su parte, requera una concentracin exclusiva sin elementos ajenos que le dispersaran. Todas esas condiciones estn desapareciendo en el tiempo que nos toca vivir: predominio audiovisual, espectacularidad en la comunicacin, revolucin tecnolgica, sobresaturacin informativa, todo ello est terminando con los requisitos necesarios para que una informacin mnimamente reflexiva pueda difundirse y comprenderse. A lo largo de las siguientes pginas intentaremos mostrar que estamos demasiado ocupados, distrados o abrumados por toda la informacin que nos llega para darnos cuenta de la forma superficial y jibarizada que ahora adopta esta informacin y el modo en que opera en nuestra manera de consumirla e interiorizarla. Un modo que en la gran mayora de las mentes de los consumidores destierra la profundizacin en los asuntos, la capacidad autnoma de reflexin, la elaboracin independiente de conclusiones y el anlisis crtico de los acontecimientos.

Sera una ingenuidad pensar que las nuevas tecnologas y los formatos informativos en expansin no estn cambiando nuestra forma de incorporar la informacin y que, del mismo modo, esta nueva forma reatroalimenta a su vez estos formatos. Internet ha sido fundamental en ello. El escritor Santiago Alba seala que no sabemos an qu son exactamente las nuevas tecnologas ni qu nueva mente estn engendrando. No sabemos si internet es una tcnica como la escritura, una herramienta como la imprenta, un nuevo continente como Amrica o un rgano como nuestro rin derecho. Probablemente es todo eso al mismo tiempo. Lo que s podemos decir es que nos introduce nos est introduciendo ya en una condicin posletrada; en una condicin en la que lo decisivo, como nuevo marco de percepcin, no es ya la letra pblica ni, como a menudo se cree, el 'dgito' oculto sino 'la pantalla' encendida [1] . Nicollas Carr, autor del libro Superficiales Qu est haciendo internet con nuestras mentes?, considera que, al igual que el invento del reloj de bolsillo supuso una revolucin y una nueva forma de interpretar el mundo de un modo matemticamente mensurable, las tecnologas intelectuales como internet ejercen el poder ms grande y duradero sobre qu y cmo pensamos. Es indiscutible que las tecnologas intelectuales alteran nuestra forma de hablar y escuchar o de leer y escribir. Pueden ampliar o comprimir nuestro vocabulario, modificar las normas de diccin o el orden de las palabras, fomentar que la sintaxis sea ms sencilla o ms compleja. [2] En consecuencia terminan condicionando los mensajes que emiten los medios de comunicacin y, por tanto, el grado de conocimiento que el ciudadano posee de lo que sucede en el mundo y su interpretacin de esos acontecimientos.

Nuestros nuevos formatos y tecnologas de la informacin estn influyendo de forma decisiva en las nuevas generaciones. No se deja de repetir que la juventud de hoy est mejor formada que las anteriores. Hoy un joven de 15 aos, se dice, sabe ms fsica que Newton y ms filosofa que Aristteles. El doctor en Ciencias Polticas y Sociologa por la Universidad Complutense de Madrid Marcos Roitman reconoce que el conocimiento avanza y es acumulativo, pero duda mucho de que esos jvenes tengan la misma capacidad de razonamiento que nuestros clsicos. En su opinin es una aberracin pensar que tener acceso a Internet, y no todos, gozar de telfono mvil, Twitter y participar de redes, supone estar mejor formado [3] . Roitman recuerda que en una reciente encuesta realizada en la facultad de biologa de la Universidad Complutense, el 76,8% de los estudiantes de cuarto y quinto curso reconocieron no haber ledo a Charles Darwin. Y por su experiencia, los futuros graduados en Ciencias Polticas y Sociologa no conocen a Mills, Sorokin, Adorno, Aron, Marcuse o Popper, y menos an han ledo a los clsicos, a lo ms resmenes de Marx, Weber o Durkheim. Desconocen corrientes y escuelas de pensamiento. No saben citar bibliografa o situar pases en el mapa. Los errores gramaticales y ortogrficos son maysculos. Esto se produce porque hoy el sistema educativo en el neoliberalismo es un cascarn vaco. No prepara ciudadanos, no forma para ser mejores personas, slo le interesa tener mayor control sobre la poblacin y entre ms ignorantes mejor. Y es que slo desde un anlisis del modelo econmico actual y de unos determinados valores inculcados se puede entender nuestro sistema comunicacional. Como seala el socilogo Vicente Verd, internet, las redes sociales, Twitter o Facebook han logrado tanto xito porque han venido a brotar en un momento en que exista una fuerte demanda de comunicacin. Pero no ya de una comunicacin a la vieja usanza, en la que se comprometa mucho el yo, sino una comunicacin efmera y fragmentaria, cambiante y removible a la manera en que la cultura de consumo ha enseado a adquirir [4] . Vivimos tiempos en que la imagen ha ganado mucho terreno a la imaginacin, y no digamos ya a la escritura. Del mismo modo, la emocin ha robado prestigio a la reflexin. En ambos casos, seala tambin Verd, la instantaneidad ha vencido al proceso y el suceso puro a su explicacin. De hecho, todos los medios son ya instantneos, sensacionalistas, emotivos y superficiales. Y todo lo que no cumple esas condiciones es apartado de la agenda.

Que nadie piense que esta obra tiene como objetivo embestir contra nuevos soportes, formatos, lenguajes y formas de comunicacin. Muchos de ellos llegaron para quedarse, o, mejor dicho, forman parte de un proceso imparable, porque a la velocidad que circulamos parece que nada puede quedarse durante mucho tiempo. Nuestro objetivo es sencillamente advertir de algunos peligros e intentar influir en la aceptacin pasiva y sumisa que mucha de esta nueva tecnologa, con sus correspondientes formatos, est provocando en la ciudadana. No se trata tampoco de un fenmeno reciente, a lo largo de nuestras pginas encontraremos autores y referencias que desde hace dcadas estn intentando prevenirnos del fenmeno.

Existe, en nuestra opinin, otro agravante. Y es que las nuevas tecnologas e internet han llegado a la ciudadana con una aureola de democratizacin, participacin e igualitarismo que conllev una fascinacin progresista unida a la ya de por s inherente de la tecnolgica. No solamente se trataba de aparatitos, formatos y soportes fascinantes tecnolgicamente -como toda tecnologa innovadora-, sino que adems resultaban -en tanto que igualitarios y baratos- libertadores en la medida en que pareca que rompan el monopolio de la difusin de los grandes grupos de comunicacin y las grandes empresas. No se poda pedir ms. No negaremos que parte de todo esto es verdad, pero no basta con esa conclusin, existen muchos ms elementos en torno a las nuevas tecnologas ante los que debemos estar alertados y preparados; y es necesario poner en tela de juicio ese mito progresista respecto al nuevo fenmeno comunicacional.

Notas

[1] Alba Rico, Santiago. Socialismo y tecnologa. La Jiribilla, julio 2012 http://www.lajiribilla.cu/2012/n582_06/582_23.html

[2] Carr, Nicollas Carr, Superficiales Qu est haciendo internet con nuestras mentes?, Taurus, Madrid, 2012

[3] Roitman Rosenmann, Marcos. El mito de la juventud mejor preparada. La Jornada, 14-7-2012 http://www.jornada.unam.mx/2012/07/14/opinion/022a1mun

[4] Verd, Vicente. El personismo. 23-5-2012 http://www.elboomeran.com/blog-post/11/12250/vicente-verdu/el-personismo/

---

NDICE:

Introduccin

La jibarizacin del pensamiento y la informacin

La dispersin de las ideas

El dominio audiovisual

La fascinacin tecnolgica

El ritmo trepidante, la inmediatez y la falta del seguimiento

El consumo informativo de la abeja y la comunicacin incesante

La saturacin informativa

Ausencia de rigor

Las redes sociales

Un objetivo ideolgico

Conclusiones

Bibliografa

Serrano, Pascual. "La comunicacin jibarizada. Cmo la tecnologa ha cambiado nuestras mentes". Pennsula. Marzo 2013. 208 pginas. 13,5 euros.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter