Portada :: Venezuela :: La muerte de Hugo Chvez
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 14-03-2013

La campaa electoral en Venezuela
Lucha electoral y simblica

Juan E. Romero
Rebelin


LA CAMPAA ELECTORAL EN VENEZUELA: LUCHA ELECTORAL Y SIMBLICA

La campaa que viviremos los venezolanos hasta el 10 de abril tendr unas particularidades significativas. La primera, se da en un contexto emotivo de gran alcance. La desaparicin fsica del Comandante-Presidente afecta a una poblacin importante, tanto en trminos numricos como sociales. Numricamente pues el 82% del padrn electoral venezolano est conformado por sectores tradicionalmente excluidos e histricamente relegados, que se convirtieron en el punto focal del planteamiento poltico del proyecto bolivariano. Socialmente, representan los estratos D y E, que han sido objeto de las polticas de atencin social ms importantes desde el inicio del Plan de febrero por Eleazar Lpez Contreras en 1936.

La segunda particularidad, es que representa el punto mximo de la conversin del pas en un laboratorio viviente para el desarrollo de acciones y estrategias ubicadas dentro de las denominadas Guerras de V Generacin, cuyo objetivo se centra en la modificacin de los referentes sobre los cuales reconstruimos la realidad que nos rodea. Estas operaciones psicolgicas (OPSIC) se basan en tres acciones: 1) generalizacin, 2) estereotipificacin y 3) alteracin de la realidad o alienacin. Cuando el candidato opositor Henrique Capriles intervino para anunciar su candidatura y expreso su duda sobre la fecha de la muerte de Chvez genera una generalizacin sobre un hecho concreto: la desaparicin fsica del Presidente. Construye inmediatamente un estereotipo: el chavismo manipula y juega con la muerte y finalmente para completar la OPSIC- cambia la realidad: ya no hay un pueblo que expresa su dolor por el lder, sino una elite poltica que manipula el dolor del pueblo. Esto construye una gran idea, sobre la cual se estructura toda una trama simblica de construccin de la campaa opositora. La gran idea es que el chavismo manipula e irrespeta. S manipula e irrespeta la muerte, el chavismo ser capaz de manipular e irrespetar la voluntad electoral de los venezolanos. Se pasa de esa manera a revertir el contexto emotivo de la ciudadana en funcin de una realidad cambiada y que no coincide en nada con lo que sucede.

La tercera particularidad, se concentra exclusivamente en la batalla simblica. El uso de smbolos y referentes permite la construccin antropolgica de representaciones en torno al ellos y al nosotros. Eso permite ubicarse, identificarse con otros, cohesionarse, movilizarse, rechazar, en fin genera ubicacin en el contexto social, poltico y cultural. En el caso de la situacin actual, marcada por la emotividad, la batalla simblica se centra en la trascendencia de las figuras y en este punto se nota la manipulacin. Las fuerzas polticas agrupadas en torno al PSUV, MEP, PCV, y todas las dems organizaciones que apoyaron al Presidente Chvez optaron por ponerle su nombre al Comando. Con ello representan su apego emotivo, el compromiso con sus ideales, pero sobre todo la continuidad con su accin colectiva. La figuracin emotiva y simblica de Chvez es indudable. Su liderazgo, su fuerte personalidad ha desatado expresiones diversas con su desaparicin fsica. Contra eso es difcil luchar.

La oposicin con Capriles a la cabeza tena el problema del qu hacer . Es decir, como luchar, como confrontar sin exaltar a un pueblo, a un ciudadano que est triste, acongojado, susceptible, anmicamente delicado. Intentar hacerlo atacando a Chvez no hara ms que afianzar el apego con sus ideales y sera electoralmente un suicidio poltico. Ante ello, deciden crear la dicotoma Chvez- Bolvar. En este aspecto, se nota la asesora y el apoyo de especialistas en Guerra de V Generacin. Se produce una generalizacin: los que secuestraron el pensamiento de Bolvar y lo transformaron en un nicho vacio, alejado de la realidad del pueblo ahora lo usan contra quin lo popularizo, le dio un carcter humano de nuevo, mediante su cercana con el ciudadano comn, ese excluido, explotado y sometido a la precariedad.

En este diseo poltico de manipulacin de la realidad, se busca enfrentar al Padre de la Patria con el hombre que revitaliz y populariz su significado poltico. Es una accin bien pensada, en funcin de un objetivo poltico: apropiarse de los referentes simblicos que han demostrado impacto, alcance y efectividad. Para nadie es un secreto que quienes hoy enarbolan la propuesta de denominar el Comando Poltico de la Mesa de Unidad Democrtica (MUD) fueron los mismos que se opusieron a denominar la Repblica con el adjetivo de Bolivariana. Fueron los mismos que mantuvieron bajo llave y sin acceso al pblico los documentos de Simn Bolvar, que fueron finalmente rescatados y puesto a la disposicin de todos los venezolanos. Son los mismos que acusaron a Chvez de abusar en la elaboracin y entrega de replicas de la espada de Bolvar.

En este contexto, se produce una reversin de la estrategia. No se trata de confrontar en los trminos tradicionales que utiliza la derecha. Se trata de manipular, confundir, mediante el empleo de tcnicas de uso de imgenes y control de smbolos. Por ello la significacin de la confrontacin Bolvar-Chvez que buscan. Todo en un contexto donde saben las dificultades reales que tienen para imponer su proyecto poltico. Por ello no insisten en una campaa que plantee la visin excluyente y elitesca de la sociedad, que coincidira con su ubicacin ideolgica de derecha, sino que se acercan a los referentes polticos que han tenido significacin al ser planteados por Chvez durante las contiendas electorales.

La resignificacin de la figura de Bolvar es un logro de Chvez. Y ese logro debe ser apropiado por la derecha, ante su imposibilidad de buscar un referente simblico en Capriles para enfrentar la memoria del hombre, que con su desaparicin fsica ha trascendido la Historia de Nuestra Amrica. Todo ello como un mecanismo de distraccin ante la imposibilidad electoral de ganar las elecciones del 14 de abril, cuya idea matriz es que el chavismo es capaz de manipular y jugar con el sentimiento de los venezolanos, puede jugar y manipular la voluntad de los venezolanos y por lo tanto, un gobierno a futuro de Nicols Maduro es ilegtimo y Venezuela se constituye formalmente- en un Estado Forajido, que debe ser intervenido por la paz de la regin. He ah la relacin lgica de las acciones de Guerra Psicolgica que marcan esta campaa, por parte de la MUD.

Dr. Juan E. Romero es Historiador

[email protected]

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter