Portada :: Venezuela :: La muerte de Hugo Chvez
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 16-03-2013

Para las masas, unos gramos de prctica valen ms que una tonelada de teora
El ejemplo de Chvez

Jos Lpez
Rebelin


Hugo Rafael Chvez Fras, el enemigo pblico nmero uno de la oligarqua internacional, ha dejado este mundo. Con l no pudieron las insistentes campaas mediticas, el golpe de Estado, el referndum revocatorio, las votaciones electorales, slo pudo la enfermedad. El tiempo dir si es casualidad o no que, precisamente, el lder ms odiado por la burguesa internacional, empezando por la norteamericana, cayera enfermo justo cuando estaba en su apogeo. Yo vivo en un pas, Espaa, donde la figura de Hugo Chvez ha sido sistemticamente demonizada, como mnimo muy polmica. Sacar la palabra Chvez en cualquier tertulia con los amigos, los familiares, los compaeros de trabajo,..., supone casi siempre encontrarse uno solo frente a una jaura enfervorizada que repite obsesionadamente que ese hombre era un dictador, un populista. A quienes dicen eso, sin embargo, les cuesta mucho justificar sus palabras. Dicen que era un dictador, pero no saben realmente explicar por qu. Dicen que era simplemente un populista, y la prueba definitiva son algunas de sus intervenciones pblicas, la mayor parte de las veces sacadas de contexto. Indudablemente, el peculiar estilo oratorio de Chvez ha sido utilizado en su contra.

Sin embargo, si ser populista significa decir lo que uno piensa, hablar en un lenguaje claro y sencillo, incluso a veces exaltado, y, sobre todo, conseguir en la prctica reducir drsticamente la pobreza y las desigualdades sociales, favorecer a los pobres, a la inmensa mayora, desarrollar la democracia, yo digo que ojal tuvisemos en nuestro pas muchos polticos populistas. Yo creo que Chvez, ms que populista, ha sido, es, y seguir siendo por muchos aos popular. Popular porque hizo polticas populares, que favorecieron a la mayora social de su pas. Popular porque era, es, y seguir siendo querido por gran parte de su pueblo. Popular porque l era del pueblo, de orgenes humildes. Popular porque sintonizaba con el pueblo. Yo creo que ha sido uno de los polticos ms populares de la historia, al menos de la reciente. Los medios de desinformacin masiva de mi pas quieren enmascarar este hecho usando la palabra populista (que es habitualmente peyorativa) en vez de popular. Pero qu puede esperarse de un pas donde un partido llamado popular aplica las polticas ms impopulares que pueda imaginarse?

Nadie es perfecto, pero indudablemente hay mejores personas que otras, las hay que intentan cambiar las cosas y las hay que se adaptan a ellas para sobrevivir y prosperar. Luchar contra el orden establecido es una de las tareas ms agotadoras que pueda acometerse. Y Hugo Chvez, sin duda, lo hizo, tal vez hasta agotarse por completo. Gracias a que unas pocas personas no miran slo por s mismas es por lo que la humanidad ha avanzado, y seguir avanzando. Quienes tanto se han credo la imagen oficial que nos han transmitido machaconamente en Espaa (y en gran parte del mal llamado Primer Mundo) de que Chvez era la encarnacin del mismo Diablo, deberan preguntarse por la reaccin de su pueblo ante su muerte. Cmo es posible que la muerte de un dictador despierte tanta tristeza y movilizacin popular? Alguien ha visto ante la desaparicin de cualquier poltico, en los ltimos tiempos, tanta gente saliendo a la calle para llorar su muerte y rendirle homenaje? La reaccin popular ante la muerte de Chvez no nos debera hacer sospechar de que en la historia que nos han contado sobre l algo no cuadra? Por qu especialmente los pobres, los ms desfavorecidos, lloran su muerte y dicen que ellos son tambin Chvez? Si uno dispone slo de la informacin proporcionada por la mayora de los grandes medios de comunicacin de masas de nuestro pas, entonces le cuesta mucho comprender la reaccin del pueblo venezolano ante la desaparicin de su caudillo.

Sin embargo, en cuanto uno tiene ocasin de informarse por otros lares, por fin, aquello que nos parece incomprensible a primera vista, se vuelve comprensible. Cuando uno sabe que Venezuela es ahora el pas con menos desigualdades sociales de toda Amrica Latina, que la educacin es ahora gratuita desde la infancia hasta la universidad, que la sanidad es ahora accesible para todo el mundo, empieza a comprender. Cuando uno sabe que incluso el ex presidente de Estados Unidos, James Carter, reconoci que el sistema electoral venezolano es el mejor del mundo, empieza a comprender. Cuando uno sabe que la Venezuela de Chvez practic la solidaridad internacional, que ayud a muchos pases de su entorno, que foment la unidad latinoamericana para liberarse del dominio del Norte, uno comprende mucho mejor por qu en muchos pases de Amrica, y ms all, se declararon varios das de luto por la muerte del presidente venezolano. Y es que slo podemos acercarnos a la verdad si contrastamos suficientemente, si accedemos, por igual, a las posturas enfrentadas. Yo he tenido ocasin de hacerlo y gracias a dicho contraste (al realizado entre la prensa convencional y la alternativa, disponible en Internet), he podido acercarme ms a la verdad que muchos de mis compatriotas, cambiar mi opinin acerca de la figura de Chvez. No porque yo tenga ninguna aptitud por encima de lo normal, simplemente porque he tenido la actitud de intentar contrastar ms y mejor. Mi nico mrito ha sido atreverme a informarme en otros medios, distintos a los habituales. Nada ms, y nada menos. Lo que he hecho yo lo puede hacer cualquiera, otros muchos lo han hecho antes que yo, y mejor. Todos podemos acercarnos ms a la verdad si nos abrimos de mente, si cuestionamos, si nos atrevemos a conocer otras versiones de los hechos. Una vez realizado este contraste, por fin, uno puede comprender mejor. Para m las piezas del puzzle encajan mucho ms que para muchos de mis contertulios que afirman alegremente sin poder argumentar. Para ellos el que los venezolanos lloren masivamente la muerte del dictador Chvez slo puede explicarse porque no estn en sus cabales. Pero entonces yo les pregunto a esos espaoles que creen que los venezolanos (una gran parte de ellos) estn comidos del coco, cmo pueden estar seguros de que no son ellos los que lo estn? Cmo es posible que en un pas con tantos medios de comunicacin masivos criticando sistemtica e implacablemente a Chvez, ste haya logrado lavar el cerebro de gran parte de sus conciudadanos?

Yo he intentado contribuir a desenmascarar la manipulacin sistemtica de la verdad que hacen los grandes medios de comunicacin de mi pas analizando ejemplos concretos (ver el artculo De la desinformacin) desde la perspectiva de un simple ciudadano corriente que no vive en Venezuela. No es necesario ser ningn gur ni disponer de informacin privilegiada. No es fcil acercarse a la verdad, sobre todo cuando hablamos de poltica, de nuestro sistema social, pues en la sociedad humana hay muchos intereses contrapuestos, las mentiras o las medias verdades campan a sus anchas. Pero no es imposible, no es tan difcil. La nica manera de lograrlo es contrastando suficientemente, entre versiones opuestas, entre las ideas y las realizaciones prcticas. Hablan ms los hechos que las palabras. La nica manera es cuestionando, y siendo cuestionados, sin limitaciones. Empezando por lo dicho por m en este mismo artculo. Pues yo puedo estar equivocado. Debemos razonar, debemos procesar la informacin que nos proporcionan (adems de contrastarla), en vez de engullirla pasivamente. Nunca debemos prescindir del ms elemental sentido comn. Apliquemos el principio bsico de la ciencia de que la explicacin ms probablemente verdica es la ms sencilla.

Y es que, en mi modesta opinin, Chvez ha hecho mucho dao al capitalismo internacional. No slo en vida, sino que incluso su misma muerte pone en evidencia toda la propaganda capitalista hecha contra l. Es ms, tal vez, ojal sea as, los prximos aos signifiquen un afianzamiento de la revolucin bolivariana. Siempre que se siga profundizando en el proceso revolucionario, siempre que se superen errores, contradicciones y carencias. Siendo el principal error, a mi modo de ver, el haber hecho la revolucin bolivariana demasiado dependiente de una sola persona. Todo liderazgo excesivo es siempre muy peligroso. A pesar de esto, Chvez ha hecho dao (al capitalismo internacional) por muchos motivos. Ha demostrado que otra poltica es posible, que la democracia burguesa puede dejar (o empezar a dejar) de ser burguesa si se la desarrolla suficientemente, que puede pasarse de la oligocracia disfrazada de democracia a la democracia real, partiendo de la primera, pacficamente, pero armadamente. Chvez ha vuelto a poner en la agenda de la humanidad el socialismo, la superacin del capitalismo, ha demostrado que es posible transitar hacia l mediante mtodos estrictamente y escrupulosamente democrticos (para el dirigente bolivariano el socialismo es democracia sin fin), retomando el antecedente de Allende en Chile, corrigiendo sus errores, al menos algunos de ellos. Lo cual no le exime de haber cometido tambin errores. Chvez ha demostrado que los ms dbiles pueden unirse contra el poderoso. Ha demostrado que los sentimientos religiosos no tienen por que oponerse al socialismo, al contrario, pueden ser usados para impulsarlo. Chvez ha demostrado que el ejrcito, lejos de ser un obstculo para recorrer el largo camino de la revolucin social, puede ser su garante, que es posible una transicin pacfica, siempre que est armada, siempre que se garantice la fidelidad del ejrcito al pueblo, a la democracia. El desaparecido lder bolivariano ha demostrado que el pueblo puede ser convencido sin reprimir a los contrincantes ideolgicos, que el socialismo no debe ser impuesto, que la izquierda slo puede prosperar y sobrevivir como izquierda, sin degenerar, si no se reprime a la derecha, si tan slo se la obliga a respetar la democracia. Ya quisiera yo ver en mi pas medios masivos que criticaran al capitalismo como en Venezuela los hay que critican al socialismo del siglo XXI. Chvez ha demostrado que el pueblo puede tomar las riendas de su propio destino. Chvez somos todos, Chvez vive, la lucha sigue, proclamaban las masas estos pasados das al paso del fretro de su lder. Ojal esas palabras no se queden slo en palabras. Lo veremos dentro de poco. Pero, no olvidemos que el pueblo venezolano sali a la calle en defensa de la democracia cuando ciertas minoras intentaron finiquitarla mediante un golpe de Estado en el ao 2002. Chvez despert a su pueblo, le concienci, le incit a luchar, a defender sus conquistas. Y el tiempo dir si tambin logr que no sean tan necesarios los liderazgos, los Chvez. Si el pueblo venezolano recoge la semilla plantada por l, de tal manera que dicha semilla brote para siempre y no dependa de unas pocas personas, entonces se ser el mayor logro alcanzado por dicho lder histrico: que la humanidad no dependa de personas como l, que cada ser humano asuma su parte de responsabilidad, aporte su grano de arena, para conseguir un mundo mejor. Hugo Chvez ha demostrado que s se puede mejorar este mundo. Y lo ha demostrado con la prctica, practicando el poder, un poder puesto al servicio de la mayora, del pueblo, con resultados concretos, que hasta sus ms acrrimos enemigos tuvieron que reconocer. Ms aun, mediante una metodologa indudablemente democrtica (pocos procesos como el vivido en Venezuela en los ltimos aos se han hecho con tanta participacin popular). Con Chvez los medios han estado al servicio del fin supremo de la revolucin social (una sociedad ms justa y libre), realimentndose mutuamente. La democracia ha sido desarrollada y puesta al servicio del pueblo, como herramienta imprescindible para mejorar las condiciones de vida de la inmensa mayora. Esa democracia que nunca debe detenerse, que siempre puede y debe ser perfeccionada, que todava tiene mucho camino por delante. Pero que con el lder bolivariano, por fin, ha vuelto a caminar en direccin a la utopa. Con Chvez, en suma, la poltica ha vuelto a su razn de ser, servir a los ciudadanos, se ha invertido la tendencia de la historia, sta ha vuelto a ir para adelante, en vez de para atrs.

El ejemplo de Chvez, a pesar de sus errores, carencias y contradicciones, ha sido muy peligroso para las lites mundiales. De nosotros, de los ciudadanos corrientes de este planeta, depende que su ejemplo sea slo el principio, y no el fin. Sigamos su ejemplo en la prctica, en vez de caer en el fcil culto a la personalidad. Retomemos el ejemplo de los grandes personajes de la historia, pero sin caer en la idolatra, pues nadie es perfecto. Practiquemos la crtica y la autocrtica, sin las cuales es imposible mejorar, sin las cuales no puede hacerse la revolucin social. Yo creo que se es el gran legado de Chvez, su actitud. El da que todos, la mayora, tengamos la actitud de esos pocos grandes personajes de la historia que han dejado huella en ella, entonces los liderazgos ya no sern necesarios, entonces verdaderamente la humanidad estar emancipada. Como deca el Che Guevara, la mejor pedagoga es el ejemplo. Y como afirmaba Lenin, para las masas, unos gramos de prctica valen ms que una tonelada de teora. Hugo Chvez proporcion a la humanidad unos cuantos kilogramos de prctica. Podemos imaginarnos cuntas toneladas de prctica tendramos si cada uno de nosotros proporcionsemos tan slo unos pocos gramos? Cuntos Chvez podra resistir el actual sistema capitalista, si ya uno solo le puso en jaque, si ya uno solo le puso tan nervioso?

Hasta la victoria siempre!


http://joselopezsanchez.wordpress.com/

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter