Portada :: Opinin :: La Izquierda a debate
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 18-03-2013

Tctica y Estrategia en la construccin del Socialismo
La contribucin del Presidente Chvez

Nstor Aponte
Rebelin


La toma del control del Estado capitalista se ha convertido, en el campo de la prctica revolucionaria, en un logro de tal importancia que ha dejado de ser un medio para transformarse en un fin en s mismo. Al extremo que se ha olvidado que el control del Estado capitalista es tan solo un paso: es un elemento tctico. Pero, el elemento tctico por la fuerza de la naturaleza econmica se convierte en lo estratgico. Inclusive la falta de avance respecto a la construccin de la economa socialista convierte lo tctico (lo poltico), en el mejor de los casos, en las renovadas socialdemocracias o socialcristianismos propias de los capitalismos de Estado. En un Estado que niega y combate toda expresin de lucha de clase de los trabajadores, entorpeciendo a su vez, la construccin de una economa socialista, que se pretende sustituir ideolgicamente por empresas estatales dirigidas poltica y centralizadamente.

El viejo Marx lo deca muy claro, sobre los fundamentos econmicos se instalan las superestructuras poltica, cultural, social y militar. El Estado no puede tener una naturaleza distinta a la forma material de subsistencia de su sociedad. He all precisamente los avances y retrocesos: he all la eficacia poltica. En economa no se decretan los cambios, menos an, los cambios que tiene como objeto las relaciones de produccin. En ese campo la lucha es de una intensidad nica porque ms all del enemigo y los quintas columnas est nuestra propia resistencia al cambio, nuestras debilidades ideolgicos, nuestras falta de orientacin y compromiso en la accin. A la clase trabajadora no se le cambia; ella se auto transforma desde adentro. Los subsidios y el paternalismo dejan de resolver problemas polticos y sociales temporales, que permitiran fortalecer la construccin del socialismo, y pasan a convertirse en definitivos ablandadores ideolgicos que dificultan la transformacin de la clase trabajadora; porque, los convierten en pedigeos, paralizados ideolgica, moral y fsicamente para producir econmicamente su transformacin.

Nadie puede hacer ms all de lo que dicta su naturaleza econmica; pero, si puede cambiar su naturaleza econmica. De all que llamemos eficacia poltica a las acciones para darle viabilidad al discurso socialista dentro de la clase trabajadora, mas all de un recurso demaggico que sirvi, en su momento, para avalar la prdida de soberana petrolera y como gesto de rebelda frente al imperio norteamericano. La clase trabajadora requiere tiempo y persistencia en el discurso socialista para madurar ideolgica y econmicamente en una economa socialista: necesita creer. Necesita creer en ella misma como sujeto de auto transformacin. Pero, hay que cuidar que el discurso socialista sea un instrumento de lucha para que la clase trabajadora madure y no se convierta en un factor que distraiga a su vanguardia en las mieles y el suave confort de la poltica, dejando a un lado el trabajo productivo que permite cambiar econmicamente la sociedad: que permite cambiar una economa capitalista por una socialista. Porque de ser as, quedara relegado lo econmico: quedara relegada la revolucin.

Tcticamente la poltica permite avanzar dentro de un capitalismo de Estado heredado; pero, tambin tiene sus limitaciones: no se puede saltar su naturaleza. Con eficacia poltica slo podemos ganar tiempo y empujar la idea del socialismo para que la clase trabajadora madure y asuma la responsabilidad histrica de la transformacin econmica de la sociedad. He all la relacin entre la tctica y la estrategia. Ahora, frente a las dificultades econmicas y polticas que se avecinan la tctica es activar el aparato econmico estatal creando viabilidad y sostenibilidad productiva, como base para liberar las fuerzas de la clase trabajadora, en la auto construccin de una verdadera economa socialista. Una economa suficientemente amplia y dominante que permita crear sus propias superestructuras poltica, cultural, social y militar: su propia sociedad, su propio Estado socialista. Objetivo intermedio antes de crear el comunismo. Viviremos y venceremos, Que viva el socialismo, Carajo!

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter