Portada :: Cuba
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 19-03-2013

Chao Aruca

Hernando Calvo Ospina
Rebelin


He dejado pasar unos das para escribir de Aruca. S, sobre Francisco Gonzlez Aruca, un cubano de nacimiento, y americano por amor a Anita, mi mujer americana. Es que uno enamorado!

El empresario y periodista Aruca muri el pasado 6 de marzo, en Denver, Colorado, de un ataque al corazn mientras dorma. Tena apenas 72 aos. Si los terroristas y mafiosos de Miami no me han matado an, es porque la muerte me quiere agarrar en la cama, me dijo la ltima vez que nos encontramos. Fue en Bruselas, creo que en 2007. El comentario me lo hizo en un restaurante, al que yo lo haba llevado a cenar luego de qu l me confesara: Ya di la conferencia que me pidieron en esta Universidad, contest 40 preguntas, ahora aydame a fugarme que no estoy para ms debates con intelectuales. Vamos a rernos de cosas importantes. Se me arruga la cara de tenerla tan seria. Como yo estaba de acuerdo con l, pues lo saqu por la puerta trasera, y terminamos cenando en un restaurante griego.

Entre cucharadas y vinos propuso hacerme una entrevista para su programa en Radio Progreso, de Miami. El problema es que yo tambin quera entrevistarlo. Por las vas normales no nos pusimos de acuerdo sobre quien entrevistaba al otro, entonces pedimos otra botella de vino e hicimos un compromiso: al que le tocara el ltimo trago sera el entrevistado. Me gan, pero creo que con trampa. No hubo entrevista, pues estbamos en un tal ataque de risa por las ancdotas que decidimos olvidarnos de ello.

Desde que supe de su muerte estuve tratando de calcular cuntas veces pudimos hablar seriamente de temas polticos, en las cuatro veces que nos encontramos (dos en Miami, una en Cuba y otra en Bruselas). No sum una hora.

Cuando lo encontr la primera vez en Miami, creo que en 1997, me recibi en su casa. Era inmensa, rodeada de altos muros, cmaras de seguridad, un hermoso csped y piscina. A los pocos minutos ya intercambibamos chistes y ancdotas, como si furamos viejos conocidos. Debido al ambiente que l mismo estableci, me permit provocarlo. Le pregunt si era cierto lo que decan en Miami, que Fidel Castro le haba financiado semejante casa: Trata de que Anita no te escuche, pues se le acaba lo calmada que es, y como mnimo te bota de aqu, pero antes te tumba los dientes, y yo no te voy a defender, me dijo en voz baja.

Aruca, de estudiante y viviendo en Cuba, fue contrarrevolucionario. Es que yo conspiraba contra el comunismo. Yo era de izquierda, pero producto de una educacin catlica. A nosotros nos haban enseado los jesuitas que el comunismo era intrnsecamente perverso. Esa era la frase. Y me cont la ancdota que rompi el formalismo de la entrevista, y la culpable de que despus casi nunca pudiramos hablar seriamente:

Que quede en claro que yo era un contrarrevolucionario de izquierda. Por eso, un da, conspirando en Cuba, conversaba con un amigo. Y ste era, ms o menos, el dilogo. Yo le preguntaba:

- Oye, estamos en contra de la reforma agraria?
- No, aunque de pronto los detalles no nos gustan, pero es necesario que el campesino tenga tierras.
- Estamos en contra de la nacionalizacin de empresas americanas?
- No, los americanos ten an mucha influencia aqu y eso haba que pararlo.
- Estamos en contra de la reforma urbana?
- No, los alquileres no hay que pagarlos.
- Entonces , por qu estamos conspirando!?
- Porque esto es comunismo, chico!
- Coo, verdad, si no fueran comunistas estaramos con esta gente! (1)

El 5 de enero de 1961 Aruca cay preso, y condenado a 30 aos de crcel. No dur mucho encerrado, pues se fug. Cuando regres a Cuba en 1978, dentro de una propuesta del gobierno de Cuba conocida como Dilogo, Ral Castro quiso saber cmo me les haba escapado. Entonces le cont. Es que como soy tan bajito, y en esa poca era flaquito y ms feto que ahora, me entraron una ropa, me la acomod y pas por la puerta como si fuera un adolescente que haca visita. Luego me met a la embajada de Brasil, Cuba dio el salvoconducto y me fui. Antes de llegar a Miami pas por Ecuador y Colombia.

No supe si en ese tiempo ya se rea tanto, lo cierto es que s tena metas claras para avanzar en la vida. En vez de quedarse en Miami soando con tumbar la revolucin, en 1963 se march a Washington a estudiar a la Georgetown University. Lo que ganaba trabajando en hoteles no le alcanzaba para sobrevivir y estudiar, por tanto acudi a prstamos estatales. Al obtener el ttulo de economista en 1968 deba 10 mil dlares. Dos aos antes se haba casado con Ann Potts.

Yo no s qu me vio Anita, porque feo s era. Y adems insista en quererme. Pues slo por amor se hace lo que ella ha hecho. Imagina que con unos amigos y siete mil dlares creamos en Nueva York una empresa de viajes hacia Cuba: Marazul Charter. Eso fue en 1979, en plena guerra fra. Una locura! Y Anita ah. Lo peor vino en 1986: trasladamos la oficina al mismo centro de la mafia y la contrarrevolucin: Miami. Creo que ella estaba ms loca que nosotros, pues no puedo decir que me sigui: me empuj.

En Miami ningn medio de prensa hispano quiso pasar la publicidad de Marazul. Por puro miedo, o por ser contrarrevolucionarios. Entonces Aruca decide alquilar un espacio en Radio Unin, y el empresario tambin se vuelve comentarista poltico. Haba necesidad de crear opinin, que la gente recibiera un mensaje diferente al que envenenaba a esa ciudad. Entonces llegaron toda clase de insultos y amenazas, hasta que atentaron contra las cuatro sedes de la empresa. Aruca no se amedrenta, y por el contrario abre otro espacio en Radio Progreso, en 1991. Hubo un tiempo en que andaba con guardaespaldas, pero decid que no era justo que los asesinaran conmigo en un atentado. Por eso decid andar solito, aunque acompaado de una pistola como esta. Y me muestra un arma que ms pareca una mini-metralleta. No puedo decir que han hecho algo contra m. Aunque s, un da quisieron atentar contra mi integridad de manera indirecta: un borracho se tropez voluntariamente conmigo y me derram una cerveza. Yo me qued tranquilo ante la provocacin. Aunque luego me lleg una preocupacin: qu ira a decir Anita cuando sintiera ese olor a alcohol sobre mi ropa.

En el 2006 nos encontramos en La Habana durante un acto pblico. Charlbamos animadamente de cualquier tema lejano a la poltica, cuando l se dio cuenta de que haban varios altos dirigentes cubanos a nuestro lado. Entonces Aruca cambi bruscamente el tema para preguntarme mientras los miraba: Cuntos micrfonos y cmaras te tienen en el hotel? No me he dado cuenta, pero creo que no hay, le respond. Y pas a contar a toda voz y con estruendosas risas, que cuando haba regresado en 1978 se haba hospedado en el Habana Libre. Y ca en cuenta de que en frente de mi cama haba un espejo grande. Yo me levant y empec a inspeccionarlo. Le hablaba, le peda a alguien que dejara de estar mirndome porque en calzoncillos deba de ser horrible.

En Bruselas, la ltima vez que compartimos ancdotas, me dijo casi al odo: te van a botar de Francia por traicionarlos, por estar tomando vino griego. Pero tranquilo, yo no lo dir. Cuenta con mi discrecin. Eso s, t debes guardarme otro secreto: yo no slo tomo ron cubano. Cuando se me va acabando la ltima botella de ron cubano que logro entrar de contrabando a Estados Unidos, compro ron de un pas centroamericano que tambin es muy bueno. Pero gurdame el secreto pues si lo cuentas quizs no me dejen entrar de nuevo a Cuba.

Entonces se muri Aruca, despus de haber dado batallas con corazn y piel de hroe en la capital mundial de la intransigencia, de la contrarrevolucin y de la mafia. Batallas por la verdad. Uno de sus tres hijos, Daniel, record las palabras pronunciadas por Aruca al describir su vida: Si muero maana, s que he vivido una vida plena y que dur mucho ms de lo que nadie esperaba."

El ex presidente de la Asamblea Nacional de Cuba, Ricardo Alarcn escribi sobre l: Quizs algunos piensen que desapareci all lejos en el corazn de un pas que no era el suyo. Se equivocan. Volvi a romper sus ataduras para avanzar libre y sonriente hacia el sol. Aunque l no quisiera sospecharlo Francisco Gonzlez Aruca era un gigante. Y, algo que Aruca s saba, l era nuestro, y con nosotros, con su pueblo, con su Patria, ir siempre. (2)

Al leer esas letras de Alarcn, me dije que ya poda romper el secreto de que a veces tomaba ron no cubano, pues al fin y al cabo por todas las orillas que rodean a Cuba lo iban a dejar entrar. Conmigo es que ha quedado mal: en este mundo ya no nos encontraremos para probar ese ron, como nos lo habamos ofrecido.

Chao Aruca.


NOTAS:

  1. H. Calvo Ospina y Katlijn Declercq . Disidentes o Mercenarios . Vosa Sodepaz , Madrid, 1998.
  2. http://progreso-semanal.com/ini/index.php/cuba/6669-aruca-siempre


(*) Hernando Calvo Ospina es periodista y escritor colombiano, residente en Francia y colaborador de Le Monde Diplomatique. Su pgina web: http://hcalvospina.free.fr/

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter