Portada :: Amrica Latina y Caribe
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 19-03-2013

El Salvador
Asocios Pblico Privados: el nuevo discurso del neoliberalismo

Julia Evelyn Martnez
Rebelin


Era una de esas noches en que se tiene la certeza que la revolucin no solo se har, sino que ser patrocinada por la Federacin de Empresarios.

Umberto Eco, El Pndulo de Foucault (1988)

 

La capacidad del neoliberalismo de camuflarse de desarrollo es sencillamente sorprendente. Hace solo unos pocos aos atrs, se tena la percepcin que el pensamiento nico neoliberal estaba en decadencia y que la realidad de la crisis global, terminara por imponerse a la ideologa del Consenso de Washington. Por supuesto, que esta percepcin se alimentaba por el mea culpa de los altos funcionarios de los organismos internacionales (FMI, Banco Mundial) y organismos regionales (BID, CEPAL) sobre la responsabilidad del consenso neoliberal en la gestacin y/o amplificacin de la crisis financiera de 2007.

Sin embargo, al igual que sucede con los reptiles, el neoliberalismo ha tenido la capacidad de mudar de piel. Su discurso se ha transformado en un discurso del desarrollo estratgico, que tiene como idea fuerza la necesidad de promover en Amrica Latina una nueva generacin de reformas estructurales con capacidad para mejorar los indicadores de inversin, innovacin, crecimiento y bienestar. Uno de los pilares fundamentales de estas reformas es el Asocio Pblico Privado (APP).

Ciertamente, en este nuevo discurso se ha sustituido la propuesta de las privatizaciones de recursos y activos pblicos, por la propuesta de las concesiones a las empresas privadas de los bienes pblicos (carreteras, aeropuertos, infraestructura educativa) y los bienes comunes (agua, playas, conocimientos). Pero el objetivo de esta propuesta es esencialmente el mismo: poner a disposicin de la inversin privada capitalista, los bienes pblicos y los bienes comunes, para que sta haga con ellos lo que mejor sabe hacer: obtener ganancias privadas por cualquier medio posible.

Porque debe aclararse que los APP no son una modalidad de responsabilidad social corporativa (RSC), en la cual los empresarios asumen la tarea de patrocinar al desarrollo de un pas realizando inversiones en sectores estratgicos en donde el Estado no puede (o no desea) invertir, sin esperar nada a cambio, salvo la exencin de impuestos o tal vez la gratitud y/o reconocimiento de los pueblos y gobiernos. Nada de eso, las inversiones privadas en los APP se hacen a cambio de recibir en concesin durante un determinado tiempo, las obras y/o servicios pblicos en los que se ha invertido. Durante este tiempo, las empresas obtienen los derechos de explotacin de bienes pblicos y/o bienes comunes, para recuperar sus inversiones y obtener una tasa de ganancia de mercado. Tanto la amortizacin de las inversiones como la ganancia se obtienen a partir de las tarifas que pagan los usuarios de las obras o servicios, y/o mediante partidas del presupuesto general de la nacin destinadas a cancelar estos pagos. En ambos casos, como dice el dicho popular: del mismo cuero salen las correas.

Cuando la izquierda poltica de un pas que dice oponerse a un proyecto estratgico de dominacin, como el proyecto neoliberal, carece de un proyecto alternativo propio y de un discurso contra hegemnico, cualquier discurso coherente y envuelto en un bonito y brillante papel de regalo, puede llevarle a asumir el mismo proyecto y el mismo discurso hegemnico que quiere combatir. Eso ya ha pasado en nuestro pas con el discurso de la gobernabilidad, de la inclusin y de la cohesin. Ahora lleg el turno del discurso de la colaboracin pblico-privada.

Esto explica la ambigua postura frente a los APPP por parte del FMLN y de sus intelectuales orgnicos. No obstante adhieren por una parte los principios del modelo de desarrollo basado en el Buen Vivir, creen sinceramente por la otra, que la construccin de este modelo no capitalista de desarrollo, se puede hacer fortaleciendo an ms el capitalismo neoliberal. Algo tan absurdo, como esperar la revolucin se haga gracias al patrocinio de las cmaras empresariales.

Julia Evelyn Martnez es profesora de la escuela de economa de la Universidad Centroamericana Jos Simen Caas (UCA) de El Salvador.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso de la autora mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter