Portada :: EE.UU. :: Fronteras y migraciones
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 19-03-2013

Entrevista con Enrique Dvalos (II)
Las maquiladoras, unen todo: gnero, indgena, cuestiones tnicas, cuestiones industriales y laborales, geopolticas. Est todo.

Luis Martn-Cabrera
Rebelin

Transcripcin Olga de la Sota.


La primera vez que recuerdo a Enrique Dvalos iba subido en un autobs escolar con un micrfono explicndole a estudiantes gringos lo que eran las maquiladoras, la dependencia de las mercancas del norte del trabajo semi-esclavo que haca un ejrcito de mujeres provenientes de distintas zonas rurales de Mxico. Yo acababa de llegar a la frontera San Diego/Tijuana y slo haba odo de segunda mano lo que era la industria maquiladora. Recuerdo la paciencia de Enrique con los estudiantes, su lucha, como la de todos, para hacerse entender en ingls, para que entendiramos lo que pasaba all, para que nos concienciramos sin caer en la caridad o en la exotizacin de la miseria, con dignidad, con solidaridad. Al llegar a la colonia Chilpancingo una colonia que est al pie de las maquiladoras y sobre la que se vertieron todos los desechos txicos de una antigua fbrica de bateras, generando enfermedades y malformaciones en una parte de los pobladores Enrique explic con suma paciencia a los estudiantes que las gentes que vivan all no eran animales y que no se les deba hacer fotos como si estuvieran en el zoo, que hablaran con la gente, pero que lo hicieran con respeto.

Aquel viaje me transform profundamente y no por la miseria, sino por la dignidad y la capacidad de lucha de las mujeres (y los hombres, pero en aquel entonces eran mayoritariamente mujeres) de la maquiladora, porque a pesar de estar sometidas a condiciones de explotacin aberrantes sin protecciones sindicales, objetos de violencia en casa y en el trabajo, se haban levantado contra ese distema de opresin patriarcal, capitalista y neocolonial. A cualquiera que haya ledo la seccin de El capital sobre el fetichismo de las mercancias dejaran de darle vueltas las mesas, desaparecera el halo mgico de las mercancas, el jeroglfico social se le hara legible y comprendera que por detrs de todo lo que compramos a precios de saldo en San Diego hay explotacin, violencia de gnero, destruccin mediambiental y racismo, pero que a pesar de eso las cosas podran ser de otra manera si nos organizaramos bien a los dos lados de la frontera.

Despus de aquel primer viaje he visto a Enrique muchas veces, en Tijuana, en reuniones de las trabajadoras de la maquiladora, en manifestaciones en defensa de la educacin pblica, en City College, en la universidad en la que ensea, en mi universidad presentando el documental Maquilapolis con un grupo de trabajadoras, una vez que la migra detuvo y deport a una adolescente de 15 aos en el tranva de camino al colegio. Lo recuerdo moviendo la cabeza y diciendo qu hijos de puta, la mandaron a Tijuana donde ni siquiera tiene familia y ni siquiera habla bien espaol. Por supuesto, uno no aparece en todos estos sitios por casualidad, sino que es el producto de mltiples y heterogneas militancias e historias cruzadas. Esta es una entrevista de largo recorrido, un acto de insumisin y de resistencia contra esa frontera que no slo separa y destruye vidas migrantes, sino que tambin trata de mutilarnos, cultural, histrica y espiritualmente. Por eso en esta entrevista tambin se cuenta el viaje de Enrique desde la resaca del 68 en Mxico a la situacin actual de la industria maquiladora, pasando por el manual marxista de Marta Harckneker, el maosmo mexicano, la reforma poltica y la emergencia deslumbradora del zapatismo a mediados de los aos noventa.

Como en todas las historias que se precien de serlo, la de Enrique es mucho ms que sus peripecias individuales, es la historia colectiva de muchas y muchos. Hace poco volv a Tijuana con Enrique, bajamos en transporte pblico hasta la frontera y fuimos a la sede de Ollin Calli, un colectivo de trabajadoras y trabajadores de la maquila recientemente creado [1]. Entre autobs y autobs paramos a comprar tortillas frescas hasta que llegamos a la sede de Ollin Calli. El local de Ollin Calli est en una de las galeras del centro de Tijuana donde antes haba tiendas para esos turistas gringos que ya no se atreven a bajar dizque por la violencia del narcotrfico, pero probablemente tambin por el miedo y la alergia que les produce la pobreza de los pases latinoamericanos. Poco a poco, van llegando las trabajadoras de la maquiladora, todo el mundo trae algo para compartir, las cosas empiezan despacio, con calma, sin las prisas ni el tiempo acelerado del otro lado de la frontera. En las horas que siguen se inicia una animada discusin sobre las actividades del grupo, sus esfuerzos para autofinanciarse, los prximos tour maquileros en Tijuana, la nueva reforma laboral, un estremecedor informe sobre la violencia contra las mujeres en Mxico y el autocuidado Durante tres horas, sentado con estas trabajadoras y trabajadores, se aprende ms de lo que es la globalizacin, el trabajo y la organizacin poltica que todo lo que uno pueda escucharles a los especialistas en fronteras, migracin y explotacin en nuestras universidades, porque lo viven y porque lo pueden teorizar a partir de lo concreto, sin abstracciones academicistas, pero con rigor y contundencia. Por eso, esta entrevista es tambin sobre y para Mago, Linn, Neri, Vicky, Alicia las compaeras y compaeros de Enrique que, contra viento y marea, con muy pocos medios, siguen defendiendo la dignidad y la justicia en la frontera San Diego/Tijuana.

Esta entrevista es la segunda parte de la publicada ayer:

http://www.rebelion.org/noticia.php?id=165431

Luis Martn-Cabrera: Cmo vienes para ac y cmo te empiezas a involucrar con la cuestin del activismo transfronterizo?

Enrique Dvalos: El ao que, por motivos personales, me vine para ac, fue el mismo ao en que los zapatistas irrumpieron en Mxico, en 1994. Me cas con Lisa y con ella empezamos las aventuras fronterizas. Despus de estar en Chiapas y de ser representante de la UNAM en las primeras convenciones zapatistas que se organizaron, termin viviendo en EEUU. Para un chilango no hay muchas opciones para vivir aqu si quieres seguir vinculado con tu pas. Una de esas opciones es San Diego. Aqu la ventaja es que tiene ciudades en los dos lados: una ciudad grande en Mxico que es Tijuana, y una ciudad grande en EEUU. De hecho es la misma ciudad, ni siquiera hay un ro que las divida. La mancha urbana de las dos tiene cinco o seis millones de personas. Y eso la convierte en una de las urbes ms grandes tanto de EEUU como de Mxico. En ese sentido es un lugar, para m, y para mi gringa esposa porque ella puede seguir en su pas y yo puedo seguir tambin en mi pas. Cuando llegu a Tijuana San Diego bsicamente trat de poner en prctica lo que haba aprendido en el centro de Mxico para el movimiento aqu, en la frontera. Es una realidad completamente distinta.

LMC: Conocas Tijuana antes de venirte para ac?

ED: No, no conoca Tijuana, no conoca San Diego, no conoca nada, no ms que llegamos aqu, nos gust y a picar piedra. Consegu trabajo en la Universidad pblica de Tijuana y di varios aos clases en esta universidad.

LMC: En la UABC?

ED: En la UABC (Universidad Autnoma de Baja California ). Y entonces me di cuenta de la tremenda diferencia que haba entre la Ciudad de Mxico y Tijuana. Es donde aprend que la UABC, el ltimo movimiento importante que haba tenido era en 1983 como parte de una huelga nacional universitaria, la primera huelga fuerte que hubo contra el neoliberalismo en Mxico, cuando subi el primer presidente abiertamente neoliberal. Aqu en Tijuana, en particular el PRI local, que se sienten dueos y amos de la universidad, simplemente organizaron un grupo de golpeadores, hicieron una lista de indeseables y uno por uno fueron y hablaron con ellos: O te largas del estado de las Californias o mueres, t escoges. Y de esa manera decenas de buenos activistas, profesores, estudiantes y trabajadores abandonaron, y la universidad se convirti en una autntica Edad Media, donde la mediocridad, la frivolidad y la estupidez completa dirigieron la universidad por mucho tiempo. Realmente ha salido de esto ahorita, con el Yo soy 132. Es realmente notable que una nueva generacin de estudiantes brot aparentemente de la nada y cuando hablo con ellos y me relaciono, me quedo con la boca abierta del grado de sofisticacin que tienen, de conocimiento, de apertura, de avidez, en un ncleo tan hostil como esa universidad... Si ahorita incluso los hostigan! No les dejan hacer nada, no les permiten reunirse en un saln de clases, as te lo pongo, de este tamao.

LMC: Y cuando llegaste era as, totalmente despolitizado. 

ED: Totalmente despolitizado, totalmente. Los maestros progresistas se refugiaban ms en la literatura o en el alcohol (se re). Haba un par de activistas siempre en una posicin acadmica muy frgil y finalmente fueron despedidos.

LMC: Y en qu departamento enseabas?

ED: Yo estaba en lo que le llaman la Facultad de Humanidades, que compone juntos Historia, Sociologa, Ciencias de la Comunicacin, Filosofa y alguna otra cosa ms. Entonces yo llegu a dar la clase de Historia prehispnica, porque aqu ni daban Historia prehispnica. Esa era otra diferencia enorme. Es cuando te das cuenta de la diferencia que existe entre el Norte de Mxico y Mesoamrica. Esas son dos culturas, son dos Mxicos. Hablan espaol y son mexicanos, pero realmente representan dos realidades histricas bastante divergentes, y eso se manifiesta en particular en el hecho de que en toda la universidad en la carrera de Historia no haba una sola materia dedicada al estudio de los pueblos indgenas de Mesoamrica antes de la conquista. Entonces entr en un chorro de debates inmediatamente, pues algunos estudiantes se superofendan.

LMC: Eran hispanizantes?

ED: Totalmente, y decan qu crees, que yo soy, la india Mara, o qu? Yo contestaba: No has ledo nunca a Bonfill Batalla, que habla de la raz indgena mexicana? Pues no, no lo conocan, ni lo queran conocer. Fue poco a poco ir abriendo camino. Ahorita ya es diferente. Adems llegaron ms maestros, una nueva generacin de jvenes que a la chita quedando empezaban a meter otras ideas, a nutrir el ambiente intelectual. Despus tambin empec a dar clases aqu en San Diego, en el City College en los Community Colleges Tuve muchsima suerte, la UNAM es aparentemente bien aceptada. Mis estudios de licenciatura y de maestra fueron reconocidos aqu cien por ciento. No tuve que tomar ni una clase. Noms tuve que aprender el idioma porque no saba ingls. Un grupo progresista de maestros en el City College en el rea de ingls me apoyaron mucho, me dieron una nueva familia poltica, me recordaron que la lucha por la justicia social no tiene fronteras; tampoco los sindicatos. Especialmente la coordinadora del departamento de ingls y humanidades, la profesora Roberta Alexander, invirti mucha energa y tiempo para entrenarme y contratarme como profesor por horas en la clase de historia de las humanidades. Ella fue el puente emocional e intelectual entre el mundo acadmico de la UNAM y mi nuevo mundo acadmico en la ciudad fronteriza de San Diego .  

LMC: Y, cmo te empiezas a involucrar con el trabajo de las maquiladoras en la comunidad de Tijuana?

ED: Lo primero fue con los zapatistas, eso fue lo inmediato. Me toc participar en estos comits binacionales que organizaban las protestas cuando todava se poda en los dos lados de la frontera. Eso fue por varios aos, seis o siete aos, varias marchas casi anuales por distintos asuntos. Una de las ms importantes fue cuando un grupo de zapatistas vino de Chiapas a Tijuana. Llegaron a la frontera, les instalamos un pdium, entonces estaban en el lado mexicano, pero ms alto que la frontera, ms alto que la barda de aquel entonces, hablando a los pblicos de los dos lados.

LMC: Y de ac vena gente?

ED: Un chingo de gente. Junto a San Isidro todava no haba tantas cosas como ahorita, y se abri la barda. Era una barda no muy impresionante, dividiendo los dos pases, por donde pasaba el tren. Entonces poda llegar la gente de los dos lados y estbamos ah unidos. Es el lugar donde lleg Marcos en el 2006, que fue a orinar ah, es el lugar que escogi. Pero antes llegaron los compaeros indgenas tambin, y haba ese tipo de protestas. Tambin vino todo lo del 2000, 2001, contra la globalizacin, y entonces tambin organizamos un encuentro de globalifbicos, lo llamamos, que tambin fue en la frontera de los dos lados, fue un concierto protesta bastante grande. Ah comenc a conocer a la comunidad de activistas de los dos lados, y despus conoc al grupo que estaba trabajando con las maquilas, y es cuando me di cuenta de lo que significaban las maquilas aqu. Puta, me cay el veinte, ahora ya s dnde estn todas las fbricas que estaban en Mxico que desaparecieron, porque yo viva cerca de una zona industrial en el norte del DF .

LMC: Y eso desde el DF no te lo imaginabas, la existencia de la industria de maquiladoras.

ED: Vagamente saba de su existencia, pero una cosa es all, desde el centro de Mxico, y otra cosa es que te das cuenta, puta madre, si es que esto es como el regreso al siglo XIX, como lo describe Engels. Era un capitalismo desrtico, como dice Katherine Kopinak , una industrializacin sin ningn derecho de ningn tipo, con una diferencia notable, que eran puras mujeres. Eso lo haca realmente interesante, y las reuniones, hasta la fecha, cuando se renen las trabajadoras, pues llegan con todos los escuincles. Son cosas familiares, no es un asunto de hombres, como poda pensar antes. Yo soy trabajador industrial tambin, no s si te platiqu...

LMC: S, s, me hablaste de que eras electricista.

ED: S, entonces me identifiqu con esto, y entr al grupo de las maquiladoras .

LMC: Eso era cuando se llamaba CITTAC todava...

ED: Todava existe CITTAC , lo que pasa es que el grupo se dividi; pero s, entr al CITTAC . Cuando entr era bastante pequeo, y con el trabajo colectivo de un buen nmero de compaeros el grupo comenz a crecer bastante bien. Participamos en varios movimientos de trabajadores all.

LMC: Me puedes explicar qu es lo que haca CITTAC ?

ED: S, es el Centro de Informacin para trabajadoras y trabajadores. Es una organizacin que naci apoyando a un grupo de trabajadores de una maquiladora que se llamaba Plsticos Bajacal, y que a partir de entonces se defini como parte de la coalicin pro justicia en las maquiladoras, como el intento de crear redes de solidaridad para los movimientos que estaban surgiendo en las distintas industrias maquiladoras. El objetivo era ese, crear sobre todo redes. Este objetivo se hizo ms complicado por la complejidad de la industria maquiladora. Entonces, adems de ser un centro donde los grupos podan llegar y discutir estrategias para defenderse de la opresin en la lnea de produccin, eran tambin lugares donde podan hablar del hostigamiento sexual. Y cuando se hablaba del hostigamiento sexual pues se hablaba tambin del hostigamiento sexual en la familia. Entonces se convirti poco a poco tambin en un centro de empoderamiento de mujeres. Porque es que llegaban tmidas, todo sumisitas, y salan bien rezongonas. Era un proceso muy interesante, porque las que ya tenan ms experiencia, ya se saban del asunto. Entonces llegaban nuevas trabajadoras No, pues es que mi marido no quiere que venga... Vamos a hablar con tu marido, ahorita vas a ver cmo va a cambiar. Y entonces empezaban a platicar y compartan experiencias. Era como ver que abran los ojos, literalmente, y que decan: es que s valgo, es que s soy importante, es que s puedo luchar, y ya no me vas a pegar. Ese tipo de cosas y muchos debates sobre cmo educar a los nios.

LMC: Entonces haba una doble opresin, en casa y en la maquila.

ED: S, era de gnero y como trabajadora. Porque tambin en la fbrica hay hostigamiento tiro por viaje . (Tiro por viaje, es decir, cada rato, muy frecuente. Nota del editor.) Y con muchas corruptelas, pero unos piensan que a final de cuentas qu haces, pues si ests bonita y el jefe te est aventando los calzones . P uede ser un viejo panzn, horrible, y asqueroso, pero otros son jvenes, ingenieros, que tienen poder y estn casados, pero quieren un amoro con una chava. Entonces s te la cantan derecho: pues mira, nos acostamos y yo te ayudo en el trabajo, y t sabes que te van a dar mejor trabajo, sabes que te pueden permitir permisos el da que necesiten tus hijos ir al doctor. Y en esas condiciones de miseria tan canijas ... Yo no voy a criticar a una compaera que acepta. Yo no s qu hara, pues a lo mejor hara lo mismo, por qu no. Al final de cuentas en la maquila, con trabajos tan inestables, una mujer que ahora es parte de la clase obrera pero sigue siendo mam ; tiene distintas estrategias de vida. Una de las estrategias es trabajar en la maquila, otra es llevar tortas para vender a las compaeras, otra es, en la colonia, reunirse con otras mujeres para que les pongan agua, y otra estrategia es, pues me acuesto con Juan de Las Pitas para que mis hijos tengan para comer. Es mucho ms complejo. En CITTAC las mujeres acumulaban dignidad y diseaban estrategias novedosas y colectivas de sobrevivencia . El hombre lo tiene ms fcil, se desentienden del asunto. No ms ir a trabajar, llegar a la casa, tomarse unas chelas, ver ftbol,... Aunque eso est cambiando, en parte tambin por la presin de las mujeres. Ahora ves esa foto hermosa de los zapatistas hombres cargando a los bebs... Aqu tambin los ves, y llegas a la casa y est l lavando los trastes. Eso est cambiando y eso me da mucho gusto. Las ltimas compaeras que han llegado a la organizacin, cuando invitan a sus novios o a sus esposos a que vengan a los talleres, a las juntas, t ests como Va a llegar uno de estos... Y qu va, son hombres conscientes que dicen a las mujeres sguela mija, en qu la apoyo... Eso era mucho el CITTAC , un espacio de empoderamiento de mujeres y un espacio de organizacin de trabajadores. Adems era, como su frente ms formal, un centro de consulta de la ley laboral mexicana (que hasta el 30 de noviembre de 2012 tena una serie de pilares que obstaculizaban la explotacin infame y que obligaban a las compaas a mnimamente respetar ciertos derechos individuales de la gente) . No te pueden correr as, no ms, o si te corren te tienen que dar una superlana. Y si eres rezongn, te llevas el pleito por cinco aos. Y cada da que va pasando, es dinero que tienen que pagar si pierden ellos la bronca. Despus de cuatro aos empiezan a sentir pnico. Entonces ya negocian contigo y te dan. Otra ley dice que a m me contrataste para este lugar y para manejar esa mquina. Yo no tengo la culpa, es lo que pusiste en el contrato. A m no me vas a mandar al cerro all; si quieres que vaya al cerro, primero me liquidas aqu, terminamos el contrato.

LMC: Porque, los iban rotando dentro de la misma maquiladora, o de maquiladora a maquiladora?

ED: De maquiladora a maquiladora. Pero de repente vendan a fbricas, entonces la fbrica cierra completamente y abre otra fbrica que tiene otro nombre, como fbricas golondrinas, y quieren recontratarte. Y t dices: No, yo tena antigedad. Primero arreglamos las cuentas. O quieren que vaya a trabajar a la otra dependencia que est del otro lado en Tijuana. Pues tampoco. Yo estaba cerca de mi casa. Son cositas, son migajas si quieres, pero que le permitan a la gente la indemnizacin como un derecho individual que tienes. Y la gente lo saba. Entonces, claro, haba conflicto y llegaban a la CITTAC y decan: Pues si me peleo cunto me toca... esa era la pregunta clave. Y pues all ya estaban los compaeros que eran expertos y te toca tanto. Y vamos a lucharlo como t quieras, no vamos a luchar por ti, t tienes que luchar con nosotros, no vas a luchar t solo, tienes que luchar con otros compaeros. No somos abogados, estamos aprendiendo junto contigo, hay que hacerlo todo juntos. Entras o no entras? Por otro lado no te va mo s a cobrar ni un quinto. Si al final quieres t apoyar al grupo, pues adelante. Pero si no quieres... es ms, el da en que te den el cheque ni siquiera vamos a ir nosotros, ni siquiera vamos a ser como los abogados, que el cheque est a su nombre. Vamos a pedir que el cheque est a tu nombre y t vas a cobrarlo solo.

LMC: Y en general devolvan algo a la organizacin?

ED: Siempre, es ms, nos quieren siempre dar mucho No, no, compaero, t necesitas ms el dinero que nosotros. Eran situaciones bien difciles, pero era una gratitud... Una cosa que les caa a veces medio gordo a las nuevas trabajadoras que llegaban al grupo era que tenan que ir a las reuniones, pero cuando estaban en la reunin, ya no haba forma de sacarl a s, porque ah aprendan. ... eso de compartir espacios, ... Tambin cometamos errores, yo creo que, y eso fue como parte del conflicto, es que haba algunos compaeros que estaban muy insistentes en que la gente all tena que apoyar a los zapatistas. Cuando era la primera vez que asistan a una reunin de CITTAC ya queran que participaran en marchas o volanteos. Unos decamos oye compa, los zapatistas dicen exactamente lo contrario, que hay que aprender con la gente, no ser vanguardistas. Pero unos no nos escuchaban. Y puta madre, eso minaba a la organizacin.

LMC: Porque haba obreros y obreras que no le entraban tan de lleno a la cuestin de los zapatistas...

ED: No lo conocan. Simplemente no les llegaba, qu es eso, primero barajamelo, no? Yo era de la idea de hacer algo ms orgnico, pero yo siento que haba compaeros en la organizacin para los que era muy vertical: si ests aqu, tienes que ser zapatista.

LMC: Porque se form originalmente con grupos zapatistas?

ED: No, de hecho no. Era un grupo autnomo. Cuando vino la otra campaa se discuti en el grupo, y decidimos entrar a la otra campaa. Entonces ya se volvi zapatista oficialmente. La direccin era abiertamente zapatista, todos simpatizbamos con ellos, pero haba un grupo que era muy desde el corazn. Entonces entramos all, desde el 2006, ya llevamos aos. Y estaba bien ser zapatistas, pero no tratar de obligar a las trabajadoras que llegaban a CITTAC a afiliarse a una orientacin, sea zapatista o feminista. Hay que hacer vinculacin real, desde abajo, con experiencias concretas, no con rollo.

LMC: Cuando t llegas es en el 94, a CITTAC .

ED: En el 94 llego a la frontera. Del 95 hasta el 2001 fue como un proceso de aprendizaje y ms bien vinculado con grupos zapatistas de San Antonio y, a partir de 1999, de San Diego.

LMC: Lo de las marchas binacionales...

ED: S, las marchas binacionales desde 1999, y desde el 2000 la lucha contra la globalizacin, y en el 2003 es cuando entr al CITTAC .

LMC: Yo s que hay sindicatos fantasmas en Mxico, pero se plantea alguna vez en CITAC la posibilidad de formar un sindicato grande de trabajadores y trabajadoras de las maquiladoras?

ED: Estbamos tan contentos con nuestra burbujita que de repente empezamos a sentir que ya no queramos arriesgarnos mucho. Pensar en organizar un sindicato es un superriesgo. A algunos de nuestros compaeros ya los haban golpeado, estaban muy sealados en Tijuana. Y requiere un chingo de trabajo. Cmo se generan esos sindicatos, pues llega un grupo de diez compaeros y dicen, vamos a hacerlo. Entonces de ah, son seis meses en que no duermes. Es un trabajo intenso, casa por casa, uno por uno, ests todo el tiempo buscando consultas, hablando con familias, tienes que buscar muchos recursos econmicos, y mucho apoyo exterior, tener todo listo para que cuando estalle el movimiento no te vayan a apachurrar en el primer instante. Adems todo eso en la clandestinidad, porque la fbrica no se puede enterar. Es muy delicado, es muy difcil, y tienes mucha responsabilidad con la gente. Entonces sent que el CITTAC ya no quera.

LMC: Pero se plante la cuestin en alguna de las maquilas de formar un sindicato.

ED: S, se plante, y se disolvi el asunto. Una vez me encabron, y actu mal, porque dije groseras, debido a que haba una reunin de trabajadores y los compaeros que estaban encargados de ir con ellos no llegaron, los dejaron plantados. Era una falta de respeto enorme .

LMC: Una reunin de trabajadores para discutir el tema sindical.

ED: S. Entonces ellos fueron, quedaron de verse en un lugar, y no llegaron los compaeros.

LMC: Y eso fue por desidia, por miedo o dejadez?

ED: Yo creo que una combinacin de cosas. Una especie de filosofa espontanesta, nuestros compaeros tienen que aprender a organizarse. Nosotros no somos sus paps que vamos a decirles cmo organizarse . Pero, pienso, s tenemos que jugar un papel clave . Si vas por el sindicato y quieres hacerlo, tienes que estar en serio. No puedes abandonar a la gente a que se organicen por s solos. Eso por un lado. Y por otro lado, pues es que los lderes de CITTAC tenan cosas personales que hacer. Adems de falta de crtica , sabes qu, t no vas a venir a cuestionarme, porque yo llevo muchos aos haciendo esto, y yo soy ya un activista muy formado, no vas a venir a decirme que esto va mal. Pues s, pienso yo, pero si te comprometes, lo cumples. Si no puedes, dices no puedo. Un telefonazo, sabes qu, no voy a poder ir, hay alguien que me apoye, que vaya en mi lugar? No dejan noms abandonada a la gente. Entonces poco a poquito me di cuenta de que no haba seriedad en querer hacer realmente un movimiento sindical grande. Ya estbamos muy contentos con esa burbujita, llegan los trabajadores, platicamos un poquito, se empoderaron algunas mujeres, sale un poquito de dinerito, y son pequeos triunfos. Pero cuando llega la masa de trabajadores aqu diciendo , . necesitamos su apoyo entonces hay que entrarle con todo y a fondo, si no los derrotan a la primera.

LMC: T crees que si hubiera habido un intento ms sistemtico hubiera habido violencia de por medio?

ED: Por supuesto que habra habido violencia

LMC: Y en un lugar como Tijuana.

ED: Hay experiencias grandes en la frontera . Es un trabajo que estoy queriendo hacer, si puedo, con la directora de la Coalicin Pro Justicia en las maquiladoras, escribir un libro sobre las historias de las maquilas. En particular, aqu en el caso de Tijuana est la famosa huelga de Han Young. Ese es el movimiento ms importante que se ha desarrollado en la industria maquiladora aqu en Tijuana. Era un grupo de trabajadores muy comprometidos en una de las maquiladoras donde las condiciones de trabajo eran ms difciles, era una compaa de manejo de metales. Lo que hacan ellos era cortar y doblar lminas de acero para construir chasises, que eventualmente iban a ser parte de uno de los vehculos de la Hyundai. Las mquinas estaban programadas para trabajar con ciertos niveles de seguridad, pero los sistemas de seguridad se desactivaban para que fuera ms rpida la produccin. Entones bajaban unas guillotinas, tenas que mover la lmina de acero, y bsicamente todos los trabajadores tenan por lo menos un cachito de dedo mutilado.

Entonces los trabajadores fueron organizndose y se dio un grupo que surgi apoyndolos a ellos, que estaba aqu en San Diego, que tambin tena cierta vinculacin con Tijuana, pero que naci despus de un rompimiento muy amargo. Porque es una historia larga, aqu en la frontera, de unidad entre grupos de San Diego y Tijuana y desde que surgi la maquiladora han tratado de trabajar juntos. Ha habido varios intentos de colaborar juntos: han sacado periodiquitos binacionales, ... El ltimo creo que fue este de Plsticos Bajacal. En Plsticos Bajacal est CITTAC , surge tambin un grupo en San Diego que se llama Comit de Solidaridad con los Trabajadores. Los dos grupos juntos apoyan en Bajacal. Los trabajadores se intimidan, con justa razn, pierde el recuento sindical y pierde el sindicato. Entonces cuando se hace el balance de qu fue lo que pas las perspectivas del grupo de EEUU y Mxico eran muy diferentes.

LMC: En qu sentido?

ED: Pues el grupo de EEUU senta que no haba habido seriedad por parte de los activistas de Mxico para ir adelante en hacer las cosas. Y senta que haba sido un fracaso por ese motivo. El grupo de Mxico senta que el grupo de EEUU le vena a dar rdenes y que no entendan que la dinmica en Mxico es diferente de la de EEUU. Y que no se poda hablar completamente de un fracaso, sino que aunque no se lograra un sindicato, se haba logrado crear una pequea red de trabajadores.

LMC: Por ejemplo, la violencia o las intimidaciones imagino que no afectan igual a los que estn del lado de San Diego que a los que estn en Tijuana.

ED: Regresando al conflicto de Han Young, la represin fue desde advertencias y despidos hasta golpizas y amenazas de muerte. Eso para los trabajadores y activistas mexicanos. Para los que bajaban de Estados Unidos en solidaridad, la represin estaba a cargo de la Migra mexicana que vena a amenazarlos, a echarlos para el otro lado y a advertirles a los reincidentes que seran oficialmente deportados de Mxico sin derecho a nunca ms entrar legalmente al pas . La represin existe en ambos lados de la frontera, y fuerte, pero la impunidad es ms notable en el lado mexicano. Eso afecta la lucha de clases desde tiempos de la conquista espaola. Es arrogante e inoperante querer venir desde el primer mundo a decir cmo hacer las cosas, con una actitud de yo te digo cmo lo hagas, yo s hacerlo,como si los activistas mexicanos no lo hubieran pensado.

LMC: Como si en Mxico no hubiera historia sindical y de lucha.

ED: Exactamente. En aquel entonces, se pensaba, aqu en EEUU tenamos sindicatos libres, en Mxico tenan sindicatos controlados por el gobierno, sindicatos charros, sindicatos fantasmas, no tenan la experiencia de sindicatos libres como tenemos aqu en EEUU.

LMC: Bueno, aqu no son tan libres... (re).

ED: Ese era el detalle. Mirbamos a los sindicatos gringos con escepticismo. Eso es lo que queremos? Como deca Jaime Cota, vamos a cambiar a un charro con sombrero (charro: lder sindical corrupto, ed) por uno con botas? y adems tenan el dinero, y sentan que podan imponer. Y del lado mexicano haba tambin un pinche recelo grande, como si todos los gringos fueran imperialistas, como si no hubieran compas en el norte . Y yo creo que haba mala fe y no entendimiento mutuo. Haba que hablar, haba que limar, faltaban chicanos que pudieran mediar entre los dos mundos.

LMC: ... porque eran mayoritariamente gringos ac y mayoritariamente mexicanos all.

ED: Yo creo que ni siquiera hablaban el mismo idioma . Si hablaban espaol lo hablaban muy mal. Y estos tampoco hablaban ingls, yo no s ni como se entendan. Fue un rompimiento feo. Se quedaron muy resentidos los unos de los otros. Y cuando vino Han Young ya no hubo forma de trabajar unidos. Entonces el grupo que agarr toda la directiva fue el de San Diego, el grupo del Comit de Solidaridad, que se plante la organizacin, organiz, desarroll el movimiento, y con base en EEUU cre una red de solidaridad impresionante. Eran cientos de miles de dlares que llegaban al caso de Han Young y este caso se volvi clave en la discusin contra el ALCA (Acuerdo de Libre Comercio de las Amricas) , el Tratado de Libre Comercio de las Amricas, porque ah se estaba demostrando que el TLCAN (Tratado de Libre Comercio de Norteamrica) no estaba sirviendo para defender a los trabajadores. Fue un trabajo muy impresionante, pero no tena su contraparte mexicana que ayudara a extender el movimiento entre los otros grupos mexicanos, y el CITTAC en ese momento jug un papel de denunciar todas las pendejadas que estaban haciendo los de San Diego, y s, de acuerdo, pero tambin los tienes que apoyar.

LMC: Para que funcionara qu crees que habra que hacer. Es un problema cultural, histrico? Es muy notable lo que dices de que no hay chicanos. Cmo puede ser que de este lado no haya chicanos?

 

ED: Bueno, ya est cambiando. Ahorita hay una muy buena relacin entre Ollin Calli y la red de San Diego, porque el Comit de San Diego desapareci pero se cre la Red. En Mxico Ollin Calli sigue con la tradicin de la lucha con los trabajadores de la maquila. Y ya los grupos de EEUU entienden mejor la dinmica mexicana. Las y los compas de origen gringo que participan en Red de San Diego son muy solidarios, y participan, sugieren, proponen tcticas y a la vez son muy respetuosos de las dinmicas grupales en Tijuana. Por otro lado, regresando a los y las chicanas, estas juegan un papel importante pues gentes como Sandra Galindo, Sarina Sanchez, y muchas otras entienden los dos mundos y, como deca David Bacon, quin mejor que las y los mexicanos emigrados a Estados Unidos para unir a la clase obrera de los dos pases? De ah que profes como Justin Akers insistan que los estudios chicanos de San Diego City College deben orientarse a entender (y deconstruir) la cerca fronteriza.

LMC: Y cmo formaron Ollin Calli y qu pas para que la relacin fuera mejor?

ED: Ollin Calli se form con compas como Mago, Toa, Lynn y Cathie que haban participado en CITTAC, se haban hastiado de sus contradicciones, y queran seguir empujando la resistencia en las maquilas pero sin los conflictos internos con el liderazgo de CITTAC . Yo creo que aprendimos de los dos lados; que seguimos aprendiendo. Despus de aquella explosin tan grande de Han Young, que aparentemente no qued nada, los activistas fronterizos han evaluado y re-evaluado las mejores formas de accin binacional .  

LMC: Esto en qu ao fue?

ED: El conflicto en Han Young empez en 1996, y termin en el 2000, ao en que les dieron la ltima madriza. Por su lucha, ellos s lograron el sindicato independiente. Y despus los dividieron, y despus les cerraron la fbrica y la abrieron con otro nombre. Los recursos de todo el gobierno para enfrentarlos, pero en un momento dado fue tanta la presin que el gobierno de Mxico tuvo que aceptar que hubiera un sindicato independiente. Y cuando se form, un chingo de trabajadores de otras maquiladoras empez a llegar con ellos y a pedirles ayuda.

 

LMC: A CITTAC ?

ED: Al sindicato independiente de Han Young. Desafortunadamente, por los conflictos que te deca, el CITTAC estaba marginado, fuera del pastel, noms viendo cmo sucedan las cosas, criticando lo que haba sucedido, criticando todo lo que estaba sucediendo. Estaban con la actitud de ya les dije lo que iba a pasar. Yo creo que para los activistas de los dos lados fue un shock lo que al final sucedi, es decir, la dimensin que adquiri el conflicto en Han Young, los logros sin precedentes de los trabajadores y la derrota al final; y la experiencia pesa. En particular, el grupo Ollin Calli entiende mejor cul es la relacin entre los dos lados ahora que vivimos bajo el signo del libre comercio. Ms que apoyarme o apoyarnos, tenemos que pelear juntos, pues las broncas y los patrones son los mismos. Hace poco nos platicaba un compa de la situacin en la ciudad texana de Eagle Pass. Situada en la frontera, algunos de sus residentes, agobiados por el desempleo, han comenzado a cruzar la frontera hacia Ciudad Acua, Mxico, para encontrar trabajo en las maquiladoras. Los patos le tiran a las escopetas. Es en chiquito lo mismo que est sucediendo con los portugueses del ex-imperio que emigran a la ex-colonia de Brasil en busca de oportunidades. As de fregada est la vida en la frontera con libre comercio. As de interrelacionados estamos. Y Ollin Calli toma en cuenta esta situacin y busca encontrar pareja en un centro de apoyo a los y las trabajadoras en San Diego.

LMC: La relacin de poder es distinta aqu que all, empezando por la cantidad de dinero que tiene el sindicato. Cmo situarse en relacin a las diferencias entre un lado y el otro?

ED: Creo que los activistas en Estados Unidos ms comprometidos con el apoyo a la lucha de las maquiladoras en Mxico, y no slo en Tijuana sino en toda la frontera, han entendido que su papel no es de llenarse de lstima de los pobrecitos trabajadores primitivos en el tercer mundo sino de coordinarse y mutuamente aprender. Y cuando hay conflictos que involucran a los dos lados de la frontera, como ahora el de TRW en Tamaulipas, pues se discute qu hacemos juntos. Se fueron a buscar a los trabajadores de la misma corporacin all en el norte, cerca de la frontera con Canad, y cuando se encontraron, pues se trabaja juntos. Ya son los trabajadores de aqu y de all independientemente de los sindicatos. Ya se coordinan para bloquear las fronteras entre Mxico y Estados Unidos y entre Estados Unidos y Canad. Y est toda la enorme experiencia de la Coalicin pro Justicia en las Maquilas y su coordinadora, Martha Ojeda, una maestra en el oficio de unir en la lucha voluntades y corazones del sur y norte de la frontera.

 

LMC: El activista que est en EEUU se lo plantea como una cuestin de solidaridad o tambin como una cuestin de aplicar resistencias en los dos lados porque estamos juntos en esto?

ED: Coordinacin, ms que solidaridad. El dinero importa, claro, y los dlares fluyen ms entre los movimientos al norte de la frontera. Y en cuanto surge un movimiento de masas en Tijuana, o en otras ciudades, que se plantea como un enfrentamiento contra una corporacin, entonces no parece slo como un asunto de solidaridad, que s lo es, sino tambin como una lucha comn. Si no en todos, al menos entre los activistas ms vinculados con el Consejo Laboral de San Diego, o con los sindicatos que estn ms vinculados en el apoyo a Mxico, o con los sindicatos que tienen ahora una base laboral ms latina. Algo muy notable que ha pasado desde la lucha de Han Young a la fecha, es que ahora los sindicatos ya no estn en la posicin antiinmigrante, ahora estn en la defensa a los inmigrantes. Ha habido un cambio en ese sentido muy importante que tambin ha cimbrado las bases de los sindicatos en EEUU. Cada vez ms, cuando se juntan trabajadores, estn del mismo color. Sigue habiendo diferencia, pero hay ms chicanos, simplemente. Y ah ha habido tambin muchas experiencias, como las huelgas de los mineros en Mxico, sobre todo la de Cananea, luego la lucha de los mexicanos del sindicato electricista,... Y, tambin los movimientos de Lpez Obrador, los zapatistas, Oaxaca, y ahora Yo Soy 132, implicaron ganarse el respeto de muchos ms sectores que no entendan tanto la lucha en Mxico. Ahora la ven ms cercana y los dos pases estamos ms compenetrados que nunca. Lo que pasa en un pas inmediatamente se conoce en el otro y tiene repercusiones inmediatas. Todo eso crea ms sentido de igualdad. Y los sindicatos estn colapsando en EEUU, no tienen muchos recursos ahora. La situacin ya no es, vamos a formar un Comit de Solidaridad con la lucha del pobrecito pueblo mexicano. Estamos en el mismo bote, y cada vez ms igual de jodidos. Por mil lados aparecen cosas que nos atan, que nos unen: el mismo proceso de contaminacin, la misma compaa que est haciendo exactamente lo mismo, los trabajadores que estn exportando de aqu para all, se estn yendo los trabajos de aqu para otro lugar del mundo, fuera de Mxico y de EEUU. Son muchas cosas que obligan a mantener esta unidad, al menos binacional.

LMC: Cules son los objetivos del Ollin Calli?, en qu se diferencia de CITTAC ?, cules son las metas o el programa?, cmo conceptualizaron el grupo?

ED: Ollin Calli se propone, al igual que CITTAC, apoyar las luchas en las maquilas para que tengan la fuerza de obligar a las corporaciones a respetar sus derechos humanos laborales. Se diferencia de CITTAC en que concibe que no podemos cambiar el mundo sin cambiarnos a nosotras mismas y no podemos exigir justicia y democracia en el mundo sin desgarrarse para afirmar la justicia y democracia al interior del grupo. Digamos que somos ms conscientes de los ejercicios y juegos del poder. Nuestro programa incluye puntos como salario, dignidad, colectividad, y puedes consultarlo en ollincallicm.blogspot.com.

Segundo, Ollin Calli, a diferencia de CITTAC, se propone crear organizacin no slo de simpatizantes sino tambin de base, sindical o no. Hemos tenido ya varias experiencias. En una maquiladora electrnica apoyamos un paro que llamamos huelga constitucional. Ollin Calli dialog con el grupo de las y los trabajadores. Les dijo que ni se les ocurriera tratar de crear un sindicato registrado porque los iban a despedazar. Que lo nico posible era crear formas clandestinas de organizacin dentro de la fbrica, que crearan comits dobles para que si repriman al primero siguiera el segundo vivo. Quitarles lo inocente Pero es que son nuestros derechos!, decan. Compa, no tienes derechos, olvdate de eso, les dijimos. Pero vamos por la Junta, y vamos a pedirles que ellos nos representen No, les contestbamos, Lo primero que van a hacer es hablar a la compaa y pasarle informacin de quin eres t y te van a correr. El paro dur un da, dos a lo ms, pero bastaron para cimbrar todo el sistema de la fbrica y bsicamente los trabajadores lograron todo lo que queran: transporte, reclasificacin, parar el hostigamiento sexual. Ese es el tipo de relacin que queremos desarrollar en las fbricas. Lo legal importa (bueno, cada vez ms disminuido por las recuentes mutilaciones a la ley laboral). Despus tuvimos otra relacin con trabajadores de una universidad en Tijuana que queran organizarse sindicalmente. Ollin Calli les hizo ver que las autoridades laborales no estaran con ellos sino en contra de ellos. Hay que organizar comits por debajo de la mesa. Tambin Ollin Calli ha apoyado al movimiento estudiantil Yo Soy 132, en particular en exponer la llamada reforma laboral en curso.

LMC: Cuntas personas sois ahora?

ED: Es un grupo pequeo, el ncleo de activistas seremos unos ocho en Tijuana, otros ocho en San Diego, ambos con una red de crculos de activistas y simpatizantes que van de cercanos a los ms lejanos, que se suman por decenas.

LMC: Y a largo plazo te imaginas una insurreccin grande de los trabajadores y trabajadoras de la maquila en Tijuana?

ED: Hacer predicciones no es buena poltica. Ms de uno se han perdido en las bolas de cristal. Cuidado! A largo y mediano plazo cualquier cosa es posible. A final de cuentas, Tijuana es parte del realismo mgico. Parece que estamos caminando hacia un proceso de explosin social en el mundo, y en Mxico se huele por todos lados. A corto plazo depende de qu haga Pea Nieto, de cmo pueda controlar las cosas y el gobierno, y lo est haciendo bien; sus asesores son unos malditos, pero saben su oficio. Pero la efervescencia, la necesidad, el dolor y la rabia estn creciendo como nunca en la historia de Mxico. Creo que va a explotar, pero en Tijuana? En otros lugares? Empezar en Chiapas y Oaxaca? Cmo la revolucin mexicana, empezar en Chihuahua? Se expandir de all a Tijuana? Cualquier cosa es posible, pero es conmovedor que an hay gente buena, progresista, que en Tijuana tienen fe en ese engendro de partido que es el PAN. Estallar en la maquila, en las fbricas como en Argentina? En las colonias y de all se expandir a las maquilas? De hecho el movimiento en Han Young surgi en el poblado Maclovio Rojas, y desde ah se extendi a la fbrica. A corto plazo la veo pelona. La organizacin independiente en Tijuana est menos desarrollada que en otras urbes de Mxico.

LMC: Y eso?

ED: Por muchos factores histricos, mucha historia detrs: la influencia de EEUU y del conservadurismo de San Diego, la distancia de Mxico; Tijuana ha estado alejada de Mxico por muchsimo tiempo, y, bsicamente, la inexperiencia. La mitad de los y las trabajadoras de las maquilas no nacieron en Tijuana. Somos ciudad de emigrantes e inmigrantes con races de lucha tiernas y pequeas donde todo est por aprenderse. En otras partes de la frontera, como en Ciudad Acua Laredo o Reynosa, donde tambin hay maquiladoras, ha habido experiencias de lucha relativamente cercanas, por ejemplo, de los trabajadores petroleros y mineros.

LMC: Y los Flores Magn?

ED: Eso s, all tenemos un ejemplo enorme de lucha, de lo que hay que hacer y lo que no hay que hacer. El partido de los Flores Magn, el Partido Liberal Mexicano es un ejemplo de colaboracin binacional. Cuando surgi lo de Flores Magn, este tom una decisin estratgica: que el peridico Regeneracin, que era en ingls y espaol, un peridico fascinante, se iba a publicar en Los ngeles. El comit del partido en el norte de la frontera, pues. Y por supuesto que lleg la revolucin a Tijuana, lleg a Baja California, lleg a Ensenada, lleg a Mexicali. Pero si comparas el nivel de movimiento que se pudo organizar en Tijuana, por ejemplo, con el que se pudo organizar en Ciudad Jurez con Pancho Villa, no tiene nada que ver. Y el magonismo est lleno de lecciones de malos entendidos. Sabes que la clase poltica de Tijuana ha asimilado a los Magn como filibusteros enemigos de Mxico, manipulados para que EEUU se apropiara de Tijuana? Ricardo Flores Magn es un hroe nacional, pero no mucho en Tijuana, hasta hace poco. Cost mucho esfuerzo que la Calle 6a. se renombrara Flores Magn. Y el Blvd. de los Hroes no es para honrar a los nios hroes mexicanos que combatieron al ejrcito invasor gringo sino al ejrcito porfirista que con voluntarios defendi Tijuana contra Flores Magn. Pero en Flores Magn y antes de Flores Magn hay buenas experiencias. Cuando Benito Jurez andaba a punta de mata, que lo andaban persiguiendo los franceses, en San Diego estaban los mexicoamericanos formando clubs, juntando dinero y comprando armas para mandarlas a Mxico para Jurez. Hoy no compramos armas pero igual andamos apoyando a las luchas en Mxico.

 

LMC : Qu tipo de colonia es Maclovio Rojas?

ED: Es una colonia de emigrantes, como casi todas las colonias populares aqu en Tijuana, donde la gente ocup la tierra para tener un lugar donde vivir. El 80% de las colonias en Tijuana han surgido exactamente del mismo proceso: un grupo de gente que va y, literalmente, toma el cerro, y poco a poco, con sus uas, va creando una colonia hasta que la colonia deja de ser cartolandia y se convierte en mejor lugar para vivir y criar a la familia. As naci tambin Maclovio Rojas. La colonia surgi de un proceso de autogestin muy interesante que les permiti ser un poco ajenos a los sistemas de control del gobierno de la ciudad. Ellos, el comit de vecinos, controlaba la tierra, decida quines podan entrar a vivir a la colonia; cuando entraban a vivir solamente permitan nuevos miembros cuando eran familias, y siempre y cuando el hombre de la familia aceptara que la propiedad que se les diera estuviera a nombre de la mujer, para proteger a las familias, para proteger a los nios. Si no, no podan entrar all. Crearon sus mercados propios, sus escuelitas, su cementerio. Se hicieron con el agua y de la electricidad tomndolo directamente de los servicios pblicos, y por muchos aos funcion bastante bien. La directiva del movimiento era un partido de centroizquierda, el PRD, que a veces apoyaba, a veces era un obstculo. En esa colonia, en ese proceso organizativo, ah viven los trabajadores de Han Young Ah empiezan, en la misma casa de la asamblea de la colonia se juntan, platican, buscan apoyos y se ponen en contacto con el grupo del Comit de Solidaridad de las maquilas. Y entonces empiezan ya a tejer cmo se va a dar el movimiento.

Tenemos el caso contrario, en Nuevo Laredo, donde surge el movimiento, los trabajadores son derrotados y no se logra el sindicato. Pero se mantiene el grupo, y lo que hacen es formar una especie de cooperativa dentro de su colonia y empiezan a conseguir recursos con todo lo que han aprendido, porque adems se politizan muchsimo con el movimiento en la maquila. Empiezan a buscar recursos para poner la tortillera colectiva, empiezan a hablar con los vecinos, a decirles, hay que mantenerse unidos. Poco a poco van creando un espacio de vida muchsimo ms agradable. Cuando llegan los zapatistas en la otra campaa de Chiapas, les dicen Uuuu, pues les falta mucho, pueden hacer esto, y esto, y esto. Y los compaeros se van a Chiapas y ven cmo est la cosa, y ya tienen el modelo. Entonces quieren organizar una colonia autnoma. Y desde ah es desde donde ellos empiezan a tejer vnculos con las fbricas y a tratar de apoyar con los grupos de trabajadores. Empiezan a organizarse. Es en esa interaccin donde se van a dar las posibilidades ms exitosas de un levantamiento popular aqu en la frontera. En Ollin Calli estamos en eso, tenemos todo un debate de, estratgicamente, para dnde tenemos que ir. Ahorita qued medio congelado, porque ahorita lo que tenemos que hacer es entender las implicaciones de toda la reforma laboral. Pero estamos en qu hacemos, si nos centramos en Foxconn, nos vamos a la colonia Chilpancingo y tratamos de organizar all.

Algo a la vez Ollin Calli se meti de lleno, debo decir que yo no estaba convencido al principio, en el comercio justo. Tiene una cooperativa de produccin artesanal que busca utilizar recursos ecolgicos. Entonces crea aretes y joyera basada en huesitos, semillas, y cosas as. Es interesante, porque adems de que da ciertos recursos, se vuelve tambin un espacio muy femenino de interaccin. Debo reconocer que yo lo vea muy alejado del problema de la maquila. Pero que yo dijera o dejara de decir a nadie le import. Las compas lo hicieron, y ah est la cooperativa, vende sus cositas, y produce. La verdad, est bonito, luce mucho. Tiene esa vertiente que la vincula con todo el movimiento del comercio justo.

LMC: Cmo es la relacin ahora entre San Diego y Tijuana? Ha cambiado desde que ha empezado a deslocalizarse la parte de la produccin a China, por ejemplo? Y, cuntas maquiladoras sigue habiendo?

ED: La edad de oro de las maquilas, desde el punto de vista de los empresarios, fue antes del Tratado de Libre Comercio. Es curioso, porque las maquilas desde 1975 hasta el Tratado del Libre Comercio tuvieron una expansin del 40% anual. El nmero de trabajadores y de compaas creci abrumadoramente. Despus vino el Tratado y la crisis de 1994. Y aunque siguieron creciendo las maquiladoras en Tijuana, no siguieron creciendo como antes. Ahora tenan que competir con el resto del pas, porque el Tratado permita eso, poner maquiladoras no slo en la frontera sino prcticamente en todo el territorio nacional. De todas formas, la frontera es la frontera, no est muy lejos, sigue siendo un lugar privilegiado para inversionistas de EEUU. Pero ya no es como antes. Van creciendo las maquiladoras hasta el ao 2000; luego vino la crisis provocada por el 11 de septiembre, y vino la entrada de China en la Organizacin Mundial del Comercio en el 2001. En aquel entonces los trabajadores de China ganaban una tercera parte de lo que ganaban los trabajadores industriales en Mxico. No haba forma de competir. A raz de esto las maquiladoras bajaron, pero se recuperaron pronto, para el ao 2002. Es decir, vino la cada, pero en el ao 2002 ya no sigui cayendo, se mantuvo as. Y desde el ao 2002 hasta el 2008 la gran discusin que tenan todos los promaquilos, los intelectuales maquilosos, era cmo haba que hacer para que crecieran las maquilas, porque, no estaban disminuyendo, pero no estaban creciendo. El sentir era: el modelo maquilador ya fracas. Antes se vea como la alternativa para el crecimiento de empleo y econmico en Mxico. Pero se vio que ya no era as, que se va a mantener as. Hay que buscar otras cosas. En eso andaban hasta que vino el 2008, y vino la recesin, que golpe las maquiladoras hasta el fondo. Se perdieron como el 30% de los empleos y de la planta productiva. Pero mientras se rebelaron los trabajadores de Foxconn en China, vino la ola de huelgas salvajes, y el salario de los trabajadores de China empez a crecer, y ahorita es ms alto que el de los trabajadores de Mxico. De hecho, el presidente, el CEO del Foxconn, declar que despus de eso ya no vea el sentido de seguir en China, haba que buscar otro lado adonde irse. Eso es puramente especulativo, pero varias gentes hablan de que detrs de la imposicin de la reforma laboral hubo una especie de acuerdo, de que se venan para ac, pero con condiciones, con una ley ms flexible, es decir, promaquiladoras y empresarios. Pienso que la gran globalizacin ya se detuvo. Pensar que vamos a tener un mercado mundial ahorita est ms verde que nunca. Para las compaas, llega el momento de replegarse en reas estratgicas, Sudamrica est independizndose, entonces hay que tratar de recuperarlo Dnde? Pues aqu, desde Colombia hasta ac. En particular a Mxico hay que entrarle duro, hay que sacarlo, tiene que salir adelante, tiene que incorporarse an ms al circuito econmico de EEUU. El plan de Obama es atraer un chingo de compaas a EEUU, aunque sea con salarios bien jodidos, y tambin a Mxico. A eso le est apostando ahorita algunos de los futurlogos de Mxico. A que Mxico reemplace a China como primer productor fabril de EEUU. Hay un artculo reciente que habla de que Mexico de subida y de un crecimiento econmico que, ahorita, dice el autor, ya est superando al de Brasil. Es posible? El artculo se llama The rise of Mexico y est en El Economista, 24 de noviembre de 2012.

LMC: Pero puede haber crecimiento econmico y desigualdad brutal...

ED: Es lo que hay. Pero es diferente que tengas una desigualdad brutal con crecimiento econmico, a que tengas esa desigualdad pero con recesin. Dizque eso est pasando. Que hay un crecimiento econmico, y se pronostica un crecimiento econmico sostenido para los siguientes diez aos, de un 5-10 %, una reindustrializacin brutal, una utilizacin de los recursos para meter cuanta industria maquiladora se necesite, y tener un crecimiento al estilo India. A eso le estn apostando, segn este artculo y segn los seores del COLEF (Colegio de la Frontera Norte), que son a favor de las maquiladoras. Estamos hablando ahorita de unos 120,000-130,000 trabajadores, ya no tan mayoritariamente mujeres. Porque las maquiladoras tambin han cambiado, se han vuelto un poco ms especializadas. Ya no son tan textiles como eran antes, no son solamente productoras de televisiones. Se han desarrollado mucho, por ejemplo, todas las maquiladoras que producen cosas de tipo mdico, sobre todo con la Universidad de California en San Diego, UCSD. Tambin se ha desarrollado mucho la industria militar. Entonces requiere un cierto tipo de trabajo para el que prefieren, cada vez ms, contratar hombres. Ahora los trabajadores son como 60% mujeres y 40% hombres.

LMC: Y por qu hombres para este tipo de trabajo?

ED: Porque pagan ms, necesitan gente con ms preparacin y dizque esos son hombres. Ya no necesitan tanto a alguien que sea muy leal, y a quien puedas super-superexplotar. Tambin necesitas personal en quien puedas confiar por su capacidad productiva. Y quizs tambin porque las mujeres se han vuelto ms activas, rezongonas, menos dejadas. Ahora hasta tienen una ley que castiga el acoso sexual. Ya no hay valores, han de decir los mister machos.

Las maquiladoras siguen siendo mayoritariamente de EEUU, por mucho, como el 50-60% de la mano de obra de las maquiladoras es de all. Siguen siendo maquiladoras no tan grandes, aunque la composicin orgnica ha aumentado. Se ha pasado de ser en los aos 70 el promedio de unos 80 trabajadores, a hablar hoy de un promedio de 200-300 trabajadores por compaa, y eso sigue creciendo. El tipo de maquiladoras hoy es electrnica, militar, sector salud. Hasta hay una maquiladora europea, francesa, para crear equipos de seguridad industrial (re).

LMC: Cul es la funcin del Maquila Tour?, cul es el propsito de llevar estudiantes de aqu para all?, cul es el objetivo final?

ED: El objetivo sigue siendo el mismo desde hace aos que empez el tour: crear puentes entre grupos de activistas, de acadmicos y estudiantes, de trabajadores y sindicalistas, de periodistas y artistas, de comunidades religiosas y hasta de polticos de los dos lados de la frontera. La gente de EEUU va a Tijuana, aprende de la industrializacin de Tijuana, platica con trabajadores y activistas, comparte un momento de solidaridad entre los dos lados de la frontera. Y tambin aprende del medio ambiente, asunto ardiente en Tijuana.

Es muy curioso que est habiendo una tendencia rpida a transformar esos tours maquileros en tours maquileros de Tijuana. Por aos habamos querido que tambin estudiantes y activistas de Tijuana vinieran a los tours, que conocieran, porque mucha gente de clase media no sabe... Y ahora nos llueven de esos. No es una fuente de recursos econmicos (los participantes de EEUU ms pagan y en dlares por participar en el tour), pero no le hace; nosotros encantados. En particular los de Yo soy 132 estn participando en los tours maquileros. Y en general, hay buena vinculacin con este movimiento estudiantil. Sus activistas llegan al local de Ollin Calli como en su casa: llegan, hacen sus reuniones. Por otro lado, francamente, ha disminuido la gente que viene de San Diego, incluso mis estudiantes. Antes era muy fcil, vamos al tour, y todos queran ir. Ahora no parece haber tanto entusiasmo. En parte porque la lnea est cada vez ms horrorosa, regresar es un verdadero calvario. Y por otro lado, porque hay tanto sucediendo, tantas cosas pasando, que todos estn muy ocupados, todo est muy fragmentado: muchos asuntos, muchos movimientos aqu y all, y todo creciendo. Entonces ests compitiendo, por decirlo as, con muchos otros movimientos. Y adems la recesin y el desempleo han doblegado a las trabajadoras. No ha generado una situacin que nos permita agruparnos como un solo puo. El problema est canijo. La unidad como problema bsico, estratgico, no depende de buenas ocurrencias, de que se te ocurra esto o lo otro, es mucho ms complejo que eso. Entonces en ese sentido el tour maquilero enfrenta ms y mayores desafos que antes.

LMC: Y el medio ambiente?

ED: Ollin Calli est haciendo todo lo que puede para apoyar la lucha desesperada que est llevando a cabo el Colectivo Chilpancingo por Salud Ambiental para defender el arroyo Alamar, un pequeo ro de Tijuana que lo estn convirtiendo en un canal de desage. Quizs recuerdes el ro contaminado por las maquilas al que te llev en un tour. A final de cuentas, el ro ayudaba a paliar la contaminacin y aridez de Tijuana. Pues mucho de ese ro ya no existe; lo han matado transformndolo en un canal de concreto. Queda an una zona, la mejor y menos contaminada, que no ha sido arrasada por las excavadoras ni sus rboles talados por sierras mecnicas.

LMC: Por qu? qu est pasando?

ED: Eso ha sido muy frustrante, que no tenemos idea de lo que est pasando. Varias dependencias del gobierno estatal y federal participan en la destruccin y cementacin del ro, pero nadie parece tener un plan de conjuntoo ni lo quieren decir. Pero todo parece indicar que la clave es una tercera garita internacional que quieren abrir. Est la frontera de San Ysidro y la de Otay, y las dos estn sobresaturadas. Parece que van a hacer una tercera, que va a ser bsicamente comercial e industrial. Por medio de una autopista, la nueva puerta fronteriza se conectara del lado mexicano directamente con el Florido, una colonia y parque industrial que crecera a lo bestia con parques industriales y casas para trabajadores y para tcnicos, muy al estilo chino, y que necesitara vas rpidas para transportar mercancas y empleados. Entonces van a abrir una nueva autopista parecida a las vas rpidas de Tijuana. Y una de esas carreteras la disearon para pasar por donde est el ro, y utilizar la parte del ro que no est tan poblada. Se les hizo muy fcil, pinche cochino ro del que todos se quejan. Pues qu tal si noms lo canalizamos, lo hacemos un canal, le ponemos concreto, hacemos que pase por ah el ro, y a los lados ponemos casas y fbricas, parecido al ro Tijuana. As se les ocurri. Nadie les dijo que estaban destruyendo un medio ambiente vivo e importante para la vida de la ciudad.

LMC: Y qu tipo de efectos tiene en la poblacin?

ED: Estn destruyendo chingos de rboles, exterminaron chingos de especies animales que vivan del ro. El ro, como ro natural que era, tena la posibilidad de, gracias al suelo y al movimiento del agua, minimizar la contaminacin de que era objeto. Ahora ya no tiene eso, es un canal, y el agua contaminada noms corre y viene a salir al desage del estuario de Tijuana San Diego. El ro mnimamente proporcionaba cierta agua para los manantiales que todava existen en Tijuana. El problema del agua es superserio. Tijuana bebe del Ro Colorado, totalmente bajo el control de EEUU. Si se les ocurre cerrar las llave No quiero ni pensarlo.

Es una sorpresa cmo la vida da vueltas, ahora estoy defendiendo ese ro que tanto critiqu por tanto tiempo por estar contaminado. Entonces el ro, con todo lo contaminado que estaba con los qumicos de las maquilas, pues resulta que tena tantas funciones ecolgicas en trminos de proporcionar agua, aire, un medio ambiente para muchas especies animales y vegetales. Y ahora todo lo ves es una horrible masa de concreto con un hilo de agua. La idea es que en los dos lados vayan autopistas llevando trileres. El Alamar es un ro largo, que se conecta con el ro Tijuana, con el ro Tecate, que entra y sale de EEUU varias veces. Es un complejo acufero grande. Es un complejo ecolgico realmente notable.

Todava queda un tramo de ro que est ms o menos limpio y sin desarrollo urbano en sus orillas. S, est un poco sucio, pero est muy lleno de rboles, de animales, como un bosquecito. Ahorita la guerra es defender ese pedazo, porque las excavadoras vienen con todo. La ltima grandiosa idea que se les ocurri a los planeadores, despus de protestas y demandas y de todo lo que se ha estado haciendo, fue que si quieren rboles, les dejamos esa partecita de bosque y hacemos el canal ms para all. S? Y el agua se va al canal? Sin agua no hay bosquecito. Cmo es posible que se les ocurra semejante nivel de estupidez? Probablemente hay mil intereses ah de compaas que se dedican a la produccin de concreto. Y adems, si canalizas el ro, te queda mucha tierra que sube de plusvala y si la vendes sacas millones. Unos pinches arbolitos, pajaritos, insectos, peces y humanos empobrecidos te van a detener? En eso estamos ahorita, en eso est la guerra, en tratar de luchar por el medio ambiente.

LMC: Luchas por el medio ambiente, cuestiones de gnero, cuestiones de clase, ... est todo unido.

ED: Eso son las maquiladoras, unen todo: trabajo, gnero, indgena, cuestiones tnicas, cuestiones industriales, geopolticas. Est todo.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso de los autores mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter