Portada :: Cuba
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 21-03-2013

Cuba, Venezuela y el enfermizo deseo del mundo reaccionario

Paco Azanza Telletxiki
Rebelin


Ya han pasado dos semanas desde la muerte fsica del Presidente Hugo Chvez, y siguen sin cesar los tendenciosos comentarios por parte del mundo reaccionario en sus poderosos medios de comunicacin. Sobre la Revolucin Bolivariana lo han dicho prcticamente todo durante estos das, para llegar a la conclusin de que sin Hugo Chvez el chavismo -y por ende la citada Revolucin- dejar de existir en un futuro ms o menos prximo. Supeditados a sus mentes enfermizas, eso es lo que desean, pero una revolucin como la Bolivariana no puede ser obra de una sola persona, sino de todo un pueblo. Es por eso que, aun con la ausencia fsica del carismtico lder, la Revolucin Bolivariana continuar imparable hacia adelante. El paso del tiempo se encargar de confirmarlo contradiciendo a la oligarqua nacional -destinada a desaparecer a medida que avance el proceso revolucionario- y extranjera.

Pero la citada reaccin no slo ha aullado contra la Revolucin Bolivariana; tambin lo ha hecho contra la de Cuba. Enfermo Chvez y antes de su lamentable y dolorosa muerte fsica -despus tambin, nunca se cansan-, decan que la poblacin de la Isla estaba atemorizada, con los pelos de punta, por su posible deceso, y argumentaban su opinin diciendo que si la Revolucin Cubana existe es por el petrleo venezolano, dando por hecho de que sin Chvez todo se viene abajo.

No se puede negar la ingente ayuda de Venezuela al pueblo cubano, pero afirmar que este mantiene su Revolucin slo por la mano tendida de aquella es completamente ridculo y falso. En realidad, la ayuda -ambas muy importantes- es mutua, como corresponde a dos pueblos hermanos empeados en alcanzar una calidad de vida ms humana para cada uno de sus habitantes y los de todo el mundo.

En 1999, el pueblo venezolano, prcticamente abandonado por sus anteriores gobernantes, careca de infraestructuras y especialistas comprometidos con la poblacin no elitista en materias tan importantes como la salud, educacin, deporte, agricultura, trabajo social, cultura... Lleg Chvez y, para poner en marcha y desarrollar sus impresionantes programas sociales, cont con la ayuda de decenas de miles de cubanos y cubanas que nunca tuvieron reparos en laborar en las zonas ms intrincadas del pas y en los barrios ms humildes de sus pueblos y ciudades, donde muchos de sus habitantes jams antes haban visto a un mdico. Esta importante aportacin, el Gobierno venezolano la paga con un recurso natural muy abundante en Venezuela y escaso en Cuba: petrleo. Me estoy refiriendo a la puesta en prctica de la llamada cooperacin Sur-Sur, que se basa en las relaciones comerciales estables no supeditadas a los movimientos y burbujas especulativas, tan nefastas como habituales en el mundo capitalista.

Cierto que el petrleo vale lo suyo, pero acaso la formacin y mantenimiento de personal mdico, docente etc. no cuesta dinero? Hace tiempo, el propio Chvez, incluso, desmintiendo a los tendenciosos tergiversadores lleg a decir que si se hiciese un estudio exhaustivo sobre el monto econmico generado por la ayuda cubana a Venezuela y viceversa, llegaramos a la conclusin de que los cubanos han realizado un esfuerzo econmico a travs de envos de mdicos, maestros, formacin de galenos, etc.- mayor que los venezolanos.

No importa lo dicho, sin embargo; la cosa es negar el mrito de Cuba revolucionaria. De modo que, seguiremos leyendo y escuchando hasta la saciedad en los medios reaccionarios de todo el mundo mentiras tan enormes como que, para no desaparecer, anteriormente, la Revolucin Cubana siempre dependi de la proteccin sovitica, y que ahora, desaparecida aquella Unin, subsiste gracias al petrleo venezolano. Informacin completamente falsa, insisto. Prueba de ello es que la URSS se derrumb definitivamente en 1991; Hugo Chvez fue investido por primera vez como Presidente de Venezuela en 1999, y, a pesar de ello, durante toda la dcada anterior la de los noventa-, Cuba no slo resisti, sino que se recuper y creci caminando en solitario sin la ayuda de nadie.

Y quede claro que no estoy obviando la importancia que tuvo la URSS para Cuba, como tampoco la excelente relacin hoy existente entre la patria de Mart y la de Bolvar. Tan slo estoy demostrando que la Revolucin Cubana existe por mritos propios.

Blog del autor: http://baragua.wordpress.com

 

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter