Portada :: Mundo :: Relevo en el Vaticano
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 22-03-2013

La dimensin poltica del nuevo papado

Eduardo Lucita
Rebelin


El impacto poltico provocado cuando el Conclave del Vaticano eligi un Papa latinoamericano, superando ampliamente votaciones anteriores y dejando mal parados a los aspirantes europeos, ha tenido una repercusin que est lejos de desvanecerse .

El centro de estas repercusiones ha sido la vieja Europa sacudida ahora por la crisis en Chipre. Una Europa que muestra en Grecia nueve huelgas generales consecutivas y la emergencia de una derecha fascista, con representacin electoral, que no vacila en asesinar menesterosos en las calles. Una Espaa que mes a mes bate record de desocupacin, de desahucios y de suicidios, que sin embargo muestra estadios de ftbol repletos de espectadores que pagan entradas por un valor que hace enrojecer de envidia a los directivos de los clubes argentinos. Una Europa que ha visto congregarse una multitud bajo la lluvia que con lgrimas en los ojos saludaba emocionada el nuevo papado, mientras que Italia se hunde en una crisis econmica-poltica sin salida a la vista.

La argentinidad al palo

El impacto no ha sido menor en Amrica latina y especialmente, por obvias razones, en nuestro pas. Si tenemos en cuenta que un Papa argentino completa la triloga iniciada por Messi, elegido como mejor jugador del mundo por cuarto ao consecutivo; que en los prximos das Mxima Zorreguieta ser ungida reina de Holanda, no es de extraar que el chauvinismo local est exultante. Nos fall el tenista Del Potro, pero bueno todo no se puede.

El inesperado resultado de la eleccin cay como rayo en cielo no sereno. Si la oposicin derechista y las fracciones cegetistas y empresariales reaccionaron entusiastamente compitiendo por quin era ms papista que el futuro Papa, el gobierno pareci totalmente desconcertado ante el anuncio vaticano. El oficialismo reaccion tarda y fragmentariamente. Indiferencia primero y diplomacia despus en el gobierno; rechazo en los sectores que vinculan documentadamente- a Bergoglio con la dictadura militar y reubicacin de otros que, adaptando la ya vetusta teora del Fin de la Historia, intentan separar el presente del pasado inmediato.

As no sera lo mismo el Cardenal Bergoglio que el Papa Francisco I, para ms datos argentino y peronista. El reciente encuentro en Roma con nuestra Presidenta, que recibi un trato privilegiado cuando el nuevo Papa todava era Cardenal, ha puesto fin a la discordia. Como no poda ser de otra manera se impuso la realpolitik, dejando aislados a los sectores ms crticos del kirchnerismo.

Como efectos inmediatos de esta realpolitik es posible asistamos a convocatorias a la unin nacional, buscando limar las diferencias entre las clases sociales; a que se bloqueen las posibilidades de lograr el aborto legal y gratuito; a que aumenten las trabas a las prcticas del aborto no punible e incluso resistencias al matrimonio igualitario. No es de descartar un renacimiento de grupos del fundamentalismo catlico, como los que recientemente atacaron un local del Movimiento La Dignidad en Capital Federal.

Asuntos Internos

No es tarea menor la que el Cnclave del Vaticano le encomendara al nuevo Papa. Lo primero ser reconstruir los lazos con la sociedad, recuperando credibilidad y el terreno perdido frente a las distintas vertientes evangelistas que han recortado buena parte del universo de la feligresa catlica. Esto requiere aggiornar una iglesia que, segn los dichos de telogos y estudiosos del catolicismo, atrasa 200 aos. Los anteriores papados, de Juan Pablo II y Benedicto XVI, no hicieron ms que rodear este atraso de una filosofa tan retrgrada como reaccionaria, por lo que est planteado reformar prioritariamente la curia romana. Poner fin a los escndalos de corrupcin, por lavado de dinero y por abusos sexuales. Combatir la opulencia y la mala administracin del gobierno central. Controlar las rencillas y disputas intestinas por espacios de poder, a los que acostumbra la jerarqua eclesistica. Que en los ltimos tiempos tomaron una envergadura inocultable.

Geopoltica vaticana

Sera una ingenuidad no ver el carcter geopoltico de la designacin del nuevo Papa, es en este plano que est llamado a jugar un papel decisivo. Europa y Amrica latina, estn en el centro de la mira vaticana, como lo fueron los pases del Este en tiempos de Karol Wojtyla.

En Europa en medio de la agudizacin de la crisis los gobiernos de centro izquierda o centroderecha, socialdemcratas o conservadores, no se diferencian mayormente al momento de aplicar los ajustes y las polticas de austeridad impuestas por la troika, lo que los ha hecho perder apoyo social. La contrapartida es la aparicin por un lado de nucleamientos neopopulistas, que recogen votos de izquierda y populares. Una suerte de combinacin del Tea Party americano y de los Indignados espaoles o de Occupy WS, que dejan al descubierto una fuerte crisis de representatividad del sistema -Los Piratas en Suecia, el M5E en Italia, Tim Stronach en Austria, Alternativa Alemana son algunas de esas expresiones- y por el otro fuerzas de izquierda con apoyo de masas -Syriza en Grecia, el Front Gauche en Francia, el Bloco de Esquerda en Portugal, la Alianza Roja-Verde en Dinamarca. Unos y otras abren nuevos panoramas con final incierto dada la profundidad y prolongacin de la crisis capitalista.

Amrica latina, que fuera el centro de las resistencias al neoliberalismo, concentra ahora los mayores cambios sociales. Venezuela, Ecuador, Bolivia, todos procesos populares de masas que, an contradictoriamente, muestran rupturas parciales con el imperialismo y una orientacin genrica socialista, que junto a otros pases de la regin como el nuestro van dando lugar a instituciones como la UNASUR, CELAC y ALBA, que escapan a la tutela de los EEUU.

Tanto en uno como en otro continente la geopoltica vaticana estar de ahora en ms, ms que atenta. En Europa seguramente tratar que la evolucin poltica en los pases de la periferia no se desmadre ni a la ultra derecha ni a la izquierda, mientras que en Amrica latina buscar no enfrentar sino reorientar los procesos de cambio, mellando sus aristas ms antisistema. La reciente referencia a la Patria Grande no es gratuita.

Desde esta perspectiva no es meramente casual la eleccin de un Papa latinoamericano y jesuita. Tiene que ver con una Europa que se desdibuja y que EEUU ya no hegemoniza el proceso de acumulacin de capitales a nivel mundial, por el contrario este est ahora centrado en los llamados pases emergentes. Por otra parte ms de tres dcadas de neoliberalismo han dejado como saldo un peligroso promedio mundial de 30 por ciento de pobres estructurales.

En palabras del politlogo Norberto Bacher, se tratara Una vez ms de la utilizacin de los sentimientos de religiosidad popular para transformarlos en una atadura ideolgica de las amplias masas a los valores que sustentan y justifican la supervivencia de las clases explotadoras.

Francisco I y la pobreza

Al ser investido como nuevo jefe espiritual de la Iglesia Catlica el Papa Francisco I reiter su opcin quisiera una iglesia pobre para los pobres, tal vez pensando desprenderse de parte de la riqueza acumulada en el Vaticano, o reconociendo que bajo el reino del capital pobres habr siempre. As el problema de la pobreza vuelve al centro de la escena internacional. Pero sera bueno definir cuales sus las causas. Ella misma se autojustifica o las causas estn en otro lado? El problema es la pobreza o el verdadero problema es la riqueza?

Esa riqueza que para concentrarse cada vez ms, como lo muestran todas las estadsticas mundiales, necesita de la pobreza. Reconocer el nuevo Papa, y quienes ahora lo idolatran, que combatir la pobreza no es posible sin combatir, a fondo, la riqueza?

Eduardo Lucita. Integrante de EDI Economistas de Izquierda

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter