Portada :: Palestina y Oriente Prximo :: Kurdistn, un pueblo sin derechos
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 21-03-2013

El Kurdistn y la Comuna de Paris

Gontzal Martnez de la Hidalga
Rebelin


Esta semana conmemoramos dos acontecimientos notables. El 18 de marzo se cumple el aniversario de la Comuna de Paris de 1871 y el 21 de marzo es el Newroz, ao nuevo kurdo. Estos dos hechos sin aparente relacin entre ellos, tienen ciertas cosas en comn.

 

El Newroz es una celebracin que conmemora la llegada de la primavera o segn la mitologa kurda recuerda la liberacin del yugo del tirano Zohak tras una revuelta liderada por un herrero llamado Kawa. Supone en Kurdistn un momento de reafirmacin nacional y como tal se manifiesta en las numerosas movilizaciones a lo largo de todo el pas. Estos das el pueblo toma las calles y reclama libertad.

 

Al igual que otros pueblos no reconocidos y oprimidos del mundo, el pueblo kurdo lucha por el reconocimiento de su idioma, su cultura, su identidad y sus formas de organizacin social. Frente a este sistema en cuyo centro est el capital y que acta como negador de la diferencia y la idiosincrasia de los pueblos, reivindica el derecho a decidir su destino y a desarrollarse libremente. Este pueblo oprimido se niega a rendirse . Desde tiempo inmemorable resiste contra los ocupantes y sus intentos por hacerlo desaparecer han sido siempre en vano. Hoy da, a pesar de lo difcil de la coyuntura histrica y de la mayor presin del capitalismo, tanto mediante chantajes econmicos, como con intervenciones militares directas, el pueblo kurdo sigue luchando e intentando nuevas vas de organizacin.

 

A lo largo de la historia, este pueblo milenario ha sido cruce de caminos de numerosas civilizaciones. Se encuentra en la interseccin de la cultura turca, la persa, la rabe y las culturas de los pueblos del Cucaso. Cuarenta millones de personas ocupan una vasta extensin de 500.000 kilmetros cuadrados con grandes reservas de agua y materias primas importantes para el desarrollo industrial de la regin y de nuestro sistema.

 

Las ltimas dcadas han sido de dura represin: asesinatos, torturas, personas presas, desaparecidas o en el exilio, varios millones de desplazados y refugiados, y miles de aldeas destruidas. As se escribe la historia contempornea en este sistema cruel que vivimos.

 

Sin embargo, tras dcadas de lucha armada, en el seno del movimiento de liberacin kurdo han hecho un anlisis profundo y hoy da apuestan por un modelo que derive su fuerza del pueblo y no de la globalizacin basada en los estados-nacin. En parte obligados por la represin y la ocupacin, pero sobre todo para buscar maneras de desarrollar un sistema alternativo al capitalismo actual, proponen un sistema de organizacin social en el que las comunidades sean quienes hablen, debatan y tomen decisiones autnomas. Ni el sistema capitalista ni la presin de las fuerzas imperialistas sern las que conduzcan a los pueblos a la democracia, refieren. En esta novedoso salto, no interpretan el derecho de autodeterminacin para establecer un estado-nacin, sino para el desarrollo de una democracia propia a pesar de fronteras polticas. La idea es crear una federacin de los kurdos de Iran, Turqua, Siria e Irak, al margn de fronteras y estados impuestos.

 

Comienzan a desarrollar asambleas del pueblo, de la villa y de la ciudad y establecen una organizacin general supraestatal y de carcter a veces alegal o ilegal, que engloba a las ciudadanas y ciudadanos de cuatro estados en el llamado Koma Civakn Kurdistan (KCK), Unin de las Comunidades del Kurdistn, que inici su andadura a partir de 2005. Se establecen igualmente distintos consejos y se hace especial hincapi en los de la mujer y la juventud. La meta es, segn su propia definicin, crear una sociedad en Kurdistn basada en principios de democracia radical que viva de acuerdo a elementos de confederalismo social democrtico y que est organizada democrticamente basada en la igualdad de sexos y en la conciencia ecolgica.

 

Es en estas formas organizativas donde se ven reflejadas experiencias histricas previas como la de la Comuna de Paris. En 1871 el pueblo de Paris estableci lo que ha dado en llamarse la primera experiencia histrica de un gobierno proletario. Desde el 18 de marzo hasta el 28 de mayo, el pueblo de Paris tom el poder y se cre una estructura comunal para ejercer el poder popular desde la base: asambleas locales de barrios, de pueblos, autogestin de las fbricas abandonadas por sus dueos, etc. Fue una forma de transicin hacia la abolicin del estado como tal. Mediante estas estructuras organizativas se establecieron medidas contundentes en favor de la clase trabajadora y campesina y por los derechos de las mujeres. Tambin en otras ciudades de Francia se constituyeron comunas como en Marsella y Lyon. Sin embargo el gran capital europeo, viendo cuestionado su estatus, hizo un gran esfuerzo por hacer frente al levantamiento popular. Tras aplastarlo, 30.000 communards fueron asesinados por el gobierno burgus.

 

Otras experiencias histricas posteriores retomaron estas prcticas como los Soviets en Rusia en 1917, o las comunas de Aragn en 1937, o como hoy da los consejos comunales y las comunas en la Venezuela Bolivariana, considerados rganos bsicos para el desarrollo de poder popular. Y el pueblo kurdo a su vez, tambin quiere demostrar que hay alternativas a este caduco sistema capitalista.

 

Se ha relacionado este intento kurdo con el llamado municipalismo libertario desarrollado entre otros por el anarquista Murray Bookchin y las propias organizaciones kurdas lo reconocen. De una manera o de otra, lo cierto es que este novedoso intento del pueblo kurdo slo ha recibido represin y encarcelamiento como respuesta por parte de los estados. Sin embargo, esta estrategia tambin est dando frutos y los estados se ven obligados a negociar. La organizacin continua y la desobediencia aumenta. Al igual que cuando se han extendido rebeliones al estilo de la Intifada, como la Serhildan (levantamiento), hoy las resistencias se multiplican. El pueblo kurdo tiene la fuerza de la razn y esperemos que los vientos soplen a su favor. Es el momento de darles todo nuestro apoyo. El intercambio y la solidaridad entre los pueblos se hace imprescindible. Su experiencia puede servirnos de modelo y nuestras luchas pueden ser ejemplo para otros pueblos. Como dijo el Che: la solidaridad es la ternura entre los pueblos. No la perdamos.


Gontzal Martnez de la Hidalga, Komite Internazionalistak.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter