Portada :: Cultura :: Francisco Fernndez Buey: memoria de un imprescindible filsofo gramsciano
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 22-03-2013

Paco Fernndez Buey, un resistente frente a la barbarie

Agustn Moreno
Mientras Tanto (n 119)

Publicado en Mientras Tanto n 119. Homenaje a Francisco Fernndez Buey. Marzo 2013


Es difcil hablar de Paco Fernndez Buey (PFB) y aadir algo nuevo a todo lo que ya han dicho sus amigos, camaradas y compaeros de fatigas, discpulos y admiradores, con motivo de su muerte. Pero quiz se trate de eso: de hacer entre todos, a base de pequeas pinceladas y de grandes trazos, un retrato de una gran persona, compleja y sencilla a la vez, admirable siempre. Algn pequeo apunte, pues, como mi modesta contribucin.

Tengo delante uno de sus libros, de los ms emblemticos para m: La barbarie de ellos y de los nuestros (1995). Una sencilla dedicatoria personal dice: Para AM, compaero, amigo, resistente antes a la barbarie de ellos, de los de siempre, y ahora tambin, me temo, de los nuestros, o que fueron de los nuestros. Fechada en Barcelona, enero de 1996. No era un juego de palabras, era una ponencia. Hace una referencia clara y amarga a la crisis que estaba viviendo CCOO en aquellos momentos y que terminaron con la defenestracin de Marcelino Camacho de la presidencia del sindicato y de otros miembros de la direccin por nuestras posiciones crticas hacia el giro a la derecha del sindicato.

En este libro comienza recordando a Espartaco, Girolamo Savonarola, Thomas Mnzer y Fray Bartolom de las Casas, probablemente hroes, tambin en el siglo XXI. Sabe la importancia que tienen los hroes en el imaginario colectivo, pero rechaza que los hechos realizados por la gente comn no cuenten para la historia como si se tratara de una repetitiva rutina de sometimiento y de explotacin. Coincide con Walter Benjamin en una consideracin de los revolucionarios como los depositarios del sentido comn y no como utpicos enloquecidos, algo que PFB traduce en que en realidad son hijos del orden, aun cuando parezcan anrquicos hijos del desorden. Porque no pueden soportan el desorden existente, el de un sistema tan extravagante que convierte en problemas lo que deberan de ser soluciones.

Y estructura el texto analizando la intolerancia hacia el otro a lo largo de la historia y como concepto filosfico que muestra lo peor de la condicin humana. Algo a lo que nunca se resign Paco Fernndez Buey, porque siempre tuvo claro que haba que luchar contra esa barbarie que se expresa en la negacin del otro, en la intolerancia de las ideas, en el uso de la violencia para asegurar el dominio de clase de la minora, independientemente del discurso poltico al uso.

 

Quiz una de las ideas ms importantes que refleja, y que es un santo y sea de su pensamiento de intelectual marxista, es el anlisis de la nueva barbarie, como la fusin de la barbarie antigua y de la nueva. Y lo considera una gran perturbacin. Lo que llamamos neoliberalismo es justamente esta tempestad. Porque la barbarie est anidando en la tremenda brecha que se ha abierto en el sistema-mundo capitalista, en el choque entre culturas, en la desesperacin del proletariado mundial al borde del hambre, en la mentira interesada en que se acab la lucha de clases para convertirse en lucha entre etnias, en la hipocresa de los ricos que ven una amenaza en los inmigrantes, esos pobres que tiene la desgracia de buscar un trabajo manual fuera de su pas de origen, en un mundo globalizados donde se mueven a discrecin los capitales y las mercancas.

Un sistema que aumenta brutalmente la explotacin de esa masa de la que Gramsci habla en su Quaderni del carcere, cuando dice que la historia de los grupos sociales subalternos es episdica y est necesariamente disgregada. Justamente la divisin internacional del trabajo del capitalismo mundial ha consolidado el proceso de subalternizacin inaugurado por el colonialismo. Y hace que la tradicin de los oprimidos nos ensee que el estado de excepcin en que vivimos es sin duda la regla. Para PFB lo que l llama paria excntrico, en el mundo del Imperio nico, ya no es nada: no es ni siquiera objeto potencial de la explotacin. Una situacin tan tremenda que, como dice Spivak, nos lleva a tener que preguntarnos no si los subalternos pueden hablar, sino si pueden vivir.

 

Pero lo que le produca ms nusea y angustia no era slo la permanencia y extensin del mal social y de la barbarie, sino tambin la constatacin de que la resistencia o se siente impotente o todava est sin columna vertebral. Hobsbawm deca que quiz el mayor problema es que nos hemos acostumbrados a convivir con la barbarie. A lo que Paco aade que hemos aprendido a tolerar lo intolerable. O no es intolerable la obscenidad de un sistema econmico que podra acabar hasta cuatro veces con el hambre en el mundo con la fortuna de las cien personas ms ricas y no lo hace?

 

Siguiendo a Rosa Luxemburg la disyuntiva sigue siendo socialismo o barbarie, aunque en el nombre de algo llamado socialismo tambin pudiera crecer la barbarie. PFB critic duramente la barbarie stalinista, una tragedia del siglo XX, preguntndose cmo era posible que las ilusiones y esperanzas de tantos trabajadores europeos pudieran haberse convertido en una nueva forma de la mentira y del horror. Y la comparacin con los crmenes de los sistemas enfrentados no poda ser consolacin para nadie.

 

El camino para prevenir la barbarie es el reconocimiento de las diferencias naturales en el seno de la especie humana, sin sacar la conclusin de la necesidad de mantener las desigualdades fijas (sociales, culturales, nacionales, tnicas, etc.). Y la construccin de una sociedad de iguales. Para ello reivindica el valor moral de la persona y defiende la tica de la resistencia. Este mundo necesita revolucionarios. Muchos. Es curioso que cite a figuras a las que tambin recurri muchos aos antes su admirado Walter Benjamin cuando afirmaba que el sujeto del conocimiento histrico es la misma clase oprimida que lucha; que en Marx aparece como la ltima clase esclavizada, la vengadora, que lleva hasta el final la que es la obra de liberacin en nombre de generaciones de vencidos. Y para Benjamin esta conciencia tambin cobra vigencia en Espartaco.

 

Paco Fernndez Buey tuvo un pensamiento muy amplio y lo mismo poda escribir sobre filosofa, que sobre historia, ecologa, feminismo y otros movimientos sociales o sobre las clases subalternas. Sobre historia considera que la historiografa de los vencedores ha inventado nuevas formas de presentar la historia de los vencidos, y contra esta historiografa se revuelve PFB. Y aclara que la historia es una forma de produccin intelectual, que el historiador tiene que saber que lo que uno cree hacer no siempre coincide con lo que realmente hace. Que es difcil hacer una historia limpia, objetiva; las historias oficiales, en el mejor de los casos, slo se estaran contando una parte de la verdad. Por ello es lgico que los de abajo, los vencidos pero no resignados, los que no tienen historia, se rijan por subjetividades de signo contrario, que cumple una funcin importante para volver a intentar la revolucin despus de una derrota.

 

Para PFB la figura del hroe forma parte del imaginario colectivo, del recuerdo que se mantiene en las mentes de los pobres y oprimidos, que no le conocieron y que significa: podramos hacerlo, podramos volver a intentarlo. Es el S, se puede! del 15-M. Esa es la importancia que le da a la mitologa popular del volver a empezar. De ah que aparezcan an en la derrota resistindose hasta el final y, a ser posible, como vctimas de la mentira y la traicin. Es lo contrario de lo que hacen las historias oficiales, que destacan la conversin final de los adversarios a las tesis triunfadoras (las oficiales), para separar al hroe de las gentes que le siguieron.

Sobre ecologa, critica el crecimiento y el concepto corrompido de trabajo, siendo consciente de que la naturaleza no se encuentra ah, gratis. Y que cuando la humanidad va en un tren desbocado por el consumismo y la destruccin medioambiental, hay que tirar de los frenos de emergencia e incluso de la marcha atrs. Y reflexion sobre el decrecimiento, que deba de ser con justicia social y sin crisis social que pusiera en cuestin la democracia. Enlazando la idea de decrecimiento con otras utopas sociales histricas, considerndolo una utopa concreta posible como un horizonte de sostenibilidad ambiental y de justicia social, lo que requiere una respuesta poltica y filosfica radical.

 

 Paco Fernndez Buey fue un intelectual comprometido, que se remangaba para participar en las organizaciones polticas y sindicales. Pero, como Gramsci, defendiendo siempre el equilibrio entre tica privada y tica pblica, es decir, la poltica como tica de lo colectiva. La honestidad de la persona es un factor necesario de la coherencia poltica, porque cuando se vive la poltica sin convicciones polticas, sin verdad, es cuando anida la corrupcin y el politiqueo. Adems de haber pertenecido al PSUC, era afiliado a CCOO y, como buen hereje apoy discretamente al Sector Crtico, en los momentos graves de la crisis interna del sindicato de los aos noventa y comienzos del dos mil. A Paco le pedimos que nos elaborara una importante enmienda sobre la poltica de alianzas para el VII Congreso Confederal (2000) y as lo hizo. Entre su contundente aportacin y la de militantes sindicales e intelectuales como Jess Albarracn, Pedro Montes y otros profesores universitarios, economistas y abogados, las enmiendas del Sector Crtico, me atrevo a decir, eran textos ms brillantes que la ponencia oficialista. Siempre le agradeceremos su compromiso a Paco y a los dems compaeros y compaeras, porque corran malos tiempos, en los que posicionarse frente al aparato tena consecuencias.

 

En cuanto al contenido de aquella aportacin, hay que decir que PFB tena claro que haca falta un sujeto histrico, la bsqueda de nuevas alianzas para transformar las cosas, para poner en pie un proceso emancipatorio. Por ello el texto es de plena vigencia, porque intentaba dar respuesta a la necesidad de construir un bloque plural de progreso para hacer frente a las brutales polticas neoliberales que se venan aplicando en el pas y que han continuado despus. Teorizaba en suma, la experiencia de creacin de Plataformas Cvicas por los Derechos Sociales que se construyeron en aquel momento, antecedentes de alguna manera de movimientos y plataformas posteriores como el 15-M, 25-S, las Mesas de Convergencia, el Frente Cvico, la Cumbre Social o las Mareas Ciudadanas.

 

Su actualidad, por ello, es clara. Cuando el pas est siendo saqueado brutalmente, cuando la deslegitimacin de la clase poltica es inmensa, urge construir un bloque nuevo y alternativo para no perder definitivamente esta guerra de clases por la pasividad de la ciudadana y la incapacidad de la izquierda para poner en pie un sujeto emancipatorio.

El castigo tan tremendo que estn sufriendo los trabajadores y ciudadanos hace que la conciencia social est empezando a despertar del letargo. Parece que hemos perdido una guerra. Con seis millones de parados, la destruccin del dbil estado de bienestar, la expropiacin de lo pblico, el empobrecimiento generalizado de las masas obreras y hasta de la clase media. Los medios de desinformacin masiva son monotemticos: hablan continuamente de corrupcin y recortes. Conocemos lo que pasa, la verdad del holocausto social. Lo padecemos. Sobran motivos para la movilizacin transformadora Por qu no se produce un estallido social? es la pregunta. Porque lo que no se puede aceptar ni entender es que las masas acepten el saqueo; equivaldra a aquello que Reich exclamaba: no, las masas no fueron engaadas, en determinado momento desearon el fascismo!

 

 El poder construye el sistema de alienacin y de dominacin sobre los ladrillos del miedo y de la mentira. Y el miedo y la represin son muy paralizantes. Por eso no es fcil combatir el desorden. Por falta de conciencia, como se dice ms arriba, o porque la indignacin no es suficiente. Como deca Paco, las gentes suelen estar con Goliat, con el Poder que se supone que va a ganar la desigual batalla contra el dbil, contra el pobre, contra el obrero. Slo suele estar con David post festum, cuando los hechos ya han pasado y los avatares son parte de la memoria. Y cuando los apoyos se dividen durante el transcurso de los acontecimientos, es porque existe alguna expectativa razonable de que David, con su honda, es un poder o est a punto de serlo.

 

Paco nos habla de algo tan necesario hoy en da: la tica de la resistencia. Para poder sobrevivir a tanto desorden, para volver a empezar una y otra vez la lucha contra la barbarie, porque sigue habiendo en este mundo ms llanto del que se puede comprender. En estos momentos, vsperas quiz de choques entre placas tectnicas, sin saber exactamente cundo ni la forma que van a adoptar: estallidos sociales, fuertes movimientos de cambio, es cuando ms necesitamos a PFB. Y aunque nos queda lo mejor de l, que es casi todo, sus aportaciones, sus ideas, su compromiso, su ejemplo, no nos consuela de su ausencia.

 

La ltima vez que estuve con Paco fue en noviembre de 2010, en Barcelona con motivo del seminario sobre Movimiento Obrero organizado por la ACIM y la Universitat de Barcelona. Luego estuvimos cenando en el Raval junto con otros compaeros. Ya andaba tocado por la enfermedad y comentaba con naturalidad algunos de los episodios que haba pasado. Como no poda ser menos, comentamos la situacin poltica y la situacin de la izquierda. Recuerdo que hablamos de la poltica del gobierno Zapatero, de los errneos ajustes sociales y econmicos, de cmo el conformismo haba encontrado acomodo haca tiempo en la socialdemocracia y que afectaba a su tctica poltica y a sus ideas econmicas, sin otro planteamiento que no fuera nadar con la corriente de los mercados. Ello sera la causa de la debacle que vendra un ao despus. Pero a pesar de su lucidez, Paco siempre combati el pesimismo poltico y tena muy claro que no se haba llegado al final de la historia ni al final de la poltica: a lo sumo, estamos llegando al final de una historia y de una forma de entender la actividad poltica. En lo personal estuvo afable como era, con esa humanidad que le haca interesarse sinceramente por los dems.

Como buen marxista saba que la nica posibilidad de trascendencia posible son los hechos realizados, sus ideas que abundantemente escribi, su testimonio, su inquebrantable voluntad de resistir y no claudicar, el ejemplo de que nunca se sintiera derrotado, ese es su legado. La memoria es el lugar donde ahora existe Paco. Ojal que entre todos construyamos un lugar digno de su generosa entrega a los dems. Un paisaje tan extenso y confortable como el inters que puso en hacer la revolucin y en saber lo que hacamos y pensbamos los otros.

Deca Hegel que la lechuza de Minerva que lleva la sabidura levanta el vuelo en el crepsculo. Es una buena seal que en estos momentos est volando en crculos alrededor de nosotros. Con ella sobrevuela, seguro, PFB que intenta que no desfallezcamos y nos recuerda la necesidad de la tica de la resistencia, para que no aceptemos nunca el desorden existente y para que sigamos combatindole y comprometidos con la emancipacin revolucionaria para construir una comunidad de iguales. Paco deca que hacen falta muchos Espartacos y yo digo que hacen falta muchos Paco Fernndez Buey. Un hombre libre en un pas donde ha escaseado la libertad


Agustn Moreno, profesor de Secundaria.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter