Portada :: Mundo :: Relevo en el Vaticano
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 22-03-2013

No es Bergoglio, ahora es Francisco

Carlos A. Larriera
Rebelin


Algo que ha cambiado, que marca centralmente toda la lucha poltica por venir en Latinoamrica, que es necesario tener en cuenta y analizar al detalle, es el hecho de que ya no es Bergoglio, sino que es Francisco. Es decir, ya no es un obispo, es el Papa. La opinin de un obispo es discutible, la del Papa no. Esto es lo decisivo a tener en cuenta. Si bien para la Iglesia Catlica el Papa slo es infalible en aquellos casos en que el Papa se propone definir como divinamente revelada una determinada doctrina sobre la fe o la moral., es un hecho que, en general para los catlicos y an para los no catlicos, es difcil no dar valor de verdad a la palabra del Papa.

Teniendo en cuenta que la Iglesia Catlica forma parte de los grandes conglomerados capitalistas del planeta, slo se puede pensar que su misin es servir a esos intereses del gran capital. Por lo tanto su accionar no estar destinado a fortalecer la independencia poltica y organizativa de los pueblos, sino a usar toda su autoridad ideolgica para fortalecer la accin poltica de la derecha mundial.

En particular en Amrica Latina Francisco I tratar de unificar a las oposiciones destituyentes a los gobiernos populistas que han surgido en los ltimos aos en Amrica Latina.

La pregunta es cmo lo har?

Difcil prever todas las formas que adoptar esta ofensiva. Pero se puede afirmar que, en todos los casos, usar el prestigio que tiene la palabra del Papa entre todas las poblaciones occidentales catlicas, y tambin, en alguna medida, las no catlicas.

Pensndolo bien, quien se atreve hoy en da a decir en pblico cosas como el Papa miente, el Papa es corrupto, el Papa fogonea a la oposicin destituyente. Lo que no pudo hacer Magnetto de unificar a la oposicin de derecha en un frente electoral, Francisco I tendr muchas ms posibilidades de lograrlo.

A Bergoglio se lo poda discutir. Al Papa no, o en todo caso es mucho ms difcil.

Adems la Iglesia Catlica posee en la Argentina y otros pases latinoamericano s un poderoso aparato de propaganda poltica, por la cantidad de edificios, por la cantidad de oradores, por el dinero de que dispone, y por la fe de los fieles catlicos en el Papa. Nos estamos refiriendo principalmente a la misa de los domingos en todas las iglesias del pas. Basta recordar la enorme influencia que tuvieron en la preparacin del golpe del 55. Con la enorme diferencia que los sacerdotes y obispos que pronuncien el sermn dominical en las iglesias hablarn, directa o indirectamente en nombre del Papa. Quines, cuntos, se resistirn a esa influencia? Sobre todo tratndose de Francisco I, un Papa humilde, histricamente en contacto con el pueblo, sumndole en la misma lnea toda la imagen que se est construyendo de l.

El vocero del Vaticano, Federico Lombardi, acaba de decir en conferencia de prensa que las acusaciones contra Bergoglio de haber tenido una actuacin blanda durante la dictadura provienen de una izquierda anticlerical cuya meta consiste en atacar a la Iglesia. Y se refiri muy claramente aunque sin nombrarlo al diario Pgina 12. Cmo lograr que la mayora de la poblacin descrea de estas declaraciones del Vaticano? De un plumazo, se blanquea la actuacin de Bergoglio durante la dictadura.

El desafo poltico es enorme: es muy difcil que la mayora de la poblacin se independice de su creencia inamovible en el Papa.

Haciendo una comparacin con el juego de ajedrez, la derecha internacional ha puesto en movimiento a la Reina, la pieza ms verstil y poderosa de este juego. Es una demostracin de fortaleza de la ofensiva actual, pero de debilidad estructural al mismo tiempo. Se apela a las reservas ms importantes, si la Reina es comida, la partida est perdida. Si el Papa fracasa en su ofensiva, la derrota poltica de la derecha ser muy grande. Pero hoy por hoy la peligrosidad de la influencia del Papa plantea una batalla poltica extremadamente difcil, de nuevo tipo.

 

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter