Portada :: Argentina
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 25-03-2013

La Resistencia en la Argentina actual, a 37 aos del horror

Andrs Figueroa Cornejo
Rebelin


 El pueblo aprendi que estaba solo... El pueblo aprendi que estaba solo y que deba pelear por s mismo y que de su propia entraa sacara los medios, el silencio, la astucia y la fuerza.

Rodolfo Walsh

El auditorio de la sede nacional de la Asociacin de Trabajadores del Estado (ATE) est colmado de jvenes, mujeres y hombres. Un migrante chileno, un periodista, un asalariado ms, uno que podra ser perfectamente peruano, boliviano, paraguayo, colombiano, ecuatoriano, se reconoce en medio de las palabras y los rostros cuando uno de los convocantes invita a que hay que comenzar a actuar diferente, alejndonos de las viejas polticas. Por eso nos juntamos aqu. Para intentar explicarnos qu fue lo que sucedi el 24 de marzo de 1976, antes, despus y ahora mismo. Y no slo en la calle, sino que en los barrios, las universidades, en los sindicatos, en los lugares de trabajo, y remata con la voluntad de quien no escogi atajos: Hay dos formas de ver la historia: o la leemos o la escribimos. En este caso, la escribiremos. Por eso precisamente fundamos la Resistencia.

Leo, que oficia de presentador espontneo, aclara que El golpe de Estado no fue una casualidad. Fue una arremetida brutal de la burguesa y el imperialismo tras un proceso de lucha popular que vena gestndose desde hace muchos aos antes y que haba logrado desestabilizar al capitalismo en Argentina a travs de todas las organizaciones del pueblo y sus propias fuerzas armadas.

Inmediatamente ofrece el micrfono al dirigente poltico Eduardo Soares (http://www.adital.com.br/site/noticia_imp.asp?lang=ES&img=N&cod=56478).

No tenemos otra alternativa

El Negro Soares seala que le interesa hablar desde la Convocatoria por la Liberacin Nacional y Social, una de fuerzas que componen el Frente de Resistencia Nacional.

Si algo hemos aprendido del 24 de marzo y de lo que sigui despus, es que el golpe intent retornar a la edad de piedra un largo proceso revolucionario. Pero hay que acentuar el hoy y las tareas que tenemos por delante. No slo para que nunca ms se repita un 24 de marzo, sino para que podamos resolver de una vez por todas aquello que qued inconcluso en marzo de 1976: construir una Argentina sin explotadores ni explotados, construir una Argentina socialista. Y esa arquitectura pasa por nosotros mismos. Pasa por multiplicar la resistencia en los barrios, en los lugares de trabajo, estudio y en la juventud, que ser cabeza y heredera de otras juventudes que llevaron lo ms lejos posible las banderas de la liberacin y el socialismo.

El Negro ubica en contexto el horizonte de la actual situacin cuando arguye que para nosotros este 24 de marzo de 2013 es un desafo. Poco est quedando de las agrupaciones que florecieron hace casi 15 aos (Argentinazo). Gran parte de ellas fue cooptada por proyectos que continan profundizando la explotacin y la miseria, como el kirchnerismo. Y otro costado social y poltico donde pusimos y ponemos esperanzas permanentes, hoy no logran superar las luchas aisladas, reivindicativas, postergando el aspecto fundamental de la construccin poltica: luchar por el poder para terminar y desplazar a los representantes de las clases dominantes que hoy imponen un pas de exclusin, miseria, explotacin y represin. Necesitamos una construccin fuerte. No tenemos otra alternativa.

Soares asegura que El FRN y sus organizaciones hermanas y aliadas, allegadas y compaeras fuerza impensable hace un ao, un ao y medio-, tenemos que juramentar que no puede darse un solo paso atrs en esta herramienta dotada de caractersticas estratgicas. En estos momentos estamos enfrentando una poltica de exclusin, productora de pobres. Si hay algo que nos ense el 24 de marzo es que la oligarqua y el imperialismo mediante las fuerzas armadas tuvieron que enfrentar el nivel ms alto de resistencia del pueblo en la historia argentina. De aquello, justamente, carecemos hoy. Muchos de los que estamos construyendo el FRN estamos realizando un gran esfuerzo para ampliarnos con otras organizaciones. Hay algunas con las que podemos coincidir mucho en mbitos de la poltica y lo organizativo, pero todava nos cuesta concordar en un aspecto esencial: luchar por la toma del poder. Porque el socialismo no se edifica solamente desde las bases. Avanzar hacia una sociedad sin clases sociales implica necesariamente hacerse del poder, en la actualidad en manos de los grandes monopolios, la megaminera, la industria sojera, los nuevos ricos, que estn devorando los recursos y el trabajo del pueblo argentino. No hay otra manera para enfrentar el despojo si no es con organizacin. En eso estamos. Ese es el desafo y compromiso al que nos obligamos.

Hoy la humanidad est en crisis. Y de esa crisis la vamos a sacar nosotros, no el capitalismo

Kike, representante de Militancia Guevarista, vibrante y franco explica que los que formamos este panel somos, de alguna manera, los exponentes de las luchas de las dcadas de los 60 y 70. De esa lucha queda una deuda muy profunda. Nos qued la deuda del accionar y el combate unido de las fuerzas revolucionarias.

-Y ahora?

Pensamos en el futuro; no venimos con nostalgia. Venimos para construir en el futuro una sociedad mejor, sin explotadores ni explotados. Y como la historia parece propiedad privada cuyos dueos son los mismos dueos de todas las cosas, como deca Rodolfo Walsh, nosotros tenemos que plantear con claridad desde dnde hablamos. Nosotros decimos y actuamos desde un compromiso ineludible, de vida, de corazn, de cuerpo con la clase trabajadora ocupada y desocupada. Con los campesinos pobres del campo y con los marginados en la villas.

Kike analiza y pasa revista a que el genocidio comenz mucho antes del golpe de Estado. La historia de la dominacin de una clase sobre otra viene desde lejos. En Amrica Latina y Argentina basta recordar el genocidio contra los pueblos originarios y agregarnos a sus demandas actuales. Y cuando hablo de la unidad de los revolucionarios, tengo presente al comandante Mario Roberto Santucho (http://www.youtube.com/watch?v=vBZ03I3qUCc) que cay tratando de unir a los revolucionarios. En aquel entonces, los trabajadores estaban en la calle, luchando por mejores condiciones de vida. Pero tambin estaba muy presente la lucha por el socialismo. Toda Amrica Latina bulla al calor de los movimientos revolucionarios. Ya el Che haba planteado como estrategia crear uno, dos, tres mil Vietnam, para derrotar al imperio y desmantelar a la burguesa. En toda Latinoamrica el imperio reg de dictaduras militares y nuestro pas no fue una excepcin. Por eso el objetivo final de la resistencia es pasar a la ofensiva con los trabajadores hasta llegar al poder y construir una sociedad mejor.

-Y en la actualidad?

Nosotros no estamos con la oligarqua agraria, no estamos con los hacendados ni los latifundistas. Estamos con los campesinos. Tampoco estamos con la llamada burguesa industrial, que se supone que representa Cristina Fernndez. La misin de esa burguesa es explotarnos como trabajadores. Y todava tienen la ilusin de generar un poder econmico independiente. Ello es una imposibilidad histrica. De las 500 grandes empresas que operan en nuestro pas, el 70% son transnacionales. La burguesa argentina no tiene poder para decidir. Es totalmente dependiente. Ms an cuando estamos en medio de una crisis mundial donde el capitalismo ya no puede resolver ms los problemas de la poblacin. Hoy la humanidad est en crisis. Y de esa crisis la vamos a sacar nosotros, no el capitalismo. La concentracin del capital nunca haba sido tan extrema e inhumana. Est destruyendo al planeta. Nos encontramos frente a una crisis multidimensional, de produccin, alimentaria, energtica, ambiental, financiera. Por otra parte, el gobierno actual habla mucho de los DDHH, pero casi el 60% de las muertes ocasionadas por las balas policiales desde la vuelta de los gobiernos civiles se ha provocado bajo los gobiernos kirchneristas. Dnde estn los DDHH entonces? Hay ms de 6 mil personas procesadas judicialmente por luchar. Y hasta tenemos un Papa argentino que proviene de la alta curia y que bendeca los vuelos de la muerte de la dictadura. El Papa dice que va a combatir la pobreza, pero en la realidad la alta jerarqua catlica ha combatido siempre a los pobres. Adems, la caridad del actual gobierno, a travs de sus programas asistenciales, es producto de las luchas que ofrecimos el 2001. De lo contrario ni esa caridad existira.

si la explotacin y las injusticias siguen existiendo, por qu el socialismo ahora no?

Leo es un ex combatiente del Ejrcito Revolucionario del Pueblo (http://www.youtube.com/watch?v=HGciTxTxECw). Es el ltimo panelista del acto poltico del presente FRN.

-Esta fecha feroz reivindica una reflexin de sus causas

Lo que pas el 24 de marzo de 1976 no slo tuvo como objetivo destruir las organizaciones guerrilleras que combatamos entonces, sino a todo el pueblo argentino. Y la resistencia existi durante la dictadura. An en momentos extraordinariamente difciles, los argentinos se levantaron contra aquellos que los masacraban y aterrorizaban desde el Estado. Pero tambin es preciso considerar que despus del 83, cuando se inici la llamada democracia capitalista, muchos de los que participaron de la dictadura se instalaron con sus prcticas, con su ideologa, dinero y empresas en las distintas combinaciones que llegaron a la administracin del Estado. Y digo administrar, porque el poder del Estado est bajo control de las multinacionales y el imperialismo. El poder est resguardado por el ejrcito, la marina, la fuerza area, la gendarmera y la prefectura, las policas nacionales y provinciales, que son los custodios de la riqueza producida por todos, pero apropiada por unos pocos. Por eso, como pueblo debemos volver prctica concreta nuestras propias ideas. La resistencia debe servir para levantar los cimientos de un posterior equilibrio de fuerzas que nos acerque a nuestro objetivo principal: el poder; no una parte del poder, sino todo el poder para la mayora explotada, malviviente, humillada y vctima de la injusticia en todo el orden de las cosas en Argentina.

-El objetivo estratgico es claro. La cuestin poltica es el cmo

Ser a travs puramente de las elecciones, metiendo a uno o dos diputados en el congreso? Siempre ha habido diputados de izquierda en los parlamentos de la burguesa y no hemos triunfado. En todo caso, pueden ser un apoyo secundario para nuestros objetivos estratgicos. Pero las formas determinantes se encuentran en la lucha, en la calle, en los campos y montaas. La guerra de clases se resuelve definitivamente fuera de los parlamentos y mediante la razn y la fuerza populares tanto para defenderse, como para pasar a la ofensiva.

-Cul es el rol de los revolucionarios de los 60 y 70?

Los luchadores vivos de los 60 y 70, como los tantos que ya no estn, no somos hroes ni nada que se le parezca. Somos comunes seres humanos que vivimos situaciones poco comunes en momentos poco comunes. Hicimos lo que tenamos que hacer. Cuando no tenamos nada, como dijo San Martn, combatimos en pelotas como nuestros paisanos, los indios. Porque lo importante es ser libre.

-El socialismo ha sido vilipendiado como alternativa por todos los medios del poder e incluso por muchos que no slo defendieron el socialismo, sino que participaron en la lucha por su construccin

De la primera Independencia en adelante, nos queda la segunda Independencia, aquella necesaria para crear entre todos una sociedad justa y libre, una sociedad socialista. Ahora hay algunos que dicen que el socialismo es algo viejo. Si la explotacin y las injusticias siguen existiendo, por qu el socialismo ahora no? La resistencia no es slo para quienes integramos hoy el FRN, sino para todos quienes prestan odo y ponen en accin el legado del Che, que siempre es nacional en su forma y mundial en su contenido. Por eso sostenemos el internacionalismo, y nos solidarizamos de manera militante con los prisioneros polticos encarcelados por el capital de cualquier parte del mundo. Y el poder popular no slo se construye desde abajo sino en todos los sentidos.

El periodista-migrante-chileno abraza a los panelistas y como si fuera una patologa sin vuelta, piensa no slo en la unidad de los revolucionarios. Se cabecea con la unidad de los trabajadores y el pueblo y sus expresiones polticas ampliadas; con la articulacin de todas las formas de combate segn dicte la lucha de clases en un momento dado. Sabe que la autodeterminacin de los pueblos indgenas, el ambientalismo consecuente, el antipatriarcado, el internacionalismo -ya no como pura solidaridad, sino como constelacin orgnica de los pueblos sin ms fronteras que la situacin objetiva de la grandes mayoras de Latinoamrica, Asia, Medio Oriente, frica y los empobrecidos de Europa y Estados Unidos- son ncleos insoslayables para la emancipacin del gnero humano. Que el imperialismo financiero determina la actual fase del capitalismo, que la voluntad concreta de mujeres y hombres concretos son la variable que determina las posibilidades de una sociedad postcapitalista.

El periodista-migrante-chileno sabe que eso lo sabe la resistencia. Por eso con ella marcha por la avenida Belgrano, en la Ciudad de Buenos Aires, al final de la tarde y a 37 aos del golpe de Estado en Argentina.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter