Portada :: Mentiras y medios
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 25-03-2013

Juan Torres Lpez censurado en "El Pas"

Salvador Lpez Arnal
Rebelin


Parece increble pero es as. El diario global-imperial ha vuelto a hacer de las suyas. Alemania contra Europa es el ttulo de un artculo de Juan Torres Lpez [JTL] inicialmente publicado en El Pas (de Andaluca) con fecha 24 de marzo de 2013. JTL da en l y defiende explicaciones y tesis tan razonables como las siguientes:

Es muy significativo, seala, que habitualmente se hable de castigo para referirse a las medidas que Merkel y sus ministros imponen a los pases ms afectados por la crisis. Con la terminologa usada estn sealando a sus compatriotas que tienen que castigar nuestra irresponsabilidad para que nuestro despilfarro y nuestras deudas no los paguen ahora los alemanes. El razonamiento es incorrecto, apunta JTL, porque los verdaderos irresponsables no han sido los pueblos a los que Merkel se empea en castigar sino los bancos alemanes a quienes protege y los de otros pases a los que prestaron, ellos s con irresponsabilidad, para obtener ganancias multimillonarias.

La descripcin de lo sucedido la resume del modo siguiente: 1. Los grandes grupos econmicos europeos establecieron un modelo de unin monetaria muy imperfecto y asimtrico que enseguida reprodujo y agrand las desigualdades originales entre las economas que la integraban. 2. Gracias a su enorme capacidad inversora y al gran poder de sus gobiernos, sus grandes corporaciones lograron apropiarse de gran cantidad de empresas e incluso de sectores enteros de los pases de la periferia, como Espaa, causando grandes dficits comerciales en stos ltimos y supervit sobre todo en Alemania y en menor medida en otros pases. 3. Las polticas de los gobiernos alemanes concentraron an ms la renta en la cima de la pirmide social, lo que aument su ya alto nivel de ahorro. De 1998 a 2008 la riqueza del 10% ms rico de Alemania pas del 45% al 53% del total, la del 40% siguiente del 46% al 40% y la del 50% ms pobre del 4% al 1%. 4. Todo ello puso a disposicin de los bancos alemanes ingentes cantidades de dinero. En lugar de dedicarlo a mejorar la situacin de los niveles de renta ms bajos, lo usaron -unos 704 mil millones de euros hasta 2009, segn el BIP- para financiar la deuda de los bancos irlandeses, la burbuja inmobiliaria espaola, el endeudamiento de las empresas griegas o para especular, lo que fue causa de que, por una parte, la deuda privada en la periferia europea se disparase y, por otra, que los bancos alemanes se cargaran de activos txicos (900.000 millones de euros en 2009). 5. Al estallar la crisis, los bancos de Deutschland ber alles se resintieron gravemente pero consiguieron que su insolvencia, en lugar de manifestarse como el resultado de su gran imprudencia e irresponsabilidad (a la que nunca se refiere Merkel), se presentara como el resultado del despilfarro y de la deuda pblica de los pases donde estaban los bancos a quienes haban prestado. La deuda quedaba en los balances de los bancos deudores. 6. Angela Merkel se erigi en defensora de sus banqueros. Para ayudarles puso en marcha dos estrategias. Una, los rescates, que vendieron como si estuvieran dirigidos a salvar a los pases. En realidad consisten en darle dinero a los gobiernos que pagan los pueblos para traspasarlo a los bancos nacionales para que stos se recuperen cuanto antes y paguen a los bancos alemanes. 7. La segunda estrategia. impedir que el BCE cortase de raz los ataques especulativos contra la deuda de la periferia para que al subir las primas de riesgo de los dems bajara el coste con que se financia Alemania.

JTL apunta ahora una comparacin que no es identificacin desde luego: Merkel, como Hitler, ha declarado la guerra al resto de Europa, ahora para garantizarse su espacio vital econmico. JTL no habla de ningn enfrentamiento blico como es obvio, ni seala ninguna igualdad entre H y A. La poltica defendida por Frau Merkel nos castiga, aade, para proteger a sus grandes empresas y bancos y tambin, y el punto es muy importante, para ocultar ante su electorado la vergenza de un modelo que ha hecho que el nivel de pobreza en su pas sea el ms alto de los ltimos 20 aos, que el 25% de sus empleados gane menos de 9,15 euros/hora, o, como ya ha sealado anteriormente, que a la mitad de su poblacin le corresponda un miserable 1% de toda la riqueza nacional.

Las palabras finales del artculo, que pueden o no compartirse: La tragedia es la enorme connivencia entre los intereses financieros paneuropeos que dominan a nuestros gobiernos, y que estos, en lugar de defendernos con patriotismo y dignidad, nos traicionen para actuar como meras comparsas de Merkel".

Este artculo del reconocido catedrtico de Economa ha sido censurado en la web del diario.

El propio autor ha publicado una nota sobre la censura:

Ante la retirada de mi artculo Alemania contra Europa de la web de El Pas quiero manifestar lo siguiente: Sin entrar a valorar la decisin del diario, lamento que se interprete que la tesis de ese artculo es comparar a la seora Merkel con Hitler, tal y como algunas personas estn dando a entender en la red. Lo lamento porque creo que es evidente que de ninguna manera son personas comparables o que sus polticas sean igual de dainas. Y, sobre todo, porque creo que de ninguna manera se puede deducir esto ltimo de mi texto. Es ms, creo que interpretarlo as solo sirve para desviar la atencin sobre el fondo de mi artculo que es claramente otro. [la cursiva es ma]. Aade JTL: lo escrito es la comparacin de dos hechos histricos lamentables aunque de desigual factura, y no como la equiparacin de dos lderes polticos.

JTL lamenta que haya que hacer este tipo de comparaciones que involucran a un pueblo al que admiro, pero creo que los europeos tenemos la obligacin de recodarnos el dao tan grande que ya en otras ocasiones nos hicimos por darle prioridad a los intereses financieros y de las grandes corporaciones, como creo que est sucediendo ahora. l mismo ha lamentado en otros artculos que Alemania no recuerde lo que sufri por las reparaciones de guerra que tan injusta y equivocadamente le impusieron otras potencias europeas. Generosamente concluye JTL: Lamento finalmente los problemas que estas interpretaciones hayan ocasionado al diario y a sus lectores y lectoras, y que stos no puedan seguir leyndolo en la web.

Hay alguna identificacin de A con H en el artculo del autor? En absoluto. Hay, obviamente, una crtica bien formulada que apunta, que quiere sealar las dimensiones y los peligros del abismo al que algunas fuerzas quieren llevarnos y las causas que dan cuenta de la situacin actual.

Una reflexin as debe ser censurada por un diario que se las da de liberal y democrtico? Qu presiones ha podido recibir? De quin?De qu poderes fcticos?

 

 

Salvador Lpez Arnal es miembro del Frente Cvico Somos Mayora y del CEMS (Centre dEstudis sobre els Movimients Socials de la Universitat Pompeu Fabra de Barcelona; director Jordi Mir Garcia)

 

 

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso de los autores mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.

 




Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter