Portada :: Europa :: El capitalismo devasta Europa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 30-03-2013

Tras cerrar el paraso fiscal chipriota, cerremos el holands

Andy Robinson
La Vanguardia


A mi me parece que Jeroen Dijsselbloem, presidente del Eurogrupo, tiene toda la razn en sealar que no deberamos sentir simpata por quienes pierden parte de sus inversiones offshore y ahorros en la sombra en un paraso fiscal europeo como Chipre. Sobre todo cuando se trata de integrantes de la oligarqua mas espeluznante de la posguerra fra, millonarios rusos que han depositado unos 22.000 millones de euros en Chipre utilizando la pequea isla como una salida para sus capitales malolientes, fruto, en primera instancia del robo del siglo que se produjo en las privatizacin postsoviticas. Adems una salida de excelente rentabilidad, gracias a la crisis de deuda griega y perifrica en general. Corrieron riesgos: que los afronten, sentenci Dijsselbloen en referencia a accionistas, tenedores de bonos e inversores de gran patrimonio en depsitos no protegidos ya que rebasan lo que se considera un nivel de inversin que debe contar con la garanta del estado.

Dada la oleada de indignacin y solidaridad mediterrnea que recorre medios de centro izquierda en Espaa y Grecia, debo reconocer que esas palabras -al menos en la medida en que se apliquen a los beneficiarios del gngster capitalismo postsovitico y sus voraces inversiones offshore en Chipre-, a mi me suenan a msica celestial. Para comprobar la catadura moral del inversor ruso en Chipre, recomiendo esto de Misha Glenny, autor de McMafias.

Pero hay un problema con los tecncratas europeos cuando cabalgan en sus caballos altos de rectitud y solvencia contra la moral hazard y los parasos fiscales mediterrneos. Y, al leer ayer en el Financial Times, que cientos de representantes de otros parasos fiscales europeos han aterrizado en la pequea isla para aprovechar la oportunidad, sent menos respecto por la firmeza moral del poltico holands. Porque si su antecesor al frente del euro grupo Jean Claude Juncker, era primer ministro del paraso fiscal de Luxemburgo, Dijsselbloem proviene de un pas que ofrece descaradamente oportunidades tributarias a compaas multinacionales como Starbucks y evasores fiscales con audacia rock and roll como Bono y U2 para no pagar impuestos.

Esto es muy relevante porque, mientras los poderes fcticos europeos, desde sus bunkers y refugios en pases acreedores como Alemania y Holanda, aciertan en sus ataques a la endmica evasin fiscal de lites en el sur europeo, jams parecen estar dispuestos a adoptar el mismo tono de reproche, ni medidas tan contundentes como las adoptadas en Chipre para erradicar de una puetera vez la red de centros offshoreeuropeos algunos en el segmento ms predicador del Viejo Continente. Tras una estancia la semana pasada en Zug (Suiza), un pueblo 19.000 habitantes a media hora de Zrich donde estn registradas 29.000 empresas, muchas de ellas meros buzones de correos, me siento ya an menos convencido por los sermones en defensa del rigor y la transparencia pronunciados en alemn.

Suiza es uno de los pases cuyos bancos de inversiones, asesores tributarios y abogados se han empleado a fondo desde la aplicacin de la quita del 30% a los depsitos offshore y onshore en Chipre , segn el FT. A los rusos de alto standing y sus asesores que han llegado a Chipre en los ltimos dias se les persiguen en su estela a una nueva ola de visitantes: los banqueros europeos que esperan que las perdidas de Chipre sean sus ganancias. Un abogado chipriota dice a la reportera Courtney Weaver, que ha sido cortejado por representantes de bancos en Andorra, Suiza, Letonia (el alumno predilecto de la troika) y hasta...: Alemania. En Limassol un abogado de un oligarca ruso dijo que haba recibido llamadas desde el banco suizo del mismo magante ruso instndole a usar sus servicios cuando abran nuevas cuentas en el extranjero. Sin duda, habr banqueros de las tierras bajas de calvinistas de Dijsselbloem, detallando las mismas ventajas tributarias de meter toda la pasta oligarca en msterdam igual que explicaron en su dia a los ejecutivos de Starbucks y a los roqueros de U2. Los holandeses, a fin de cuentas, an se benefician de aquel momento del siglo XVI en el que msterdam fue el centro financiero offshore mas importante del mundo. All en Chipre esta semana estarn otros europeos de norte recto oferciendo sus carteras de inversiones de bajo coste tributario. Seguramente no ir Jean Claude Juncker en persona (aunque quin sabe ahora que tiene ms tiempo libre?), pero puedes contar con que haya, en estos mismos momentos, mientras usted lee este blog, algn asesor de estrategias tributarias globales de Luxemburgo, invitando a comer pulpo a la brasa a algn amigo de algn asesor de un Abramovich, un Berezovsky o un Vekselberg.

De modo que, en lugar de indignarnos demasiado por la expropiacin de parte del patrimonio de inversores con ms de 100.000 euros en una cuentasoffshore en Chipre, yo me indignara de que no se est haciendo alguna expropiacin parecida en Suiza, Holanda, Liechtenstein (salida preferida de evasores alemanes), Luxemburgo, la City londinense, Dubln. La isla de Mann, la isla de Jersey, Andorra, Viena La lista -como la de le Lagarde- apenas tiene fin. Vale. Puede que 100.000 sea un umbral demasiado bajo para empezar finalmente el contraataque a la lite evasora pero por algn sitio hay que empezar. Una inversin en un depsito de alta rentabilidad, que rebasa la proteccin de la garanta estatal, es como dicen en la City- fair game (presa legitima para el cazador).

Desde luego, a m me preocupan ms las quitas (de hasta el 50% en el caso de los funcionarios griegos) que se estn aplicando a millones de europeos que no tienen mas de 100.000 euros en sus depsitos , ni ms de 1.000 euros, en su cuenta corriente. Cuando nos dejamos llevar por una solidaridad mediterrnea frente a los dspotas del norte, conviene destacar que era el gobierno de Chipre quien impuso la quita a los depsitos protegidos de ahorradores normales y corrientes con el fin de reducir el castigo a los inversores offshore de Rusia y Medio Oriente. No conviene olvidar tampoco que Nicosia llevaba a una poltica de integracin de la oligarqua rusa tras dar nacionalidad chipriota (y derechos que vienen con la pertenencia a la UE) a 80 de ellos lo cual- segn Glenny- ha generado gran inquietud en Berln. Y con toda la razn.

Todo es complejo en esta crisis y es difcil, a veces, saber contra quin cargar. Yo trato de orientarme consultando con gente como John Christensen, el director de Tax Justice Network en Londres (en otra vida asesor tributario y whistleblower del gobierno de la isla de Jersey) al que entreviste en Londres la semana pasada. Publicaremos en el prximo numero del suplemento Dinero el domingo la entrevista junto con un largo articulo sobre las estrategias de elusin (lase evasin) fiscal de multinacionales como Burger King Starbucks y Siemens. Christensen dice lo siguiente: La situacin en Europa es grave y en deterioro. Existe una endmica evasin fiscal. Sabemos que nuestras elites estn haciendo esto a una escala enrome. A escala mundial, calculamos que los activos de menos de 10 millones de individuos de alta renta equivalen a 21 billones de dlares. Es asombroso. Los parasos fiscales europeos -sea a Luxemburgo, Austria, la Isla de Jersey, Irlanda-, estn bloqueando todo el progreso en armonizacin que es lo nico que puede parar una carrera hacia el fondo en la que todos perdemos, me dijo. Y aadio en un email ayer: No creo que el plan de Chipre pueda interpretarse como un carga frontal contra los parasos fiscales pero s, sin duda, hay gente en la Comisin que quieren cerrar las actividades de blanqueo llevadas a cabo en Nicosia. Chipre no era ms que una lavadora de dinero negro procedente de Europa del este y Oriente Medio.

Fuente: http://blogs.lavanguardia.com/diario-itinerante/?p=1777



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter