Portada :: Cultura
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 01-04-2013

En la muerte del gran galileano Antoni Beltrn Mar

Salvador Lpez Arnal
Rebelin


Habr otras ocasiones en las que podamos volver con ms calma y espacio sobre la obra y vida del historiador de la ciencia y filsofo Antoni Beltrn Mar, autor de los mejores libros de historia, filosofa y poltica de la ciencia que se han escrito en nuestro pas: Talento y poder: historia de las relaciones entre Galileo y la Iglesia catlica, un texto imprescindible, uno de los mejores estudios que se han publicado internacionalmente sobre un punto esencial de la obra y vida de Galileo Galilei. No es ste el momento para hacer un balance exhaustivo de su obra.

Tras una larga enfermedad -que algunos de sus antiguos alumnos desconocamos- ha fallecido Antonio Beltrn Mar.

Profesor titular del Departamento de Lgica, Historia y Filosofa de la Ciencia de la Facultad de Filosofa de la Universidad de Barcelona, maestro y amigo de muchos filsofos e historiadores de la ciencia, profesor de muchos de nosotros, persona entraable, Antonio Beltrn fue uno de los ms grandes especialistas mundiales en la obra de Galileo.

Adems de su traduccin del Dilogo sobre los mximos sistemas del mundo, sus ensayos y artculos sobre la obra del gran cientfico pisano son numerossimos. Cabe citar aqu Galileo, el autor y su obra (Barcanova, 1983), Revolucin cientfica, Renacimiento e historia de la ciencia (Siglo XXI, 1995) y Galileo, ciencia y religin (Piados, 2001).

Su gran obra, a la que hemos referencia anteriormente, fue publicada en 2007, en la editorial Laetoli. Eulalia Prez Sedeo ha escrito una breve sinopsis: mostraba en ella, segn palabras del propio Antoni Beltrn, que la condena del copernicanismo y de Galileo no fueron fruto de ninguna sesuda reflexin filosfica, cientfica o metodolgica, sino que fue decidida por las autoridades eclesisticas ignorantes en el tema y que los intelectuales ms competentes de la Iglesia, en especial los matemticos jesuitas, simplemente fueron fieles a su voto de 'obediencia ciega'.

Tras la publicacin de Talento y poder, fue entrevistado para sin permiso. La conversacin era presentada por los editores de la publicacin probablemente por Toni Domnech- con las siguientes palabras: El historiador barcelons de la ciencia Antonio Beltrn acaba de publicar el resultado de 25 aos de investigacin sobre el "caso Galileo" y sus secuelas: Talento y poder. Historia de las relaciones entre Galileo y la Iglesia Catlica (Editorial Laetoli, Pamplona, 2007). Un libro raro, por lo pronto, en un mundo hispano demasiado acostumbrado a obras, cuando mucho, de erudicin vergonzantemente mendigada. Y un libro fascinante, que ana inslitamente genuina erudicin humanista, acribia histrica, rigor filosfico y convincente prosa castellana. No faltan, adems, perspicacia y coraje polticos: porque Talento y poder es tambin una devastadora crtica de la reciente historiografa revisionista que, en clave apologtica, ha pretendido en las ltimas dcadas minimizar o falsear la persecucin de que fue objeto Galileo por parte de la Iglesia catlica y aun la permanente hostilidad de sta a la cultura cientfica moderna [la cursiva es ma] [1]

Preguntado en esta entrevista por la actualidad del caso Galileo Por qu crees que al cabo de tanto tiempo "el caso Galileo" sigue siendo de tan rabiosa actualidad? Por qu crees que sigue interesando vivamente, como decas, no slo a historiadores, cientficos o filsofos sino a personas cultas no especialistas o incluso a la ciudadana en general?, responda el gran historiador fallecido: En primer lugar porque tuvo un papel muy relevante y simblico en el nacimiento de la cultura moderna occidental. Ilustra que fue un parto con dolor que no ha cesado. En segundo lugar, es obvio que el problema que se plante no est resuelto en la prctica. Ni en el siglo XVII ni hoy, el mero hecho de ser un jerarca de la Iglesia proporciona ninguna competencia particular en las ideas cientficas. Pero hoy [2007], como entonces, la Iglesia sigue dando por sentado que tiene una especial autoridad cognitiva para decir cosas relevantes tanto sobre las ideas cientficas y metodolgicas de Galileo, como sobre las teoras cosmologas actuales. Pero ahora, en este pas, no es necesario explicarle a nadie el denodado y pertinaz esfuerzo de control cultural que sigue intentando ejercer la Iglesia. Lo que s puedo decir, es que el conocimiento del caso Galileo puede resultar muy til y pertinente para entender este hecho.

En el Galileo Galilei brechtiano, una obra muy de su agrado, Bertolt Brecht apuntaba una hermosa reflexin que alguna vez nos coment en sus clases: Cuando Sagredo le dice a Galileo: Cmo puedes confundir la lastimosa astucia [de los hombres] con la razn, ste contesta: No hablo de su astucia. S que llaman al asno caballo cuando lo venden y al caballo asno cuando lo quieren comprar. Esa es su astucia. La vieja, que la noche antes del viaje, le da con su mano seca un haz de heno ms al mulo, el navegante que, al comprar provisiones, piensa en la tormenta y en la calma chicha, el nio, que se pone la gorra cuando se le demuestra que puede llover, todos ellos son mi esperanza, todos atienden a razones. S, tengo fe en la suave violencia de la razn sobre los hombres. A la larga no pueden resistrsele. La seduccin que se desprende de una prueba es demasiado grande. La mayora se rinde a ella, y a la larga todos. Pensar es uno de los mayores placeres del ser humano.

Tambin Antoni Beltrn tena fe en los beneficiosos efectos de la racionalidad temperada sobre las creencias y los comportamientos de los seres humanos, y, como el autor de Loa a la dialctica, tambin l crea que pensar era uno de nuestros mayores placeres. Y deberes.

Hasta siempre, maestro.

Nota:

[1] http://www.sinpermiso.info/textos/index.php?id=1416

Salvador Lpez Arnal ha sido alumno de Antoni Beltrn.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter