Portada :: Mentiras y medios
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 03-04-2013

Dcimo aniversario del asesinato del camargrafo Jos Couso a manos de soldados estadounidenses
La lucha contra la impunidad es una lucha por todos nosotros

Javier Mestre
Rebelin


En general, no es difcil encontrar una solidaridad casi instintiva con la causa de la familia Couso. Los asesinatos convocan adhesin a las vctimas de manera natural. El poder se aprovecha de esto cuando le conviene y en seguida podemos razonar un discurso acerca del indignante doble (o triple) rasero de los voceros del Estado Espaol. Ya Pilar Manjn alumbr una trgica verdad cuando consigui que todos viramos que haba vctimas del terrorismo de primera y de segunda. Y luego, muy por debajo, estn los que asesinan nuestros amigos. Mejor, nuestros amos. Como Jos, un camargrafo deliberadamente eliminado desde un tanque estadounidense en Bagdad hace ahora diez aos.

En esas coordenadas, para ser tan justos como lo ha sido constantemente la familia de Jos Couso, hay que reivindicar el respeto y la solidaridad con las innumerables vctimas civiles iraques, con el doliente pueblo hermano que, en nombre de las asquerosas oportunidades de negocio de un puado de hijos de puta muy, muy hijos de puta, an viven una ignominia inconmensurable. Cmo reivindicar justicia para las vctimas de Iraq? Si el recuerdo de Jos Couso y la solidaridad con la causa de sus deudos nos lleva hasta aqu, ya tenemos una valiosa contribucin de su familia en estos aos de valiente compromiso en contra de la impunidad.

Sin embargo, hay algo ms. La familia de Jos Couso ha forzado el procesamiento en Espaa de sus asesinos. No podemos forzar el procesamiento de los genocidas que han hecho asesinar a cientos de miles de personas en Iraq. Pero por lo menos se procesa a los que dispararon contra el Hotel Palestina el ocho de abril de 2003 con la evidente intencin de propinar un severo correctivo a los periodistas independientes que tuvieron el valor y el rigor profesional de mostrarnos la agresin imperialista fuera del control propagandstico del ejrcito invasor. Estamos ante una autntica anomala histrica de extraordinaria importancia por diferentes razones... en las que, bien mirado, nos va la vida.

En primer lugar, la lucha contra la impunidad de los soldados estadounidenses es la lucha contra su patente de corso, contra uno de los pilares del poder imperial que mejor cuida el Estado usamericano. Por esto no han secundado el Tribunal Penal Internacional y negocian pas por pas donde destacan fuerzas tratados vergonzosos donde las garantas de impunidad son parte de de la letra grande. La causa de la familia Couso es seriamente antiimperialista. Es una pelea por la soberana nacional. Los polticos calzonazos del PSOE y el PP que desde el principio han servido fielmente al amo extranjero se llenan la boca de espaolismo, de banderita y servicio a la patria, pero aqu se les ha vuelto a ver el plumero de patriotas de opereta, que dira Julio Anguita, y lamedores del culo imperial. La soberana estriba en el pueblo, y ahora es puro pueblo quien la defiende por encima de los supuestos representantes de la ciudadana. Con la notable ayuda, eso s, del juez Pedraz, de la Audiencia Nacional, que se toma en serio la letra de la Ley, la divisin de poderes y la dignidad de su cargo. Una autntica anomala tambin todo esto ltimo.

En segundo lugar, hay que decir que Javier, uno de los hermanos de Jos, se ha acabado convirtiendo en un experto en periodismo de guerra y derecho a la informacin. Esto es producto de la preparacin en una lucha que lleva consigo la defensa de nuestro derecho ciudadano a saber. La informacin de guerra entendida como derecho fundamental y no como un recurso ms de los contendientes es materia delicada, estratgica, intocable. No es normal que nadie consiga meter mano en ese avispero que los gringos y sus aliados defienden con uas y dientes, asesinando a quien sea preciso. La familia Couso est haciendo una labor incansable a este respecto que sobrepasa con mucho los lmites de sus intereses personales. Estn consiguiendo defender nuestro (vital) derecho a saber qu pasa cuando los halcones deciden descargar una tormenta de muerte y destruccin contra nuestros hermanos.

En tercer lugar, y creo que por encima de todo, la lucha de la familia Couso contra la impunidad es una defensa a ultranza del Derecho en tiempos en los que los poderes conspiran constantemente para despojarlo de principios, o de eficacia cuando se muestra insobornable. Es casi un milagro que instancias judiciales espaolas hayan optado por no ceder ante las ms poderosas presiones polticas. El procesamiento de los asesinos de Jos, y la pugna por llegar lo ms alto que se pueda en la escala de mando entre los presuntos criminales, es parte de las lneas del frente en el que se dirime si el imperio de la Ley tiene alguna opcin de ser en una sociedad capitalista globalizada que derrapa hacia un feudalismo imperial de las grandes corporaciones. Defender el proyecto de una democracia soberana en estado de derecho, de un gobierno democrtico y constitucional que est por encima de todas las fuerzas sociales y econmicas, es el eje central de la defensa de la Humanidad frente al capitalismo del desastre.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter