Portada :: Europa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 06-04-2013

La poltica exterior alemana busca un perfil propio en un ao electoral

Ingo Niebel
Gara

El ministro alemn de Asuntos Exteriores, Guido Westerwelle, prometi en un encuentro con la prensa extranjera, que el ao 2014 ser un ao muy europeo. La incgnita es si para entonces el liberal seguir siendo socio de Gobierno de la canciller, Angela Merkel, y titular de la cartera.


El ministro de Asuntos Exteriores alemn, el liberal Guido Westerwelle (FDP), no lo tiene fcil: desde que estall la crisis financiera en la Unin Europea (UE) su jefa de Gobierno, la demcrata cristiana Angela Merkel (CDU), se lleva todo protagonismo poltico. De esta forma, la canciller ocupa tambin en los medios de comunicacin el espacio que su socio liberal tanto necesitara para mejorar la imagen de su partido, al que los sondeos dejan fuera del Parlamento alemn al pronosticar que va a tener problemas para superar el lmite del 5%.

Una manera de salir de situaciones como sta suele ser buscar el encuentro con la prensa. Westerwelle opt por reunirse hace dos semanas con la Asociacin de la Prensa Extranjera (VAP). Recibi a los corresponsales acreditados en Berln en su Ministerio, en concreto, en la parte del histrico edificio del Reichsbank en la que se ha instalado. Las cajas fuertes del que fuera el banco de imperio alemn hasta finales de la Segunda Guerra Mundial no guardan lingotes de oro sino el archivo de la diplomacia alemana.

Nada ms empezar el encuentro con la prensa Westerwelle volvi a toparse con que es que Merkel quien marca las pautas de la poltica y no l. Aprovechando la reciente visita del presidente de EEUU, Barack Obama, a Israel, al ministro le habra gustado mucho hablar del papel que Alemania jugar en Oriente Medio, que, a su juicio, ser el de lder en estrecha cooperacin con EEUU, pero nadie quiso saber ms al respecto. En el pasado, Berln intervino en las negociaciones secretas entre Tel Aviv y la resistencia libanesa, Hizbulah, que desembocaron en la liberacin de varios centenares de presos palestinos y libaneses a cambio de la libertad de un soldado israel y la devolucin de los restos mortales de militares sionistas cados en combate.

Otro punto caliente de la poltica internacional es Siria. Al hilo del encendido debate en el seno de la UE een torno a una posicin comn ante la rebelin siria, Westerwelle se mostr, en un principio, muy cauto respecto al suministro de armas al rebelde Ejrcito Sirio Libre. Ante los avances logrados este ao por las tropas del presidente Bashar al-Assad luchando contra la oposicin armada, Berln sabe que el anhelado cambio de rgimen en Damasco requiere una mayor intervencin. Sin embargo, a orillas del Spree se teme que una nueva escalada del conflicto sirio pueda encender toda la regin. Westerwelle quiere buscar un camino entre ambas opciones con el mismo objetivo: acabar con Bashar Al-Assad. Pero su proyectada cada, que Pars y Londres quieren acelerar enviando armamento a los grupos rebeldes, es un ataque directo a los intereses geopolticos de Rusia, que perdera a un socio y sus bases estratgicas en el Mediterrneo. La influencia militar y poltica de Mosc en la regin quedara as limitada al Mar Negro y al Cucaso.

La ambigedad del ministro

En este contexto se sita tambin la crisis financiera que azota a Chipre. El pas forma parte de la UE pero, dado el volumen de capital ruso depositado en bancos chipriotas, Rusia interviene en asuntos que corresponden a Bruselas. Como entre sus deberes est velar por la buena imagen de Alemania, el ministro subray que fue la troika la que impuso las condiciones para el rescate y no Berln.

Una ambigedad que utiliz tambin al referirse a Mosc. Las relaciones entre ambos pases pasan por sus peores momentos y eso beneficia a los intereses polticos de Washington en Europa. Entre lneas, Westerwelle dej claro que no ser l quien las va a mejorar. En ms de una ocasin se refiri a sus contactos con la sociedad civil en Rusia, es decir, con personas y organizaciones opuestas al presidente, Vladimir Putin. Sin mencionar expresamente la nueva ley con la que el Parlamento ruso restringi drsticamente el apoyo extranjero a ONG de la oposicin rusa o el trato a los homosexuales, est claro en qu lado se ubica Westerwelle, quien se cas en 2010 con su compaero Michael Mronz.

Dado que no hay duda alguna de que la UE est inmersa en su peor crisis, que no solo es financiera, econmica y social, sino tambin institucional, llam la atencin que el ministro liberal sealara que el 2014 ser un ao muy europeo. Matiz que no lo ser solo por las elecciones al Parlamento Europeo sino porque se asentarn tambin las bases para la futura Europa. En este contexto, habl de valores comunes y de la reunificacin de Europa. Tras la consolidacin econmica de la UE en 2013, habr nuevas conversaciones sobre una Constitucin europea, aadi.

Westerwelle, quien no destaca por su humor, hizo tambin un guio a la prensa extranjera prometindo que en el futuro habr dos encuentros anuales en lugar de uno. Cuando el representante de la VAP, quien dirigi el encuentro, le pregunt si podra repetirse inmediatamente despus de las elecciones alemanas, el ministro respondi secamente que prefera esperar hasta despus de negociar el pacto de Gobierno. Mucho optimismo por parte de un ministro cuya poltica exterior sigue las pautas de su canciller y de Washington.

Fuente: http://gara.naiz.info/paperezkoa/20130406/396155/es/La-politica-exterior-alemana-busca-perfil-propio-ano-electoral



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter