Portada :: Cuba
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 08-04-2013

Los combatientes de La Calle Ocho

Lzaro Farias
Rebelin


En varias ocasiones he escrito sobre las ridiculeces de los trogloditas de Miami. Como los he conocido a travs de los a os, casi desde el mismo comienzo de esto que popularmente se conoce como exilio cubano de Miami, tengo bastante memoria y muchos conocimientos adquiridos por experiencia propia sobre el carnaval de payasadas que aqu, en nombre de la "libertad de Cuba", se han producido. Al principio, me daba pena ajena, pero al transcurrir de los aos, ya solo me mueve a risa. Siempre han sido el hazme rer, tanto de los norteamericanos, como del resto de los latino americanos que aqu residen. En pblico, los aplauden y los alaban, en privado, se ren de ellos.

La tragicomedia de estos "exiliados", la mayor parte de quienes salieron de Cuba por el aeropuerto de Rancho Boyeros en La Habana, sin ningn tropiezo con las autoridades revolucionarias, sin haber sido perseguidos por nadie, y sin haber hecho jams ninguna accin en contra del gobierno cubano, es que aqu se llenan la boca para hablar de sus acciones contrarrevolucionarias, acciones que siempre se han reducido a un discurso de lloriqueo, y de lamentos.

"Nadie nos escucha", "Hemos sido traicionados por el Presidente Kennedy", "Los americanos nos han abandonado", entre otras, han sido parte integral de esa retrica, llena de verborrea y estupideces irracionales. Nunca, que yo sepa, y lo s por experiencia propia, aqu ha habido un discurso propio, nunca han tenido un plan serio para derrotar al gobierno revolucionario, todo lo que bsicamente han hecho es tratar de hacerle dao al pueblo de Cuba a travs de sus logros polticos en este pas.

La mayor parte de las acciones de sabotaje que han hecho en el territorio cubano, no han sido originales, no han sido parte de un plan integral para el derrocamiento del gobierno cubano, sino simples actos de terrorismo, dirigidos, planeados y pagados por las agencias de inteligencia de este pas, como parte de la poltica agresiva que los Estados Unidos han mantenido contra Cuba desde el mismo da del triunfo de la Revolucin Cubana .

Un porciento bien pequeo de los cubanos residentes en Miami han participado en esas acciones. El resto, ms del 99 %, solo han participado en batallas virtuales en la Calle Ocho de esta ciudad. Esa es la verdad de este mal llamado "exilio cubano combatiente". Nunca han sido serios, ni de pensamiento ni de accin. Solo han creado una delirante ilusin de lucha pensando en lo que les representa la propaganda local para sus oportunismos individuales.

Estos aguerridos personajes, "combatientes verticales", como se hacen llamar, lo que han hecho es lucrar de una u otra forma en la industria del anticomunismo de Miami. Todo ha sido mentira. Han sido unos farsantes que, durante ms de cinco dcadas, han vivido de esa industria con el beneplcito de los distintos gobiernos de los Estados Unidos, desde Eisenhower hasta Obama.

Qu demuestren lo contrario, qu algunos de estos personajes exponga a la luz pblica un plan de gobierno basndose en la realidad actual de Cuba, un plan de lucha, una estrategia para llegar al poder en la Isla, un plan para derrotar el gobierno revolucionario. No lo pueden hacer, porque ninguno de ellos lo tiene, ni nunca nadie lo ha tenido. Lo ms que han hecho es escribir largusimos panfletos llenos de proposiciones totalmente alejadas de la realidad cubana.

Cuando Fidel Castro se enfrent al gobierno tirnico de Fulgencio Batista, present un programa de gobierno y adems un plan de lucha. Fidel demostr, con inteligencia, seriedad y valenta, un camino a seguir. Cre un organismo capaz de llevar al triunfo un plan militar. Sali al exilio a entrenarse y a buscar recursos para regresar a Cuba, no sali para proclamar que alguna potencia extranjera lo haba abandonado.

Ese es el gran problema que ha tenido este exilio anticubano de Miami. Nunca ha tenido un verdadero l der, nunca un claro camino a seguir. Desde Playa Girn y los alzamientos del Escambray, ambos financiados y organizados por la CIA, no han tenido ningn otro plan para derrotar la Revolucin Cubana. Desde esa poca, hasta el momento, han vivido del cuento, del chisme y de las malas intenciones.

De vez en cuando, les llega un mesas que les habla boberas y tonteras y que, por unos das, les levanta el nimo para seguir "la lucha por la liberacin de Cuba". Estos se aparecen de pronto, formando tremenda algaraba dentro de la tribu. En los ltimos tiempos algunos les han llegado cargando la imagen de la Virgen de la Caridad, otras con el pelo hasta las rodillas, y hasta vendrn vestidas de blanco. Son estrellas fugaces, que se pierden rpidamente en el universo del gueto, son las conocidas reinas por un da, las que iluminan el firmamento de este exilio cubano de Miami, por un mnimo tiempo, antes de desaparecer en la obscuridad del olvido.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter