Portada :: Colombia :: Marcha Patritica
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 09-04-2013

Y lleg el 9 de abril con la paz en traje de gala, no de seda

Horacio Duque Giraldo
Rebelin


Ros humanos corren por toda la geografa nacional engrosando la gran movilizacin del 9 de abril por la paz con justicia social y para salir del neoliberalismo.

Campesinos salidos de los puntos ms distantes de la geografa nacional y en un esfuerzo heroico comprometen su conciencia y voluntad con el proyecto emancipatorio que acompaa los dilogos de paz en La Habana. Igual actan trabajadores, mujeres, estudiantes y ciudadanos agotados con el infierno de la guerra que la oligarqua de este pas mantiene a perpetuidad.

La paz se adereza y llega con traje de gala a una celebracin histrica en la Plaza de Bolvar de Bogot.

Ha sido encomiable e inteligente el trabajo de la Marcha Patritica y sus principales lderes, de Progresistas, del Congreso de los pueblos, de los sindicatos, de los liberales progresistas, de los conservadores modernos, de la iglesia, de las iglesias y de millares de organizaciones populares concertadas para este objetivo de dar legitimidad a los dilogos de paz que se realizan en Cuba.

No participan los eternos promotores de la violencia, la ultraderecha recalcitrante y ciertas perlas cargadas de dogmatismo y sectarismo adobado con argumentos de extremaizquierda trasnochada.

La paz adquiere el tamao del sueo gaitanista, se alimenta de las fuentes esenciales de nuestra mentalidad. Y si Santos concurre para confundirse con el caudal popular, lo mismo significa una rectificacin histrica que no se puede omitir. No es que el 9 de abril sea santista sino que el santismo determin corregir la contrava.

El que no vea eso es porque est ciego o sufre de una tremenda enfermedad poltica llamada sectarismo/dogmatismo. Por nuestra parte hace rato nos curamos de esos males.

Por encima de todo est la paz de Colombia y los enormes potenciales de la misma par avanzar en la salida del neoliberalismo que destruye socialmente a nuestra nacin.

En suma, no es de seda que llegar vestida la paz a la Plaza Mayor de la Capital. Porque all se encontrarn los que son, incluido el Presidente Santos que cada vez se decide ms por la paz y la salida efectiva del conflicto social y armado.

Asumir ese hecho es lo que demanda un principio elemental de realidad poltica.


Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter