Portada :: Amrica Latina y Caribe
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 09-04-2013

El Salvador
Ayer como hoy, en contra del Acuerdo de Asociacin con la Unin Europea

Julia Evelyn Martnez
Rebelin


Hace exactamente cuatro aos, gracias a una invitacin del Centro para la Defensa del Consumidor de El Salvador (CDC) tuve la oportunidad de participar como expositora en un encuentro de movimientos sociales centroamericanos en Tegucigalpa, reunidos para definir y coordinar estrategias de resistencia en contra de la aprobacin del Acuerdo de Asociacin con la Unin Europea (AdA).

Revisando mis anotaciones, encuentro que fueron tres razones principales en base a las cuales justifiqu en esa oportunidad, mi oposicin al AdA.

En primer lugar, el AdA es la versin europea del CAFTA. Esto significa que forma parte de la estrategia de expansin global del Capital que tiene como sus principales objetivos, el control transnacional de los sectores estratgicos de la regin centroamericana (agua, energa, servicios pblicos, servicios financieros, pensiones, tierra, recursos marinos, medicamentos, etc.) y obtener mejores condiciones de rentabilidad para las empresas europeas en las compras gubernamentales, concesiones de obras pblicas y mayor proteccin de patentes. Este es el espritu de la Ada, el cual sin embargo, se mantiene oculto gracias al estril debate que sobre el tema comercial impone tanto la agenda informativa de los medios de comunicacin, como las oficinas de los Ministerios de Economa. En este falso debate, el anlisis de este instrumento se reduce a la constatacin de las obvias asimetras existentes entre El Salvador y Europa, y la capacidad (o incapacidad) de las empresas nacionales de poder aprovechar las oportunidades para aumentar sus exportaciones hacia ese destino.

En segundo lugar, aun cuando el tema comercial no es el tema principal del AdA, es obvio que, pese a las asimetras existentes, las exportaciones desde El Salvador a Europa aumentarn. Sin embargo, no sern exportaciones de pequeas o medianas empresas nacionales, sino que sern exportaciones realizadas principalmente por empresas europeas radicadas en El Salvador (como la empresa atunera Calvo) que aprovecharn las ventajas del AdA para que sus mercancas entren a los mercados europeos sin pagar aranceles. Esta misma tendencia se observar en las importaciones de las grandes empresas comerciales salvadoreas (como Siman o Superselectos) y/o franquicias europeas (como Zara o MNG) que podrn aumentar las importaciones de mercancas libres de impuestos desde Europa, para ampliar sus ventas al mercado nacional y desplazar todava ms a la ya debilitada produccin salvadorea. En ambos casos, las supuestas ventajas del mayor flujo comercial se concentrarn en un reducido grupo de empresas y personas.

En tercer lugar, la denominada cooperacin para el desarrollo que acompaa al AdA es el envoltorio de regalo que recubre la expoliacin de recursos y bienes pblicos que pretenden realizar las empresas transnacionales europeas con la complicidad de los gobiernos centroamericanos, que estn actuando como las malinches de esta segunda conquista. Este ofrecimiento cumple el mismo papel que en 1492 cumplieron los espejos y cristales de colores, que los conquistadores entregaron a los indgenas a cambio de sus riquezas y que costaron a los pueblos amerindios ms de 300 aos de opresin y de saqueo. Adicionalmente, debe denunciarse el intenso lobby que la cooperacin europea est realizando ante las organizaciones no gubernamentales centroamericanas (que dependen de esta cooperacin para el financiamiento de sus proyectos y para el pago de sus planillas), y que est logrando el efecto de cooptar sus posturas crticas frente al AdA y/o dividir al movimiento social frente al acuerdo.

Cuatro aos despus, mis convicciones sobre este Acuerdo siguen siendo las mismas, pero el contexto en que se presenta la solicitud de ratificacin a la Asamblea Legislativa es ms desfavorable para los intereses del pueblo salvadoreo que el existente hace apenas cuatro aos.

La solicitud de ratificacin proviene ahora de un gobierno que se autodefine de izquierda, que goza de un alto nivel de popularidad en las encuestas de opinin y est liderada por funcionarios que hace menos de cuatro aos se oponan al AdA. Y esto, puede no solo confundir al movimiento popular sino que amenaza con desmovilizar las protestas de las organizaciones populares y laborales en contra del AdA, en especial, las de aquellas organizaciones que estn identificadas con los programas sociales gubernamentales, y que no quieren hacerle olas a este gobierno, de cara al proceso electoral de 2014.

Pero adems, esta solicitud de ratificacin se da en el contexto de una estrategia ms agresiva de los capitales europeos y de sus gobiernos, para realizar un segundo desembarco en Centroamrica, que permita a los capitales europeos un refugio temporal frente a la recesin y la crisis de la deuda en la zona euro. La salida de capital de Espaa en 2012 fue de 247, 172. 7 millones de euros, 620 veces ms de las salidas de capital en 2011. Otro tanto parecido est ocurriendo en Italia. No en vano se sabe que son los capitales espaoles e italianos son los que tiene mayor inters en participar del festn de las concesiones de obras y bienes pblicos en Centroamrica que se est preparando para los prximos aos, en el marco de los Asocios Pblico Privados que se estn promoviendo como la nueva panacea al bajo crecimiento y subdesarrollo.

Esto es parte de la gran paradoja de la izquierda en Amrica Latina: criticar y/o resistir a las polticas de derecha cuando las hacen los gobiernos y partidos de derecha; justificar y/o tolerar las polticas de derecha cuando las hacen gobiernos y partidos de izquierda. Ser an tiempo que la izquierda salvadorea tome conciencia del error histrico de mantenerse en esta paradoja?

La autora es profesora de la Escuela de Economa de la Universidad Centroamericana Jos Simen Caas (UCA) de El Salvador.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso de la autora mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter