Portada :: Mundo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 14-04-2013

Nuevos desarrollos de la crisis en la pennsula de Corea

Alejandro Torres Rivera
Rebelin


La situacin de crisis por la que atraviesa la pennsula de Corea parece no terminar. Ms all de la retrica que ha acompaado las declaraciones de cada parte dentro del marco de la determinacin de la Repblica Popular Democrtica de Corea de mantener adelante su programa para el desarrollo de armamento nuclear y las pruebas de sus sistemas de misiles de corto, mediano y largo alcance, en esta ocasin comienzan a perfilarse otros elementos ms preocupantes con relacin a lo que puede ser el desenlace de esta crisis.

De todas las declaraciones hechas por la Repblica Popular Democrtica de Corea, a nuestro juicio, las dos ms preocupantes son, en primer lugar, su advertencia al personal diplomtico acreditado de que evacen su pas ya que a partir del da 10 de abril, no podra garantizarse la seguridad de dichos diplomticos. Recordemos que en la RPDC las delegaciones diplomticas existentes si bien excluyen la estadounidense, de otro lado s incluyen otros pases para los cuales dicho pas no es el eje del mal que se pretende proyectar. En su declaracin los portavoces norcoreanos han afirmado que la pregunta no es si va a estallar una guerra en la pennsula coreana, sino cundo va a estallar ante esta creciente amenaza de Estados Unidos.

La advertencia al personal diplomtico conlleva algn sentido de urgencia, por lo que el cundo al que hace referencia la expresin no debe tomarse livianamente. Claro est, en el cundo puede estar presente la percepcin de este pas de que exista el potencial de ser agredido por quien precisamente ha dirigido agresiones, participa del desarrollo de las mismas o amenaza con llevarlas a cabo al presente, como son los casos de Libia, Siria o la Repblica Islmica de Irn. Despus de todo, la amenaza a la cual se refiere la RPDC en sus denuncias es al conjunto de medidas que ha venido tomando Estados Unidos y sus aliados a lo largo de varias dcadas y que en meses recientes se han incrementado a niveles intolerables para dicho pas.

Una segunda medida ha sido la tomada por la RPDC en los pasados da relacionada al cierre del complejo industrial de Kaesong, ubicado a 10 kilmetros del Paralelo 38 dentro del territorio de la RPDC, construido con capital proveniente de al menos 13 industrias de la Repblica de Corea, donde trabajan 53 mil norcoreanos, as como cientos de tcnicos surcoreanos. La interrupcin de la produccin en este complejo industrial, que hoy se indica puede ser con carcter permanente, puede acarrear consecuencias a mediano y largo plazo, an en un escenario bajo el cual la distensin sea el curso que tome la presente crisis, en lo concerniente a los esfuerzos por la reunificacin del pas que tanto sectores en el sur como en el norte han promovido en los pasados aos.

Mientras los medios de comunicacin masiva que circulan en Puerto Rico presentan al presidente de la RPDC como un loco que puede llevar a la Humanidad a un conflicto nuclear sin precedente, se nos oculta la informacin que describe el rol que a su vez ha jugado Estados Unidos en esta escalada. Por eso, antes de llamar loco al dirigente norcoreano, es necesario conocer los puntos de vista de ambas partes en el conflicto para luego de hacerlo ponderar dnde est o ha estado la locura.

Un artculo escrito por Ernesto Guevara en 1960, cuando apenas haban transcurrido siete aos desde el final del armisticio, describe la situacin de la RPDC, de la siguiente manera:

Corea del Norte sali de la guerra sin una industria en pie, sin una casa en pie, hasta sin animales. En una poca en que la superioridad area de los norteamericanos era tan grande, y ya o tena qu cosa destruir, los aviadores se divertan matando bueyes, matando lo que encontraban. Era, pues, una verdadera orga de muerte lo que se cerni sobre Corea del Norte durante dos aos solamente. En el tercer ao aparecieron los Mig15 y la cosa cambi. Pero esos dos aos de guerra significaron, quizs, la destruccin sistemtica ms brbara que se ha hecho.

El Armisticio, acordado el 27 de julio de 1953, produjo un cese en las hostilidades pero no signific el fin de la guerra. La experiencia que signific la guerra, donde millones de coreanos perdieron sus vidas, ha forjado particularmente en el pueblo norcoreano una psiquis de guerra y la percepcin de pueblo asediado. Por eso para los ciudadanos de la RPDC, la guerra no ha concluido; la guerra es una posibilidad cercana dado que en todo momento se vive bajo la percepcin de que en cualquier momento las hostilidades pueden reanudarse. El elemento disuasivo al cual ha recurrido la RPDC impedir un nuevo conflicto, a juicio de sus dirigentes, est en fortalecer su capacidad militar cueste lo que cueste.

Quienes primero han recurrido a la amenaza nuclear en Corea ha sido Estados Unidos. Durante los aos que siguieron al conflicto, cuando nadie poda imaginar que algn da la RPDC pudiera desarrolla su capacidad nuclear, algunos analistas estadounidenses argumentaron que la razn por la cual la guerra termin en un armisticio y no en una contundente victoria militar para Estados Unidos, estuvo basada en que no se utilizara el armamento nuclear que su pas posea. Fue precisamente el general Douglas MacArthur, quien fuera el comandante militar supremo de Estados Unidos en el Pacfico durante la Segunda Guerra Mundial y a quien se le deleg inicialmente el comando principal de las tropas estadounidenses al comienzo del conflicto en Corea, uno de los principales defensores de esta opcin militar. De hecho, en aquel momento, la estrategia de MacArthur inclua, adems, continuar el esfuerzo militar avanzando sobre la recin fundada en 1949 Repblica Popular China.

Ms adelante, concluido el conflicto armado, segn voceros de la RPDC, al menos desde julio de 1957, dentro del marco de las maniobras Focus Lens y Focus Retina, Estados Unidos ha reconocido su capacidad para el uso de armamento nuclear en la pennsula como parte de los ejercicios militares que anualmente desarrolla con la Repblica de Corea y sus aliados. Entonces, la RPDC tampoco contaba con capacidad nuclear. Durante las dcadas de 1970 y 1980 se efectuaron los ejercicios de desarrollo de guerra nuclear Team Spirit con la participacin de aviacin estratgica, submarinos nucleares, agrupaciones de combate navales donde han participado varios portaviones. En la dcada de 1990 se desarrollaron otros ejercicios de guerra nuclear denominados OPLAN 5026 y OPLAN 5027. Durante el ao 2002 Estados Unidos produjo un informe sobre revisin del estado nuclear, y en 2005 y 2008, desarroll otros ejercicios relacionados con el desarrollo de una guerra nuclear en el rea. Vale destacar que no fue sino hasta el ao 2006 que la RPDC prob su primera arma nuclear. En el ao 2009 prob su segunda bomba nuclear y en 2013 efectu su tercera prueba.

Durante los recientes ejercicios desarrollados por Estados Unidos con las fuerzas militares de la Repblica de Corea, se han utilizado aviones Stealht B2A, que es un avin bombardero no detectable a los sistemas de rastreo, que desde bases localizadas en Estados Unidos han volado hasta la pennsula de Corea para sus ejercicios de guerra y regresado a Estados Unidos luego de efectuar un ensayo de lanzamiento de bombas atmicas. Como puede verse, lo que se nos presenta como una reaccin aparentemente ofensiva de la RPDC, si la valoramos a la luz de estos elementos, es realmente una de carcter defensiva. Deberamos preguntarnos qu hara Estados Unidos si algn pas junto con sus aliados se planteara desarrollar ensayos de ejercicios militares que incluyen la guerra nuclear en el mar cercano a sus costas, para luego definir qu es una medida ofensiva y qu es una medida defensiva.

Los ltimos desarrollos en este conflicto si bien desde un punto de vista racional, no deberan llevar a un enfrentamiento irreversible entre las partes, el problema es que en materia de conflictos militares, la historia est llena de ejemplos donde la irracionalidad y no la racionalidad, es la que ha jugado el rol determinante al estallar una guerra. Un error humano, una valoracin equivocada de la realidad por parte de un responsable militar, e incluso, un acto marginal pero intencionalmente motivado, puede encender la chispa que lleve a un incendio en la regin con repercusiones impredecibles para la Humanidad.

Quizs por eso, con su acostumbrada sabidura, Fidel Castro ha indicado que si en Corea estallara una nueva guerra, los pueblos de ambas partes de la Pennsula sern terriblemente sacrificados, sin beneficio para ninguno de ellos. En el caso de Estados Unidos, tambin indica Fidel, en la eventualidad de una guerra, el gobierno de Barack Obama en su segundo mandato quedara sepultado por un diluvio de imgenes que lo presentaran como el ms siniestro personaje en la historia de Estados Unidos. Por eso recalca, dirigindose directamente al Presidente Obama, el deber de evitarlos es tambin suyo y del pueblo de Estados Unidos.

Kim Jongun por medio de sus declaraciones ha adelantadla existencia de un virtual estado de guerra entre la RPDC y Estados Unidos junto a sus aliados en la regin. Dentro de los preparativos militares desarrollados por la RPDC se encuentra la activacin de sus fuerzas armadas en estado de preparacin inmediata para un enfrentamiento de grandes proporciones, que incluye el uso del potencial nuclear de su pas y el uso de misiles de largo alcance con armamento nuclear y convencional dirigidos a Corea de Sur, Japn, Guam y algunos estados de Estados Unidos. De parte de Estados Unidos, adems de reforzar su poder naval y areo en Corea del Sur y el Mar Amarillo, se encuentra la colocacin de importantes y desarrollados sistemas anti misiles localizados en Japn, Guam; as como el desplazamiento de buques de guerra con armamento anti misiles en las reas hacia donde la RPDC podra dirigir sus ataques.

Aunque Estados Unidos procura dar la impresin de no temer a un ataque contra su territorio; lo cierto es que de manera discreta ha colocado sus recursos militares en aquellos lugares donde los sistemas de misiles norcoreanos tienen la capacidad de impactar, en una especie de alerta militar nuclear. Igualmente, las Fuerzas de Defensa de Japn estn en estado de alerta, colocando sistemas de defensa anti misiles en las cercanas de los centros de mando militares, base militares en el pas y las instancias principales del gobierno.

Estos das que vivimos son de cardinal importancia en el giro futuro que tome este conflicto. Maana es el 101 Aniversario del natalicio de Kim Il Sung, fundador de la Repblica Popular Democrtica de Corea y lder que dirigi la lucha de resistencia anti japonesa en ese pas durante la Segunda Guerra Mundial y bajo cuya iniciativa y direccin de condujera el esfuerzo de unificacin de la Pennsula que culmin en la guerra de 195053. Kim Il Sung es el abuelo de Kim Jongun, actual dirigente del pas. Ese da o alrededor de la fecha de su natalicio, la RPDC pudiera estar desarrollando ejercicios de prueba de misiles de mayor alcance, mientras de paso, dar inicio al comienzo a otro tipo de iniciativas vinculadas al desarrollo de su programa nuclear.

Si bien Occidente conoce el desarrollo de la industria de la RPDC en la construccin de misiles con alcance de mil, dos mil quinientos, cuatro mil y seis mil kilmetros de distancia, nadie sabe con certeza que otro tipo de armamento o cul pueda ser la capacidad tecnolgica disponible de la RPDC en su arsenal. An con la capacidad de interceptacin de los sistemas anti misiles estadounidenses, nada garantiza que en una situacin de guerra total en la regin, pases aliados de Estados Unidos como Japn, o instalaciones militares como las existentes en Guam y otras partes en la regin inmediata a la Pennsula, no sean impactadas.

El escrito del Ch de 1960 al que hiciramos referencia previamente indica que una de as cosas que ms le impresion es el espritu de ese pueblo. La experiencia de quienes han ledo o estudiado el desarrollo de la guerra librada durante los aos de resistencia a la ocupacin japonesa; y ms adelante en la guerra librada contra Estados Unidos; unido a su perseverancia en el proceso de reconstruccin del pas hasta lo que es hoy la RPDC, dice mucho sobre las dificultades que una intervencin militar a librarse sobre suelo coreano conllevara para quienes se propongan hacerlo, ya sea desde el aire o el mar o sencillamente colocando una bota en el terreno.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter