Portada :: EE.UU. :: Fronteras y migraciones
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 16-04-2013

El crimen de emigrar

Animal poltico

Especial Migrantes: 250 mil mexicanos estn detenidos en Estados Unidos por haber cruzado la frontera sin autorizacin


Cuando Alberta Patln lleg a Estados Unidos, en 1990, cruz caminando la frontera entre Ciudad Jurez y El Paso. Tena 20 aos y nunca haba salido de Atlixco, el municipio donde naci. En la mente repasaba la recomendacin del pollero (traficante de personas a travs de la frontera).

Si ve a la migra, corra pa Mxico lo ms rpido que pueda.

Sin embargo, la Patrulla Fronteriza jams apareci. Eran otros tiempos.

El ao pasado, cuando un oficial de migracin descubri que era indocumentada, Alberta, de 51 aos, qued bajo arresto. No cometi ningn crimen violento. Tampoco rob ni estaf, pero fue enviada a un centro de detencin neoyorquino que guarda las formas de una crcel. Ah, esta madre y esposa poblana estuvo recluida por ms de un mes.

Ahora, Alberta est varada en Tijuana. En febrero la deportaron y hoy intenta regresar a Brooklyn, Nueva York. All la esperan su hija de 10 aos, su esposo y su vida entera. Pero cruzar la frontera sin documentos nunca haba sido ms difcil que ahora.

En 2005, Estados Unidos actualiz y endureci sus estrategias para vigilar sus fronteras. Segn cifras oficiales, los detenidos por cruzar los lmites con Mxico sin documentos, estn en niveles que no se haban visto desde 1972. Si bien, los operativos han contenido la migracin indocumentada, acadmicos y organizaciones de ambos pases estn atentos al creciente nmero de mexicanos que, como Alberta, son encarcelados sin ms delito que haber violado las leyes migratorias.

363 mil migrantes fueron puestos en prisin obligatoria en 2010. La cifra representa un aumento de 500% respecto a 1996. Los deportados son especialmente vulnerables a caer en prisin, pues en su haber cuentan con una o ms violaciones a las leyes migratorias.

Tras regresar a Mxico, los removidos como los clasifica la autoridad estadounidense tardan de tres a seis meses en poner en marcha nuevos planes para cruzar la frontera, segn explica Oscar Chacn, director de la Alianza Nacional de Comunidades Latinoamericanas y Caribeas. La organizacin promueve en Estados Unidos la humanizacin del debate migratorio.

La prctica reiterada de encarcelar a personas que entraron a un pas sin autorizacin se conoce como prisin obligatoria. Organizaciones sociales en todo el mundo la consideran poco tica, inhumana, e incluso ilegal, cuando el encarcelamiento se prolonga, sin embargo, est contemplada en las leyes de Estados Unidos y Mxico.

En aquel pas, es legal desde 1988.

La promesa de Obama

Cada ao, Estados Unidos encarcela a 400 mil migrantes que se internaron a su territorio sin autorizacin. Para ello tiene ms de 900 centros de detencin, aunque entre 2007 y 2009 slo se encontraban activos unos 350. La capacidad de los centros en funcionamiento es de 33 mil 400 personas.

Aunque ningn otro pas tiene ms instalaciones para ejecutar la prisin obligatoria, los centros de detencin son prisiones operadas por terceros, penales federales, estatales y de los condados, centros de detencin juveniles, entre otros, de acuerdo con el proyecto Global Detention.

En 2009, una investigacin de la agencia Associated Press revel que en enero de ese ao, de 32 mil detenidos, 18 mil 690 no tenan antecedentes criminales, y de ellos, 400 llevaban ms de un ao bajo arresto.

Las instalaciones de detencin estn plagadas de problemas, que incluyen denuncias de abuso fsico, cuidados mdicos inadecuados, falta de acceso a abogados y el confinamiento de detenidos por faltas administrativas junto a criminales convictos, reporta Global Detention en su ltimo informe.

La organizacin Detention Watch Network (DWN) estima que mantener a cada detenido cuesta en promedio 122 dlares al da. Con la economa estadounidense en recesin, el costo es uno de los argumentos que esgrimen para despresurizar los centros, pero los principales, son humanitarios.

El sistema cobra una triste cuota fsica y emocional a las comunidades de migrantes a expensas de los contribuyentes, reza una carta enviada por DWN al Presidente Barack Obama en noviembre del ao pasado. En la misiva exigieron el cierre de 10 centros de detencin donde documentaron decenas abusos.

Roberto Medina Martnez, un inmigrante de 39 aos, muri en marzo de 2009 en el centro de detencin Stewart (Georgia), por un mal cardiaco tratable.

En la crcel del condado de Hudson (Nueva Jersey), una mujer seropositiva no recibi medicamento adecuado sino hasta que intervino una organizacin local.

Un hombre con serios problemas de salud emocional fue puesto en confinamiento solitario por meses en el Centro de Procesamiento de Houston, Texas.

En 2009, el gobierno de Barack Obama reconoci estas injusticias y prometi reformar el sistema de detencin de inmigrantes. Mientras este y otros aspectos se esperan en la Reforma Migratoria que se presentar prximamente, en California, Texas, Florida y Nueva Jersey, organizaciones civiles ya tienen noticias de liberaciones de migrantes. No obstante, el motivo ha sido recortar el gasto y no la humanizacin de las polticas.

La detencin obligatoria separa a los padres de sus hijos, priva a los negocios de sus empleados y esparce el miedo en los barrios del pas. Estos programas son el motor detrs del rpido crecimiento de los arrestos de migrantes y han aadido presiones al sistema, denuncia DNW.

Sin embargo, el riesgo a las detenciones y sus consecuencias, no borran los planes de los retornados de cruzar la frontera una vez ms.

Para los migrantes, retornar a casa no es regresar a Mxico, sino a Estados Unidos, dice el investigador del Colegio de Michoacn, Ariel Mujica. Y en efecto. Cuando los migrantes escuchan las palabra volver, rara vez la asocian con su pas de origen. Para ellos, la palabra apunta al norte. Donde hicieron, si no la mayor parte de su vida, s la ms productiva.

Cada uno de los retornados que Animal Poltico entrevist para esta serie, tiene intencin de regresar al otro lado tarde o temprano. Los ms chicos, sean o no norteamericanos, esperan la mayora de edad. Algunos, que el crimen organizado despeje las rutas. Otros, que sus hijos terminen el ao escolar, pero todos, a su modo, repiten lo que cree Juana Rivas, migrante capitalina. Sentada en un albergue de Tijuana, y esperanzada a cruzar a San Diego a sus 52 aos, la mujer dijo:

Eso de que Mxico recibe a los paisanos con los brazos abiertos es una mentira.

Fuente: http://www.animalpolitico.com/2013/04/la-traicion-de-mexico/#axzz2QTPJjpCn


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter