Portada :: Espaa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 24-04-2013

Regalos y servidumbres de los gobiernos privatizadores desde la era Pujol

Salvador Lpez Arnal
Rebelin


Tomo pie en el excelente artculo de Oriol Gell, sobre el Hospital de Sant Pau de Barcelona, en el global-imperial. No creo que haya muchas otras aproximaciones que muestren, con mayor claridad, las coordenadas poltico-econmicas del rgimen digo bien: rgimen- econmico, poltico y cultural que ha gobernado este pas (Catalunya of course!) de intocables y honorables en estos ltimos treinta aos. En sntesis, un dominio casi absoluto de las clases dominantes y sus serviles prolongaciones polticas que han hecho y obrado a su antojo, legal o ilegalmente, usurpando todos los bienes comunes que han podido a travs de diversas estrategias, cubiertos de ropajes modernizadores y de supuestas diferencias, esenciales y de estilo, con la derecha rancio conservadora estatal. Ni que decir tiene, innecesario es sealarlo, que el papel de la Iglesia catlica catalana, de largusima tradicin y destacado poder, ha sido esencial en todo el entramado de acumulacin, control social, corrupcin y desfalco. Un partido confesional cristiano, innecesario es recordarlo, ha gobernado casi ininterrumpidamente Catalunya a lo largo de estas dcadas. Algo s como la Democracia Cristiana italiana pero en versin del pas.

Los hechos a los que quiero referirme. El hospital de Sant Pau, uno de los grandes hospitales de acceso pblico de Catalunya (con una arista privatizadora cada da ms extendida), recibi del ltimo Gobierno (1999-2003) del molt intocable Jordi Pujol, uno de los grandes smbolos de Catalunya segn reflexin reciente del gran rei privatizador Artur Mas, la mayor donacin de sus seis siglos de historia. Qu donacin? Tomen tila, estn a tiempo: la propiedad del edificio del nuevo hospital, construido a partir de 2001 e inaugurado en julio de 2009.

El gobierno de la Generalitat del ex presidente de Banca Catalana, padre amantsimo del imputado Oriol Pujol y del gran emprendedor Jordi Pujol Jr, tom esta decisin a pesar de que el inmueble iba a ser enteramente financiado con fondos pblicos y que iba a quedar en manos de una fundacin. Y quin controlaba y controla esa fundacin? Tal como se han imaginado. La muy poderosa Iglesia catlica, apostlica, catalana y romana, gestiona el patrimonio de la institucin. De qu cantidad hablamos? La construccin, seala Oriol Gell, tuvo un coste de 293 millones de euros, pero son casi 500 millones si se tienen en cuenta, como hay que tener en cuenta, los gastos financieros totales hasta 2032.

De hecho, aunque parezca increble, prosigue OG, la mil millonaria/2 aportacin del Gobierno del gran dirigent convergent Pujol se justific como su pago para entrar, con presencia y peso minoritario, en MIA. MIA, qu es MIA? La Muy Ilustre Administracin -como han ledo, as de ocurrentes!- la histrica institucin que desde 1401 lleva el hospital y que estaba hasta entonces formada por el Captulo Catedralicio y el Ayuntamiento de Barcelona. Ahora, la Santsima MIA tiene tres componentes, como el misterio de la Santsima Trinidad que tanto preocup a Newton, y un brazo dirigente y gestor. La Iglesia por supuesto.

La fundacin que se qued con el edificio es conocida en el hospital como la privada o la patrimonial. La fundacin atesora una gran cartera inmobiliaria de un millar de edificios, solares, fincas rsticas y naves industriales recibidos a lo largo del tiempo en forma de donativos y herencias para que el hospital siguiera con su labor asistencial. Cmo surgi? La patrimonial fue creada en 1991 con un modelo que separ la asistencia mdica -en manos de otra fundacin, creada ese mismo ao, conocida como de gestin de los activos inmobiliarios. Sant Pau sum en 1992, recuerda OG, una tercera fundacin, dedicada a la investigacin. Tres eran tres, las hijas y fundaciones catedralicias [2].

La ciudadana, en todo caso, no est dispuesta a aceptar lo que no debe ser aceptado. Un grupo de trabajadores y dos sindicatos lamento desconocer los nombres- han denunciado a los responsables de Sant Pau. Por qu? Porque las rentas que ingresa la patrimonial, unos 10 millones de euros, por las fincas urbanas no revierten en el fin por el que fueron donados, que es la atencin a los enfermos del hospital. Se quedan en la propia fundacin que acta como una inmobiliaria potente. La pela es la pela y el diseo de la separacin es el diseo de la separacin.

En la prctica, ha sealado la radiloga Carme Prez, una de las trabajadoras denunciantes, todo esto solo ha servido para que la fundacin de gestin, es decir lo que en esencia es el hospital, no deje de generar dficits que va asumiendo la Generalitat, o sea, todos los ciudadanos. Mientras, el patrimonio sigue en manos de la fundacin privada, y sus rentas no revierten sobre el hospital, sino que se quedan en la propia fundacin. Esto ha quedado en evidencia con los recortes Resultado de la brillante operacin emprendedora: mientras la parte patrimonial de la fundacin ingresa millones de euros al ao, el hospital ha sido intervenido por la Generalitat, ha tenido que cerrar camas, alargar sus listas de espera y recortar las condiciones laborales de sus trabajadores. Exageramos si llamamos a toda esta infamia usurpacin privada de lo pblico?

La denuncia presentada pone de manifiesto casos como el de M.M.P., una persona fallecida en 1998 que test su herencia para que sus bienes fueran destinados al pabelln de Cardiologa. Hay muchos ciudadanos ms que han obrado en este sentido por agradecimiento. Carme Prez explica que el hospital acept la herencia, pero los bienes quedaron como siempre en poder de la fundacin privada sin que fueran destinados al fin establecido. Parece, como seala la denunciante, un fraude evidente. No era esa la intencin de la donante como es evidente.

Hay ms. El actual presidente del hospital, don Xavier Poms, probablemente miembro de alguna de esas 400 familias de la que nos habl don Millet, el ex del Palau, como dirigentes con mando en plaza en el pais, ha concedido algunas entrevistas en las que ha repetido el mantra de estos dos ltimos aos. Lo recuerda OG: el hospital, Sant Pau se halla en una situacin muy delicada que pone en riesgo su futuro.

A qu atribuye esta situacin el presidente del Sant Pau? A dos hechos: a la insuficiente financiacin que el hospital recibe de la Generalitat y, tomemos nota, a las denuncias presentadas por los trabajadores y sindicatos que estn siendo investigadas por el Juzgado de Instruccin 22 de Barcelona y que han destapado un cmulo de pagos y adjudicaciones irregulares que han llevado al juez a imputar a buena parte de los gestores del hospital en la ltima dcada. Y esto, denunciar lo que debe ser denunciada, no es bueno, eso no est bien. Los trapos sucios se lavan en casa y por la noche.

Por cierto, de dnde ha salido este presidente del Sant Pau? Cul es su currculum? El crculo se cierra: entre 2002 y 2003 fue consejero de Salud, el Boi Ruiz de aquellos aos, en el Gobierno del molt honorable, el mismo gobierno que entreg el edificio a la institucin. Era uno de los suyos.

OG seala tambin que, pese a las quejas de Xavier Poms sobre la financiacin, Sant Pau ha sido uno de los centros sanitarios catalanes que ms recursos ha recibido... Adems de la financiacin del nuevo hospital y del pago anual por sus servicios a la sanidad pblica -309,6 millones en 2011-, tambin recibi en 2007 de forma extraordinaria un crdito de 257 millones de euros del Departamento de Salud para cubrir el dficit generado desde 1991, el ao de la divisin del Sant Pau en varias fundaciones. Pese a poner el contador a cero tras esa ayuda extraordinaria, Sant Pau sigui generando nuevos dficits, lo que llev a la Generalitat a intervenir el centro hace un ao por un agujero superior a los 18 millones de euros.

Los trabajadores y sindicatos que han presentado la denuncia responsabilizan a la divisin entre patrimonio y gestin del origen de estos dficits. Por qu? Acusan a la patrimonial de acumular rentas mientras el hospital se ve obligado a acometer duros recortes en sus servicios y en las condiciones laborales de sus trabajadores. Lo que sealaba Carme Prez.

En los vrtices y diseo de este entramado usurpador estn las claves del rgimen poltico que ha gobernado y gobierna en Catalunya con la ceguera de muchos grupos sociales nacionalistas que, cuando saben y conocen, tienden a disculpar casi todo -no digo siempre- por el bien supremo del pas. Catalunya ber alles!.

Sinceramente: que les den! No lo dijo en estos trminos la diputada Fabra tan amiga de ellos en numerosas ocasiones, votaciones y posiciones politicas de fondo?

PS: En junio de 2010, Sant Pau tena 972 propiedades urbanas (504 viviendas, 287 plazas de garaje, 136 locales comerciales y 45 despachos), 22 naves industriales, 10 fincas rsticas y cuatro solares. De todas las propiedades, 523 estn en Barcelona, 369 en Reus, 42 en Santa Coloma de Gramenet y 38 en otras localidades. En 43 casos, el hospital es dueo del edificio entero, mientras en otras 33 fincas es solo dueo de una parte del inmueble. En otros cuatro casos, las donaciones y herencias recibidas por Sant Pau han sido compartidas con otras instituciones como la Diputacin de Barcelona, la orden religiosa de Sant Juan de Dios y el hospital de Manresa [4]. El hospital tiene 504 pisos y casi dos millones de metros cuadrados de fincas rsticas. La imagen que ofrecen los documentos internos de la fundacin privada de Sant Pau es de una solvencia econmica envidiable. Cada mes ingresa por sus fincas urbanas (fincas rsticas, naves y solares no incluidos) ms de 400.000 euros. La institucin contaba en agosto de 2010 con 32,8 millones de euros en su cartera de inversiones y tesorera. De ellos. 23,5 millones corresponden a una imposicin a corto plazo al 2,23%. Para Carme Prez, con todas estas cifras es al menos chocante que Sant Pau haya cerrado camas, est alargando las listas de espera hasta lo insufrible y haya recortado el salario de su plantilla. Cuanto menos es chocante, aunque hay expresiones ms claras.

Notas:

[1] http://ccaa.elpais.com/ccaa/2013/04/21/catalunya/1366575462_257077.html

[2] El actual gobierno de la Generalitat, siguiendo la misma ruta de usurpacin de lo pblico, pretende implantar la separacin entre patrimonio y gestin a otros hospitales. El Clnic es el ejemplo ms conocido.

[3] http://ccaa.elpais.com/ccaa/2013/04/20/catalunya/1366480627_782466.html

[4] La mayor finca consta en la contabilidad interna de Sant Pau con el nombre de Casa Escud-Subirats. En Vilafranca del Peneds. Tiene 58,5 hectreas de extensin. Otra finca importante est en Barcelona: Can Masdeu, 52,4 Ha, mientras el resto estn en Martorelles dos fincas por un total de 50,2 Ha, El Prat de Llobregat Cal Roc, 21,5 Ha La Garriga Torre Samals, 4,3 Ha y otras propiedades ms pequeas en Blanes y El Prat. El valor contable de todas las propiedades del hospital, segn sus documentos internos, asciende a 232,8 millones de euros 184,3 por sus fincas urbanas, 33,4 por las rsticas, 9,1 por los solares y 6,1 por las naves industriales. Un informe reciente de la Sindicatura de Cuentas alerta de que el valor real podra ser mucho mayor porque muchos de estos bienes estn valorados por el valor catastral o por valoraciones realizadas en el momento de su recepcin, no por el actual que es netamente distinto.

Salvador Lpez Arnal es miembro del Frente Cvico Somos Mayora y del CEMS (Centre dEstudis sobre els Movimients Socials de la Universitat Pompeu Fabra de Barcelona; director Jordi Mir Garcia)

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter