Portada :: Europa :: Izquierda europea
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 25-04-2013

Portugal
25 de abril sempre, 25 de abril sempre!

Salvador Lpez Arnal
Rebelin


Nos llegaron noticias de la revolucin el mismo 25 de abril de 1974. No sabamos exactamente qu ocurra pero una revolucin -una revolucin!- de militares y del pueblo portugus arrojaba a la cuneta de las grandes infamias de la historia dcadas de salazarismo, aquel rgimen tan prximo al franquismo, el mismo que haba expatriado a Miguel Hernndez a Espaa en 1939, sellando su condena a muerte o a cadena perpetua.

Qu sentimos en aquellos momentos los jvenes antifranquistas que entonces tenamos 18, 19 o 20 aos? Ilusin, esperanza, emocin por lo que bamos leyendo entre lneas en los artculos de, entre otros, Manuel Vzquez Montalbn y Eliseo Bayo, y ms de una perplejidad: un ejrcito, una parte del ejrcito tomaba posiciones democrticas, socialistas y populares acompaados de un general, Spnola, que nos recordaba en muchas de sus formas y contenidos a algunos de los generalotas fascistoides que poblaban densamente y mandaban ampliamente en el ejrcito encabezado por el Generalsimo criminal y golpista.

A pesar de los que nos contaban de los militares de la UMD, no pensbamos que lo ocurrido en Portugal permitiese copias mejoradas en nuestro pas. La represin era, segua siendo salvaje. Apenas un mes antes, Salvador Puig Antich haba sido asesinado. No fue el nico. En abril de 1973, la Guardia Civil ametrallaba a un trabajador en la puerta de la central trmica de Sant Adri de Bess (Barcelona) y en agosto de 1974 era asesinado en Carmona, tambin por la Guardia Civil, que nunca ha sido depurada, Miguel Roldn.

Cuando pudimos, un ao despus en mi caso, en el primer aniversario de la revolucin de los claveles, viajamos a Lisboa, una de las ciudades ms hermosas que pueden visitarse. Tan cercana y tan desconocida. Apenas vimos la ciudad, no vimos casi ninguno de los rincones que suelen visitarse. Mis visitas, nuestras visitas, se dirigieron a las sedes de todos los partidos de izquierda, incluidos los de extrema izquierda (especialmente el MRPP y Arnaldo Matos) y a barrios de trabajadores que seguan luchando organizadamente, en pie de resistencia y combate, anhelando un socialismo democrtico no descafeinado para su pas y para sus pobladores. Por supuesto el partido socialista de don Mario Soares ya haca de las suyas. Fue premiado por ello.

Intentamos aprender portugus en 10 das. Lemos a Lenin y algunos de sus opsculos ms esenciales. Y, sobre todo, bajbamos a la plaza del Rossio a or los comentarios, los agudos comentarios de los ciudadanos lisboetas. A veces osados, sin vergenza, nos atrevimos a intervenir. Nunca fuimos rechazados a pesar de nuestras estupideces.
Adquirimos todos los libros, panfletos y materiales que nos fue posible. Queramos difundirlos aqu, en Espaa. La operacin tena sus riesgos. La guardia civil, la misma que 36 aos antes haba asesinado a mi abuelo, segua asesinando, acechaba y vigilaba la frontera. Yo tuve la ayuda inestimable del conductor y de algunos trabajadores del tren. Sin pedirles permiso, era desde luego un verdadero irresponsable izquierdista, guard mi paquete de papeles y libros en una de sus taquillas. Eran compaeros del PCP y del sindicato de ferroviarios. Me echaron, con razn, una bronca suave. Por qu no haba hablado con ellos antes. Me ayudaron.

Volv a Lisboa, siempre se vuelve a la ciudad del Tajo. La visit con mi compaera hace pocos aos. Una noche, tomando algo en un pub, pregunt a unos jvenes camareros si poda sonar el Grndola, Vila Morena. Se rieron algo perplejos; no era el lugar ms adecuado me respondieron con cortesa. Eso s, todos los jvenes con los que habl conocan la cancin, inolvidable para ellos y para todos nosotros, y saban su significado. Lisboa, todo Portugal, segua siendo una tierra de fraternidad.

Como ahora, exactamente como ahora. Lo dijo, lo cant, lo vindic, nos lo hizo sentir, nos lo hace sentir el no olvidado nunca habitar nuestro olvido sobre l!- Jos Afonso, en uno de sus ltimos recitales: 25 abril sempre, 25 abril sempre, 25 abril sempre!.

Acert de pleno, conoca el alma de la ciudadana popular, del demos. De all y de aqu. O no es el caso?

Salvador Lpez Arnal es miembro del Frente Cvico Somos Mayora y del CEMS (Centre dEstudis sobre els Movimients Socials de la Universitat Pompeu Fabra de Barcelona; director Jordi Mir Garcia)

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso de los autores mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes

rCR



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter