Portada :: Ecuador
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 25-04-2013

De Amawtas y Philosophiae Doctor (PhD)
Apuntes sobre la colonialidad y decolonialidad del saber: A propsito de las reformas universitarias en el Ecuador

Pablo Dvalos
Rebelin


Existe una sospecha con respecto a la ciencia moderna, una especie de mancha de nacimiento, por decirlo de alguna manera, que provoca suspicacias con respecto al orden del saber que ella estructura, consolida y reproduce. Esa sospecha radica en la simbiosis, muchas veces explcita y connivente, del saber con el poder. De acuerdo a esta suspicacia con el saber moderno, no se conoce para cambiar ni transformar al mundo, menos an para descubrir qu es la realidad ni porqu est conformada tal como es; se conoce para dominar, para someter, para subordinar, para controlar. Esa sospecha con respecto al conocimiento moderno consta en el movimiento Sturm und Drang, la insurreccin romntica, en el irracionalismo de Schopenahuer, incluso en el pensamiento reaccionario de Bonald, Burke y De Maistre, pero sobre todo, est de forma explcita en los escritos del filsofo alemn Friedrich Nietzsche. Para l, toda voluntad de conocimiento es, realmente, una voluntad de dominacin y de poder. En esa misma lnea consta la reflexin de los filsofos marxistas del Crculo de Frankfurt y su debate contra el positivismo y el racionalismo crtico, en especial en contra del Crculo de Viena y el filsofo de la ciencia Karl Popper.

La veta de reflexin que sospecha de todo el conocimiento moderno y su episteme es muy rica y ah pueden inscribirse las propuestas de filsofos como Michel Foucault, Pierre Bourdieu, Jean Baudrillard o Lacan, entre otros. En el caso de Amrica Latina ese malestar con el conocimiento moderno como mera estrategia del poder est en los escritos de Ernesto Sbato, pero tambin en la propuesta de la colonialidad y decolonialidad del saber/poder, que tiene en los nombres de Anbal Quijano, Enrique Dussel, Arturo Escobar, Walter Mignolo, Edgardo Lander, Catherine Walsh, Santiago Castro Gmez, Carlos Walter Porto-Gonalves, entre otros, a sus mejores representantes. En esa misma lnea se inscribe la propuesta terica de Boaventura de Souza Santos y su concepto de ecologa de saberes.

Estas propuestas son crticas con el saber moderno y sus formas de reproduccin institucional, en especial las universidades y los institutos de investigacin. Consideran que detrs de una episteme (verdad cientfica) existe siempre una estrategia de control y dominacin. Por ello, proponen que la discusin epistemolgica vaya ms all de su mera pertinencia cientfica y terica y se convierta en un debate poltico, porque su entramado real es, precisamente, poltico. La forma cmo se ensea, cmo se piensa y cmo se define lo Real, es decir lo existente en cuanto tal, rebasa los lmites epistemolgicos y metodolgicos del conocimiento y se convierte en un asunto poltico que tiene ser debatido y comprendido desde la poltica porque implica al poder.

Por ello, la propuesta del socilogo alemn Max Weber de que todo cientfico tiene que ser neutral con respecto a su objeto de estudio, es decir, el criterio de la neutralidad valorativa del conocimiento cientfico moderno es, por decir lo menos, sospechosa. En efecto, la neutralidad valorativa pretende sancionar como un hecho dado y sin discusin una de las aporas ms fuertes del conocimiento cientfico moderno y que marca una cesura radical a su interior: a saber la ruptura ontolgica entre el sujeto que estudia y el objeto estudiado. Mientras ms alejado est el sujeto que estudia y reflexiona con respecto a su objeto de estudio supuestamente ms objetivo es ese conocimiento y, en consecuencia, tendra mayor validez cientfica. Quiz esto parezca plausible en un laboratorio al estudiar la naturaleza en sus diferentes formas, aunque ahora el principio de Heisenberg ha suprimido la distancia entre sujeto y objeto, pero este mismo criterio de separacin radical del sujeto con el objeto es imposible aplicarlo al estudio de la realidad humana y social.

Por definicin, el ser humano no puede ser convertido en un objeto, y menos an su propia sociedad. La separacin de un supuesto investigador social con respecto a s mismo y a su sociedad significa que ste tenga que transformar a los seres humanos, incluido l mismo, en objetos de estudio. Esta transformacin implica una alienacin profunda al interior del sujeto que estudia que lo desgarra en su condicin ontolgica de lo humano y que, desde esa posicin, hara imposible todo conocimiento de lo social, porque lo social y lo humano no son cosas, no son objetos, al contrario, son dinmicas complejas, diversas, cambiantes, en permanente transformacin.

De esta manera, el instante en el cual el sujeto del conocimiento, en la ocurrencia el cientfico social, asume una posicin de separacin ontolgica con respecto a su sociedad para conocerla de manera objetiva, se aliena radicalmente de sta y convierte a la sociedad y a lo humano en objeto, en cosa. Al convertirlas en objeto de estudio l mismo se convierte en objeto, vale decir, se cosifica. Al transformarse en objeto su pretendido conocimiento de lo social se convierte en una apora. Con el instrumental de la ciencia moderna, en consecuencia, es imposible conocer lo humano- social sin alienarlo y un saber alienado forma parte de los circuitos ideolgicos de la dominacin, no de la emancipacin.

Obviamente, los cientficos no se aperciben de esta realidad y tratan de ser lo ms objetivos posibles con respecto a sus anlisis sobre la realidad humana y social, pensando que esa objetividad les permitir un mejor conocimiento de la sociedad, pero solamente producen un saber alienado, aunque hay cientficos como el qumico y premio Nobel, Ilya Prigogine que han advertido la falacia de esta separacin entre sujeto y objeto de la ciencia moderna.

Ahora bien, esta separacin ontolgica entre sujeto que estudia y objeto estudiado y que forma parte de la estructura misma del conocimiento cientfico moderno, conduce a una segunda apora de difcil resolucin, aquella de la imposibilidad de inscribir el acto del conocimiento al interior de la tica. El conocimiento moderno es a-moral. Es decir, sus coordenadas de pensamiento estn por fuera de toda constriccin tica. Desde las premisas del conocimiento moderno es imposible un conocimiento tico. La episteme moderna expulsa la tica de toda construccin terica a nombre de la ciencia y su neutralidad valorativa. El conocimiento moderno es a-moral por definicin y construccin. El cientfico no puede tener criterios de valor. La axiologa es externa al acto del conocimiento. El cientfico es una persona moral fuera de su laboratorio o su gabinete de trabajo. Al interior de ste, su propia objetividad le ensea a precaverse de cualquier criterio de valor. La tica es externa a la episteme, es decir, el cientfico ser tico cuando respete las normas establecidas al interior de la comunidad cientfica con respecto al proceso del conocimiento, pero jams al interior de ste. Esto provoca una cesura radical entre el logos (el pensamiento) que conoce lo real y el logos que lo transforma, es decir, la tecnologa. Por ello, toda tecnologa est libre de restricciones morales y puede ser usada como instrumento del poder.

Ahora bien, la amoralidad del conocimiento cientfico moderno expresa otra cesura radical: aquella de la separacin radical de la sociedad con respecto al acto del conocimiento. Quien produce el conocimiento no es la sociedad, es el cientfico en un ambiente alienado de la sociedad, en la ocurrencia su laboratorio, su instituto de investigaciones, su gabinete de trabajo, su universidad o su empresa. El conocimiento que se produce es, por tanto, a-social. La sociedad no puede acceder a este conocimiento de forma libre, transparente y democrtica. La sociedad tampoco consta como parte de ese proceso de creacin intelectual. Es apenas un dato exgeno. Un instrumento o un medio. Un dato o un contexto. Nunca un sujeto activo. Los conflictos que desgarran a la sociedad nunca aparecen en la episteme dominante. Fue justamente esta a-socialidad del conocimiento moderno lo que provoc una de las crticas ms fuertes a la razn instrumental por parte de los filsofos marxistas de la Escuela de Frankfurt.

Por ello el saber se indexa. La construccin de un Index aleja de forma radical a la sociedad de la creacin del conocimiento cientfico. Quien tiene acceso al Index no es la sociedad sino el cientfico que ha sido previamente reconocido y calificado como tal. Sin ese reconocimiento es imposible acceder al Index. Pero ese reconocimiento no es social ni democrtico, sino interno a la estructura que asume el saber, en la ocurrencia, la universidad moderna. Es ella la que define quin conoce, cmo conoce. Todo Index es antidemocrtico y a-social. Todo Index es ms ideolgico que cientfico. Todo Index implica y demuestra las relaciones de poder y dominacin.

Esa cesura expresa la separacin radical del demos (pueblo o sociedad) con respecto al logos (razn). El conocimiento moderno es por definicin antidemocrtico. Es elitista. Es aristocrtico. Ningn cientfico, ni filsofo, ni investigador, ni acadmico crea, piensa, reflexiona, propone o discute proposiciones, conceptos, hiptesis, categoras en funcin de su mayor o menor calidad democrtica, es decir de su aceptacin y validacin social. Esa idea simplemente no pasa por su mente y no consta de ninguna manera en ningn programa de investigacin pblico o privado. Cuando escribe, piensa, crea o recrea no est pensando en su sociedad sino en sus pares. El reconocimiento al que apela es al de sus pares. En ellos se reconoce como una sombra en el espejo. Cuando la sociedad no forma parte del horizonte de posibilidades del conocimiento moderno, ste es autrquico en referencia a su propia sociedad y autista en referencia a otras formas de saberes.

La autarqua y el autismo del conocimiento cientfico moderno conduce a otra cesura radical, quiz la ms importante, y es que el conocimiento moderno en su estructura epistmica interna desconoce la diversidad que define y estructura el mundo humano y social. En otros trminos, el conocimiento moderno se mueve en el terreno de lo universal y est incapacitado de forma ontolgica a comprender las diferencias radicales que subyacen y estructuran a toda sociedad, porque las considera siempre como particularidades a ser inscritas al interior de lo universal. Desde lo universal es imposible comprender a lo particular en s mismo, es decir, sin relacin con lo universal. Por ello, el conocimiento moderno tiene una raz teolgica. Walter Benjamin tena razn cuando deca que quien mova los hilos (el enano jorobado de su metfora), era la teologa.

El cientfico cree realmente que los conceptos con los que trabaja son universales, necesarios y suficientes para comprender Lo Real, al menos tal como l lo considera y lo asume. Bajo ninguna circunstancia pasa por su cabeza el hecho de que esas hiptesis puedan estar mediadas por circunstancias histricas concretas y definidas. Al incapacitarse a comprender la diversidad y sus alteridades, se incapacita a comprender a su propia sociedad y, de esta manera, a su propia historia.

El conocimiento moderno es a-histrico y a-social. Esta cesura radical con respecto a su sociedad y a su historia conduce a otra cesura radical, aquella del conocimiento consigo mismo. Esto se expresa por la a-temporalidad del conocimiento cientfico. Su saber se pretende por fuera de toda constriccin temporal, porque ello implicara una referencia histrica y social concretas y particulares que el conocimiento moderno rechaza. En, consecuencia, el saber dominante tiene una pretensin civilizatoria.

Ahora bien, estas aporas y cesuras radicales del conocimiento moderno lo inscriben directamente al interior de los circuitos y las relaciones de poder capitalistas y modernas. El saber y el poder forman parte de una dialctica conocida desde los inicios de la modernidad. El saber por el saber no existe. El conocimiento por amor al conocimiento es un recurso ideolgico que encubre la estructura social-institucional del saber adscrita a las relaciones de poder de la sociedad. El saber, en realidad, es violencia. Todo acto de conocimiento es un acto de violencia. Violencia teolgica y, paradjicamente y a pesar del oxmoron, violencia moderna.

En las sociedades modernas las condiciones del saber han sido inscritas en una estructura institucional mediada por dos instituciones fuertes que las controlan, definen y estructuran: el Estado moderno y el mercado capitalista. Fuera de estas instituciones no puede existir ningn saber socialmente reconocido y legitimado. Si un saber rebasa los canales institucionales establecidos es invisibilizado, perseguido, criminalizado o incorporado a la matriz de saber-poder existente para ser, si cabe el smil, metabolizado.

Quiz una experiencia importante de los desafos a las estructuras de poder y el saber fue el caso de la universidad indgena Amawtay Wasi (La Casa del Saber) de la Confederacin de Nacionalidades Indgenas del Ecuador, CONAIE. Cuando el movimiento indgena pens a su universidad la pens al interior de sus movilizaciones y resistencias al poder. Como una forma de desafo a ese poder. Por ello, en la propuesta original de la universidad indgena no hay campus universitario porque el movimiento indgena consider que la produccin del saber es un acto social y comunitario, de ah que el campus de la universidad indgena sean las propias comunidades indgenas. Otro desafo fue contra la compartimentacin del saber en unidades autrquicas y que es tan comn en la universidad moderna (facultades de ciencias puras, de ciencias sociales, de ciencias jurdicas, de ciencias mdicas, etc.). El movimiento indgena no compartiment la estructura del saber de acuerdo al canon establecido sino de acuerdo a su propia vivencia cultural. Un tercer desafo fue la titulacin. El movimiento indgena vea en los ttulos acadmicos formas de dominacin poltica ms que reconocimientos acadmicos. De ah su distancia con los ttulos como Licenciaturas, doctorados o, de acuerdo a la imposicin anglosajona vigente en el mundo, los Philosophiae Doctor, PhD.

El ttulo que la Universidad Indgena conceda era aquel de amawta, es decir, sabio en el sentido que los indgenas andinos dan a esa palabra. El amawta es aquel que sabe en funcin de criterios ticos, humanos, sociales, democrticos, comunitarios, solidarios y temporales. En definitiva, la Universidad Indgena consideraba otra forma de saber, un saber coherente con las diversidades y alteridades radicales que conforman a toda sociedad. Huelga decir que el proyecto de universidad indgena cuando fue presentado con estos parmetros no fue conocido ni reconocido por las estructuras de poder vigente en el Ecuador.

El movimiento indgena tuvo que realizar cambios importantes a su propuesta original y acompaarla con movilizacin social para lograr el reconocimiento de su universidad. Esta experiencia plantea una lucha real y hace referencia a la descolonizacin del saber. Una lucha desigual, pero vasta y de profundas consecuencias porque afecta al sustrato civilizatorio de la dominacin moderna. Las universidades populares que ahora existen desperdigadas por los territorios del Abya Yala forman parte de la comprensin que la ciencia moderna, y sus entramados institucionales, forman parte de la colonizacin, la dominacin y el poder. De la misma manera que luchar por la defensa de los territorios es un acto de resistencia a la dominacin, tambin lo es la lucha por la descolonizacin del saber.

Ahora bien, esa lucha por la decolonialidad del saber-poder est en el Ecuador en uno de sus momentos ms crticos. El proyecto poltico de la Revolucin Ciudadana llevado adelante por el Presidente Rafael Correa ha planteado una serie de reformas universitarias que se inscriben de lleno al interior de las denominadas reformas de Bolonia y del proyecto Tuning.

Estas reformas tienen el objetivo de liquidar cualquier forma de resistencia epistmica por parte de los movimientos sociales, en especial el movimiento indgena, y de convertir a la universidad ecuatoriana en una caja de resonancia de los conceptos y estructuras del saber dominante. Las reformas de Bolonia se plantearon en contexto de mercantilizacin del conocimiento y de la transferencia del saber desde el Estado como locus poltico-institucional hacia el mercado como locus epistmico.

Uno de los conceptos fundamentales del mercado como estructura de saber epistmico es aquel de la competencia y sus derivados en competitividad y eficiencia. Las reformas de Bolonia recuperan esos conceptos de competencia y competitividad y los inscriben de lleno tanto en la estructura cognoscitiva del saber cuanto en su trama institucional. El saber, en esta trama neoliberal del conocimiento, tiene que ser un saber por competencias. Su brjula tiene que estar orientada al mercado solo as ese conocimiento ser plausible y posible. La nocin de saber por competencias ha colonizado toda la estructura curricular, metodolgica y epistmica de las instituciones acadmicas ecuatorianas. No solo eso, sino que todas ellas han convergido hacia la disciplina del marco lgico y del benchmark. Todas ellas se piensan en trminos de misin, visin, marco lgico, etc.

En Ecuador, la Revolucin Ciudadana ha realizado los cambios institucionales para estructurar una institucin del saber que replica punto por punto la nueva episteme mercantil del conocimiento, vale decir, la colonialidad del saber/poder. De ah dos iniciativas asumidas por el gobierno ecuatoriano y que relevan de esa praxis de la dominacin neocolonial: de una parte est su programa Prometeo para financiar la estada y la investigacin de cientficos extranjeros, o cientficos nacionales que por diferentes razones trabajan en el extranjero y, de otra, el proyecto Ciudad del Conocimiento Yachay (Saber en kichwa).

Ahora bien, desde una posicin positivista, instrumental y colonial, nada mejor que traer gente que sabe para que ensee a aquellos que no saben. Empero, en este caso la trama colonial es transparente porque desvaloriza la produccin de conocimientos en el pas y considera que el verdadero conocimiento siempre est fuera.

Asimismo, nada mejor que evitar, por ejemplo, la biopiratera de las grandes corporaciones transnacionales proponindolas ser socias de un proyecto conjunto de investigacin en donde el Estado asume los costos de la investigacin, sobre todo en biotecnologas y exploracin extractiva, y las corporaciones asumen el costo de patentar en beneficio propio esos conocimientos, tal como est estructurado el Proyecto Ciudad del Conocimiento Yachay.

Empero, detrs de esas iniciativas subyace un fenmeno ms complejo y de fondo. No se trata de elevar la calidad del conocimiento, ni de que las universidades ecuatorianas, todas ellas devastadas por la ola neoliberal y ahora desarticuladas por la nueva ola posneoliberal, asuman criterios coloniales del saber para ser calificadas por las nuevas estructuras institucionales que controlan la produccin del saber (como por ejemplo los requisitos de PhD para todos los profesores del sistema universitario ecuatoriano), sino de evitar que surjan iniciativas como aquella propuesta por el movimiento indgena ecuatoriano de resistir la dominacin epistemolgica creando sus propios marcos e instituciones de saber. En efecto, si el movimiento social ecuatoriano pretende crear una institucin al estilo de la universidad indgena Amawtay Wasi, que desafe los contenidos de la dominacin terica y epistmica, ahora sera imposible. El pequeo espacio social que fue abierto por la movilizacin indgena en la dcada de los noventa y que permiti proponer y crear ese espacio de disputa con el poder, se ha cerrado irrevocablemente.

Quiz por ello no estaba equivocado Jos Carlos Maritegui, el pensador marxista peruano y que ms que ningn otro comprendi lo que estaba en juego detrs de la denominada cuestin indgena, cuando llam a su revista Amawta. Tampoco estaban equivocados los indgenas peruanos que denominaron a Maritegui, precisamente, el Amawta. En tiempos posneoliberales los amawtas (amawtaykuna)son un peligro porque rasgan la hegemona del poder terico, lo demuestran en sus simulacros y en su violencia.

De la misma manera que la reforma poltica de la Revolucin Ciudadana del presidente ecuatoriano Rafael Correa buscaba disciplinar al movimiento social ecuatoriano al interior de las coordenadas de liberalismo y, de esta forma, suprimir cualquier posibilidad emancipatoria por fuera del liberalismo y la modernidad; as, la reforma universitaria que est proponiendo y llevando adelante el gobierno ecuatoriano busca poblar de PhD (doctores en cuarto nivel de formacin) al sistema universitario, justamente para evitar que se formen amawtas, es decir, sabios.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter