Portada :: Amrica Latina y Caribe
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 08-05-2013

Juicio contra el genocidio en Guatemala
Nosotras, todas somos ixiles

Marisa Ruiz Trejo y lvaro Ruiz Rodilla
Diagonal


El juicio que se estaba celebrando desde hace un mes y medio en Guatemala contra el golpista Ros Mott y su jefe de inteligencia, Mauricio Rodrguez, se reanud el 29 de abril, tras haber sido suspendido durante diez das antes por un juzgado de la capital. Un testigo protegido acusa al actual presidente Otto Prez de coordinar las matanzas.

El juicio que se inici el pasado 19 de marzo en Ciudad de Guatemala contra el dictador golpista Efran Ros Montt y su jefe de inteligencia militar, Mauricio Rodrguez Snchez, sealados como mximos responsables de la masacre contra los indgenas ixiles, fue suspendido el 19 de abril por la Corte de Constitucionalidad (CC) de Guatemala, que dictamin continuar con la vista el 29 de abril. La matanza de 1.771 indgenas ixiles y la violacin masiva de mujeres de este pueblo, y otras aberraciones, se perpetr entre los aos 1982 y 1983 por el Ejrcito, a las rdenes del golpista Efran Ros Montt, presidente del Gobierno de facto, y de su jefe de Inteligencia, Mauricio Rodrguez.

Ms de cien testigos han declarado durante los primeros 30 das de la vista. La mayora son mujeres ixiles supervivientes, que relataron a la jueza Jazmn Barrios cmo fueron violadas, en presencia de sus hijos e hijas, algunas menores de edad, que tambin fueron violadas por los mismos militares que despus prendan fuego a las viviendas con bebs y adultos dentro. El relato de los hechos, ocurridos hace 31 aos, ha sido respaldado por los informes independientes de 61 peritos: abogados y miembros de organizaciones no gubernamentales internacionales. Los testimonios durante el juicio, que incluyen a militares arrepentidos, han puesto al descubierto la poltica genocida de aniquilacin de este pueblo ixil.

El actual presidente, Otto Prez, implicado

Pero a la ultraderecha guatemalteca le ha preocupado especialmente este ltimo mes la declaracin de Hugo Reyes, mecnico militar que oper en el rea ixil en ese tiempo y que ha declarado por videoconferencia que: Los militares y los soldados a las rdenes del mayor Tito Arias, conocido como Otto Prez Molina (...), coordinaban la quema y saqueo de la gente para luego ejecutarlos.

Tras este testimonio, Otto Prez Molina, actual presidente de Guatemala, neg ante los medios de comunicacin que tuviera algo que ver con ese apodo. Das despus, el 25 de abril, reconoci que Tito Arias era su seudnimo de guerra y que fue enviado a la zona en misin militar. Prez Molina en 1982 apoy el golpe militar de Ros Montt. El actual presidente guatemalteco era entonces oficial del Ejrcito y fue destinado al departamento del Quich, al norte, a la zona conocida como el tringulo ixil (municipalidades de Nebaj, San Juan Cotzal y Chajul) donde se cometi la masacre que hoy se trata de juzgar en Guatemala. Prez Molina se form en la conocida Escuela de las Amricas, la misma donde fueron entrenados otros militares que cometieron crmenes de lesa humanidad en otros pases de Latinoamrica, como el general Videla en Argentina.

Violencia sexual La dcada de los 80 fue la etapa ms desgarradora de la historia centroamericana, aunque el conflicto armado en Guatemala se extendi 36 aos, entre 1960 y 1996. En marzo de 1982 cuando la oligarqua militar guatemalteca obtuvo el poder poltico, econmico y social a travs de un golpe de Estado, encabezado por Efran Ros Montt. La represin se sistematiz a travs de las Patrullas de Autodefensa Civil, controladas por los escuadrones de la muerte, que impusieron una poltica de violencia y tierra quemada. Durante este periodo, el Ejrcito y los paramilitares cometieron matanzas como las de Nebaj, en el departamento del Quich, contra diferentes comunidades del tringulo ixil.

Los militares atentaron contra ciertos grupos indgenas, principalmente ixiles. Todas las personas de esta comunidad fueron sometidas, torturadas, violadas y muchas asesinadas. Arrasaron sus pueblos parcial o totalmente; adoptaron medidas destinadas a impedir nacimientos, como agresiones a mujeres embarazadas a las que se les abra el vientre, se les sacaba el feto estrellndolo contra los rboles; se trasladaba por la fuerza a nios y perpetraron una violencia sexual sistemtica contra las mujeres.

Por qu este genocidio?

Marta Casas Arz, politloga e historiadora que ha investigado el racismo en Guatemala ha documentado los hechos, explica que el proceso genocida tiene varias fases. En el caso de Guatemala, la primera fase se establece por el desarrollo histrico del prejuicio racial y tnico en contra de los indgenas. La guerra trae nuevas formas de nombrarlos: Subversivos, comunistas, guerrilleros o no normalizables. La intencin es volverlos normales, borrarles lo ixil y ladinizarlos [hispanizarlos], seala Casas. Para eso, argumenta que se recurre a todas las tecnologas del poder para construir este imaginario sobre los indgenas. La segunda fase se da con una campaa de hostigamiento por considerar que el otro es el culpable de los males, asociando al indgena con la guerrilla. Los planes victoria, firmeza, Sofa [centro administrativo] consideran a las comunidades ixiles segn la lgica de persecucin del enemigo interno. La tercera fase se refiere al exterminio de un grupo tnico, y se lleva a cabo con la protocolarizacin de la violencia. Casas seala que la cuarta y ltima fase del genocidio trae una fuerte carga de racismo y de estigmatizacin del otro como ser inferior. Los testimonios y peritajes presentados en el juicio muestran que Ros Montt y Rodrguez Snchez, al mando de las fuerzas militares, cometieron estos atropellos.

La sonrisa de los militares acusados por la muerte de ms de 1.000 indgenas ixiles, en 16 matanzas colectivas diferentes, pone de relieve la impunidad de los responsables de las ms de 200.000 muertes que dej el conflicto en Guatemala segn la Comisin de Esclarecimiento Histrico. La documentalista Luca Cuevas, cuyo hermano y cuada fueron asesinados en los aos 80, dice: Cada caso es el eco del dolor de mucha gente, el eco de miles de historias similares. As tambin han repetido otras mujeres en algunas pancartas estos das del juicio: Su verdad es nuestra verdad, la violencia sexual es genocidio. Tambin el investigador Marko Chibalam-Carrillo, de la Asociacin para el Avance de las Ciencias Sociales, afirma: Nosotras, todas somos ixiles.

"Aunque se les sentencie, no van a ir a la crcel"

La investigadora guatemalteca Marta Casas Arz emiti uno de los 61 peritajes que se estn siguiendo en el histrico juicio contra el golpista Jos Efran Ros Montt, expresidente de Guatemala, y contra Mauricio Rodrguez Snchez, dirigente de la inteligencia militar. Casas argument la relacin del racismo de Estado con el genocidio perpetrado contra las poblaciones ixiles del pas. Marta Casas, catedrtica de la Universidad Autnoma de Madrid, explica a DIAGONAL la importancia del juicio por genocidio que se desarrolla en Guatemala.

A un mes y medio del inicio del juicio por genocidio contra Efran Ros Montt y tras la suspensin del mismo, cmo se ha desarrollado el proceso?

Para sorpresa de todo el mundo, estamos en una etapa enormemente avanzada. Ya han pasado los momentos ms lgidos: las declaraciones brutales de genocidio, asesinatos masivos de las vctimas, tambin las declaraciones de los kaibiles [soldados de lite del Ejrcito de Guatemala], de los militares implicados y arrepentidos que han tenido que declarar como testigos protegidos y de un coronel que acusa no slo a Ros Montt, sino tambin a Otto Prez Molina, actual presidente del Gobierno de Guatemala, como directamente implicado en las masacres y genocidios del tringulo ixil

Cmo se puede definir el genocidio y cules son las evidencias que present para demostrarlo este juicio?

La definicin de genocidio es muy vaga. La primera dificultad viene de la Convencin para la Prevencin y Sancin del Delito de Genocidio (1948) despus de los juicios de Nremberg. Se plantea que genocidio es todo aquel acto cometido en contra de un grupo nacional, tnico, racial o religioso con la intencin de destruir total o parcialmente a ese grupo. Se precisa que es todo aquel acto con la intencin de. Se plantea que esos actos son masacres colectivas y la intencin del perpetrador es eliminar fsicamente a un grupo tnico, el desplazamiento de nios y de poblacin civil de un lado a otro.

Sin embargo, esta definicin ha sido muy cuestionada por el concepto de la intencionalidad, que no se puede juzgar por parte del Estado porque es un elemento subjetivo y encubierto, no puede ser probado de casi ninguna forma. Lo interesante es que Ros Montt y la cpula militar estn siendo juzgados por el cdigo penal guatemalteco, donde se cambia el trmino de intencin de por el de propsito. El propsito es mucho ms asequible, medible y menos ambiguo. Tambin se cambia la idea de intencionalidad del perpetrador por el sometimiento, que es un elemento mucho ms concreto en el que podemos probar quin fue sometido a vejaciones o a torturas. Estamos ms cerca de juzgar a dos personas por genocidio en Guatemala. Los juicios de la Corte Internacional estn trabados. Es inslito que no se hayan podido declarar como genocidio los casos de Ruanda o Bosnia.

Qu significa para la sociedad guatemalteca que al general Ros Montt est siendo juzgado despus de tantos aos?

Como guatemalteca, como persona implicada en que se haga justicia y que se sepa la verdad en nuestro pas, me parece muy lamentablemente que hayamos tardado 31 aos en llevar a cabo este juicio, porque en este tiempo los militares implicados en el genocidio se han ido muriendo, han enfermado o se han ido del pas. Otro implicado es Lpez Fuentes, que est tan enfermo que no ha podido comparecer, con lo que slo quedan en esta primera etapa dos de los implicados, el general golpista Ros Montt y el militar Mauricio Rodrguez Snchez. Lo importante es que es un juicio emblemtico y lo interesante es que por primera vez se juzga por genocidio a un exdictador dentro de su propio pas. Lo que implica es un nuevo cambio, una nueva esperanza para las personas, sobre todo, para las vctimas, para que se haga justicia y se cuente la verdad.

Poder llegar a sentar al dictador en el banquillo, lo relaciona con que en Amrica Latina se est juzgando tambin a Videla y a Bignone en Argentina?

Aqu confluyen un montn de fuerzas, de instancias e instituciones que vienen luchando de una forma muy valiente y comprometida por el Derecho internacional, la justicia transnacional, el Derecho interno, etc. Es importante que se haga justicia porque si realmente seguimos permitiendo la impunidad que hay en nuestros pases, la prevencin del genocidio ser imposible, es decir, mientras los militares argentinos, chilenos, guatemaltecos, los ruandeses, etc., sigan libres y puedan pensar que pueden cometer esas tropelas y esos vejmenes no se va a hacer justicia. Hay que dar las gracias a los jueces Baltasar Garzn y a Santiago Pedraz porque empezaron a darle un impulso notable al Derecho y a la justicia internacional.

Cmo se explica que esto ocurra justo en el momento en que Otto Prez haya llegado al poder como presidente de Guatemala?

Yo creo que Guatemala est siendo presionada por la justicia internacional. Los juicios contra la dictadura de Guatemala celebrados en Espaa fueron notables. El hecho de que se lleve a cabo por un presidente que, por lo que dicen algunos testigos, ha estado implicado en el genocidio llama la atencin. No est siendo juzgado porque no se meti su caso en estos momentos, puede estar implicado pero no juzgado. Por otro lado, es el ministerio fiscal el que por primera vez toma la decisin de escuchar a las partes querellantes, tanto a la ONG Centro para la Accin Legal en Derechos Humanos como a los abogados de las vctimas, y abri el juicio.

Sin la fiscal Claudia Paz y su grupo de mujeres esto hubiera sido imposible. Pero por qu lo permite Otto Prez Molina? Es una incgnita. Podemos pensar que es porque es la mejor opcin para dar legitimidad a la justicia y cerrar un caso excesivamente doloroso como es el de esta vergenza internacional. Qu mejor que cerrarlo con generales que ya tienen ms de 80 aos!. Aunque se les sentencie por genocidio o crmenes de guerra, ya no van a ir a la crcel y aunque les caigan 3.000 aos no van a tener tiempo para cumplirla.

Qu espera de este juicio contra el dictador Ros Montt?

Espero que se haga justicia. Lo que hemos ganado ya es ms que importante, es decir: a esas mujeres que han callado durante 36 aos, que han vivido con ese dolor, con esa tortura permanente de no poder decir su verdad, de no poder entender por qu fueron sometidas a esas vejaciones y esas violaciones sistemticas, se les ha escuchado. Por primera vez en un juicio se han sentado, han visto al responsable directo de los genocidios, al responsable de los planes del ejrcito y le han podido contar lo que pas. Ellas son absolutamente conscientes de que eso las ha liberado, desahogado, les ha hecho sentirse otra vez dueas de su vida.
Cuando una les pregunta qu piensan que va a pasar dicen para nosotras ya pas, nosotras ya contamos nuestra verdad, esperamos que se haga justicia pero slo el hecho de haber sentado en el banquillo a estas personas, a nosotras nos da la impresin de haber empezado otra etapa de nuestra vida. A m me parece de una enorme generosidad, para m no es suficiente. Es necesario juzgar a estas personas no por crmenes de guerra, ni limpieza tnica, ni crmenes aislados, eso sera una vergenza. Hay que juzgarles por lo que fue: un genocidio de carcter internacional slo comparable con el holocausto y el genocidio de Ruanda, por las caractersticas.

Fuente: http://www.diagonalperiodico.net/global/genocidio-guatemala-nosotras-todas-somos-ixiles.html / http://www.diagonalperiodico.net/global/aunque-se-les-sentencie-no-van-ir-la-carcel.html



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter