Portada :: Europa :: Europa lucha contra la revolucin neoliberal
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 09-05-2013

Portugal
Gobierno de izquierdas para vencer a la deuda

Francisco Lou
Viento Sur / Le Monde Diplomatique


1. El problema portugus es democrtico. Ese problema es la respuesta democrtica al chantaje de la deuda y a la austeridad que resulta de ella, con efectos sociales que destrozan Portugal. Ese es el problema de los problemas.

2. Si no se vence a la deuda, Portugal vivir un periodo de desagregacin social, impulsada por la transferencia de rentas financieras garantizadas sobre los impuestos presentes y futuros, acentuando as el proyecto liberal de imposicin de prdidas crecientes del trabajo con respecto al capital.

3. En respuesta al problema de la deuda se organizaron los dos grandes cambios en la poltica portuguesa en el ltimo ao: el Congreso de las Alternativas, que moviliz a las plataformas de respuesta poltica contra la deuda, y dos manifestaciones de "Que se lixe a Troika" (Que se joda la Troika), que movilizaron las convergencias populares contra la deuda.

4. Ninguno de esos cambios hubiera sido posible bajo parmetros de confluencia distintos al rechazo del chantaje de la deuda. Cualquier otra cuestin divida. Por inteligencia poltica y voluntad unitaria, estas plataformas contra la bancarrota fueron construidas de la forma ms inclusiva y movilizadora. Abandonar, desvalorizar o dividir esos procesos sera desastroso para la izquierda.

5. Al final del segundo ao de la Troika, la resistencia contra la bancarrota solo se puede organizar en la lucha contra la deuda, con la propuesta de un compromiso poltico en torno a una mayora que rechace y termine con el Memorando. Cualquier desvalorizacin de este esfuerzo unitario es un error.

6. Para formar una mayora de izquierdas contra el Memorando, es decir, un gobierno que rechace la austeridad y acabe con la deuda en nombre de los salarios, de los servicios pblicos y de crecimiento, son necesarios compromisos y alianzas. El gobierno de izquierdas contra la Troika ser la forma de esa alianza. Para conseguir ese gobierno, es preciso derribar a la coalicin PSD-CDS, convocar elecciones y presentarle al pueblo una solucin viable que cambie el panorama poltico actual. Para cambiar ese mapa, es preciso concentrar las fuerzas donde los partidos deben entenderse y comprometerse: el rechazo a la deuda.

7. No habr ninguna alianza victoriosa posible si la plataforma se centra en la salida del euro. Como demostr la estrategia de Syriza en Grecia, la lucha por un gobierno de izquierdas tiene una bandera: el rechazo de la deuda. Como demostr la experiencia de Syriza, la derecha y el centro usarn el miedo a la salida del euro como principal argumento poltico, porque ese miedo puede hacer bascular las elecciones. Como la experiencia de Syriza demostr, solo se avanza hacia un gobierno de izquierdas con rigor tctico, con claridad en las propuestas de alianza y concentrando el argumento donde es decisivo: la deuda.

8. Hay un inmenso trabajo que hacer para aproximar posiciones y articular propuestas. La izquierda en el pasado ha hecho poco trabajo de propuesta y articulacin. Debe hacerlo y lo ms deprisa e intensamente posible. Solo lo puede hacer por el camino de la ruptura con la deuda y la austeridad. Ese camino es viable y puede construir una alianza.

9. La propuesta exuberante de un Plan A (federalismo) y de un plan B (salida del euro si no hubiera federalismo) se desvaneci del debate poltico portugus. Esta propuesta parta del presupuesto de que la mejor solucin para Portugal y para Europa era la constitucin de un Estado Europeo, con forma federal, es decir, que Portugal debera ser una provincia de ese Estado, evidentemente liderado por el gobierno alemn. Esa solucin no es la mejor ni de lejos: sera un retroceso histrico en el cual solo se recuperara en Portugal un conflicto de alta intensidad por su independencia. Los defensores de esa idea la abandonaron. Menos mal.

10. La propuesta federalista sigue siendo una trampa porque, por ejemplo, ni el crecimiento del presupuesto un 2%, ni la gestin de una moneda nica exigen necesariamente un gobierno europeo de un Estado europeo. Exigen, ciertamente, reglas comunes y cooperacin reforzada. Ahora bien, la propuesta federalista quiere imponer a la izquierda la sumisin a un proyecto autoritario de la burguesa europea. La izquierda que se opone al federalismo porque es europesta, no puede ni debe desistir de la lucha a escala europea, sin esperar que las fuerzas del centralismo federalista reculen, quizs iluminadas por la sensatez social, en contra de sus intereses sociales. Tiene que vencerlas.

11. Para conseguir una nueva correlacin de fuerzas a escala europea es necesario que sean elegidos gobiernos de izquierda, fieles a las y los trabajadores que los eligen. Para conseguir el gobierno de izquierdas es preciso saber a donde se va y donde se debe concentrar la presin, porque este camino exige clarificar alternativas para cambiar partidos y polticas. Toda la presin debe estar en la exigencia a los partidos de que presenten un plan para anular la deuda, por la va de la negociacin europea o, si fuera necesario, por la imposicin unilateral de una moratoria y de anulacin de la deuda.

12. El gobierno de izquierdas no ser constituido por el centro ni por una recomposicin de las fuerzas polticas del centro. Mientras perdure el compromiso de un partido con el Memorando, la direccin de estos partidos ser siempre un impedimento para el gobierno de izquierdas. La sensatez de una poltica de izquierdas se basar en esta conviccin: para vencer es preciso querer ganar y saber ganar, es necesario rechazar la renta financiera que est estrangulando a los salarios, a las pensiones y los servicios pblicos. Un gobierno de izquierdas exige que la izquierda tenga una poltica de izquierdas. El problema democrtico de Portugal es el chantaje del capital financiero, y es en contra del capital financiero como se debe determinar un gobierno de izquierdas.

13. Cualquier propuesta de mantener el Memorando producir un gobierno peor que el anterior. No hay austeridad inteligente. No hay austeridad a medias. Un nuevo gobierno que acepte el chantaje financiero crear ms austeridad y ms destruccin, porque cada da que pase, la imposicin de la Troika ser peor: como ya qued claro, su solucin para el incendio de la austeridad es soplar en las brasas para que aumente el fuego. O, como deca alguien con autoridad y experiencia en la negociacin con la Troika, cuando estamos en el hoyo exigen que continuemos cavando.

14. La hiptesis ingenua de un alivio de las condiciones del chantaje financiero despus de la reeleccin de Merkel, o de un renacimiento europeo despus de septiembre de 2013 [fin de la intervencin de la Troika en Portugal] es una ingenuidad. Cualquier conformacin poltica del futuro gobierno alemn, incluyendo la opcin de que Merkel se tuviera que aliar con el partido socialdemcrata, el SPD, mantendr el salvajismo financiero. El presidente del Eurogrupo, que es el ministro de Finanzas de Holanda, es la prueba viviente de como los socialdemcratas liberales se comportan como la caballera prusiana de Merkel. Un nuevo gobierno en Portugal no puede contar con facilidades de las instituciones europeas, tiene que contar con el apoyo de su pueblo y con sus aliados naturales, las izquierdas populares de Europa.

15. El gobierno de izquierdas debe presentar un compromiso rotundo: el da en que tome posesin, tendr legitimidad electoral reforzada para declarar sin efecto el Memorando y para iniciar negociaciones para reducir la deuda. Si la propuesta de cancelacin de la deuda no fuese aceptada por las autoridades europeas, la mejor respuesta ser la imposicin unilateral de una moratoria de pagos de la deuda, la negociacin con los distintos acreedores para un canje de los ttulos de la deuda por otros de valor inferior vinculada al crecimiento futuro, y el control de capitales. Como demuestra el fracaso de los recortes en Grecia, si las autoridades europeas no se someten a la rebaja de la deuda que poseen, el capital financiero seguir cobrndose sus rentas a su cuenta.

16. El gobierno de izquierdas tiene que tener la fuerza suficiente para imponer una revolucin fiscal, creando los medios para una reorganizacin del sistema productivo, incluida la reindustrializacin para el empleo, la sustitucin de importaciones, la reconversin energtica y medioambiental y una concentracin de las inversiones en esa direccin. Una vez ms, esa poltica econmica ataca al capital financiero.

17. En este contexto, el gobierno de izquierdas debe estar preparado para todo conflicto, incluso para las presiones que lo fuercen a una salida del euro. En A Dividadura, libro que publiqu en 2012 con Mariana Mortgua, escribimos con claridad: "En el contexto actual, la salida del euro es la peor de todas las soluciones y slo puede ser impuesta por voluntad del directorio europeo. Ahora bien, slo se puede aceptar la peor de las soluciones cuando no exista de ninguna manera alguna otra, cuando se agoten todas las alternativas, cuando la supervivencia lo exija. Slo hay una condicin en la que la salida del euro se puede hacer necesaria para el pueblo portugus, y esa condicin no se puede simplemente excluir: si, mediante un descalabro de las instituciones y reglas europeas, su independencia fuera puesta en duda y Portugal no tuviera otra solucin que abandonar la Unin Europea y, en consecuencia, el euro, para recuperar su capacidad de decisin. Y es necesario que la mayora de la poblacin est comprometida con esta respuesta, con el fin de acondicionarla a la fuerza de los movimientos sociales y a la defensa de los intereses del trabajo. Mantengo el mismo punto de vista. Debemos prepararnos para todo, incluso para la peor de las decisiones, si fuera la nica posible.

18. No creo que pueda haber una salida fcil de euro. No se pueden esperar gentilezas para amparar a Portugal en una salida del euro. No se debe esperar que el gobierno alemn autorice un nuevo prstamo, esta vez incondicional y en valores iguales o superiores a los del primer rescate, de modo que favorezca la poltica de un gobierno de izquierdas que tuviera que escoger la salida del euro. Incluso si el gobierno alemn quisiera imponer esta salida, no es probable que la financie antes que procurar hacer de ella un ejemplo negativo. Esa hiptesis de un acuerdo entre caballeros parece polticamente inviable. En el liderazgo europeo no existe la caballerosidad, sino unos intereses sociales sumamente autoritarios.

19. Una salida del euro conducida bajo las rdenes de Merkel o de un gobierno de derechas significara una lucha de clases sin cuartel contra los trabajadores, para transformar y acelerar tanto el proceso de acumulacin de capital como el beneficio exclusivo de una parte de la oligarqua. Y sin ninguna garanta de anulacin de la deuda; al contrario, en este caso, esta opcin podra ser una forma de acentuar la transferencia de rendimientos del trabajo al capital a travs de una austeridad que acelerara el ajuste violento. La izquierda que se equivoque en esta hiptesis no merecer sobrevivir polticamente, porque se pasar al lado de la austeridad y la salvara. Quien defienda la salida del euro sin anulacin de la deuda no conseguir resolver el problema democrtico de Portugal.

20. En la lucha contra la deuda, si el gobierno de izquierda fuera forzado a salir del euro tendr que tener de su lado al pueblo, movilizarlo para rechazar la amenaza de Merkel y del capital financiero y estar dispuesto a levantarse por la democracia. Los hechos de una salida del euro son tan profundos que slo se podran justificar por una emergencia nacional precipitada por la violencia externa y slo puede ser sostenida por un gobierno que genere un enorme consenso nacional sobre esta decisin. Esa cuestin poltica ser siempre fundamental, dadas las presiones y dificultades que la conduccin de ese proceso implicara. Slo el poder democrtico del pueblo asegura la fuerza para tomar las decisiones necesarias en ese contexto. Quien ignora esa amenaza y esos riesgos de alta intensidad no est preparado para gobernar ni siquiera un mes.

21. La confrontacin de un gobierno de izquierdas con el capital financiero est siendo dejada de lado por los que lo consideran un mero slogan para hacer poltica. Por eso, encuentro fundamental que quien quiera trabajar en la preparacin de un nuevo gobierno de izquierdas presente una propuesta no condescendiente, considerando todas las eventualidades, sobre las mejores alternativas para cada problema que se pueda presentar durante el desarrollo de ese gobierno, incluyendo la salida del euro para la devaluacin del nuevo escudo.

22. Ese estudio sobre como contrarrestar los efectos negativos a corto y medio plazo de una eventual salida del euro deben incluir necesariamente:

a) la constatacin de que Portugal corre el riesgo de que la nueva moneda, el escudo, sea durante algunos meses meramente formal, permitiendo la posibilidad de hacer las transacciones interna en moneda extranjera, cuya circulacin tender a disminuir y que depender de un banco central europeo con el cual el pas podra entrar en conflicto;

b) los riesgos de que haya dos monedas en circulacin en el pas por un largo periodo de tiempo y que aparezca un movimiento especulativo contra el escudo;

c) la percepcin de que los depositantes se sentirn amenazados y perjudicados, por lo que podran reaccionar retirando sus depsitos en euros de los bancos;

d) la constatacin de que el impacto inmediato del aumento de precios de las importaciones, despus de la devaluacin del escudo, slo ser compensado en la balanza comercial algn tiempo despus por el aumento de las exportaciones, que dependen de los pedidos;

e) la constatacin de que las exportaciones son peligrosamente sensibles al clima poltico, al ciclo econmico y a las reglas de financiacin, que tendrn restricciones;

f) la constatacin de que las tasas de inters tendern a subir, con el efecto de un distribucin interna del rendimiento desfavorable a los deudores, y al mismo tiempo la inflacin alcanzar niveles desconocidos en los ltimos aos, lo que tambin tendr efectos redistributivos desfavorables a los salarios y pensiones;

g) la nueva definicin legal de los valores de las deudas internas, incluyendo las deudas hipotecarias, y sus efectos en los balances bancarios;

h) la nocin de que los bancos podrn entrar en quiebra por el aumento del valor en moneda nacional de sus deudas externas y que, si fueran nacionalizados, haran aumentar significativamente la deuda pblica externa.

i) el estudio de las formas de redistribucin en toda la sociedad y los beneficios que la devaluacin conceder al sector exportador;

j) la adecuacin institucional, incluyendo el funcionamiento del Banco de Portugal y de la CGD [Caixa Geral de Depositos, el principal banco comercial portugus. Es un banco pblico], as como de la administracin de sistema financiero.

23. Ese estudio incluye adems las condiciones polticas nacionales y europeas para la decisin de un gobierno de izquierda:

a) la verificacin de las mayoras necesarias para tomar la eventual decisin de salida del euro, teniendo en cuenta el poder del presidente y la necesidad de una mayora parlamentaria que pueda superar un eventual veto presidencial;

b) la definicin de un nuevo modelo de cambios en un contexto de conflicto con las autoridades europeas y de su eventual hostilidad a la inclusin de Portugal en el rgimen europeo de pases que estn fuera del euro;

c) la verificacin de que el Estado puede reivindicar judicialmente el poder soberano para renombrar sus deudas en moneda nacional, mientras que las empresas y los bancos no tienen ese poder legal y que, por lo tanto, sus balances seran perjudicados;

d) una nueva definicin de las relaciones con la Unin Europea, en particular para permitir polticas proteccionistas de industrializacin, creacin de empleo y renacionalizacin de bienes comunes estratgicos para la gestin presupuestaria.

24. Hay respuestas, por difciles que sean, para todas esas amenazas y cuestiones. Ninguna de esas respuestas es un slogan. El slogan es intil y no sustituye a la preparacin detallada de respuesta a los problemas econmicos y sociales. El slogan es una bandera. Es legtimo hacer poltica con una bandera. Pero una bandera no hace un gobierno. No se puede desistir de crear un gobierno de izquierdas para procurar responder al problema democrtico de Portugal, que es la deuda. Por eso, una estrategia victoriosa depende de un trabajo profundo de preparacin de respuestas, que constate las dificultades para hacerles frente.

25. El realismo es una condicin de la inteligencia. Todas las respuestas realistas exigen una poltica econmica que Portugal no tiene, pero que necesita tener: control del crdito, intervencin pblica en el sistema financiero, fiscalidad movilizadora de recursos, estrategia para el empleo. No es realista aceptar el chantaje de la deuda ni es realista oponerle soluciones irreales.

26. Mi conclusin es la siguiente: la nica agenda que puede crear una mayora de izquierdas es la lucha contra la deuda. Un gobierno de izquierdas solo puede ganar si constituye una alianza y esa alianza exige con claridad la anulacin de la deuda. Ese gobierno debe estar preparado para rechazar todas las presiones del capital financiero y para tomar todas las medidas que sean necesarias en ese sentido, incluyendo la salida del euro si esa fuera la nica solucin. Esa preparacin exige un trabajo detallado y cuidadoso, juntando a muchos de los y las mejores economistas de izquierda. Es un trabajo por hacer. Y es mejor comenzarlo ya.

Le Monde Diplomatique, mayo de 2013

Francisco Loua es economista. Es militante, y fue portavoz del Bloco de Esquerda.

Traduccin: Brais Fernndez y Manuel Alonso para VIENTO SUR

Fuente: http://www.vientosur.info/spip.php?article7944



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter